Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
  Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
 

Portada|Catálogo de Tecnologías|Directorio de Instituciones|Acerca del Catálogo|SAGPyA

 

Secador solar para harina de Prosopis y polen de totora

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 2: entre $200 y 600   Mano de obra 1: hasta 3 jornales   Capacitación: No hay información

Tema

Energias alternativas

Provincia/s relacionada/s

Chaco,
Corrientes,
Formosa

Institución/es

INCUPO TEKNYCampo SRL

Palabras clave relacionadas

maíz,
mandioca,
rolo,
sarán,
secador solar

Descripción

Este secador es apto para deshidratar harinas de algarrobo y vinal y polen de totora, destinadas al uso alimentario humano. Ensayar y difundir un secadero solar que se adecue a las condiciones socioproductivas de los pequeños productores de la región, permite la conservación de alimentos por un período más prolongado y contribuye al aprovechamiento de los recursos alimentarios del bosque.

El secador consiste en un dispositivo a circuito abierto, en el que el aire circula por convección natural. Consta de una cámara de secado, acoplada a un colector solar de 2,30 m2. Este colector es de tipo plano con cubierta transparente de policarbonato alveolar y tiene una placa colectora de chapa ondulada ennegrecida aislada en su parte inferior con poliestireno expandido. El conjunto está montado sobre un marco de madera de 1.150 mm de ancho, por 2.150 mm de largo y 100 mm de alto. La cámara de secado está hecha de madera de la zona (prototipo 1), o de caños estructurales y chapa (prototipo 2) y aislada en su parte inferior con una plancha de poliestireno expandido. El secador tiene bandejas que contienen el producto a secar, con una capacidad aproximada de 50 dm3. Se diseñaron 2 tipos de bandejas. Una se adapta a productos de granulometría fina (harina y polen) y está construida con chapa galvanizada lisa, sobre marco de madera. La otra es similar pero con chapa perforada y orientada al secado de frutos y productos de mayor granulometría (chauchas). En este caso el aire caliente proveniente del colector atraviesa las perforaciones de la chapa pasando a través del producto. En el caso anterior el aire caliente circula por la superficie del producto. La circulación del aire es ayudada por el techo de chapa de la cámara, que funciona como chimenea. Una lámina abisagrada permite regular la temperatura y velocidad de pasaje de aire.

Contexto de uso

En estos momentos se está pasando del prototipo experimental a la difusión a campo. Uno de los prototipos está en Bella Vista (provincia de Corrientes) y se llevaron 2 más a San Martín II y Lomitas (provincia de Formosa).

Desempeño

Todavía no se ha pasado de las primeras pruebas experimentales a campo. Experimentalmente, se ha comprobado que el secador se funciona bien para el secado de polen de totora y harina de algarrobo. Para asegurar una correcta conservación, en ambos casos se secó el producto por debajo de 5% de humedad y se lo envasó. La calidad obtenida fue muy buena ya que no se observó contaminación con restos de animales, polvo, hongos, etc. Los ensayos a campo mostraron que en unas pocas horas se pueden secar 50 dm3 de polen. El aumento de temperatura del aire que produce el secador es de aproximadamente 20°C. Este importante incremento tiene que ver también con la época en la que se cosecha el polen de totora (septiembre a noviembre).

Tradicionalmente, el secado se realizaba exponiendo chauchas o harina directamente sobre chapas de zinc. El polen de totora se secaba en bandejas de hornos de barro o cocinas, procurando que la temperatura no supere los 60°C para evitar pérdidas de vitaminas. En relación a la tecnología tradicional, el secador presenta una serie de ventajas ya que su construcción es sencilla, es fácil de manejar, tiene bajo costo operativo y de mantenimiento, es apto para funcionar en áreas rurales donde no están disponibles otras fuentes de energía y puede usarse para diferentes frutos y formas granulométricas.

Costo

El costo del secador debe ser ajustado a su diseño definitivo y fabricación en serie. Su valor puede oscilar entre 500 y $600. Si se usan maderas de la zona, los materiales a comprar suman $180 (cubierta de policarbonato, chapa ondulada ennegrecida, poliestireno expandido y chapas perforadas). Salvo la carga y descarga de las bandejas, su uso cotidiano no demanda mano de obra.

Resultados esperados

El uso del secador podría integrarse a los procesos de obtención de harina de algarroba (en el que se lo usa para secar las chauchas y luego la harina) y durante la obtención de polen de totora en la etapa de secado del polen. Para ser almacenados, ambos productos necesitan controles estrictos de humedad y adecuadas condiciones de higiene (polvo, animales, etc.). El secador permite realizar ambos controles en forma efectiva. Posteriormente, se lo podría usar a la elaboración de otros productos, tales como almidón de mandioca, harina de maíz, yerbas medicinales, etc.

La conservación de alimentos, permite mejorar la dieta y eventualmente comercializar algunos excedentes. Esto contribuye a mejorar la calidad de vida de los pequeños productores que incorporen la tecnología.

No se conocen efectos positivos ni adversos en el ambiente.

Adaptación

Este secador está pensado para satisfacer necesidades a nivel familiar (o de pequeños grupos) y para procesar diferentes productos (chaucha de algarrobo, porotos, semillas, harinas, tomate, yerbas medicinales), de una manera higiénica y usando las temperaturas más adecuadas.

La principal limitante para su uso puede ser de tipo cultural, ya que los productores están acostumbrados a "usar" el sol gratuitamente sin elementos ni máquinas especiales. A fin de evitar la perdida de permeabilidad del policarbonato a los rayos solares, el secador exige cierto cuidado y limpieza a fin de evitar que se ensucie y/o se llene de bichos indeseables (hormigas, arañas, etc.).

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 2: entre $200 y 600   Mano de obra 1: hasta 3 jornales   Capacitación: No hay información

Tema

Energias alternativas

Provincia/s relacionada/s

Chaco,
Corrientes,
Formosa

Institución/es

INCUPO TEKNYCampo SRL

Palabras clave relacionadas

maíz,
mandioca,
rolo,
sarán,
secador solar

Institución

El Instituto de Cultura Popular (INCUPO), en convenio con la Universidad Tecnológica Nacional de Resistencia (provincia de Chaco), ha desarrollado a través del Grupo de Investigación en Tecnologías Apropiadas (GITEA) el prototipo del secador para polen de totora y harinas de Prosopis. GITEA, realizó la investigación bibliográfica y recopilación de la información acerca de los distintos tipos de secadores solares usados con fines alimentarios. Una vez elegido el modelo, se realizó el cálculo teórico y diseño de prototipo. Su construcción se encargó a TEKNYCampo SRL y luego se instaló el prototipo en la UTN de Resistencia a fin de evaluar su desempeño en vacío y con productos. Simultáneamente, la Facultad realizó los análisis de los productos a secar. Una vez finalizadas las mediciones en la Facultad, se llevó a terreno y se hicieron las pruebas en campo de pequeños productores. La propiedad de patente y planos se comparte entre INCUPO y la UTN de Resistencia. Existen además varias instituciones académicas, sobre todo en el Noroeste Argentino que tienen amplia experiencia sobre este tipo de tecnología.

El uso de este tipo de secadores requiere de capacitaciones para los productores, ya que se requieren conocimientos mínimos a fin de aprovechar mejor la radiación solar y las técnicas de secado de diferentes frutos naturales o cultivados.

Para mayor información acerca de las características de esta tecnología, consultar a INCUPO Reconquista o TEKNYCampo SRL. Esta ficha fue elaborada por el Ing. Guillermo Stahringer.

Volver arriba
ARRIBA