Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
  Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
 

Portada|Catálogo de Tecnologías|Directorio de Instituciones|Acerca del Catálogo|SAGPyA

 

Sembradora de tracción humana para semillas pequeñas

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 2: entre 3 y 10 jornales   Capacitación 1: hasta 1 jornada

Tema

Agricultura

Provincia/s relacionada/s

Chaco,
Misiones

Institución/es

PSA (Programa Social Agropecuario) Chaco

Palabras clave relacionadas

acelga,
algodón,
cebolla,
coliflor,
maíz,
pastizales,
repollo,
sembradora,
tracción animal,
zapallo

Descripción

Esta herramienta permite sembrar semillas pequeñas (como las de hortalizas) en líneos, con cierta uniformidad en el distanciamiento entre semillas y profundidad de siembra. Además, permite aumentar la superficie sembrada con un cultivo.

La sembradora aquí descripta, consiste en una rueda de madera (rueda mayor) de 40 cm de diámetro que permite el desplazamiento de la herramienta. En su eje, lleva una lata cilíndrica de 15 cm de diámetro que sirve como depósito de las semillas y, al mismo tiempo, como placa distribuidora ya que tiene orificios en los laterales por donde salen las semillas. La distancia y diámetro de los orificios dependen del tamaño de la semilla a sembrar. Estos orificios deben ser de un diámetro tal que permita salir con facilidad 1 sola semilla por vez. Por debajo de la placa distribuidora, se ubica un embudo metálico que termina en un sistema de abresurco que consiste en una pequeña zapata de 15 cm de largo. Por detrás y en dirección de la zapata abresurco, se coloca una rueda compactadora de madera de 15 cm de diámetro que presiona las semillas contra el suelo. Completa la sembradora, un mango de madera de 1,50 m que en uno de sus extremos está unido al eje de la rueda mayor y en el otro extremo está dividido en 2 como una especie de manubrio. Cambiando la placa que se construye especialmente para cada tipo de semilla, se ha sembrado cebolla, lechuga, repollo y coliflor. Con esta sembradora se puede sembrar todo tipo se semillas de hortalizas siempre y cuando sean muy pequeñas y corredizas y que no presenten pilosidades o aristas, que dificulten su salida a través de los orificios de la placa distribuidora.

Su uso es muy simple. Una vez que se ha preparado el terreno a sembrar, se marcan los surcos con el distanciamiento deseado. Para esto se puede utilizar un rastrillo cuya distancia entre dientes sea la que se está buscando. En la huella que deja el rastrillo se coloca la zapata abresurco de la sembradora. El productor empuña el mango de la sembradora y comienza a caminar hacia adelante empujando la herramienta. Al girar la rueda mayor, también lo hace la placa distribuidora, la cual se encuentra unida solidariamente al eje y permite que la semilla que está en su interior comience a caer por gravedad a través de los orificios de la placa. Cuando salen las semillas de la placa, caen en el embudo que las lleva directamente a la tierra. Finalmente, pasa por detrás la rueda compactadora que mejora el contacto de la semilla con el suelo. La distancia en que quedan colocadas las semillas en el suelo, se regula con la velocidad con que camina el productor.

Contexto de uso

La sembradora ha sido diseñada y construida por Enrique Quintana, productor de Pampa Tres Naciones, departamento Maipú (provincia de Chaco), que actualmente la está usando. También la utiliza su hijo en su chacra.

Los sistemas productivos de los pequeños productores de la región, son por lo general mixtos y tienen como cultivo principal al algodón. Otros cultivos de menor importancia son el maíz y las cucurbitáceas (zapallo plomo, coreanito y sandía). Para el autoconsumo se produce mandioca, batata, y algunas pocas hortalizas como lechuga, acelga y repollo. También tienen algunos animales vacunos para renta (entre 5 y 40) y cerdos, cabras, aves de corral y algunas ovejas destinados casi exclusivamente para el autoconsumo. La tenencia de la tierra tiene distintas formas: propietario con título definitivo, con título provisorio, adjudicatario en venta, arrendatario y ocupante de tierra fiscal. El tipo más frecuente de tenencia varía en cada zona o departamento de la provincia. Los tamaños de las chacras son muy variables y oscilan entre 10 y 100 ha. No obstante, la superficie promedio utilizada para la agricultura es de 10 hectáreas. El resto suele estar ocupado por monte y cañadas. La mano de obra utilizada mayormente es familiar y sólo se contrata jornaleros para el algodón en las carpidas y la cosecha. En la zona en la que se está usando la tecnología descripta, los registros anuales de lluvias oscilan alrededor de los 900 mm, concentradas en el período estival. Son comunes las sequías, pero también son frecuentes las precipitaciones muy intensas que provocan inundaciones de campos. Para tareas agrícolas se usan lomas medias con monte alto o pastizales, o lomas bajas con raleras o pastizales. Para ganadería se destinan lomas medias y bajas, paleocauces con raleras o pastizales y cañadas. Los suelos tienen texturas variables y van desde arcillosas a arenosas. Incluso, se pueden encontrar tipos muy distintos dentro de la misma chacra. En general, los suelos son bastante salinos y si no se los maneja adecuadamente, se salinizan rápidamente hasta impedir su utilización en la agricultura. El déficit hídrico supera los 400 mm y el período con peligro de ocurrencia de heladas se extiende entre mayo y septiembre. El riego complementario es poco frecuente debido a la escasez de agua y es sólo usado en pequeñas parcelas destinadas a cultivos hortícolas. Debido al exceso de sales, la mayor parte del agua subterránea de la provincia del Chaco no es apta para riego ni consumo humano. La mayoría de las chacras tienen más de 40 años de cultivo y se encuentran muy erosionadas debido al monocultivo de algodón y al tipo de labranzas que se efectúan (siempre con inversión del pan de tierra). La tracción a sangre es la más utilizada, usándose caballos, bueyes o mulas como animales de tiro.

Desempeño

La sembradora ha demostrado ser de gran ayuda para los productores que siembran cultivos hortícolas, debido a que permite sembrar en forma rápida y logra cierta uniformidad en la distribución y profundidad a la que se colocan las semillas. Esta herramienta también permitió aumentar considerablemente la superficie sembrada, (por ej., sembraron 0,25 ha de cebolla). Además, por ser de tracción humana y de tamaño pequeño no deja "cabeceras" al final de los líneos, permitiendo sembrar en lugares de reducidas dimensiones aprovechando al máximo todos los rincones de una chacra.

Anteriormente, los productores sembraban hortalizas al voleo, o a chorrillo continuo utilizando una gran cantidad de semilla. Luego de la emergencia de la plántulas resultaba necesario realizar un raleo para ajustar la densidad de plantas por metro. El gran desperdicio de semilla y la lentitud con la que se realizaba la siembra manual, impedía que los productores sembraran superficies mayores (generalmente no más de 15 m2). Si se compara el trabajo de la sembradora propuesta con la siembra manual, es posible afirmar que la sembradora realiza más rápidamente el trabajo, utiliza menor cantidad de semillas, realiza una distribución más uniforme de la semilla, ahorra la mano de obra necesaria para el raleo y permite aumentar la superficie sembrada.

Costo

Es una herramienta de funcionamiento sencillo, de bajo costo de mantenimiento y construcción, se la puede fabricar con materiales de la misma chacra. Para su construcción se necesitan algunos bulones para sujetar el cabo, otros que sirvan de ejes para la rueda mayor y la compactadora, una planchuela metálica de poco espesor que servirá para construir el sistema abresurco. En total, alrededor de $10.

De la unidad de producción se pueden obtener otros elementos necesarios para la construcción de la sembradora, tales como la madera para las ruedas, un palo para cabo y una lata cilíndrica para la placa. La cantidad de jornales que el productor debe asignar para construir la sembradora va a variar en función de la habilidad y dedicación del productor (como máximo 10 jornales).

Resultados esperados

Entre los beneficios que ofrece la sembradora se destaca su capacidad para aumentar la superficie sembrada; mejorar la distribución de semillas y profundidad de siembra; ahorrar semilla; y evitar el raleo que se debe hacer cuando se realizan siembras manuales.

La sembradora puede llegar a incrementar los ingresos del productor ya que permite aumentar la superficie sembrada y algunos costos directos (semillas y jornales). Además, el fabricar una herramienta útil para la explotación, aumenta la autoestima de los productores, ya que les permite utilizar su ingenio y creatividad para mejorar el sistema de cultivo. Esta herramienta no produce ningún efecto adverso sobre el ambiente.

Adaptación

Cambiando el tamaño de los orificios de salida de las semillas, es posible adaptar la herramienta a distintos tipos de cultivos. Como las placas de siembra las puede construir el mismo productor, se puede adecuar la sembradora a las particularidades de cada chacra. Esta sembradora es apropiada para superficies de siembra de alrededor de 1 a 2 ha. Si la superficie es mayor convendría utilizar una sembradora de tracción animal o mecánica.

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 2: entre 3 y 10 jornales   Capacitación 1: hasta 1 jornada

Tema

Agricultura

Provincia/s relacionada/s

Chaco,
Misiones

Institución/es

PSA (Programa Social Agropecuario) Chaco

Palabras clave relacionadas

acelga,
algodón,
cebolla,
coliflor,
maíz,
pastizales,
repollo,
sembradora,
tracción animal,
zapallo

Institución

El Programa Social Agropecuario de la provincia del Chaco es el responsable del desarrollo de esta tecnología. El Ministerio de Agricultura y Ganadería de Paraguay tiene un convenio de investigación con la agencia de cooperación alemana GTZ. En conjunto han desarrollado una sembradora de tracción humana. No obstante, esta no es muy parecida a la aquí descripta. Existen en el mercado nacional algunas sembradoras de hortalizas de tracción humana, pero no se consiguen en el mercado local.

El PSA difunde esta tecnología a técnicos y productores mediante demostraciones a campo, visitas a las chacras donde se han obtenido resultados positivos. Además, se la presentó en la Primera Exposición de Tecnologías Apropiadas para Pequeños Productores, realizada en 1988 en Leandro N. Alem (Misiones). Para que los productores incorporen la sembradora se requiere una demostración que permita a los productores comprender su proceso de fabricación.

Para mayor información sobre las características de esta tecnología contactar al PSA Chaco. Esta ficha fue elaborada por el Ing. Marcelo Gregorio Gómez.

Volver arriba
ARRIBA