Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
  Catálogo de Tecnologías para pequeños productores Agropecuarios  
 

Portada|Catálogo de Tecnologías|Directorio de Instituciones|Acerca del Catálogo|SAGPyA

 

Acerca del Catálogo

Reconocimientos

Autoridades

Secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos
Ing. Agr. Miguel Campos
Subsecretario de Economía Agropecuaria
Dr. Javier de Urquiza
Directora de Desarrollo Agropecuario
Ing. Agr. Patricia Areco

Autor

Ing. Agr. Daniel M. Cáceres

Colaboradores

Edición y corrección
Ings. Agrs. Susana Audero y Pablo A. Roset
Ayudantes de corrección
Irupé Christeller y Alberto Pietrafesa

Equipo editorial

Coordinación
Lic. María Laura Panattieri
Jefe de Prensa y Comunicación - SAGPyA
Diseño gráfico y diagramación
Unidad de Comunicación - SAGPyA

Dirección de Desarrollo Agropecuario

Componente Fortalecimiento Institucional del Proyecto de Desarrollo de Pequeños Productores Agropecuarios (PROINDER).

Av. Paseo Colón 982, 3º piso, oficina 164.
(C1063ACW)
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.
http://www.sagpya.gov.ar/
catalogo@sagpya.minproduccion.gov.ar

Versión electrónica

Concepción y diseño general
Eduardo Mercovich
Diseño gráfico y diagramación
Romina Romano
Programación y publicación
Mauricio Abadie
GaiaSur
http://www.gaiasur.com.ar/

Publicación

ISBN: 987-9184-33-5
Edición: Octubre 2003
Dirección: Paseo Colón 982 - 2º piso
Ciudad: Ciudad Autónoma de Buenos Aires
País: Argentina

Tirada: 500 CD-ROM


La Dirección de Desarrollo Agropecuario se complace en ofrecer el "Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios" elaborado en el marco del Componente Fortalecimiento Institucional del Proyecto de Desarrollo de Pequeños Productores Agropecuarios (PROINDER). El PROINDER es un proyecto de cobertura nacional, financiado parcialmente por el BIRF y ejecutado por la SAGPyA en forma descentralizada en las 23 provincias del país. Tiene dos componentes principales, Apoyo a las Iniciativas Rurales (AIR), a cargo del Programa Social Agropecuario y Fortalecimiento Institucional, implementado por la Dirección de Desarrollo Agropecuario. Sus objetivos son: a) mejorar las condiciones de vida de 40.000 familias rurales pobres de pequeños productores y trabajadores transitorios agropecuarios, mediante la financiación de proyectos productivos agropecuarios o de actividades conexas a las agropecuarias; y b) fortalecer la capacidad institucional nacional, provincial y local para generar e implementar políticas de Desarrollo Rural.

Dentro del componente Fortalecimiento Institucional, el subcomponente "Investigación sobre Tecnologías Apropiadas para Comunidades Rurales Pobres Vinculadas a la Producción Agropecuaria" promueve el estudio de la problemática tecnológica de los pequeños productores agropecuarios de la República Argentina.

Esta publicación tiene como principal objetivo presentar un relevamiento nacional de las tecnologías para pequeños productores, producidas en nuestro país por las instituciones vinculadas al Desarrollo Rural.

Al abordar la preparación del Catálogo, para que las propuestas tecnológicas sean realmente adoptables, se han tenido en cuenta las características de los pequeños productores minifundistas: abundancia de trabajo familiar -aunque puede requerirse trabajo asalariado transitorio en momentos de mayor demanda de mano de obra durante el ciclo productivo y recursos limitados de capital, de cantidad y calidad de tierra y agua. En consideración a esas características, el acceso al conocimiento de tecnologías disponibles y adoptables por la población objetivo de la estrategia de Desarrollo Rural de la SAGPyA y en particular por quienes participan del proyecto PROINDER, es una de las herramientas que permitirán mejorar los resultados de sus sistemas productivos y, como consecuencia de ello, su calidad de vida.

En ese sentido, la publicación de este Catálogo cumple una triple función.

  1. En primer lugar, intenta estimular a los técnicos que trabajan en el terreno para que sistematicen y registren de una manera más ajustada sus experiencias relacionadas con la esfera tecnológica.
  2. En segundo término, permite que técnicos de una zona tengan la oportunidad de conocer las tecnologías utilizadas en otras zonas productivas.
  3. Finalmente, puede ayudar a intercambiar ideas e información entre aquellos que están trabajando sobre las mismas líneas de desarrollo tecnológico.

Se quiere enfatizar sin embargo, que más que un producto acabado, esta publicación que tiene el mérito y la responsabilidad de ser el primer material en su tipo editado en la República Argentina, debería ser entendida como un punto de partida a ser retomado y profundizado en trabajos posteriores.

Ing. Agr. Patricia Areco
Directora de Desarrollo Agropecuario

El enfoque del Catálogo

La presente publicación forma parte de un trabajo más extenso que elaboró el autor sobre la oferta de tecnologías para pequeños productores de la República Argentina. Debido a la extensión del trabajo original, se debió eliminar un capítulo en el que se discutía el concepto de "tecnologías apropiadas" (quedando una síntesis en la sección Comentarios finales). También se recortaron los anexos y se abreviaron los capitulos restantes a fin de adecuar la extensión del trabajo. Esto permitió publicar la totalidad de las fichas tecnológicas relevadas, ya que estas constituyen el aspecto más importante del presente Catálogo, junto con las Instituciones que colaboraron.

El Catálogo se propone brindar apoyo a todas aquellas instituciones y técnicos vinculados a la problemática del Desarrollo Rural en la República Argentina. En especial, busca facilitar el acceso a la información y promover el intercambio de conocimientos y experiencias entre aquellos interesados en la problemática tecnológica de los pequeños productores.

La terminología utilizada en el Catálogo, el enfoque general y la forma de presentar la información, están orientadas específicamente a los técnicos del Desarrollo Rural (extensionistas, investigadores, técnicos interesados en el desarrollo tecnológico, etc.). No obstante, los pequeños productores serán, en última instancia, los beneficiarios de esta publicación.

Si bien en Argentina no existen sistematizaciones que se propongan relevar de una manera amplia las tecnologías para pequeños productores, existen algunas publicaciones importantes con resultados más acotados que vale la pena considerar. Entre ellos se destacan los "Boletines Informativos de la Red de Agroindustria Rural de Argentina" (RedAr); "Ofertas Tecnológicas de los Proyectos de Pequeños Productores Minifundistas" (INTA Minifundio); "Tecnología de Producción Disponible para Pequeños Productores" (INTA Corrientes); "Aplicación de Energías Renovables para el Desarrollo Rural" (INTA Minifundio), INCUPO (Instituto de Cultura Popular) y Secretaría de Agricultura y Ganadería de la Nación; "Análisis de Investigación, Validación y Transferencia Tecnológica a Pequeños Productores" (PROINDER) y "Productores Minifundistas y Desarrollo Tecnológico" (FAO/Banco Mundial PROINDER). Las referencias más específicas se encuentran en la sección de Referencias y bibliografía.

Si bien dichos trabajos constituyen antecedentes importantes, este Catálogo tecnológico presenta algunas características distintivas propias:

  1. La contextualización. En todos los casos se trata de enmarcar a cada una de las tecnologías propuestas en el contexto socio-productivo en el que actualmente están siendo utilizadas.
  2. El tipo de conocimiento en el que se apoya. Si bien no se ignora la importancia del conocimiento local en la generación de tecnologías para pequeños productores, este Catálogo apunta principalmente a compilar las tecnologías que, independientemente de su origen, están siendo ofrecidas por las instituciones vinculadas al Desarrollo Rural.
  3. El grado de descripción de la tecnología. Este Catálogo se propone describir los rasgos generales distintivos de cada tecnología y proporcionar datos sobre la institución que la ofrece. Pretende, a su vez, fomentar la articulación y el intercambio de experiencias entre técnicos que comparten problemáticas o intereses tecnológicos similares a lo largo del país.
  4. Los destinatarios. El presente Catálogo está dirigido especialmente a técnicos e instituciones de apoyo.
  5. Información complementaria. Además de la información básica referida a la tecnología ofrecida, esta publicación incluye otros elementos que permiten encarar los problemas desde una perspectiva sistémica. Por ejemplo, se anexa información referida al costo de la tecnología, a la cantidad de mano de obra que requiere su incorporación y uso, a sus efectos sobre el medio ambiente, a sus posibilidades de adaptación, la existencia de propuestas tecnológicas similares y el número y tipo de instancias de capacitación requeridas para que los pequeños productores incorporen las tecnologías ofrecidas (ver Descriptores de las tecnologías).

¿Cómo se realizó el relevamiento?

Fue llevado a cabo durante el año 1999 en varias etapas:

  1. Difusión de los objetivos. Consistió en una divulgación amplia del proyecto, a fin de que el mayor número posible de instituciones públicas y privadas tomaran conocimiento del tema.
  2. Elaboración de un listado de instituciones y/o personas. Se envió una nota a cada uno de los Coordinadores Provinciales del PSA y al Coordinador Nacional de INTA Minifundio, para recabar información acerca de las instituciones y/o personas vinculadas con la generación y/o desarrollo de tecnologías para pequeños productores. Estas 2 fuentes fueron complementadas con la información ofrecida por 2 directorios nacionales de organismos no gubernamentales y algunos contactos personales.
  3. Elaboración de los instrumentos para recabar la información de campo.
    • Ficha de Relevamiento de Oferta de Tecnologías para Pequeños Productores - Encuesta a Instituciones;
    • Instructivo para Completar la "Encuesta a Instituciones"; y
    • Ficha Tipo del Catálogo Tecnológico.
  4. Envío de la Ficha de Relevamiento de Oferta Tecnológica. Los instrumentos enumerados en el ítem "c" fueron enviados a las instituciones y/o personas incluídas en el listado de direcciones referido en "b". En total se efectuaron alrededor de 200 contactos.
  5. Recepción de consultas, inquietudes y propuestas.
  6. Recepción de fichas tecnológicas. Las instituciones y/o personas que recibieron las "Fichas de Relevamiento", devolvieron, a vuelta de correo, 154 fichas para ser incluidas en el Catálogo.
  7. Visitas de campo. A lo largo de la investigación se realizaron una serie de viajes a distintas provincias a fin de:
    • discutir más profundamente acerca de las tecnologías de las que ya se habían recibido algunas fichas;
    • realizar las correcciones o agregados que correspondieran;
    • identificar nuevas tecnologías para ser incorporadas al Catálogo tecnológico.
  8. Elaboración de un directorio de las instituciones y/o personas que participaron en el Catálogo.
  9. Sistematización y edición de las fichas tecnológicas.
  10. Revisión bibliográfica. A lo largo de la investigación se realizó la búsqueda y consulta de materiales bibliográficos relacionados con la problemática tecnológica de los pequeños productores. Fueron consultadas distintas fuentes, tales como la Biblioteca del Agricultor del INTA, la documentación existente en delegaciones del Programa Social Agropecuario, y los centros de documentación de Universidades y ONGs.
  11. Evaluación del proceso. A lo largo de la investigación se mantuvieron un sinnúmero de contactos con miembros del PROINDER, del INTA Minifundio, del Programa Social Agropecuario, de ONGs y de Universidades (ver Directorio de Instituciones). El objetivo fue evaluar la marcha de la investigación y reformular el plan general originariamente trazado.

¿Cómo está organizada esta publicación?

La estructura general del Catálogo pretende adaptarse a las demandas y al tipo de uso que le darán las instituciones y técnicos vinculados al Desarrollo Rural. En este sentido, se procuró elaborar una herramienta útil, dinámica, de lectura sencilla y que permita un rápido acceso a la información.

  1. La primera sección contiene las fichas de las tecnologías relevadas, accesibles por provincia (índice geográfico) un índice temático, y por palabras clave.
  2. La segunda sección presenta el directorio de Instituciones públicas y privadas que participaron en el relevamiento, accesibles por provincia (índice geográfico) y alfabéticamente.
  3. Finalmente en ésta, la tercera sección, se cierra la publicación con algunas reflexiones sobre la temática abordada, se hacen explícitos los criterios usados en el relevamiento tecnológico y se describe la forma en que fueron sistematizadas las distintas propuestas tecnológicas y un listado de la bibliografía consultada.

Se espera que la información aquí presentada favorezca el intercambio entre instituciones y técnicos preocupados por la problemática tecnológica de los pequeños productores.

Las tecnologías sistematizadas

Cuando se lanzó la idea de elaborar un Catálogo tecnológico, uno de los primeros acuerdos que se alcanzó fue el de tratar de relevar tanto a aquellas tecnologías novedosas y de reciente desarrollo, como aquéllas que hace ya algún tiempo vienen siendo ofrecidas a los pequeños productores. Un relevamiento realizado con un enfoque amplio como el que aquí se presenta, tiene por lo menos tres ventajas.

  1. En primer lugar, permite que los técnicos en desarrollo logren una visión panorámica de las tecnologías que se están utilizando en las distintas regiones del país. Además, la experiencia señala que las tecnologías que están muy difundidas en algunas regiones, pueden no estar muy difundidas (o no ser conocidas) en otras.
  2. En segundo término, estimula la creatividad ya que el conocimiento de tecnologías utilizadas en otras regiones, puede promover la generación (o adaptación) de tecnologías que partan de conceptos similares.
  3. Finalmente, un enfoque amplio fomenta la participación de un número mayor de técnicos.

Este último aspecto tiene una importancia decisiva en el enfoque que se pretende desarrollar, ya que uno de los objetivos básicos de este trabajo es el de promover la participación de los técnicos de campo, brindándoles una oportunidad para que sistematicen algunas de sus experiencias tecnológicas. Por lo tanto, más que tecnologías "innovadoras" o de "reciente creación", en este Catálogo se incorporan las tecnologías que desde hace algún tiempo están siendo ofrecidas a los pequeños productores, como así también las que están entrando recién en la etapa de difusión.

Criterios usados en el relevamiento tecnológico

Resulta importante para los usuarios de este Catálogo, conocer los criterios a partir de los cuales se convocó a técnicos e instituciones a participar de esta iniciativa. A continuación se presenta un detalle de los principales criterios y recomendaciones que presentaba el instructivo que acompañaba a la ficha de relevamiento enviada a los potenciales contribuyentes del Catálogo. El citado instructivo constaba de 11 secciones diferentes. Al final de cada una de ellas, se incluye aquí un breve comentario acerca de cuál fue el comportamiento de esta sección y, cuando corresponda, se realiza algún tipo de referencia acerca de cómo se manejó la información en la edición final de cada una de las fichas que componen el Catálogo.

Sección 1: marco general

La encuesta se propuso realizar un relevamiento detallado de las tecnologías ofrecidas a pequeños productores agropecuarios, por parte de instituciones públicas o privadas vinculadas con el Desarrollo Rural en la República Argentina. Debería quedar claro, que este relevamiento pretende convocar a Instituciones que están generando tecnologías apropiadas de base agropecuaria. Por lo tanto, quedan fuera de este relevamiento todas aquellas tecnologías orientadas a la esfera doméstica de la familia (por ej., calefones solares, cocinas de alta eficiencia, turbinas para generar energía de uso familiar, etc.). En líneas generales, se planeó relevar tecnologías relacionadas con: I) la producción agropecuaria específica (en especial, maquinarias, herramientas, implementos, instrumentos, infraestructura, genética y técnicas puntuales); y II) la transformación y/o industrialización de la producción primaria (por ej., secaderos solares de pimiento para pimentón, trilladoras de grano, ahumadores de carne, etc.).

Debido a la dificultad para sistematizar en un formato de Catálogo algunas de las tecnologías de proceso, esta investigación se centró principalmente en el relevamiento de artefactos tecnológicos de existencia concreta y técnicas simples. Por lo tanto, inicialmente se propuso no incluir en el Catálogo a todas aquellas tecnologías "de manejo" que impliquen la sumatoria de un conjunto de técnicas individuales (por ej., manejo apropiado del bosque nativo, huerta orgánica, etc.). No obstante, se procuró incluir aquellas técnicas puntuales de descripción sencilla y fácil comprensión por los usuarios del Catálogo (por ej., estacionamiento de servicios con "delantal para chivo", suplementación de ganado con frutos nativos, etc.).

La ficha se envió a las instituciones en formato electrónico, a fin de facilitar su llenado. Con respecto a este marco general, cabe aclarar que a partir del diálogo establecido con varios técnicos que pretendían participar en el relevamiento, dos de los criterios generales aquí mencionados fueron flexibilizados. Primero: se decidió no marginar a las tecnologías de uso estrictamente doméstico, y segundo: se dispuso incluir también a las tecnologías de proceso que no necesariamente hacían referencia a artefactos tecnológicos concretos.

Sección 2: información general

Aquí se proporcionó un cuadro para que se indique el nombre de la institución participante, su director, la dirección postal y electrónica y el número telefónico y de fax.

Los técnicos que respondieron a la convocatoria, en general proporcionaron la información solicitada. No obstante, en algunos casos no se remitió el nombre del responsable de la institución participante, sino más bien el del responsable de la tecnología, o de la sección donde ésta fue generada. Por lo tanto, la información presentada en el Directorio de Instituciones debería ser usada con cierta precaución.

Sección 3: descripción de la tecnología

Esta es una sección muy importante, ya que es la que le va a permitir al lector del Catálogo tener una idea concreta de las características de la tecnología a la que se hace referencia. Por lo tanto, se intentó que la información proporcionada sea suficientemente clara y explícita.

  1. ¿Cuál es el nombre de la tecnología descripta en esta ficha? Se solicitó se señale el nombre de la tecnología tal como se desea aparezca en el Catálogo (por ej. "Secaderos solares de pimiento para pimentón").
  2. ¿Qué problema productivo soluciona? En forma precisa se debía indicar el tipo de problema/s productivo/s al que la tecnología se propone dar respuesta (por ej., "secado rápido de los frutos para evitar podredumbres y mejorar la calidad del producto final"). Se enfatizó aquí el hecho de que se debe describir el problema productivo que la tecnología soluciona, sin hacer referencia al impacto social del uso de la tecnología (por ej., "mejorar el ingreso", o "mejorar la calidad de vida").
  3. ¿Cuáles son las principales características de su diseño? Se solicitó la descripción de sus partes constitutivas, su unidad funcional, las características de su construcción (si corresponde), su tamaño aproximado (si corresponde), el principio que orienta su funcionamiento (por ej., "el aire caliente captado en una trampa de calor asciende a través de los frutos produciendo su rápido secado"), los rubros productivos con los que está relacionada la tecnología y cualquier otro aspecto no mencionado aquí que los técnicos consideren importante.
  4. ¿Cómo se usa? Los responsables de la tecnología debían indicar en forma sucinta el modo en que los pequeños productores operan la tecnología. En líneas generales la respuesta a esta sección fue buena. No en todos los casos se respetó lo señalado en el punto "a", ya que por razones de edición (principalmente, claridad y extensión) se realizaron algunas modificaciones en el nombre de algunas de las tecnologías presentadas.

Sección 4: contexto de uso de la tecnología

Este ítem se propuso recabar información general que permitiera al lector del Catálogo conocer el contexto en el cual se está aplicando (o se piensa aplicar) la tecnología descripta.

  1. ¿Está siendo actualmente usada por pequeños productores? ¿Quiénes la están usando? ¿Es posible estimar cuántos? Se debía señalar si la tecnología había sido incorporada a los sistemas productivos de los pequeños productores, indicando los casos en los que la tecnología hubiese sido abandonada por los productores luego de un período de uso. En estos casos se debía indicar con claridad el motivo del abandono (por ej., "aumento del precio de los insumos necesarios para su funcionamiento", "caída de los precios del producto final", "abandono del rubro", "inadecuado desempeño de la tecnología", etc.). En esta sección se debía señalar también en qué localidades y departamentos de la provincia están ubicados los pequeños productores que están utilizando la tecnología. Si es posible, sería conveniente tratar de estimar el número de productores que la han incorporado.
  2. ¿Cómo son los sistemas productivos donde está siendo utilizada? Se solicitó una breve descripción de los sistemas productivos en los que la tecnología se ha incorporado. Entre otras variables, se consideró relevante incluir información referida al tamaño de las explotaciones, tenencia de la tierra, disponibilidad de riego, principales rubros productivos (para autoconsumo y mercado), cantidad de mano de obra disponible para trabajar en la explotación y existencia de trabajo extrapredial.
  3. ¿Puede brindar algunas precisiones acerca de los agroecositemas en los cuáles se ha incorporado la tecnología? Se debía describir aquí las características ecológicas de los sistemas en los que se ha incorporado la tecnología. Entre otras variables, se considera relevante incluir información acerca del clima, topografía, suelo, vegetación y estado de los recursos naturales. Salvo pocas excepciones, la información recabada en esta sección ha sido bastante buena. Lamentablemente, con el fin de disminuir la extensión de las fichas y equilibrar la extensión de las distintas secciones, en algunos casos fue necesario resumir la información referida al contexto de aplicación de la tecnología propuesta.

Sección 5: desempeño de la tecnología

  1. ¿Cómo se desempeña en las unidades de pequeños productores? Se indica aquí cuál es la evaluación que técnicos y/o productores realizan de la tecnología descripta (en caso de que existieran evaluaciones realizadas por los productores, estas debían ser incluidas).
  2. ¿ Cómo resolvían los productores el problema productivo al que la tecnología está dirigida antes de que la tecnología aquí descripta estuviera disponible? En muchos casos sucede que existen tecnologías tradicionales que los productores usaban antes de que la tecnología ofrecida estuviera disponible (por ej. "antes de la existencia de secadores solares de pimiento para pimentón, los productores secaban los frutos colocándolos directamente sobre el suelo"). Si este es el caso, indicar y describir (muy brevemente) cuál es la tecnología tradicional utilizada por los productores, e indicar si la aparición de la nueva tecnología produjo el reemplazo de una por otra, o si éstas coexisten.
  3. En términos comparativos (tecnología ofrecida vs. tecnología tradicional), ¿cuáles son las principales ventajas y desventajas de la tecnología ofrecida? Por ej., los secaderos solares de pimiento para pimentón superan al secado tradicional de los frutos porque "tiene mayor velocidad de secado y el producto final obtenido contiene menores niveles de tierra y contaminación orgánica". Pero, al mismo tiempo, algunos productores observan inconvenientes ya que "para procesar toda su producción necesitan construir un número grande de secadores", o que "no se adapta al patrón de cultivo en parcelas situadas a gran distancia entre si", o que "resulta difícil regular la temperatura de secado". La información presentada en esta sección fue muy heterogénea. Si bien algunos instituciones presentaron datos concretos, la mayoría de las fichas incluye sólo evaluaciones o comentarios bastante generales.

Sección 6: costo de la tecnología

  1. ¿Qué bienes provenientes del mercado debe comprar cada productor para incorporar la tecnología descripta? ¿Cuál es su precio? En el caso de que la tecnología sea una instalación a construir en la unidad de producción (por ej., un secadero solar), se debía indicar el tipo y costo de los materiales que se necesitan adquirir en el mercado (por ej., polietileno, hierro, alambre tejido, etc.). En el caso de que la tecnología sea un aparato, implemento, o maquinaria proveniente íntegramente del mercado (por ej., un molino para grano), se debía indicar solamente su costo aproximado.
  2. ¿Qué bienes provenientes del interior del sistema productivo debe asignar cada productor para incorporar la tecnología descripta? ¿Cuál es su precio? En el caso de que la tecnología sea una instalación a construir en la unidad de producción (por ej., un secadero solar), se solicitaba indicar el tipo y precio aproximado de los materiales que se obtienen del propio sistema productivo (por ej., postes, adobes, etc.). En los casos en los que la tecnología esté íntegramente constituida con materiales provenientes del sistema productivo, se pedía realizar una estimación del precio aproximado de estos materiales.
  3. ¿Qué insumos provenientes del mercado deben comprar periódicamente los productores para garantizar el funcionamiento normal de la tecnología? ¿Cuál es su precio? En el caso del secador solar, por ej., se debía estimar la frecuencia con la que se debería cambiar el polietileno (u otros insumos necesarios) y cual es su precio de mercado.
  4. ¿Cuántos jornales demanda la construcción o incorporación de la tecnología al sistema productivo? Hacía referencia a la cantidad de jornales necesarios para poner en marcha la tecnología en un sistema productivo de pequeños productores. Si es posible, se debía estimar el costo del jornal en la zona.
  5. ¿Cuántos jornales demanda su uso cotidiano? Se debía indicar la cantidad de jornales necesarios para el uso normal de la tecnología en un sistema productivo de pequeños productores. El valor en jornales debía ser referido a unidades de tiempo, superficie, o volumen de producto (por ej., 1,5 jornales/semana, 1,5 jornales/ha, o 1,5 jornales/1.000 kg, 1,5 jornales/100 cabras, etc.).
  6. ¿Requiere su uso capacitaciones técnicas específicas? ¿Cuántas? Se requería saber si el uso de la tecnología demandaba algún tipo de capacitación específica. En caso afirmativo, se debía señalar cual es el contenido y número de capacitaciones necesarias.
  7. ¿Genera la tecnología desechos indeseables o algún tipo de contaminación? Se debía señalar si la tecnología podía generar algún tipo de costo ambiental. Si este era el caso, se debía indicar si se preveía algún tipo de tratamiento y si esto implicaba un costo adicional que debía ser afrontado por los productores. En general, la información devuelta por las instituciones fue muy precisa y concreta. En particular, la referida a los costos de la tecnología y la mano de obra necesaria para su incorporación. Incluso, en algunos casos, fue necesario agregar detalle de costos presentados, ya que algunas fichas presentaban el precio unitario de cada uno de los materiales necesarios para incorporar la tecnología. Por razones de diseño de la ficha y para simplificar el uso del Catálogo por parte del usuario, la información referida en el ítem "f" (capacitaciones de los productores), fue trasladada a la sección final de la ficha ("institución"). Algo similar ocurrió con la información incluida en el ítem "g" (desechos indeseables), la que fue incluida en la sección "resultados esperados".

Sección 7: posibilidades de adaptación de la tecnología

  1. ¿ Es la tecnología suficientemente flexible como para adaptarse a situaciones diversas? Se debía expresar aquí la capacidad que tiene la tecnología para adaptarse a situaciones productivas diferentes (por ej., productores del mismo rubro pero en otras regiones productivas, diferentes sub-tipos sociales dentro de la misma región productiva, distintas escalas de producción, etc.).
  2. ¿Presenta la tecnología alguna característica que limite o dificulte su incorporación a los sistemas productivos de los pequeños productores? Se solicitaba indicar las situaciones en las que la tecnología tendría mayores inconvenientes para ser incorporada por los pequeños productores (por ej., elevado costo para ser afrontado por productores no asociados, no se adapta para ser usada por productores asociados, alta demanda de mano de obra para su incorporación o para su uso cotidiano, necesidad de energía eléctrica u otro insumo no disponible en las explotaciones o en la región, escala productiva, etc.). La inclusión en esta sección pretendía indagar acerca de las posibilidades de la tecnología para ser usada en otros contextos socio-productivos o, eventualmente, con fines distintos al explicitado en cada una de las fichas. En la mayoría de los casos, la información recabada en esta sección fue bastante escasa y poco precisa.

Sección 8: resultados esperados

  1. ¿Cuáles son los principales resultados productivos que se espera lograr a partir de su uso? Se debían indicar los resultados productivos que los productores alcanzarían al incorporar la tecnología en relación al aumento de la producción física, mejor utilización de la mano de obra familiar (ahorro de jornales), mayor aprovechamiento de la superficie disponible, mejora de la calidad del producto final, etc.
  2. ¿Tiene la nueva tecnología la potencialidad de mejorar el ingreso de los pequeños productores? ¿Es posible estimar esta mejora en términos cuantitativos? En sistemas complejos como los campesinos, con frecuencia resulta difícil aislar el efecto productivo o económico de una tecnología particular. En otras palabras, a veces resulta difícil determinar en qué medida la tecnología incorporada influye en el ingreso de los productores. Esto se debe a la incidencia de otras situaciones que enmarcan el proceso productivo tales como condiciones climáticas, aparición (o no) de plagas, manejo general del proceso productivo y, por supuesto, las condiciones de mercado. No obstante, en todos aquellos casos en que resulte posible, se solicitaba realizar una estimación cuantitativa que permitiera tener una idea de la capacidad que mostraba la nueva tecnología para aumentar el ingreso de los productores.

En la mayoría de los casos, quienes participaron del Catálogo han tenido algunas dificultades para proporcionar información cuantitativa concreta. No obstante, la información presentada es útil y permite tener una idea del tipo de resultados esperados a partir de la utilización de las tecnologías ofrecidas.

Sección 9: impacto de la tecnología

  1. ¿Produce la tecnología algún efecto adverso en el ambiente? Se debía indicar si la tecnología podría llegar a producir algún impacto ambiental negativo directo o indirecto. Si éste era el caso, se debía señalar si existía alguna medida de mitigación.
  2. ¿En qué circunstancias podría producir un impacto ambiental negativo? Se solicitó describir las situaciones en las que la tecnología podría producir algún efecto ecológico no deseado (por ej., el uso de una determinada herramienta de labranza puede no adaptarse a determinadas condiciones climáticas, topográficas, o de suelo). También se recomendaba señalar si su uso inadecuado por parte de los productores podría ocasionar efectos ambientales negativos (por ej., el excesivo uso de una determinada herramienta de labranza puede producir pérdida de estructura del suelo y favorecer la ocurrencia de procesos erosivos).
  3. ¿Produce algún efecto positivo en el ambiente? Se debía indicar si el uso de la tecnología descripta presentaba la potencialidad de producir algún impacto ambiental (directo o indirecto) que permita mejorar (o al menos mantener) la condición en la que se encuentran los recursos naturales (por ej., disminuir la tasa de erosión de los suelos).
  4. ¿Puede la tecnología mejorar la calidad de vida de la familia rural? ¿Qué indicadores mostrarían dicha mejora? Se requirió indicar el potencial de la tecnología para mejorar la calidad de vida de la familia rural no sólo vía mejora de ingreso, sino también a través de otras variables tales como posibilidad de utilizar mano de obra marginal poco calificada, mayor facilidad para realizar una determinada tarea productiva, fomento de la asociación de productores, o menor alienación de quienes desarrollan la tarea productiva. Se debía indicar en forma explícita a partir de qué variables (cuantitativas o cualitativas) podían evaluar la mejora en la calidad de vida de las familias que usaban la tecnología.
  5. ¿Puede producir algún efecto social negativo? Se debía señalar si existía alguna circunstancia que pudiera afectar negativamente a la familia rural (por ejemplo, su uso podría causar algún tipo de enfermedades o intoxicaciones, fomentar procesos migratorios por reemplazo excesivo de mano de obra, introducir dinámicas productivas que entren en conflicto con la estrategia de reproducción global de la familia, etc.). Por razones de diseño, toda la información ofrecida en esta sección fue incluida con la correspondiente a la sección "resultados esperados" de cada una de las fichas.

Sección 10: institución que ofrece la tecnología

  1. ¿Dispone su Institución de una fotografía clara (o dibujo) de la tecnología descripta? ¿Estaría dispuesto a cederla? Si bien estaba bastante claro cual iba a ser el contenido conceptual de cada una de las fichas que componen el Catálogo, en el momento de elaborar el presente instructivo, no se había determinado aún si las fichas iban a incluir una foto o un dibujo de la tecnología relevada. Por lo tanto, esta pregunta se incluyó para hacer una evaluación general de la disponibilidad de registros gráficos de las tecnologías descriptas.
  2. ¿Conoce otras instituciones que ofrezcan tecnologías similares? ¿Han desarrollado variantes tecnológicas que merezcan ser mencionadas? Se solicitaba información acerca de otras instituciones que estuvieran ofreciendo tecnologías similares a la desarrollada por la Institución contactada. En los casos en que fuera posible, se debía señalar si estos otros desarrollos presentaban alguna variante tecnológica de interés que permitiera a la tecnología adaptarse a otras situaciones productivas.
  3. ¿Cuantas personas en la Institución están abocadas a la investigación y/o desarrollo de tecnologías para pequeños productores? ¿Cuál es su formación (o experiencia) específica? Esta información se relevó a fin de construir una base de datos de personas (profesionales o no) relacionadas con la investigación y/o desarrollo de tecnologías para pequeños productores.
  4. ¿Cómo difunde su Institución las tecnologías generadas? Se solicitó indicar los mecanismos más usuales a través de los cuales la Institución que presenta la tecnología, difunde las tecnologías para pequeños productores (por ej., a través de técnicos trabajando en el terreno, cartillas de difusión puntuales, publicaciones periódicas dirigidas a los productores, videos, programas radiales, etc.). En cada caso, se debía indicar si existía algún material de difusión elaborado por la Institución.
  5. ¿Cuál es el nombre de la persona que completó la ficha tecnológica?

La información solicitada en el ítem "c" no forma parte del presente Catálogo, ya que se recabó para ser utilizada como insumo para elaborar perfiles institucionales en el concurso de proyectos de investigación que realizó PROINDER.

La estructura del Catálogo

Cuarenta y cinco instituciones o empresas respondieron las fichas enviadas para realizar el relevamiento tecnológico. En total fueron presentadas 154 fichas tecnológicas. Además de las 3 descartadas por los motivos antes mencionados, muchas fueron sintetizadas en una sola porque se referían a la misma propuesta tecnológica (por ej., se presentaron 4 fichas sobre el uso de alambrados eléctricos). Como por razones de edición no era posible publicarlas a todas, se trató de elegir la más completa, o la que más se adaptaba al formato que se le quería dar al Catálogo. No obstante, al final de la ficha finalmente seleccionada, se detallan las instituciones que presentaron fichas similares (pero no publicadas), como así también el nombre de la persona a contactar a fin de realizar consultas específicas. En algunos casos, se han incorporado también breves comentarios a fin de destacar alguna variante presente en algunas de las fichas no publicadas. En consecuencia, si se descuentan las fichas descartadas y las repetidas, se presentan en este Catálogo un total de 135 fichas.

Para facilitar el uso del Catálogo por los técnicos, las fichas de tecnologías se indexaron por provincia, tema y palabras clave en esta versión electrónica.

La estructura de las fichas

Todas las fichas presentadas en el Catálogo comparten la misma estructura. Luego del nombre de la tecnología descripta, se suceden 7 secciones que brindan información de distinta naturaleza acerca de las características de la tecnología ofrecida. Estas secciones son "Descripción", "Contexto de uso", "Desempeño", "Costo", "Resultados esperados", "Adaptación" e "Institución". Con el objetivo de facilitar su identificación, cada ficha cuenta con un número de orden específico. Con la misma finalidad, se presentan 4 descriptores referidos a las características de la ficha ofrecida en relación a los siguientes aspectos: difusión, costo, mano de obra y capacitación.

Cuando se realizó el trabajo de campo, en Argentina 1 peso equivalía a 1 dólar estadounidense. Luego del abandono de la convertibilidad (a fin del 2001), los precios de las tecnologías aquí descriptas quedaron desactualizados. No obstante, se decidió conservar los valores originales ya que:

  1. dan una idea general de la magnitud de la erogación que deben realizar los pequeños productores para incorporar la tecnología;
  2. brindan información acerca de los precios relativos de cada tecnología, con respecto a las otras presentadas en el Catálogo.

Descriptores de las tecnologías

Interpretación de los descriptores

Descriptor Valor I Valor II Valor III
Difusión Difusión 1
hasta 10 productores
Difusión 2
entre 11 y 20 productores
Difusión 3
más de 20 productores
Costo Costo 1
hasta $200
Costo 2
entre $200 y 600
Costo 3
más de $600
Mano de obra Mano de obra 1
hasta 3 jornales
Mano de obra 2
entre 3 y 10 jornales
Mano de obra 3
más de 10 jornales
Capacitación Capacitación 1
hasta 1 jornada
Capacitación 2
entre 1 y 3 jornadas
Capacitación 3
más de 3 jornadas

En aquellas fichas en las que no existe información explícita cuantitativa referida a cada uno de los 4 aspectos seleccionados, se realizaron estimaciones tratando de respetar el espíritu de la tecnología propuesta. En aquellos casos en los no fue posible realizar este tipo de estimación, se omitió la colocación del descriptor correspondiente. Cabe aclarar, que los valores que pueden asumir cada uno de los 4 descriptores seleccionados, no deben considerarse como categorías con valor "absoluto", sino más bien con valor comparativo o "relativo".

En otras palabras, no existe ningún fundamento teórico para afirmar por ejemplo, que una demanda de 12 jornales para la incorporación de una tecnología hace referencia a un valor "muy elevado", o que $500 implique una erogación "intermedia". Por otra parte, resulta evidente que para los productores no es lo mismo asignar una determinada cantidad de dinero a la compra de bienes de capital (por ej., una vaca o una máquina), o insumos productivos (por ej., agroquímicos, o semillas).

La gran heterogeneidad de realidades socio-productivas en la que se encuentran los pequeños productores argentinos, la multidependencia de causas de las que se deriva una categorización de este tipo, y la insuficiente información disponible, hacen que categorías como las aquí presentadas sean algo arbitrarias. No obstante, se creyó conveniente incluirlas porque brindan información comparativa útil para los usuarios del Catálogo. Su importancia radica en el hecho de que permite tener una idea del comportamiento de los 4 aspectos seleccionados, en relación a las características de las otras tecnologías presentadas en el Catálogo.

Dicho de otra manera, si una determinada ficha tiene el descriptor de mano de obra con un valor II, no necesariamente quiere decir que necesita una cantidad intermedia de jornales (en términos "absolutos"), sino más bien que es una tecnología que demanda una cantidad de mano de obra "intermedia" en relación a otras fichas (valor III o valor I) que se presentan en el Catálogo.

Finalmente, cabe mencionar que la valoración de cada uno de los descriptores (I, II o III), se realizó a partir de la información y criterios de lo técnicos que presentaron cada una de las fichas y no a partir del punto de vista del autor de la presente publicación.

Criterios para la selección de los descriptores

Para la selección de los 4 aspectos que forman parte de los descriptores se tuvieron en cuenta los siguientes criterios:

  1. Importancia de la información.
  2. Número de descriptores. Se consideró oportuno que el número de descriptores no fuera ni muy elevado ni muy bajo. En el primer caso, más que información, los descriptores aportarían confusión al usuario. Por el contrario, si la cantidad de descriptores hubiera sido muy baja, se subutilizarían las posibilidades que ofrece este tipo de herramienta de diseño.
  3. Tipo de información. A fin de no manejar descriptores que incluyan valoraciones demasiado subjetivas, se prefirió seleccionar temáticas que fueran fácilmente referidas en términos cuantitativos.
  4. Variabilidad de la información. En algunos casos, se detectaron aspectos de gran relevancia para su expresión en un descriptor, pero se detectó que en casi todas las fichas esa variable era más bien una constante. Por ejemplo, hubiera sido importante graficar el impacto de cada una de las tecnologías sobre el medio ambiente. No obstante, se decidió no incluir este aspecto debido a que en la inmensa mayoría de las fichas se afirma que las tecnologías ofrecidas no generan impactos negativos en el medio ambiente.
  5. Disponibilidad de información. Los aspectos seleccionados, necesariamente debían estar relacionados con temas acerca de los cuales la mayoría de quienes habían contribuido en el presente Catálogo habían proporcionado información concreta y con cierto grado de precisión.

Comentarios finales

Tecnologías "situadas"

Si se realiza un análisis global de las tecnologías presentadas en el presente Catálogo, uno puede preguntarse si todas las tecnologías relevadas constituyen tecnologías "apropiadas" para los pequeños productores. Una primera mirada de la información compilada permitiría presuponer que tal vez sólo una fracción se adecua a la realidad socio-productiva de los pequeños productores. Por ejemplo, parecería que varias tecnologías demandan inversiones muy altas. Aún cuando se contara con la agrupación de los productores para prorratear la inversión en un número mayor de familias, algunas de las tecnologías aquí presentadas podrían ser incorporadas si se contase con algún tipo de auxilio financiero de parte de organismos de cofinanciamiento.

De la misma manera, para afirmar con total certeza que alguna de las tecnologías que componen el Catálogo son "inapropiadas", sería necesario conocer las características socioproductivas en las cuales estas tecnologías están siendo utilizadas (o se piensan utilizar). Lo mismo ocurriría si se analizara la situación inversa. En otras palabras, no resulta fácil afirmar que aquellas tecnologías que en principio parecen adecuadas a la realidad productiva de los pequeños productores, realmente lo sean.

Esto nos lleva a destacar la importancia de entender el concepto de tecnologías apropiadas como un concepto "situado". Para poder realizar afirmaciones concretas, es necesario poner las tecnologías "en situación", a fin de observar su grado de adecuación a cada contexto socio-productivo. El conocimiento de la realidad productiva de los pequeños productores no se agota en lo intrapredial. Existen factores o elementos que frecuentemente exceden los límites de la unidad de producción, e influyen el desempeño de determinadas tecnologías. Por ejemplo, el uso grupal de herramientas que por su costo o escala productiva no pueden ser adquiridas por una sola familia, puede depender de elementos tales como la trayectoria productiva de los productores, la existencia de pautas culturales que fomenten el trabajo conjunto, la historia comunitaria, el tipo de actividad productiva que esté involucrada, o la trayectoria y enfoque metodológico de las organizaciones de apoyo.

Análisis similares se podrían realizar con tecnologías que en principio aparecen como muy simples y sencillas (p. ej., las "botellas plásticas para riego por goteo"). La idea es original y creativa, aunque quizás sólo se adecuaría a situaciones de alta disponibilidad de mano de obra, o a una baja en escala productiva. La incorporación de referencias específicas (en cada ficha del Catálogo) acerca del tipo de sistema productivo en las cuales estas tecnologías son usadas, apunta a brindar una idea del contexto en el que las mismas se están empleando.

Todas las tecnologías fueron creadas por instituciones o técnicos que tenían en mente a los pequeños productores agropecuarios como usuarios finales. La adecuación de cada tecnología al caso particular para el cual fue creada depende de una evaluación más profunda de la que se puede realizar con la información aquí disponible. No obstante, el grado de difusión o antigüedad en la implementación alcanzado por cada una de las tecnologías presentadas puede constituir un criterio a considerar en relación a su adecuación o grado de aceptación de la tecnología por parte de los productores.

Este tipo de conceptualización de la idea de tecnología apropiada, advierte además sobre la necesidad de tomar recaudos a la hora de realizar la transferencia a los pequeños productores, debido a que i) fueron generadas teniendo en mente situaciones socio-productivas específicas, y ii) existe una gran heterogeneidad entre los pequeños productores de nuestro país. Los dos elementos mencionados destacan la alta diversidad de situaciones socioproductivas para las cuales cada una de estas tecnologías puede haber sido diseñada y, por lo tanto, advierten acerca de los riesgos que implicaría una transferencia acrítica de las tecnologías de este Catálogo.

La idea de tecnología apropiada como concepto "situado" pone de manifiesto la necesidad de conocer profundamente la realidad en la que se pretende que estas tecnologías vayan a operar. Disponer de un diagnóstico actualizado de la situación en la que se encuentran los pequeños productores constituye una condición ineludible (pero no suficiente) en la generación de tecnologías apropiadas. Resulta relevante además, conocer los procesos históricos en los que estas comunidades están inmersas. Sería de gran utilidad, también, determinar las tendencias socio-productivas de los potenciales beneficiarios (y de la región que los contiene), a fin de construir hipótesis sobre los escenarios emergentes más probables. Este último aspecto es especialmente importante cuando se hace referencia a tecnologías que implican la modificación del sistema en una dirección determinada por un lapso más o menos prolongado (p. ej., la incorporación de maquinarias que demandan varios años de amortización).

La participación de los productores, sin dudas constituye una herramienta clave, que puede ayudar a la creación y desarrollo de tecnologías apropiadas. En la medida en que se consideren las limitantes, alcances y potencialidades de la participación de los productores en el proceso de generación o adaptación tecnológica, ésta puede convertirse en un factor clave que contribuya al desarrollo de tecnologías situadas. Otro elemento relevante a tener en cuenta, se relaciona con la importancia de conformar equipos interdisciplinarios. Los grupos de trabajo integrados por técnicos capaces de realizar no sólo lecturas técnico-productivas de la problemática de los pequeños productores, sino también análisis sociohistóricos, contribuye sin dudas a la obtención de productos tecnológicos con mayores probabilidades de ser apropiados.

Por último, hay que destacar un aspecto conceptual de crucial importancia en la creación de tecnologías apropiadas para pequeños productores: la necesidad de encuadrar las nuevas tecnologías en el marco de sistemas productivos específicos, en un contexto particular, y con una determinada trayectoria socio-productiva. En este sentido, es fundamental la contextualización de las nuevas tecnologías en el marco de las estrategias productivas y de reproducción social desarrolladas en cada momento histórico por cada comunidad de pequeños productores. Para que este encuadre conceptual garantice la adecuación de la tecnología generada, ésta deberá superar la única prueba final valedera: la evaluación que realicen los propios productores.

Referencias

Almirón Bassetti H. (Ed.) 1992. Tecnologías Apropiadas para Pequeños Productores en el marco de la Agroecología y el desarrollo Rural Sostenible. Encuentro de Entidades No Gubernamentales para el Desarrollo: Bs. As.

Altieri, M. A. (1995). Agroecology. The Science of Sustainable Agriculture. London: Westview Press & IT Publications.

Bebbington, A. (1994). Composing rural livelihoods: from farming systems to food systems. En I. Scoones y J. Thompson (Eds..)

Beyond Farmer First. Rural People's Knowledge, Agricultural Research and Extension Practice, pp. 88-93. London: Intermediate Technology Publications.

Benencia R y Krieger C. (1992). La Implementación de Tecnologías Apropiadas entre Pequeños Productores Familiares: una Experiencia de una ONG en el Noreste de la Argentina. Instituto de Desarrollo Social y Promoción Humana: Buenos Aires.

Bentley, J. (1990). Facts, fantasies and failures of farmer participation. Introduction to the Symposium Volume. CEIBA, 31(2), 7-27. Cáceres D. (1993). Peasant Strategies and Models of Technological Change: A Case Study from Central Argentina. MPhil Thesis, The Victorian University of Manchester: Manchester.

Cáceres D. (1994). Estrategias campesinas y riesgo. Desarrollo Agroforestal y Comunidad Campesina, 3(12), 2-6.

Cáceres D. y Woodhouse P. (1998). Technological change among peasants in central Argentina. Development in Practice, 8(1), 21-29.

Cáceres, D. y Woodhouse, P. (1998). Technological change among peasants in Central Argentina. Development in Practice, 8(1), 21-29.

Cáceres, D., Soto G., Silvetti F., Robledo W. y H. Crespo (1997). "La Adopción Tecnológica en Sistemas Agropecuarios de Pequeños Productores". AgroSur, 24(2) 123-135.

Carballo González, C. (1996). Análisis y Propuesta de Investigación, Validación y Transferencia Tecnológica a Pequeños Productores. SAGyP-PROINDER, Bs. As.

Carballo González C. (1997a). Demandas tecnológicas resultantes de los principales programas estatales para pequeños productores. Revista de la Asociación Argentina de Extensión Rural, 2º Serie, 1, 59-76.

Carballo González C. (1997b). La Agricultura familiar en la Argentina. Situación actual y perspectivas. Revista de la Asociación Argentina de Extensión Rural, 2º Serie, 1, 20-30.

CEDECUM-Cepia (1988). Tecnología Aymara. Revalorización del Saber Campesino. Cedecum, Lima.

Cernuda, J. C. (1978). Tecnología apropiada y desarrollo comunitario en Haití. Desarrollo Rural de las Américas 12(2), 125-142.

Chambers, R. (1994). Challenging the Professions. Frontiers for Rural Development. London: Intermediate Technology Publications.

Chambers, R. y Ghildyal, B. P. (1985) Agricultural research for resource-poor farmers: the farmer-first-and-last model. Agricultural Administration, 20, 1-30.

Chambers, R. y Jiggins, J. (1986). Agricultural Research for Resource-poor Farmers: a Parsimonious Paradigm. Discussion Paper 220. Brighton: Institute of Development Studies.

Conklin, H. (1957). Hanunoo Agriculture, a Report on an Integral System of Shifting Cultivation in the Philipines. Rome: FAO. Darrow, K., Keller, K. y Pam, R. (1981). Appropriate Technology Sourcebook II. Stanford: Volunteers in Asia.

Di Pace, M. y Mazzucchelli, S. (1993). Desarrollo sustentable en la Argentina: implicancias regionales. En F. Goin y R. Goñi (Eds.) Elementos de Política Ambiental, pp 869-412 890. Buenos Aires: Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Bs. As.

Dudek, D. J. (1991). The nexus of agriculture, environment, and global change. En L. Wyman (Ed..) Global Climate Change and Life on Earth, pp 180-200. New York: Chapman and Hall.

ECLAC/FAO. (1986). Peasant Agriculture in Latin American and the Caribean. Santiago de Chile: ECLAC/FAO.

FAO. (1987). Generación de Tecnologías Adecuadas al Desarrollo Rural. Santiago: Oficina Regional de la FAO para America Latina y el Caribe.

FAO/Banco Mundial. (1996). Argentina: Programa de Alivio a la Pobreza e Iniciativas Rurales (PROINDER). Documento de Trabajo 1, Productores Minifundistas y Desarrollo Tecnológico. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación - Dirección del Centro de Inversiones Programa de Cooperación FAO/Banco Mundial.

FECIC (1988). El Deterioro del Ambiente en la Argentina. Buenos Aires: Centro para la Promoción de la Conservación del Suelo y del Agua.

Ferrer G. (1996a). Extensión agroforestal y adopción negociada de tecnologías. Desarrollo Agroforestal y Comunidad Campesina, 5(24), 2-5.

Ferrer G. (1996b). Agroforestry ties in with local knowledge. ILEIA Newsletter for Low Input and Sustainable Agriculture, 12(1), 22.

Gould, S. (1977). Ever Since Darwin: Reflections in Natural History. New York: W.W, Norton and Company.

Grupo de Investigaciones Agrarias (sin fecha). Catastro Nacional de Tecnologías Campesinas. Fichas 1-39. Santiago.

Haverkort, B. (1991). Farmers' experiments and Participatory Technology Development. In B. Haverkort, J. van der Kamp y A. Waters-Bayer (Eds.) Joining Farmers' Experiments - Experiences in Participatory Technology Development, pp 3-16. London: Intermediate Technology Publications.

Herrera, A. O. (1981). The generation of technologies in rural areas. World Development 9, 21-35.

Herrera, A.O. (1978). Desarrollo, Tecnología y Medio Ambiente. CIFCA-PNUMA: México.

IFONA (1988). Jornadas para el Desarrollo del Sector Forestal Argentina. Corrientes.

INTA. (1994) Tecnología de Producción Disponible para Pequeños Productores. Estación Experimental Agropecuaria y Agencia de Extensión Rural INTA Corrientes, Corrientes.

INTA. (1997). Ofertas Tecnológicas de los Proyectos de Pequeños Productores Minifundistas. INTA Unidad de Minifunido. Bs.As.

INTA/INCUPO (1997). Aplicación de Energías Renovables para el Desarrollo Rural. Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria/Instituto de Cultura Popular/Secretaría de Agricultura Ganadería y Pesca, Buenos Aires.

IPCC (1995). Manangement of Forest for Mitigation of Climate Change. Chapter III. Working Group II, IPCC 1995 Assessment.

IUCC (1992). Escenarios del Cambio Climático: Por qué los Pobres son más Vulnerables? Ficha informativa 111, PNUMA.

Jequier, N. (1980). Appropriate Technology: the Chalenge of the Second Generation. Proceeding of the Royal Society of London B, 209 (1174), 7-14.

Long, N. y Villarreal, M. (1994). The interweaving of knowledge and power in development interfaces. En I. Scoones y J. Thompson (Eds..) Beyond Farmer First. Rural People's Knowledge, Agricultural Research and Extension Practice, pp. 41-52. London: Intermediate Technology Publications.

Mathema, S. B. y Galt, D. L. (1991). En R. Chambers, A. Pacey y L. A. Thrupp (Eds.) Rural de las Américas, 13(2).

PRATEC (1988). Saber Campesino Andino. I Taller Regional Sur Andino de Tecnologías Campesinas. Cedecum, Lima.

PRATEC (1988). Rondas Campesinas y Tecnología Andina. Taller Regional Nor-Andino de Tecnologías Campesinas, Lima.

PRATEC (1989). Sorochuco, Chacra Campesina y Saber Andino. II Taller Regional Sur Andino de Tecnologías Campesinas. Cedecum, Lima.

PRATEC (1991). Andean agriculture and peasant knowledge: revitalising A n d e a n knowledge in Peru. En B. Haverkort, J. van der Kamp y A. Waters-Bayer (Eds.) Joining Farmers' Experiments - Experiences in Participatory Technology Development, pp 93-112. London: Intermediate Technology Publications.

Redar Argentina (1991, 1994, 1995, 1996, 1997). Boletines varios. Red de Agroindustria Rural, Bs. As.

Redar Argentina (1992). Primer Encuentro de Comercialización de las Agroindustrias Rurales de Pequeños Productores. Red de Agroindustria Rural, Buenos Aires.

Reijntjes, C., Haverkort B. y A. Waters-Bayer (1992). Farming for the Future. An Introduction to Low-External-Input and Sustainable Agriculture. ILEIA, Leusden.

Rodriguez, R. O. y Fernandez, N. R. (1993). Cambio climático en la región pampeana Argentina y su probable efecto sobre la producción triguera. RIA, 24(1), pp 83-99.

SAGyP/CFA (1995). El Deterioro de las Tierras en la República Argentina. Alerta Amarillo. Secretaría de Agricultura Ganadería y Pesca y Consejo Federal Agropecuario, Buenos Aires.

Schneider, S. H. (1990). Global Warming - Are we Entering the Greenhouse Century? Cambridge: The Lutterworth Press.

Schumacher, E. F. (1973). Small is Beautiful: Economics as if People Mattered. New York: Harper and Row.

Scott, J. (1985). Weapons of the Weak: Everyday Forms of Peasants Resistance. New Heaven - London: Yale University Press.

Segal, A. (1992). Appropriate technology: the African experience. Journal of Asian and African Studies 27(1-2), 124-133.

Sevilla Guzmán, E. (1993). Hacia un marco conceptual del Desarrollo Rural Sostenible desde el campesinado. X Conferencia de la Asociación Latinoamericana de Educ. Agrícola Superior. Fac. Cs. Agrarias. U.N.LP.

Silvetti F. (1997). Campesinos y Educación no Formal. Tesis de Maestría. Universidad Nacional de Córdoba: Córdoba.

Soto G. (1996). Análisis socio político de las tecnologías de transferencia agropecuaria. Agrosur. 24 (2) pp 126-136. Farmer First - Farmer Innovation and Agricultural Research, pp 68-73. London: Intermediate Technology Publications.

Mathias, E. (1995). Framework for enhancing the use of indigenous knowledge. Indigenous Knowledge and Development Monitor, 3(2), 17-18.

Mosse, D. (1995). Pe o p l e 's knowledge in project planning: the limits and social conditions of participation in planning agricultural development. ODI Agricultural Research and Extension Network Paper 58.

Nixon, C. R. (1993). El desarrollo sostenible. Un espejismo y una trampa peligrosa. El Socialismo del Futuro No. 8, pp 53-64.

Nuñez Martínez, Oscar (1988). Tecnologías Campesinas de Chile. Centro El Canelo de Nos, San Bernardo.

Olivier de Sardan J.P. (1988). Peasant logics and development projects logics. Sociologia Ruralis, 28(2/3), 216-226.

Pandey, I. (1994). Indigenous Methods of Sustainable Vegetable Production in the Kathmandu Valley (Nepal). FAO.

Paruelo, L. y Sala, O. (1993). Effect of global change on maize production in the Argentinean Pampas. Climate Research, 3: 161-167.

Piñeiro M., J. Chapman y E. Trigo (1985). Temas sobre el desarrollo de tecnologías para pequeños productores campesinos. Desarrollo.

Starkey P., Mwenya E. y Stares J. (1994). Improving Animal Traction Technology: Animal Traction Netswork for Eastern and Southern Africa. London: Intermediate Technology Publications.

Stevens, R. W. (1991). Appropriate Technology - A Focus for the Nineties. New York: Intermediate Technollogy Development Group of North America.

Subramanian, R. (1991). Appropriate technology: an alternative response. En R. W. Stevens (Ed..) Appropriate Technology - a Focus for the Nineties, pp 14-18. New York: Intermediate Technology Development Group of North America.

Suriano, J. M., Perpozzi L. H. y Martínez, D. F. (1992). El cambio global. Tendencias climáticas en la Argentina y el mundo. Ciencia Hoy, 3(18), pp 32-39.

Tripp, R. (1985). Anthropology and on-farm research. Human Organization 44(2),114-124.

Viglizzo, E. F. y Fillipín C. (1993). Los agroecosistemas de la Argentina. En F. Goin y R. Goñi (Eds.) Elementos de Política Ambiental, pp 109-131. Buenos Aires: Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires.

Willoughby, K. W. (1990). Technology Choice - A Critique of the Appropiate Technology Movement. London: Intermediate Technology Publications.

Yurjevich, A. (1992). ¿Qué aportó UNCED 92 al desarrollo humanista y ecológico? Agroecología y Desarrollo 2/3, 46-48.

Volver arriba
ARRIBA