Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
  Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
 

Portada|Catálogo de Tecnologías|Directorio de Instituciones|Acerca del Catálogo|SAGPyA

 

Galpón para la crianza de aves de corral

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 2: entre 3 y 10 jornales   Capacitación 1: hasta 1 jornada

Tema

Ganaderia

Provincia/s relacionada/s

Chaco

Institución/es

PSA (Programa Social Agropecuario) Chaco,
Secretaría de la Producción Municipalidad de J. J. Castelli

Palabras clave relacionadas

abono,
acelga,
adobe,
algodón,
aves de corral,
corral,
organización,
ovejas,
pastizales,
pollos,
riego,
zapallo

Descripción

La tecnología que aquí se presenta permite aumentar la productividad y/o rentabilidad en la cría de aves de corral ya que disminuye la mortandad debido a problemas sanitarios, evita la predación de animales silvestres, elimina el daño producido en huertas familiares y cultivos y disminuye los costos de alimentación de las aves debido a la mayor eficiencia de reconversión alimenticia y menor desgaste energético.

Es una instalación funcional de 12 m2 (5 m x 2,5 m) y una altura de 2 m. Los materiales usados pueden ser los que disponen los productores en la zona. La estructura puede hacerse de palos, o postes de cualquier madera. Para el techo puede usarse paja, totora, o aive. Estos materiales no permiten que pase la lluvia, son aislantes del frío y el calor excesivo que caracteriza a la provincia del Chaco. El frente del galpón debe estar orientado al Sur y totalmente cubierto con una pared de adobe, o costaneros de madera, para evitar el frío y las lluvias. El resto del perímetro debe cerrarse con alambre tejido tipo romboidal, para limitar la entrada de pájaros y roedores y evitar la difusión de enfermedades. El perímetro debe tener un zócalo de 20 cm de altura para retener la cama y fijar la malla de alambrado tejido. El piso debe estar elevado entre 10 y 15 cm y debe ser de tierra apisonada. La cama puede hacerse con marlo de maíz molido. Para los días de excesivo frío, se utilizan cortinas de arpilleras de bolsas de recolección de algodón.

Estas instalaciones permiten criar y terminar 100 pollos parrilleros en un período de 2 meses. Al final del ciclo, cada pollo puede alcanzar los 2 kg de peso faenado.

Contexto de uso

Esta tecnología es usada por pequeños productores de los parajes La Esperanza, El 44, La Unión, Pampa Bedogni y San Agustín. En total, son 5 productores que han instalado 7 galpones.

Los sistemas productivos de los pequeños productores de la región son por lo general mixtos y tienen como cultivo principal al algodón. Otros cultivos de menor importancia son el maíz y las cucurbitáceas (zapallo plomo, coreanito y sandía). Para el autoconsumo se produce mandioca, batata, y algunas pocas hortalizas como lechuga, acelga y repollo. También tienen algunos animales vacunos para venta (entre 5 y 40) y cerdos, cabras, aves de corral y algunas ovejas destinados casi exclusivamente para el autoconsumo. La tenencia de la tierra tiene distintas formas: propietario con título definitivo, con título provisorio, adjudicatario en venta, arrendatario y ocupante de tierra fiscal. El tipo más frecuente de tenencia varía en cada zona o departamento de la provincia. Los tamaños de las chacras son muy variables y oscilan entre 10 y 100 ha. No obstante, la superficie promedio utilizada para la agricultura es en promedio de 10 ha. El resto suele estar ocupado por monte y cañadas. La mano de obra utilizada es mayormente familiar y se contratan jornaleros sólo para la carpida y cosecha del algodón. En la zona en la que se está usando la tecnología descripta, los registros anuales de lluvias oscilan alrededor de los 900 mm, los cuales se concentran en el período estival. Son comunes las sequías y también frecuentes las precipitaciones muy intensas que provocan inundaciones de campos. Para tareas agrícolas se usan lomas medias con monte alto o pastizales, o lomas bajas con raleras o pastizales. Para ganadería se destinan lomas medias y bajas, paleocauces con raleras o pastizales y cañadas. Los suelos tienen texturas variables y van desde arcillosos a arenosas. Incluso, se pueden encontrar tipos muy distintos dentro de la misma chacra. En general son salinos y si no se los maneja adecuadamente se salinizan rápidamente hasta impedir su uso agrícola. El riego complementario es poco frecuente debido a la escasez de agua y es sólo usado en pequeñas parcelas destinadas a cultivos hortícolas. Debido al exceso de sales, la mayor parte del agua subterránea de la provincia de Chaco no es apta para riego ni consumo humano. La mayoría de las chacras tienen más de 40 años de cultivo, encontrándose muy erosionadas debido al monocultivo de algodón y al tipo de labranzas que se efectúan (siempre con inversión del pan de tierra). La tracción a sangre es la más utilizada, usándose caballos, bueyes o mulas como animales de tiro.

Desempeño

El galpón de crianza es incorporado rápidamente en las chacras en que se realizan las capacitaciones, porque el productor percibe sus efectos en la primera camada de pollos que produce. Además, es una instalación muy económica y puede ser construida por los mismos productores, con los materiales que disponen en su predio (a excepción del alambre tejido).

Tradicionalmente, los productores manejaban las aves utilizando un sistema totalmente extensivo y no usaban ningún tipo de confinamiento. Por lo tanto, debían invertir tiempo y dinero para cercar las huertas con alambres tejidos o ramas. Sistema éste que no siempre era efectivo. Los otros cultivos resultaban también afectados, en especial durante la emergencia de las plántulas. Con frecuencia se producían muertes debido al uso de plaguicidas agrícolas en las tierras de cultivo. No existía control sobre los ataques de las aves de rapiña u otros predadores que diezmaban las aves de corral. No se realizaba ningún tipo de control sobre la alimentación. Los productores no sabían cuánto gastaban en la cría de las aves ya que usaban el mismo maíz para darle de comer a todos los animales de granja (cerdos, caballos, etc.). Tampoco podían controlar los problemas sanitarios de las aves (cólera aviar y otras) y se producían muchas pérdidas por hurto o extravío. La terminación de las aves se producía a los 7 u 8 meses con un peso de faena de 1,5 a 1,7 kg. De la comparación de los 2 tipos de manejo, es posible observar algunas ventajas en favor de la cría en confinamiento. En especial, se destaca su funcionalidad (el productor tiene a mano los elementos para construirlo), eficiencia (se puede controlar todo el ciclo productivo) y control de la movilidad de las aves (al estar confinadas no andan por todo el campo).

Costo

Para poner en funcionamiento esta propuesta tecnológica, los productores deben comprar 24 m de alambre tejido romboidal ($60), 2 kg de alambre para atar ($4) y 1 kg de clavos ($2). Los otros materiales, pueden ser obtenidos de la unidad de producción. Se necesitan 6 postes de 2,20 m, 3 tirantes de 5,20 m y 5 de 2,70 m, 15 costaneros de 0,20 x 2,20 m (pared Sur), costaneros para un perímetro 12,5 m de zócalo, paja o totora o aive para un techo de 12,5 m2 y cañas tacuaras o varillas para el techo.

La construcción del galpón demanda 10 jornales.

Resultados esperados

La utilización de este galpón permite a los productores controlar el consumo de agua y alimento y el peso de las aves y la dosificación de medicamentos. Permite además aumentar los ingresos, manteniendo una relación costo-beneficio constante a lo largo del año; planificar mejor la producción, consumo y comercialización; aumentar la eficiencia y eficacia de la producción ya que los pollos se terminan antes y a un menor costo (1,02 $/kg versus 2 a 2,50 $/kg con la tecnología tradicional); menor mortalidad (1%); mejor distribución de la mano de obra familiar (la atención la puede realizar desde un niño de 9 años); y posibilidad de aumento de las superficies de otros cultivos y cultivo de huertas sin alambrados.

Con esta tecnología de crianza, una camada de 100 pollos deja una ganancia neta de $254,50. Tiene también un impacto favorable en la calidad de vida ya que permite una mejor distribución del trabajo familiar, fomenta la responsabilidad, permite la planificación de horarios para las actividades y crea conciencia empresarial; mejora la alimentación de la familia; aumenta los ingresos familiares al promover la diversificación productiva; y permite aumentar el valor agregado de la producción (por ej., transformando el maíz en carne).

Los galpones de crianza de aves de corral no provocan efectos adversos al ambiente. Las camas y excrementos pueden ser utilizadas como abonos para las huertas familiares.

Adaptación

Este tipo de instalación se adapta muy bien a cualquier tipo de sistema productivo y no presenta elementos que limiten o dificulten su incorporación por parte de los productores.

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 2: entre 3 y 10 jornales   Capacitación 1: hasta 1 jornada

Tema

Ganaderia

Provincia/s relacionada/s

Chaco

Institución/es

PSA (Programa Social Agropecuario) Chaco,
Secretaría de la Producción Municipalidad de J. J. Castelli

Palabras clave relacionadas

abono,
acelga,
adobe,
algodón,
aves de corral,
corral,
organización,
ovejas,
pastizales,
pollos,
riego,
zapallo

Institución

Esta tecnología fue generada a través de un convenio entre la Municipalidad de J. J. Castelli y el Programa Social Agropecuario de la provincia de Chaco.

Esta tecnología se difunde a través de la organización de grupos de pequeños productores bajo el convenio arriba mencionado. Desde hace 3 años, los productores reciben asistencia técnica permanente en la zona de influencia del municipio. En lo que se refiere a esta tecnología específica, es necesario realizar 1 capacitación con demostración práctica para que el productor conozca los aspectos centrales de la propuesta.

Para mayor información acerca de las características de esta tecnología contactar a la Municipalidad de J. J. Castelli, o al PSA Chaco. Esta ficha fue elaborada por el Méd. Veterinario Ricardo Sánchez, y los Ings Agrs Alejandro Moreno, Federico Lara y Marcelo Gómez (Municipalidad de J. J. Castelli).

Volver arriba
ARRIBA