Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
  Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
 

Portada|Catálogo de Tecnologías|Directorio de Instituciones|Acerca del Catálogo|SAGPyA

 

Utilización de plantas trepadoras como media sombra

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 3: más de 20 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 2: entre 3 y 10 jornales   Capacitación 1: hasta 1 jornada

Tema

Agricultura

Provincia/s relacionada/s

Chaco,
Misiones

Institución/es

PSA (Programa Social Agropecuario) Chaco

Palabras clave relacionadas

abejas,
acelga,
algodón,
dolicho,
esponja vegetal,
media sombra,
mucuna,
poroto,
repollo,
sandía,
sarán

Descripción

La utilización de plantas trepadoras como media sombra disminuye la intensidad de las radiaciones solares, (que evita quemaduras en las hojas y frutos) y la evapotranspiración al reducir la temperatura del suelo.

Se utilizan plantas trepadoras, las que son conducidas por encima del cultivo al que se pretende proteger (por ej. para cubrir cultivos hortícolas). Las especies a utilizar como media sombra deben ser trepadoras de rápido crecimiento adaptadas a la zona, de fácil multiplicación y manejo y de crecimiento primavero-estival (esta última característica se debe a que la media sombra es necesaria precisamente en primavera y verano). También sería recomendable que fuera una planta anual de manera que muera o disminuya su follaje con el frío, debido a que la media sombra no es necesaria en otoño e invierno. En el Chaco se han utilizado como media sombra plantas de dolicho (Dolichos lab-lab), mucuna ceniza (Stizolobium pruriens), poroto manteca (Phaseolus vulgaris), y esponja vegetal (Lufa cilíndrica). La especie utilizada como media sombra puede brindar otros beneficios (por ejemplo, en el caso del poroto manteca y el dolicho, sus frutos son aptos para el consumo humano). En otros casos, las especies elegidas pueden servir de alimento a las abejas, o brindar otras utilidades.

Para utilizar estas especies como media sombra es necesario construir un parral con postes y alambre por encima del cultivo a proteger. La forma y el tamaño del parral dependen de las dimensiones del cultivo. La altura de la estructura es variable. Lo ideal sería construirlo a una altura tal que permita realizar con comodidad las tareas que requiera el cultivo que se está protegiendo (transplante, carpidas, podas, riego, cosecha, etc.). Cuando se dan las condiciones climáticas óptimas para la especie media sombra, se realiza la siembra colocando las semillas alrededor del parral. Una vez germinadas, es necesario guiar las plantas para que crezcan por el parral, de manera que formen un "techo" sobre las plantas que se pretende proteger. Moviendo o podando las ramas de las plantas que producen la media sombra, es posible regular la cantidad de luz y radiación solar que llega al cultivo. La media sombra provoca la disminución de la evapotranspiración y por lo tanto reduce el estrés hídrico del cultivo y permite un mejor aprovechamiento del agua. Las plantas trepadoras producen gran cantidad de semillas que se resiembran solas en el lugar.

Contexto de uso

Esta técnica está siendo usada por más de 20 productores de distintos departamentos y localidades de la provincia del Chaco.

Los sistemas productivos de los pequeños productores de la región, son por lo general mixtos y tienen como cultivo principal al algodón. Otros cultivos de menor importancia son el maíz y las cucurbitáceas (zapallo plomo, coreanito y sandía). Para el autoconsumo se produce mandioca, batata, y algunas pocas hortalizas como lechuga, acelga y repollo. También tienen algunos animales vacunos para renta (entre 5 y 40) y cerdos, cabras, aves de corral y algunas ovejas destinados casi exclusivamente para el autoconsumo. La tenencia de la tierra tiene distintas formas: propietario con título definitivo, con título provisorio, adjudicatario en venta, arrendatario y ocupante de tierra fiscal. El tipo más frecuente de tenencia varía en cada zona o departamento de la provincia. Los tamaños de las chacras son muy variables y oscilan entre 10 y 100 ha. No obstante, la superficie promedio utilizada para la agricultura es de 10 hectáreas. El resto suele estar ocupado por monte y cañadas. La mano de obra utilizada es familiar y se contratan jornaleros sólo para el algodón en las carpidas y la cosecha. En la zona en la que se está usando la tecnología descripta, los registros anuales de lluvias oscilan en los 900 mm, los cuales se concentran en el período estival. Son comunes las sequías y también frecuentes las precipitaciones muy intensas que provocan inundaciones de campos. El déficit hídrico supera los 400 mm y el período con peligro de ocurrencia de heladas se extiende entre mayo y septiembre. Debido a la escasez de agua para riego, este sólo es usado en pequeños parcelas cultivadas con hortalizas. En la provincia de Chaco, la mayor parte del agua subterránea no es apta para consumo humano ni para riego debido al alto contenido de sales. Los suelos tienen texturas variables y van desde arcillosas a arenosas. Incluso, se pueden encontrar tipos muy distintos dentro de la misma chacra. En general, los suelos son bastante salinos y si no se los maneja adecuadamente se salinizan rápidamente hasta impedir su utilización en la agricultura. La mayoría de las chacras tienen más de 40 años de cultivo, encontrándose muy erosionadas debido al monocultivo de algodón y al tipo de labranzas que se efectúan (siempre con inversión del pan de tierra). La tracción a sangre es la más utilizada, usándose caballos, bueyes o mulas como animales de tiro.

Desempeño

Los productores que están utilizando esta tecnología se encuentran muy satisfechos porque les ha permitido producir hortalizas en verano. Anteriormente esto no era posible debido a la intensidad de la radiación solar. Además de sombra se obtuvieron otros beneficios tales como la producción de porotos para alimento de la familia, y en el caso de productores hortícolas y apícolas obtuvieron alimentos para sus abejas debido a la gran cantidad de flores que tienen las especies trepadoras.

En el caso de una familia de la zona de El Boquerón (departamento Maipú), que protegió sus hortalizas en una parte con malla plástica y en otra con una cobertura de dolichos y poroto manteca, obtuvo mejores resultados bajo la media sombra de las enredaderas (incluso, algunas plantas murieron bajo la malla plástica). Esto se debe a que si bien la malla produce sombra, irradia mucho calor, el cual afectaba al cultivo. La evaluación favorable y las tareas de difusión realizadas favorecieron el aumento en el número de productores que utilizan la técnica.

Antes de que se usara la tecnología aquí descripta, los productores producían en verano muy pocas hortalizas. Sólo realizaban algunos cultivos aprovechando el reparo de árboles, y durante los últimos años se comenzó a utilizar la media sombra plástica o malla "sarán". Pero los productores que usan esta última alternativa son muy pocos, debido al elevado costo que tiene la malla. Si se compara esta tecnología con el cultivo bajo árboles o malla plástica, se observan una serie de ventajas y desventajas. Entre las ventajas se destacan: el parral se puede construir en el lugar que el productor lo necesite, de cualquier forma y tamaño; tiene un costo muy inferior al de la malla plástica; permite obtener beneficios adicionales (comida, polen y néctar); y los cultivos crecen mejor bajo la enredadera que bajo el sarán. La principal desventaja radica en que durante el primer año las enredaderas demoran 2 ó 3 meses hasta que llegan a dar una sombra adecuada a las necesidades del cultivo hortícola. Durante este tiempo, el productor debe estar atento y proteger las hortalizas de alguna manera hasta que las enredaderas comiencen a cumplir su función. A partir del segundo año no habría mayores problemas ya que en la estructura quedan restos secos de tallo y hojas que brindan algo de sombra, hasta que las plantas nuevas se desarrollan.

Costo

Los postes que se utilizan en la construcción del parral se los pueden comprar u obtener de la propia explotación (entre 8 y $12 c/u). También se necesita un rollo de alambre para tejer el entramado del parral. La cantidad de postes y alambre necesarios para construir la estructura va a depender de sus dimensiones. Se necesita además conseguir las semillas de la especie que se desea utilizar como media sombra. Con 1 kg de cualquiera de las especies antes mencionadas alcanzaría para realizar una buena cobertura (0.70 $/kg de semilla). Una vez que se ha construido el parral y las enredaderas han sido sembradas el primer año, esta propuesta tecnológica no requiere la compra de ningún insumo externo.

La cantidad de jornales necesaria para implementar esta propuesta dependerá de las dimensiones del parral. Los postes los puede extraer el productor del monte (4 postes por día), o los puede comprar disminuyendo el gasto en jornales pero aumentando el desembolso de dinero. El clavado de los postes demanda alrededor de 2 jornales, el tendido de los alambres 1 jornal y la siembra de la enredadera demanda sólo 2 horas. La conducción y poda de las guías requiere 2 horas por semana.

Resultados esperados

La principal ventaja de esta técnica es que permite producir hortalizas en primavera y verano minimizando las pérdidas de cosecha por exceso de radiación solar o estrés hídrico. El hecho de producir hortalizas en verano, permite a los productores ahorrar dinero al mejorar el consumo familiar, y aumentar sensiblemente los ingresos económicos a través de la venta de los excedentes.

La tecnología aquí descripta no produce efectos adverso sobre el ambiente, ni tampoco sobre los grupos sociales que la utilizan.

Adaptación

Esta es una técnica muy sencilla y de fácil utilización por los productores. Sólo es necesario seleccionar una especie trepadora que se adapte a las condiciones locales. Además, si fuere necesario se puede cambiar de lugar la estructura, o modificar su tamaño.

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 3: más de 20 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 2: entre 3 y 10 jornales   Capacitación 1: hasta 1 jornada

Tema

Agricultura

Provincia/s relacionada/s

Chaco,
Misiones

Institución/es

PSA (Programa Social Agropecuario) Chaco

Palabras clave relacionadas

abejas,
acelga,
algodón,
dolicho,
esponja vegetal,
media sombra,
mucuna,
poroto,
repollo,
sandía,
sarán

Institución

Esta propuesta tecnológica es impulsada por el Programa Social Agropecuario de la provincia de Chaco.

El PSA difunde esta técnica a técnicos de campo y productores mediante demostraciones a campo y visitas a las chacras donde se han obtenido resultados positivos. Además, se la presentó en la 1ª Exposición de Tecnologías Apropiadas para Pequeños Productores realizada en 1988 en Leandro N. Alem (Misiones). La implementación de esta tecnología por parte de los productores requiere 1 jornada de capacitación a fin de explicar la importancia de regular la intensidad de las radiaciones solares y demostrar a campo cómo manejar las enredaderas.

Para mayor información sobre las características de esta tecnología contactar al PSA de la provincia de Chaco. Esta ficha fue elaborada por el Ing. Marcelo Gregorio Gómez.

Volver arriba
ARRIBA