Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
  Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
 

Portada|Catálogo de Tecnologías|Directorio de Instituciones|Acerca del Catálogo|SAGPyA

 

Atriplex nummularia como recurso forrajero arbustivo para zona árida

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 3: más de 20 productores   Costo 2: entre $200 y 600   Mano de obra 3: más de 10 jornales   Capacitación 2: entre 1 y 3 jornadas

Tema

Forrajes,
Ganaderia

Provincia/s relacionada/s

La Rioja

Institución/es

FUNDAPAZ (Fundación para el Desarrollo en Justicia y Paz),
INCUPO TEKNYCampo SRL,
INTA EEA La Rioja

Palabras clave relacionadas

alfalfa,
Atriplex,
cabras,
corral,
riego,
sandía,
suplementación,
zapallo

Descripción

Mediante esta tecnología se pretende superar los problemas nutricionales ocasionados por la escasa disponibilidad de forraje verde durante el invierno.

El Atriplex nummularia (o "zampa australiana") en una especie arbustiva forrajera de probada adaptabilidad a las condiciones de aridez y semiaridez y con buena palatabilidad y aceptación por parte del ganado caprino. Esta forrajera se utiliza como complemento del pastoreo en pastizal natural. Las plantas deben ser producidas en almácigo y posteriormente repicadas a macetas donde permanecen hasta que tienen una altura adecuada como para ser transplantadas a campo al inicio de las lluvias. El atriplex debe implantarse en potreros bien cerrados a los que los animales no tengan acceso y es necesario regar los plantines durante el proceso de implantación. Su utilización como forrajera comienza al segundo año de transplantada. Se realizan cortes a una altura no menor de 50 cm del suelo y se suplementa a corral.

Contexto de uso

Esta tecnología se utilizada por productores beneficiarios de los distintos Proyectos y Programas de Desarrollo que se ejecutan en la provincia de La Rioja (INTA-Minifundio, GTZ-Provincia de La Rioja y Programa Social Agropecuario).

Estos productores habitan campos de uso compartidos (campos comuneros) y no poseen títulos perfectos de tenencia de la tierra. La superficie sobre la cual tienen derechos no supera las 200 ha (que es donde se emplazan las precarias instalaciones que poseen), utilizan sólo mano de obra familiar y poseen majadas cuyo número oscila entre 70 y 250 animales. En forma complementaria, crían ganado bovino (15 a 50 animales por familia) y cultivan maíz, zapallos, sandía y melón en secano. La mayoría de los establecimientos no dispone de riego y se ubican en la zona de Los Llanos donde las precipitaciones estivales oscilan entre los 100 mm al Este y 350 mm al Oeste de la región. La vegetación es xerófila con un estrato arbóreo abierto, otro arbustivo semi cerrado y uno herbáceo discontinuo. Los suelos son poco estructurados y en algunos casos se observan importantes procesos erosivos.

Desempeño

Esta tecnología se adapta bien al manejo que realizan los pequeños productores del ganado caprino, ya que es común que suplementen al hato durante periodos críticos. No obstante, con frecuencia utilizan de una manera inapropiada no sólo a los recursos forrajeros nativos, sino también a los adquiridos en el mercado (por ej., alfalfa y maíz).

La suplementación con atriplex ayuda a mejorar el rendimiento productivo de los animales, mejoraría el control de las pariciones a campo (al contar con una reserva forrajera) y permitiría una mejora en la utilización racional de los recursos vegetales.

Costo

La mayoría de los materiales a utilizar para incorporar esta tecnología, constituyen autoinsumos que se encuentran en el predio productivo. La implantación de 1 ha de atriplex requiere la compra de materiales en el mercado por un valor de $470. El valor de los materiales locales (postes y varillas) asciende a $300.

La construcción del potrero para implantar el atriplex (desmonte y alambrado) demanda 50 jornales. La preparación de almácigo y transplante de los plantines a campo requiere 21 jornales.

Resultados Esperados

La utilización de esta tecnología permitirá disminuir la incidencia de enfermedades en la majada, evitar la pérdida de cabritos nacidos en campo, reducir los costos por suplementación en períodos críticos y aumentar la eficiencia productiva de la majada (número de cabrito/cabras/año).

Esta tecnología no genera ningún tipo de efecto negativo en el ambiente ni tampoco afecta la sustentabilidad de los sistemas productivos. Por el contrario, favorece la recuperación del pastizal natural.

Adaptación

Esta tecnología se adapta bien, especialmente para aquellos productores que son propietarios de la tierra y pueden realizar mejoras permanentes en su sistema productivo. El diseño puede modificarse de acuerdo a las distintas condiciones productivas y su incorporación puede realizarse en forma gradual de acuerdo a las posibilidades económicas del productor.

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 3: más de 20 productores   Costo 2: entre $200 y 600   Mano de obra 3: más de 10 jornales   Capacitación 2: entre 1 y 3 jornadas

Tema

Forrajes,
Ganaderia

Provincia/s relacionada/s

La Rioja

Institución/es

FUNDAPAZ (Fundación para el Desarrollo en Justicia y Paz),
INCUPO TEKNYCampo SRL,
INTA EEA La Rioja

Palabras clave relacionadas

alfalfa,
Atriplex,
cabras,
corral,
riego,
sandía,
suplementación,
zapallo

Institución

Esta tecnología es ofrecida por el Grupo de Producción Caprina de la Estación Experimental Agropecuaria del INTA de la provincia de La Rioja. Instituciones como INCUPO, FUNDAPAZ, Be.Pe, el Programa Social Agropecuario y los distintos proyectos de la Unidad de Planes y Proyectos para el Minifundio del INTA, están ofreciendo propuestas tecnológicas similares que parten del mismo concepto.

Su difusión se realiza mediante talleres de capacitación a productores, visitas a los predios y material de difusión. Para que se realice la incorporación de este tipo de tecnología se necesita 3 capacitaciones técnicas (vivero, transplante y utilización).

Para mayor información acerca de las particularidades de esta tecnología, contactar a la EEA INTA La Rioja. Esta ficha fue elaborada por la Ing. Zoot. Patricia Chagra Dib, el Téc. Daniel Leguiza y el Med. Vet. Tomás Vera.

Volver arriba
ARRIBA