Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
  Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
 

Portada|Catálogo de Tecnologías|Directorio de Instituciones|Acerca del Catálogo|SAGPyA

 

Uso de "penca" como alternativa forrajera

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 3: más de 10 jornales   Capacitación 2: entre 1 y 3 jornadas

Tema

Forrajes,
Ganaderia

Provincia/s relacionada/s

Catamarca,
Chaco,
Córdoba

Institución/es

INTA AER Villa Dolores (Córdoba),
Universidad Nacional de Catamarca Departamento de Producción Animal. (Fac. de Cs. Agrarias)

Palabras clave relacionadas

cabras,
Cenchrus,
corral,
riego,
vacas

Descripción

El empleo de la penca (Opuntia ficus-indica) en el sistema extensivo de cría de ganado, tiene por objeto brindar un recurso forrajero alternativo complementario durante el periodo de deficit invierno-primaveral. Este bache forrajero afecta el estado nutricional de los animales, llegando incluso a causar su muerte.

La "penca", "tuna", o "tuna de castilla", es un cultivo tradicional del Noroeste Argentino. No obstante, en la actualidad su cultivo se encuentra relativamente abandonado. La penca es un arbusto suculento, de la familia Cactaceae, de gran potencial de adaptación a condiciones ambientales extremas. Su valor radica en que aún en períodos de sequía aporta un alto contenido de agua (90%), vitaminas (A y C) y minerales (calcio, fósforo y potasio). Se propaga asexualmente, a través de los cladodios, comúnmente denominados "paletas" o "raquetas", los que enraizan fácilmente cuando se ponen en contacto con el suelo.

La implantación del cultivo se efectúa utilizando cladodios provenientes de plantas madres, seleccionados por su estado sanitario y vigor. Una vez deshidratados a la sombra, los cladodios (2 ó 3) se trasladan al lugar definitivo, donde se entierran en forma vertical sobre tierra ligeramente removida con pala. Al momento de plantación, es conveniente construir tazas colectoras de agua. El primer cladodio se entierra hasta la mitad tomando la precaución de exponer sus caras hacia el Este y el Oeste a fin de maximizar su exposición al sol. En igual sentido deben establecerse las hileras de plantación, aconsejando densidades de 3 x 3 m o 4 x 4 m. La época de plantación es amplia. En el otoño los suelos disponen aún de suficiente humedad y en el verano (en el período de lluvias), pueden presentarse problemas de enfermedades por hongos que ingresan en las heridas durante la implantación. Los pencales pueden comenzar a aprovecharse a partir del cuarto o quinto año, siendo importantes los rendimientos que se obtienen a partir del octavo año. Una plantación adulta proporciona entre 40.000 y 100.000 kg de forraje verde/ha/año. Una vaca puede consumir entre 40 y 60 kg de pencas por día y las cabras consumen entre 4 y 7 kg. No es aconsejable dejar ingresar a los animales a la plantación, sino cortar los cladodios y trasladarlos para su consumo (trozados o enteros) a un corral de encierre. Entre las hileras, es posible implantar otras forrajeras tales como Cenchrus ciliaris, Atriplex nummularia o cultivos hortícolas (este último uso no está desarrollado). Las plantas ya existentes en la explotación pueden rejuvenecerse con podas de formación, mantenimiento y rejuvenecimiento. Con riegos y abonados con estiércol vacuno o caprino (10 kg/planta/año) los rendimientos se incrementan y la plantación se mantiene saludable y vigorosa.

Contexto de uso

Esta tecnología fue implementada por productores de ganado caprino de la comunidad de Las Peñas del departamento La Paz (provincia de Catamarca), durante el transcurso del programa de investigación emprendido entre 1992 y 1996 por el Departamento de Producción Animal de la Facultad de Ciencias Agrarias (UNCa).

Las Peñas es un campo comunero de aproximadamente 10.000 ha, ubicado al Este del faldeo de la Sierra de Ancasti, en el Chaco Seco. Sus recursos naturales se encuentran degradados y viven allí 40 familias rurales quienes se dedican a la cría extensiva de caprinos para carne (2.000 cabezas). Esta es la principal fuente de ingreso económico de las familias. En todos los casos usan mano de obra familiar y son comunes las migraciones (estacionales o permanentes) a fin de contribuir a la economía familiar.

Desempeño

La tecnología propuesta se encuentra tradicionalmente incorporada a la unidad productiva, en áreas cercadas con alambres, cercos vivos y cercos de ramas espinosas. El cerramiento efectivo del pencal es un requisito indispensable si se pretende obtener todo su potencial productivo.

La adopción de normas de manejo de la tecnología propuesta produce un incremento en la producción de forrajes suculentos en períodos de déficit alimenticio y escasez de agua para bebida. Además permite mantener el estado nutricional de los animales, e incluso salvar animales débiles durante los períodos secos normales y extraordinarios que poseen las regiones áridas y semiáridas.

Costo

El costo de la tecnología propuesta es sumamente bajo y generalmente no depende de materiales extraprediales. Demanda primero la selección, cortado y deshidratado de los cladodios a plantar, y la preparación de 1 ha de terreno (marcación, construcción de los pozos con tazas colectoras de agua, e implantación).

El proceso completo demanda unos 12 jornales/ha y el cuidado y manejo posterior entre 5 y 7 jornales.

Resultados Esperados

El uso adecuado de la penca forrajera actúa directamente sobre el proceso productivo, ya que mejora el estado nutricional de los animales, asegura su mantenimiento y supervivencia, e incide favorablemente en el ingreso económico de los productores.

No genera efectos adversos sobre el ambiente, sino por el contrario contribuye a su sustentabilidad.

Adaptación

La tecnología propuesta es sencilla y de fácil adopción por parte de los productores. La envergadura del emprendimiento va a depender de la condición económica de los productores, la disponibilidad de mano de obra familiar, el destino de la producción y el tamaño del rodeo (o majada) a alimentar.

La disponibilidad económica y de mano de obra y el tipo de tenencia de la tierra pueden limitar la incorporación de la tecnología a los sistemas productivos de los pequeños productores.

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 3: más de 10 jornales   Capacitación 2: entre 1 y 3 jornadas

Tema

Forrajes,
Ganaderia

Provincia/s relacionada/s

Catamarca,
Chaco,
Córdoba

Institución/es

INTA AER Villa Dolores (Córdoba),
Universidad Nacional de Catamarca Departamento de Producción Animal. (Fac. de Cs. Agrarias)

Palabras clave relacionadas

cabras,
Cenchrus,
corral,
riego,
vacas

Institución

Esta tecnología es ofrecida por el Departamento de Producción Animal de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Catamarca. El INTA Catamarca ofrece propuestas tecnológicas similares.

Para su implantación, esta tecnología requiere de un proceso de capacitación específica, referida a su implantación, manejo y forma de aprovechamiento.

Para mayor información acerca de las características de la tecnología, consultar a la Facultad de Ciencias Agrarias (UNCa). Esta ficha fue elaborada por el Ing. Agr. Ms. Sc. Rafael Horacio Santa Cruz y el Med.Vet. Enrique M. Nogués.

En el marco del presente Relevamiento Nacional de Tecnologías para Pequeños Productores, otra institución presentó una ficha tecnológica muy similar, la que no se publica por razones de espacio. La principal diferencia con la aquí descripta, radica en que propone la construcción subsidiada de un alambrado de 12 hilos y el aprovechamiento multipropósito de los pencales, a partir del uso de la fruta y la intersiembra con otras forrajeras. En caso de que alguien necesite información especifica sobre este caso, se presentan a continuación los detalles institucionales y el nombre de la persona a contactar.

Agencia de Extensión Rural, INTA Villa Dolores (provincia de Córdoba). Contactar al Ing. Agr. Jorge Urbieta.

Volver arriba
ARRIBA