Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
  Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
 

Portada|Catálogo de Tecnologías|Directorio de Instituciones|Acerca del Catálogo|SAGPyA

 

Uso de "chinchilla" y "paico" para la conservación de maices tipo harinoso

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 1: hasta 3 jornales   Capacitación 1: hasta 1 jornada

Tema

Agricultura

Provincia/s relacionada/s

Chaco,
Formosa

Institución/es

PSA (Programa Social Agropecuario) Chaco,
PSA (Programa Social Agropecuario) Formosa,
Secretaría de la Producción Municipalidad de J. J. Castelli

Palabras clave relacionadas

acelga,
algodón,
chinchilla,
insecticida,
maíz,
paico,
pastizales,
repelentes naturales,
repollo,
riego

Descripción

El uso de chinchilla (Tagetes minuta) y paico (Chenopodium ambrosoides y C. multiflorum) permite conservar semillas libres del ataque de insectos para su siembra y consumo.

Estas malezas comunes en la zona, pueden ser utilizadas como repelentes naturales durante su almacenamiento en trojas, que permiten conservar las semillas frente a los insectos que típicamente atacan a los granos almacenados (principalmente gorgojos). Estos insectos presentan una marcada preferencia por este tipo de grano con alto contenido amiláceo.

Su uso es muy sencillo. Se va llenando la troja con maíces de grano blanco o amarillo, con chala y marlo. La troja se construye al aire libre y por cada capa de maíz se va colocando una capa (sola o combinada) de las 2 plantas arriba mencionadas. Una vez llenada la troja, se la cubre con estas mismas plantas.

Contexto de uso

La tecnología está todavía muy poco difundida, porque se está encarando un plan de trabajo de reproducción de maíces blancos y amarillos los que en su momento eran muy comunes en la zona, pero que se perdieron debido al auge del algodón. Están utilizando esta tecnología beneficiarios del Programa Social A g r opecuario de las provincias de Chaco y Formosa. En Chaco, 3 productores del área de J. J. Castelli (departamento Gral. Güemes) están utilizando los repelentes naturales.

Los sistemas productivos de pequeños productores chaqueños son por lo general mixtos, tienen como cultivo principal al algodón, seguidos por el maíz colorado, cucurbitáceas (zapallo plomo, coreanito, sandía) y otros cultivos para el autoconsumo (mandioca, batata y algunas pocas hortalizas como lechuga, acelga, repollo). Crían animales vacunos para renta (entre 5 y 40 cabezas) y para el autoconsumo (cerdos, cabras, aves de corral y en unos pocos casos ovejas). Las formas más comunes de tenencia de la tierra son propietarios con título definitivo, o provisorio, adjudicatarios en venta, arrendatarios, u ocupantes de tierras fiscales. El tipo de tenencia más frecuente varía en cada zona o departamento de la provincia. El tamaño de las chacras varía entre 10 y 100 ha, de las cuales sólo 10 se dedican a la agricultura. El resto está ocupado por monte o cañadas. La mano de obra utilizada es familiar, aunque a veces se contratan jornaleros para realizar carpidas y ayudar en la cosecha del algodón. En la zona Norte de la provincia de Chaco llueven 900 mm, los que se distribuyen irregularmente a lo largo del año (llueve más en el período estival). Con frecuencia, se producen periodos de sequías e inundaciones. Para la agricultura se usan lomas medias con monte alto o pastizales, o lomas bajas con raleras o pastizales. Para la ganadería se destinan lomas medias, bajas, paleocauces con raleras o pastizales y cañadas. La textura del suelo varía desde arcillosas a arenosas, pudiéndose encontrar varios tipos dentro de la misma chacra. En general, los suelos son salinos y si no se los maneja adecuadamente se salinizan hasta impedir su uso agrícola. El riego complementario es poco frecuente y no se realiza en cultivos extensivos, sino sólo en pequeñas parcelas cultivadas con hortalizas. Debido al exceso de sales, la mayor parte del agua subterránea de la provincia de Chaco no es apta para consumo humano, ni riego. La mayoría de las chacras tienen más de 40 años de cultivo y se encuentran muy erosionadas debido al monocultivo de algodón y al tipo de labranzas se efectúan con tracción a sangre (siempre con inversión del pan de tierra).

Desempeño

Si bien son pocos los productores que han incorporado esta tecnología, se espera que su adopción aumente cuando se difundan los materiales genéticos que en estos momentos se están multiplicando. Con el uso de los repelentes naturales, se pudo observar una gran disminución del ataque de gorgojos y otros insectos.

Debido a la falta de antecedentes, no es posible determinar con precisión la forma en que tradicionalmente los productores evitaban el ataque de insectos sobre granos almacenados. No obstante, algunos ancianos comentaron que cuando sembraban maíz blanco, se utilizaba esta tecnología. Algunos productores realizaban 2 siembras para mantener las semillas de estos maíces. La primera siembra se realizaba en julio u agosto y las semillas cosechadas se resembraban en el verano. El uso de estos insecticidas naturales, permite que los productores puedan disponer de una tecnología barata que permite conservar los granos de maíz para consumo humano y animal.

Costo

Su incorporación no tiene costo porque estas plantas están disponibles en la mayoría de los predios durante el período de cosecha del maíz. La recolección de paico y chinchilla demanda medio jornal (variará según el tamaño de la troja).

Adaptación

Esta es una práctica que se adapta muy bien a distintas circunstancias productivas. La única limitante es la disponibilidad de paico y chinchilla.

Resultados esperados

Su uso puede permitir el incremento de la superficie de siembra de maíces para autoconsumo, a la vez que mejora la conservación de semillas destinadas a la siembra con productos atóxicos.

Si bien no es posible realizar una estimación cuantitativa precisa, el uso de esta tecnología permite mejorar el ingreso de las familias de pequeños productores. También mejora la calidad de vida porque se incorpora el maíz blanco o amarillo a la dieta familiar, el cual se conserva adecuadamente sin que se requiera ningún agroquímico.

Su uso no produce ningún tipo de efecto adverso sobre el ambiente. Al usar un producto atóxico, se evitan contaminaciones de tipo químico, o efectos adversos a la salud humana y animal.

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 1: hasta 3 jornales   Capacitación 1: hasta 1 jornada

Tema

Agricultura

Provincia/s relacionada/s

Chaco,
Formosa

Institución/es

PSA (Programa Social Agropecuario) Chaco,
PSA (Programa Social Agropecuario) Formosa,
Secretaría de la Producción Municipalidad de J. J. Castelli

Palabras clave relacionadas

acelga,
algodón,
chinchilla,
insecticida,
maíz,
paico,
pastizales,
repelentes naturales,
repollo,
riego

Institución

Esta tecnología se generó a partir de un convenio celebrado entre la Municipalidad de Juan José Castelli y el Programa Social Agropecuario de la prov. de Chaco.

Esta tecnología se difunde a través del trabajo que desde hace 3 años estas Instituciones realizan con 22 grupos de pequeños productores de la región (promedio de 10 integrantes por grupo). Para su incorporación por parte de los productores, es necesario realizar una capacitación y demostración práctica donde se explique el efecto que produce el uso de estas plantas en la conservación de los maíces.

Para mayor información acerca de las características de esta tecnología consultar a la Municipalidad de Juan José Castelli y el PSA de la provincia de Chaco. Esta ficha fue elaborada por los Ing. Agr. Alejandro Moreno, Carlos Federico Lara, Marcelo Gregorio Fabián Gómez y el Med. Vet. Ricardo Alberto Sánchez (Municipalidad de J.J. Castelli).

Volver arriba
ARRIBA