Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
  Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
 

Portada|Catálogo de Tecnologías|Directorio de Instituciones|Acerca del Catálogo|SAGPyA

 

Producción de lechuga y perejil en verano bajo media sombra

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 2: entre $200 y 600   Mano de obra 2: entre 3 y 10 jornales   Capacitación 3: más de 3 jornadas

Tema

Agricultura

Provincia/s relacionada/s

Formosa

Institución/es

PSA (Programa Social Agropecuario) Formosa

Palabras clave relacionadas

algodón,
almácigos,
media sombra,
mucuna,
poroto,
riego,
sarán

Descripción

Las altas temperaturas que durante el verano pueden superar los 42°C y la fuerte insolación, dificultan el cultivo de verduras a cielo abierto en el Noroeste Formoseño. Para cubrir las necesidades familiares, se compran verduras provenientes de Clorinda (Paraguay). Sólo durante el invierno se pueden cultivar verduras a cielo abierto, pero en esta época las verduras son muy abundantes y no es posible colocarlas en el mercado.

Esta tecnología consiste en preparar un armado de palmas tipo enramada que sirve de sostén para el sarán que proporcionará la media sombra a las verduras. Una estructura de 10 x 40 m demanda para su construcción 30 postes de 2,80 m (0,50 m va enterrado). De esta forma, la estructura deja libre 2,30 m de luz para permitir la circulación del productor. Se preparan barejones de palma los que se sujetan con alambres. También se colocan unos postes más bajos (angelitos) que sirven para tensar bien los alambres y permitir un mejor tendido del sarán.

Alternativamente, se puede reemplazar el sarán por mucuna. En este caso se siembra la mucuna en la base de cada poste en el mes de julio para permitir el tiempo suficiente como para que trepe y generar la cobertura necesaria. Cuando se utiliza esta alternativa, es muy importante el manejo de las guías que van a trepando a fin de permitir una cobertura homogénea. Durante el período de cultivo se realizan entre 4 y 6 transplantes de 400 plantas cada uno. Salvo algunos hormiguicidas, en el manejo del cultivo no se utilizan otros agroquímicos. Debajo de la media sombra queda un lugar muy agradable que facilita la realización de las labores. La cosecha se realiza en pleno verano y las verduras obtenidas son destinadas al mercado y a reforzar la dieta familiar.

Contexto de uso

En la actualidad esta tecnología está siendo usada por 10 pequeños productores de las localidades de Espinillo y L. Blanca (provincia de Formosa).

Estas familias poseen pequeñas explotaciones de no más de 3 ha. El rubro principal es el cultivo de algodón, el cual se destina totalmente al mercado. También cultivan maíz, mandioca, poroto y sementera principalmente destinados al autoconsumo, pero con venta eventual de excedentes. Con frecuencia, las familias poseen piletones para riego y pozos con agua de buena calidad. La mayoría de los productores posee títulos provisorios de la tierra que trabaja y generalmente posee electrificación rural.

Costo

El costo para construir una estructura de 10 x 40 m es de $364. Los insumos externos suman un total de $308 (sarán $150; tambores, mangueras y picos para riego $97; alambre $20; semilla $23; y hormiguicida $18). El principal insumo proveniente del interior del sistema es la mano de obra.

En total se demandan 7 jornales para construir la estructura (2 para cortar las palmas, 2 para plantar los postes, 1 para atar los alambres y tensar y 2 para preparar los almácigos). El costo de los 7 jornales es de $56. Durante el ciclo de cultivo se requieren sólo 2 horas diarias de trabajo. Una hora por la mañana para regar las verduras y otra por la tarde para volver a regar y cortar las plantas que estén listas para la venta.

Resultados esperados

La ventaja más importante que presenta esta propuesta es la generación de un ingreso monetario en un momento en que no existen otros ingresos (aún no se cosecha algodón). Según las estimaciones de

un productor que implementó es sistema, a lo largo de 3 meses de cultivo obtuvo un ingreso bruto de $900. Además, proporciona verduras que permiten reforzar la dieta familiar Esta tecnología no genera efectos sociales o ambientales adversos.

Adaptación

Esta es una tecnología flexible y puede adaptarse a diversas situaciones. Por ejemplo, se puede usar en verano para el cultivo de lechuga y otras verduras y también se puede utilizar la estructura durante el invierno para sembrar otros cultivos. Asimismo, la propuesta de manejo que aquí se presenta se adapta a muy distintas escalas productivas y tipos de productores. La tecnología no presenta límites para su incorporación por parte de los productores porque ocupa una muy pequeña superficie de tierra, no demanda mucha mano de obra, y no requiere energía eléctrica. El único inconveniente que se puede observar es que cuando muchos productores entran a este tipo de producción al mismo tiempo, producen saturación del mercado.

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 2: entre $200 y 600   Mano de obra 2: entre 3 y 10 jornales   Capacitación 3: más de 3 jornadas

Tema

Agricultura

Provincia/s relacionada/s

Formosa

Institución/es

PSA (Programa Social Agropecuario) Formosa

Palabras clave relacionadas

algodón,
almácigos,
media sombra,
mucuna,
poroto,
riego,
sarán

Institución

Esta propuesta es llevada a cabo por una promotora del Programa Social Agropecuario de la provincia de Formosa. Existen otras instituciones (por ej. INTA) y empresas privadas que llevan adelante propuestas tecnológicas similares pero a escalas diferentes.

Esta tecnología se difunde a través de jornadas de capacitación a terreno, videos y boletines de divulgación. Para que los productores manejen esta tecnología, deben recibir un mínimo de 4 capacitaciones: armado de la estructura, preparación del sistema de riego, realización de siembras escalonadas y corte y embalaje de la verdura.

Para mayor información sobre las características de esta tecnología, contactar al PSA Formosa. Esta ficha fue elaborada por María Gentil Gómez.

Volver arriba
ARRIBA