Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
  Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
 

Portada|Catálogo de Tecnologías|Directorio de Instituciones|Acerca del Catálogo|SAGPyA

 

Cultivo de alfalfa en lineas para la producción de semillas

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 3: más de 20 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 2: entre 3 y 10 jornales   Capacitación 3: más de 3 jornadas

Tema

Agricultura,
Forrajes

Provincia/s relacionada/s

Santiago del Estero

Institución/es

FUNDAPAZ (Fundación para el Desarrollo en Justicia y Paz),
INCUPO TEKNYCampo SRL,
INTA EEA Santiago del Estero

Palabras clave relacionadas

alfalfa,
algodón,
arado,
riego,
sembradora,
tracción animal

Descripción

El cultivo de alfalfa en líneas permite un mejor manejo técnico para la obtención de semilla de calidad. Además, la propuesta técnica se adecua a la reglamentación para la producción de semilla con identificación y certificación.

La producción de semilla de alfalfa se puede dividir en 3 etapas: preparación del suelo y siembra, manejo del cultivo y cosecha y comercialización. La tarea se inicia con el emparejamiento del terreno a sembrar, a fin de lograr un uso más eficiente del agua (ya sea de riego o lluvias) y evitar encharcamientos. Para realizar la nivelación se emplea nivel de manguera y el movimiento de suelo se realiza con pala de arrastre y niveleta con tracción a sangre. En los sistemas de pequeños productores las siembras no superan las 2 ha. Se emplea una sembradora de alfalfa de un surco (por ej., Bisig) con tracción animal o directamente movida por quien opera la máquina. La alfalfa se siembra en líneas a 70 cm y se usan 2 kg de semilla/ha. La sembradora tiene un regulador para depositar la semilla a la profundidad deseada y cuenta con un disco metálico que permite seleccionar distintas densidades de siembra. Ubicando esta placa en el punto 2, se distribuyen entre 7 y 10 semillas cada 20 ó 30 cm. Las guías tapasurcos aseguran el tapado de la semilla y la tarea se completa con la acción de una rueda compactadora. Un marcador metálico regulable permite que vayan quedando señaladas las nuevas líneas de siembra. El manejo del cultivo incluye labores como carpidas y control de malezas en la trocha, así como el monitoreo y manejo de plagas.

Contexto

Esta tecnología es usada por pequeños productores en el departamento Figueroa (provincia de Santiago del Estero), relacionados con el Proyecto de Minifundio de INTA. Se trata de unos 80 pequeños productores organizados y las máquinas de que disponen son de uso comunitario. También la utilizan un grupo de alrededor de 10 productores de la localidad de Isla Verde en el departamento Atamisqui.

En el departamento Figueroa, los sistemas productivos son en general mixtos. Los productores cuentan en promedio con 4 ha, de las cuales 1 se destina a alfalfa, 2 a algodón y 1 a maíz y plantas de guía. El 80% de los productores dispone también de 1 a 8 vacunos y el 60 % tiene potreros de 5 a 10 ha cercados con ramas. La producción para el autoconsumo se completa con unas 20 gallinas, huertas familiares y lo que se pueda obtener del monte. En monte de uso comunitario crían en promedio unas 20 cabras y ovejas y un par de animales de trabajo.Es frecuente la migración temporaria de al menos un miembro de la familia. Llueven 550 mm anuales distribuídos entre noviembre y marzo. La vegetación natural es un monte degradado donde predominan las asociaciones de jume y vinal. Los suelos son de regular aptitud agrícola y con tendencia a la salinidad. Los productores disponen de 1 a 2 riegos al año, los cuales se ven actualmente bastante restringidos debido a fallas del sistema. El sistema de riego presenta graves problemas de infraestructura y carcavamientos. El agua se toma del río Salado y durante el invierno, la elevada salinidad no permite su uso para.

En el caso de los productores de Isla Verde, los sistemas productivos son ganaderos, con un promedio de 40 cabras y 5 a 10 vacas. La alfalfa ocupa bajos naturales de entre 0,5 y 1 ha. El cultivo es posible porque se aprovecha el agua de escorrentía proveniente de la periferia de los bajos naturales. La migración definitiva y estacional es mucho mayor que en el departamento Figueroa. Aquí llueven también 550 mm anuales, el monte está más degradado y achaparrado y el tenor de salinidad de los suelos es en general elevado. El sobrepastoreo y falta de potreros contribuye aún más a la degradación del suelo.

Desempeño

El comportamiento de la tecnología es excelente, ya que con la siembra en líneas disminuyen los costos debido al menor uso de semilla. Permite además regular mejor la cantidad, profundidad y distribución de las semillas. El uso de la sembradora permite sembrar, tapar y compactar la semilla en una sola operación. Esto favorece el crecimiento ya que se logran plantas más uniformes, erectas y abiertas y permiten un mejor control de malezas en la trocha. La penetración de la luz solar es mayor y se logra un ambiente adecuado para la floración, visita de los polinizadores y cosecha. También favorece el corte e hilerado y permite la cosecha temprana planta por planta en forma manual. Además, los requerimientos de agua son menores. Como principal desventaja se menciona el hecho de que en algunas casos las siembras no se realizan en el momento preciso debido a que las sembradoras son de uso comunitario.

Tradicionalmente, los productores siembran la alfalfa al voleo, empleando entre 20 y 30 kg de semilla- /ha. La variedad utilizada en este caso es la Saladina, un ecotipo local del grupo 7, con reposo invernal y más de 100 años de adaptación a la zona. No obstante, el mercado demanda alfalfas de los grupos 8 y 9 como por ejemplo la Salinera INTA, que es la recomendada para las siembras en líneas. También existe demanda de semillas fiscalizadas, con alto grado de pureza varietal, la cual se garantiza mediante la tecnología de producción aquí ofrecida. Los productores obtienen también una mejora económica ya que venden la Saladina entre 1,50 a 2,50 $/kg versus 3,50 a 4 $/kg obtenido de las variedades utilizadas para la siembra en línea.

Costo

El principal costo que tiene la implantación de alfalfa en líneas es la mano de obra. En esta región se asigna un valor de $10 a la jornada de trabajo humano y $2 a la jornada de trabajo animal. Para la tarea de nivelación del terreno se emplean 2 jornales/ha trabajando con 2 animales de tiro ($28). Para preparar el terreno se realizan 2 roturaciones con maquinaria contratada a un costo de 20 a 25$/ha. Luego se pasa una rastra de púas con 1 caballo ($12). Para la siembra se emplea 1 jornal/ha ($10) y 2 kg de semilla original ($16). En caso de que la siembra se realice con tracción a sangre se necesitan (2 animales) se requieren 6 jornales ($84). En síntesis, en el caso de que se utilice tracción mecánica el costo es de 106$/ha, de los cuales $48 corresponden a jornales. Si la siembra se realiza con tracción a sangre, el costo es de $154, de los cuales $100 corresponden a jornales.

El manejo del cultivo incluye 5 jornales ($50) y 10 jornales animal ($20) para tareas de carpidas y cultivo de la trocha con arado de mancera. Se requiere 1 jornal ($10) para la aplicación con mochila de un agroquímico específico para el control de plagas, cuyo costo es de $15.

Resultados esperados

La aplicación de esta tecnología acompañada de un adecuado manejo del cultivo, permite obtener 500 kg de semilla/ha y 140 fardos en 2 cortes anuales. Esto representa un ingreso de 2.000 $/ha por la venta de semilla y 280 $/ha por la venta de fardos. Ningún otro rubro genera ese nivel de ingreso. Además permite elevar y sostener la actividad pecuaria de la familia, ya que la alfalfa constituye la base de la alimentación de los animales. Esto mejora substancialmente el autoconsumo familiar y también sus ingresos a través de la venta de cabritos, gallinas, pavos, cerdos, huevos y queso. Además del incremento en el ingreso, se logra una distribución más uniforme a lo largo del año. Esto tiene un efecto positivo en la dinámica familiar ya que disminuye la necesidad de realizar tareas extraprediales, se mejora el acceso a salud y vestimenta de la familia, y produce un efecto psicológico positivo al contar con un cultivo siempre verde y productivo en zonas semiáridas y con alto proceso de degradación. En algunos casos puede favorecer el asociativismo de los productores a partir del uso compartido de maquinaria, adquisición de insumos y colocación de la producción en el mercado.

La tecnología no genera desechos indeseables ni ningún tipo de contaminación. Al contrario, la siembra de alfalfa y su rotación con los otros cultivos de la zona (maíz y algodón), garantiza la recuperación y mantenimiento de la fertilidad de los suelos.

Adaptación

La tecnología es flexible y permite obtener muy buenos resultados si se dispone como mínimo de 1 riego anual. En situaciones de secano y precipitaciones como las arriba mencionadas, la siembra en bajos naturales o trabajados para captar el agua de lluvia de escorrentía, es otra alternativa probada para su producción. En ambos casos sus resultados son superiores a la siembra tradicional. Además del uso para semilla, también se puede emplear esta técnica en siembras doble propósito (semilla y fardos) con líneas espaciadas a 30 cm.

Una situación que podría limitar la incorporación de esta tecnología por parte de los pequeños productores es la carencia de maquinaria para la siembra. De todos modos, el costo de la sembradora es reducido y puede ser adquirida en forma particular o grupal. Otra dificultad la constituye la experiencia anterior de los productores quienes están acostumbrados a sembrar la alfalfa al voleo y no siempre están dispuestos a cambiar el tipo de siembra.

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 3: más de 20 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 2: entre 3 y 10 jornales   Capacitación 3: más de 3 jornadas

Tema

Agricultura,
Forrajes

Provincia/s relacionada/s

Santiago del Estero

Institución/es

FUNDAPAZ (Fundación para el Desarrollo en Justicia y Paz),
INCUPO TEKNYCampo SRL,
INTA EEA Santiago del Estero

Palabras clave relacionadas

alfalfa,
algodón,
arado,
riego,
sembradora,
tracción animal

Institución

Esta propuesta tecnológica ha sido generada por la Estación Experimental Agropecuaria INTA Santiago del Estero. Si bien otras instituciones como INCUPO o FUNDAPAZ disponen de similares herramientas para la siembra, no generan la tecnología.

Las tecnologías generadas se desarrollan en el Campo Experimental La María y se difunden luego a través de los grupos de Cambio Rural, los 5 Proyectos de Minifundio y de los técnicos de Pro Huerta. Para su correcta utilización por parte de los productores, esta tecnología requiere 12 jornadas de capacitación para las tareas de nivelación, siembra en líneas, manejo del cultivo y monitoreo de plagas.

Para mayor información acerca de las características de esta tecnología, contactar a la EEA INTA Santiago del Estero. Esta ficha fue elaborada por el Ing. Mario Berton.

Volver arriba
ARRIBA