Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
  Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
 

Portada|Catálogo de Tecnologías|Directorio de Instituciones|Acerca del Catálogo|SAGPyA

 

Rastra de dientes a tracción a sangre para implantar Buffel grass

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 1: hasta 3 jornales   Capacitación: No hay información

Tema

Agricultura,
Forrajes,
Ganaderia

Provincia/s relacionada/s

La Rioja

Institución/es

Dirección de Recursos Agropecuarios y Agroindustrias (La Rioja) La Rioja,
Unidad de Financiamiento del Ministerio Coordinador (La Rioja) La Rioja

Palabras clave relacionadas

arado,
Buffel grass,
clausura,
rastra de dientes,
vacas,
zapallo

Descripción

Esta propuesta tecnológica constituye una alternativas dentro de la estrategia de recuperación de áreas desmontadas degradadas y se orienta a la diversificación del sistema productivo, mediante el cultivo en secano de buffel grass en doble propósito (forrajes y semillas). El buffel grass ha demostrado una gran plasticidad ecológica para adaptarse a cualquier tipo de suelo, como así también una gran capacidad para producir forraje y semilla. El uso del arado mancera, no se adapta a las condiciones culturales de implantación de esta especie, demanda un elevado gasto de energía por parte del animal de tiro y del operador y una baja eficiencia de siembra por unidad de tiempo. Esta es la causa que ha motivado el diseño de un implemento, ágil, liviano y de bajo costo, destinado a implantar buffel grass en secano.

El implemento se parece a una rastra de dientes de forma triangular, cuya base mide 0,60 m y los lados 1 m. En su vértice se coloca una rueda cuyo tamaño regula la profundidad de siembra. Por encima de esta rueda se construye el enganche con el balancín, desde donde parten las cadenas hacia el pechero del animal que tracciona el implemento. En la superficie delimitada por el triángulo se colocan tres travesaños de hierro para facilitar su lastrado. En su parte anterior existen 3 cuchillas de corte separadas a 20 cm., que dejan una impronta en el suelo de 7 cm. de ancho. Por encima de la barra que sujeta las cuchillas, el implemento tiene 2 bastidores con mangos cuya función permite la manipulación del implemento por parte del operador.

Contexto de uso

Este implemento ha sido probado, por el equipo responsable de este proyecto, en el establecimiento ganadero "Las Latas" ubicado sobre la ruta provincial 5 a 80 km de la ciudad de La Rioja. Este establecimiento es representativo de los denominados sistemas de producción bovinos y caprinos de campos abiertos.

Son pequeños productores ganaderos, que crían ganado bovino y caprino y que están ubicados en minifundios, o en campos sin cerramiento perimetral. Estos productores se ubican en los Llanos de La Rioja (5,8 millones de ha) y representan más del 85% del total de productores de la provincia. Se caracterizan por tener muy bajos ingresos prediales, razón por la que deben recurrir al empleo extrafinca. En sus campos existe un grave deterioro del campo natural, en particular de los estratos más productivos (arbóreo y herbáceo). Como consecuencia de estos procesos, es marcado el éxodo rural de aquellos pobladores que se encuentran en las edades laboralmente más activas. Según Calella y Corzo, la actividad ganadera se orienta a la cría, con un porcentaje importante de recría de la propia producción, comercializando novillos y vacas adultas. Tanto la calidad como los precios que obtienen son bajos en relación al promedio zonal. Crían también cabras para la producción y venta de cabritos lactantes y obtienen además carne para el autoconsumo familiar (cabras adultas de descarte y cabrillonas). La atención de los animales la realiza el grupo familiar, en particular las mujeres y niños, aunque la majada pastorea sin guía. Los hombres, por lo general, efectúan tareas remuneradas fuera del campo, en forma permanente o transitoria, dentro o fuera del sector agropecuario. Destinan pequeños cercados para la realización de cultivos de secano para autoconsumo como maíz y zapallo. La mayoría de los productores de éste estrato viven en el campo y raramente contratan mano de obra asalariada. A menudo, los campos abiertos están ubicados cerca de zonas serranas, y los productores aprovechan el pastizal natural de la zona llana durante el verano y llevan los animales a la sierra en el invierno y primavera.

Desempeño

Durante las pruebas de evaluación del implemento, se hicieron reuniones con los productores del lugar, a fin de mostrar la ductilidad del implemento, y explicar la importancia de la diversificación productiva y las ventajas de la implantación del buffel grass. Los mismos productores tuvieron la oportunidad de usar el implemento, lo que permitió recoger algunas ideas y propuestas que permitirán incorporar mejoras. Por razones presupuestarias estas modificaciones no han podido todavía incorporarse, ni tampoco ha sido posible darle continuidad al proceso de difusión de la tecnología.

Para implantar el buffel grass, tradicionalmente usaban el arado de mancera, o arrendaban tractores a terceros para preparar la cama de siembra con arado o rastra de discos. Esta última alternativa implica una solución parcial al problema ya que para usar el tractor los productores deben pagar 80 $/ha por el servicio. El implemento aquí descripto presenta una serie de ventajas sobre el uso del arado de rejas para sembrar buffel grass ya que no sólo duplica su eficiencia de siembra, sino que demanda un menor gasto de energía tanto para la bestia de tiro como para el productor.

Costo

La rastra de dientes a tracción a sangre aquí ofrecida puede ser construida mediante la utilización de caños y hierros ángulos de acceso común en el mercado local. Su costo total no supera los $150. Debe computarse además la compra de semillas y el costo de cercado del predio, el que normalmente se realiza utilizando ramas y postes del lugar. El productor debe poseer un animal de tiro manso y adaptado a este tipo de laboreo. Este puede ser una mula o caballo con sus correspondientes arneses. Su costo no supera los $300 y puede ser usado también para otras actividades del campo (recolección de leña, pastoreo, siembra de maíz y zapallos, traslado de agua, etc.).

En una jornada de 8 horas de trabajo se pueden sembrar con este implemento 4 ha de buffel grass. Con el arado de mancera, en cambio, se pueden sembrar sólo 2 ha. Usando esta herramienta, el costo de implantación del buffel grass asciende a 35-40 $/ha.

Resultados esperados

Al cabo del segundo año de siembra, es posible que se logre un 100 % de implantación del buffel grass. Con precipitaciones de 330 mm anuales se obtiene una producción de 1.900 kg de MS/ha/año, versus los 100 kg de MS/ha/año (o menos) que producen los ambientes degradados. Esta producción forrajera puede ser utilizada en diferido y a posteriori de la cosecha de la semillas. El rendimiento de semilla varía entre 70 y 100 kg/ha pero depende en gran medida de la eficiencia del método de cosecha utilizado.

La posibilidad de que esta propuesta tecnológica mejore los ingresos de los pequeños productores es alta. Primero porque se recuperan ambientes o tierras considerados ociosos en términos de valoración económico-financiera y segundo porque sobre la base de los rindes forrajeros indicados en el párrafo anterior, sería posible pasar de receptividades de 20 ha/unidad ganadera (en las situaciones degradadas) a receptividades de 2 ha/unidad ganadera (en las situaciones mejoradas con la siembra de buffel grass). Finalmente, una cosecha modesta de 50 kg de semilla/ ha permitiría generar un ingreso de 150 $/ha.

Esta propuesta tecnológica no produce efectos adversos sobre el ambiente. En áreas degradadas la implantación de buffel grass inmediatamente después de ocurrida una precipitación de 30 milímetros, atenúa todo tipo de impacto que necesariamente se produce durante la roturación de suelos. El impacto del instrumento no está convenientemente medido. No obstante, los técnicos responsables de su diseño consideran que el impacto es muy bajo.

Adaptación

El buffel grass, presenta una gran plasticidad a distintos tipos de suelos y estados de degradación. Si a esto se suma un implemento acorde a las exigencias culturales de esta pastura, se obtiene una propuesta tecnológica que se adecua a los sistemas productivos de los pequeños productores de la zona. Asimismo, ofrece una alternativa para la recuperación productiva de ambientes degradados y representa una posibilidad concreta que permite diversificar las explotaciones a través de la producción de semillas. La ocurrencia de muy escasas precipitaciones constituye la única causa que puede limitar la incorporación de esta tecnología por parte de los pequeños productores. Si también se pretende producir semillas, es necesario clausurar el potrero durante el periodo estival.

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 1: hasta 3 jornales   Capacitación: No hay información

Tema

Agricultura,
Forrajes,
Ganaderia

Provincia/s relacionada/s

La Rioja

Institución/es

Dirección de Recursos Agropecuarios y Agroindustrias (La Rioja) La Rioja,
Unidad de Financiamiento del Ministerio Coordinador (La Rioja) La Rioja

Palabras clave relacionadas

arado,
Buffel grass,
clausura,
rastra de dientes,
vacas,
zapallo

Institución

La tecnología fue generada por un equipo de trabajo integrado por personal de Dirección de Recursos Agropecuarios y Agroindustrias de la Provincia de La Rioja y la Unidad de Financiamiento del Ministerio Coordinador de la Provincia de La Rioja.

En la actualidad, la difusión de la presente tecnología con participación directa de productores de la presente tecnología es muy baja. Sólo se han producido algunas cartillas o folletos y se la ha presentado recientemente en la muestra estática Expo Rioja '99, llevada a cabo en la provincia de La Rioja.

Para mayor información acerca del rolito poceador, contactar a la Dirección de Recursos Agropecuarios y Agroindustrias. Esta ficha fue elaborada por los Ing. Héctor Felipe Calella y Raúl Corzo.

Volver arriba
ARRIBA