Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
  Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
 

Portada|Catálogo de Tecnologías|Directorio de Instituciones|Acerca del Catálogo|SAGPyA

 

Cincel de tracción animal

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 3: más de 20 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 1: hasta 3 jornales   Capacitación 1: hasta 1 jornada

Tema

Agricultura

Provincia/s relacionada/s

Chaco,
Formosa,
Misiones

Institución/es

PSA (Programa Social Agropecuario) Chaco

Palabras clave relacionadas

abono verde,
acelga,
algodón,
arado,
caballos,
cincel,
erosión,
pastizales,
piso de arado,
rastra de dientes,
rastrojo,
riego,
salinización,
sandía,
tracción animal

Descripción

Esta herramienta permite romper el piso de arado originado por el uso del arado de reja y vertedera, no invierte el pan de tierra y evita el calentamiento y secado del suelo. Su diseño permite transformar el mismo arado existente en las chacras y no requiere tracción mecánica.

Para su construcción, se coloca una púa de cincel en el timón de un arado de reja y vertedera de tracción animal (puede ser de arado de mancera o de asiento). Se debe sacar previamente la reja, la vertedera y el talón, de manera que quede solamente el timón. Las púas pueden ser las que se utilizan en los cinceles de tracción mecánica o pueden fabricarse con un trozo de elástico de vehículo en desuso. Este último material soporta bien el trabajo en el suelo. A la púa hay que soldarle 2 planchuelas (1 de cada lado), con perforaciones que permitan atravesarlas por bulones y sujetarla al timón.

El cincel se utiliza previo a la siembra, al comienzo de la roturación del suelo. El suelo debe estar seco a fin de romper más fácilmente el piso de arado. Se puede trabajar con rastrojo en superficie (en caso de siembra directa o intersiembra) para lo cual se debe colocar una cuchilla circular delante de la púa de cincel, de manera que corte el rastrojo y no se produzcan atoramientos. En el caso de los arados de mancera se debe reemplazar la rueda niveladora por la cuchilla. Algunos arados de asiento ya traen una cuchilla de éste tipo.

Contexto de uso

Están utilizando esta herramienta beneficiarios del PSA en Chaco y en Formosa. En Chaco, la están usando más de 20 productores de las localidades de Tres Isletas y J. J. Castelli de los departamentos Maipú y Güemes. En los restantes lugares, el número de productores que la usan está aumentando gracias a las buenas experiencias que existen y a varias capacitaciones que se están realizando acerca del tema.

Los sistemas productivos de los pequeños productores de la región, son por lo general mixtos y tienen como cultivo principal al algodón. Otros cultivos de menor importancia son el maíz y las cucurbitáceas (zapallo plomo, coreanito y sandía). Para el autoconsumo se produce mandioca, batata, y algunas pocas hortalizas como lechuga, acelga y repollo. También tienen algunos animales vacunos para renta (entre 5 y 40) y cerdos, cabras, aves de corral y algunas ovejas, destinados casi exclusivamente para el autoconsumo. La tenencia de la tierra tiene distintas formas: propietario con título definitivo, con título provisorio, adjudicatario en venta, arrendatario y ocupante de tierra fiscal. El tipo más frecuente de tenencia varía en cada zona o departamento de la provincia. Los tamaños de las chacras son muy variables y oscilan entre 10 y 100 ha. No obstante, la superficie promedio utilizada para la agricultura es de 10 hectáreas. El resto suele estar ocupado por monte y cañadas. La mano de obra utilizada es familiar y se contratan jornaleros sólo para el algodón en las carpidas y la cosecha.

En la zona en la que se está usando la tecnología descripta, los registros anuales de lluvias oscilan alrededor de los 900 mm, las cuales se concentran en el período estival. Son comunes las sequías y también frecuentes las precipitaciones muy intensas que provocan inundaciones de campos. El déficit hídrico supera los 400 mm y el período con peligro de ocurrencia de heladas se extiende entre mayo y septiembre. Debido a la escasez de agua para riego, este sólo es usado en pequeñas parcelas cultivadas con hortalizas. En la provincia de Chaco, la mayor parte del agua subterránea no es apta para consumo humano ni para riego debido al alto contenido de sales. Los suelos tienen texturas variables y van desde arcillosas a arenosas. Incluso, se pueden encontrar tipos muy distintos dentro de la misma chacra. En general, los suelos son bastante salinos y si no se los maneja adecuadamente se salinizan rápidamente hasta impedir su utilización en la agricultura. La mayoría de las chacras tienen más de 40 años de cultivo, encontrándose muy erosionadas debido al monocultivo de algodón y al tipo de labranzas que se efectúan (siempre con inversión del pan de tierra). La tracción a sangre es la más utilizada, usándose caballos, bueyes o mulas como animales de tiro.

Desempeño

El cincel de tracción animal ha sido incorporado rápidamente en las chacras en las que se han realizado las demostraciones, porque el productor percibe sus efectos en la primer campaña que lo utiliza.

Además, es una herramienta muy económica y puede ser construida por los mismos productores si cuentan con conocimientos de herrería.

Tradicionalmente, para preparar el terreno para la siembra los productores quemaban primero los restos vegetales existentes en el lote, para recién luego proceder a arar con arado de reja y vertedera (en algunos casos los productores contratan un tractor para que pase rastra de discos). Finalmente, se pasa una rastra de dientes, con lo que el suelo queda limpio y suelto para la siembra. No obstante, luego de varios años se originan los pisos de arados, el planchado superficial y la salinización del suelo. Por estos motivos, el rendimiento de los cultivos va decayendo progresivamente, hasta que el productor considera la actividad no rentable y lo destina al pastoreo animal. Luego de 3 ó 4 años se vuelve a sembrar cultivos agrícolas debido a la recuperación de la fertilidad producida por el descanso del lote. En este momento, se reiteran las prácticas aquí descriptas. El uso del cincel ayuda a la recuperación de los suelos erosionados y compactados y contribuye al incremento de las cosechas, porque permite una mayor profundización de las raíces y una mejor infiltración de agua en el perfil. Además, si el uso del cincel se acompaña con otras técnicas como la rotación de cultivos, el uso de abonos verdes y el pastoreo rotativo, se evitaría la erosión del suelo y la caída de los rendimientos.

Costo

Para construir el cincel se pueden comprar púas para cinceles de tracción mecánica o utilizar elásticos viejos de vehículos. Se necesitan también 2 bulones con tuercas. Si se usa un elástico viejo, el costo de la púa es de aproximadamente $10 (este es el costo de mano de obra que cobra el herrero para cortar el elástico y soldarle 2 planchuelas). Si se opta por comprar una púa para cincel de tracción mecánica, el costo ascendería a $15 ($9 para la compra de la púa en el mercado y $6 para que un herrero le coloque las planchuelas). El productor por su parte, debe disponer de la estructura del arado de mancera y puede usar para la transformación algunos hierros en desuso. La púa dura varios años y no requiere gastos periódicos salvo que, debido al desgaste, la púa deba ser reemplazada por una nueva.

La construcción de una púa demanda medio jornal y para su instalación en la estructura del viejo arado de mancera hacen falta sólo un par de horas a fin de sacar la reja, vertedera y talón, colocando la púa en su lugar.

Resultados esperados

El objetivo principal es dar estabilidad a los rendimientos productivos, con la idea de que el uso del cincel sea el primer paso para recuperar los suelos erosionados. Un objetivo a largo plazo es el de pasar de un sistema de labranza convencional que provoca erosión, a otro de labranza conservacionista, que mantenga o aumente la fertilidad natural de los suelos.

Su uso favorece la condición del ambiente ya que aumenta la infiltración de agua de lluvia, evitando el escurrimiento excesivo (lo que provoca el arrastre de suelo que tapona los cauces de agua) y la ocurrencia de cárcavas (que inutilizan los terrenos).

Desde el punto de vista social también se observan ventajas. Con el uso del cincel, las raíces pueden explorar un mayor perfil de suelo y absorber mayor cantidad de agua y nutrientes. Esto permite evitar la permanente rotación de parcelas y aumentar los rendimientos de los cultivos, lo cual puede incidir favorablemente en los ingresos familiares.

Adaptación

Esta tecnología se adapta muy bien a cualquier sistema productivo. La práctica de arar el suelo con reja y vertedera tiene muchos años entre los productores de la zona y está muy arraigada la idea de que es conveniente invertir el suelo. Si ellos comprueban que pueden incorporar técnicas nuevas que resulten exitosas, se crea la posibilidad de que los campesinos puedan incorporar paulatinamente otras técnicas y conocimientos para recuperar suelos erosionados. Se mejora de esta manera la relación y credibilidad de las recomendaciones de los técnicos que los capacitaron, posibilitando que ambos actores (productores y técnicos) puedan aunar sus conocimientos para resolver otros problemas.

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 3: más de 20 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 1: hasta 3 jornales   Capacitación 1: hasta 1 jornada

Tema

Agricultura

Provincia/s relacionada/s

Chaco,
Formosa,
Misiones

Institución/es

PSA (Programa Social Agropecuario) Chaco

Palabras clave relacionadas

abono verde,
acelga,
algodón,
arado,
caballos,
cincel,
erosión,
pastizales,
piso de arado,
rastra de dientes,
rastrojo,
riego,
salinización,
sandía,
tracción animal

Institución

Esta tecnología ha sido generada por el Programa Social Agropecuario de la provincia de Chaco. El Ministerio de Agricultura y Ganadería de Paraguay utiliza un cincel similar adaptada a suelos rojos, el cual posee una cuchilla circular delante de la púa a fin de permitir su utilización en siembra directa.

El PSA difunde esta tecnología a técnicos y productores mediante demostraciones a campo y visitas a las chacras donde se han obtenido resultados positivos. Además, en 1988 se la presentó en la Primera Exposición de Tecnologías Apropiadas para Pequeños Productores realizada en Leandro N. Alem (provincia de Misiones). Según las experiencias recabadas, resulta conveniente realizar una capacitación y demostración práctica, donde se le explique a los productores el efecto que produce el cincel en el suelo, sus beneficios y la forma y el momento adecuado para su uso.

Para mayor información sobre las características de esta tecnología contactar al PSA Chaco. Esta ficha fue elaborada por los Ings. Jorge Sartor y Marcelo Gómez.

Volver arriba
ARRIBA