Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
  Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
 

Portada|Catálogo de Tecnologías|Directorio de Instituciones|Acerca del Catálogo|SAGPyA

 

Pasto Panamá bajo cobertura arbórea de Pino Eliotti

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión: No hay información   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 3: más de 10 jornales   Capacitación 2: entre 1 y 3 jornadas

Tema

Agricultura,
Forestal,
Forrajes,
Ganaderia

Provincia/s relacionada/s

Misiones

Institución/es

INTA EEA Cerro Azul (Misiones)

Palabras clave relacionadas

arado,
arroz,
cobertura arbórea,
pasto elefante,
pasto panamá,
pasturas,
pino elliotti,
soja,
suplementación,
tabaco

Descripción

La incorporación de pasto panamá bajo cobertura de pino permite abordar una serie de problemas que se observan en los sistemas de pequeños productores. Entre otros, se destaca la baja producción de carne/ha, el largo ciclo de terminación, la mala calidad de terminación de los animales, el alto peligro de incendios y la baja producción de las forestaciones, la elevada presencia de malezas y hormigas y la baja sustentabilidad de los recursos.

En una superficie forestada con Pino eliotti, se implanta pasto elefante var. panamá (Pennisetum pupureum). Preferentemente en los meses de Marzo o Abril, se clavan estacas de 3 o 4 nudos, con un distanciamiento para suelos pedregosos de 1 m entre líneas y 0,5 m entre estacas. De esta forma se procura que queden de 2 a 3 surcos centrales plantados con la pastura. En suelos menos pedregosos y rojos se realiza el surqueado con bueyes y se colocan y tapan con tierra las estacas sobre los surcos. Es preferible implantar la pastura en lugares con exposición Norte y de la media loma para arriba para poder escapar a las heladas. Previo a la plantación es necesario establecer un semillero para proveer de material vegetativo a la futura plantación. Para plantar una ha, alcanza con la carga de una camioneta común (1.000 Kg. de estacas). En el caso de plantaciones de pinos de más de 5 años, se debe realizar un raleo selectivo por lo bajo, o bien un raleo comercial dejando la masa forestal con una densidad de 500 a 600 árboles/Ha. Esto permitirá alcanzar el 50% de la luminosidad de un campo abierto (la entrada de luz se regula efectuando poda de altura). Si bien a cielo abierto, el pasto panamá produce su máximo potencial de forraje (14.500 Kg. de MS/ha), bajo una densidad de 500 árboles/ha de pinos de 10 años, la producción alcanza los 10.000 Kg., presentando la ventaja adicional de brindar protección en contra de las heladas.

La entrada de los animales a la pastura se produce cuando ha formado buenos macollos. Se comienza con cargas livianas con un régimen de corte de cada 42 días. Con el uso de pastoreo rotativo (8 a 10 potreros subdivididos), los cambios de potrero se realizan de acuerdo a la necesidad de rebrote de la pastura, siendo los períodos de pastoreo y descanso de 7 y 54 días, respectivamente.

Contexto de uso

En la actualidad el pasto panamá se encuentra difundido en distinto grado entre los pequeños productores del área de influencia de la EEA INTA Cerro Azul. De quienes lo han incorporado, la mayor parte lo tiene como semillero o estaquero. Los productores ligados a algún proyecto forestoganadero ya lo han incorporado entre los líneos de pino o bien a cielo abierto. En muy pocos casos se encuentra incorporado como componente de un sistema forestoganadero de engorde.

Esta propuesta tecnológica se utiliza en sistemas productivos donde la producción para el autoconsumo constituye un componente importante. Estos productores se asientan sobre áreas con suelos marginales de la provincia (suelos pedregosos, pocos profundos y con pendientes superiores al 12 %). Muy pocos son propietarios con título de las tierras que ocupan (25 ha de tamaño modal) y se presentan formas jurídicas de apropiación bastante variables. Con frecuencia se observa la compra-venta de mejoras y sus explotaciones poseen un nivel muy bajo de capitalización. Generalmente, el tabaco es el único cultivo de renta, proporcionando el único ingreso monetario a la unidad doméstica. La producción para el consumo familiar consiste en cultivos anuales, donde la mandioca y el maíz constituyen cultivos multipropósito que aparecen en la totalidad de las chacras. Las familias también cultivan poroto, soja, batata, y arroz. La cría de ganado bovino y porcino son las principales actividades pecuarias y constituyen actividades complementarias a las agrícolas y destinadas principalmente al autoconsumo. También poseen algunas aves de corral. El promedio de bovinos por familia es de 6 cabezas, incluyendo aquí la yunta de bueyes utilizada como principal fuerza de tracción. La ganadería menor (porcinos y aves) está orientada al autoconsumo, aunque eventualmente se comercializan algunos excedentes. En cambio, la ganadería bovina cubre necesidades financieras de la familia ante gastos especiales y funciona como una "caja de ahorro".

El clima de la región es subtropical húmedo sin estación seca. La temperatura media anual es de 21ºC y la amplitud térmica es de 10ºC. Las precipitaciones son abundantes, y alcanzan un promedio de 1.954 mm. El régimen pluviométrico es isohigro, con alternancia en las diferentes estaciones de períodos de sequías o lluvias abundantes. El relieve está conformado por un área elevada que funciona como divisoria de aguas y que constituye el relicto de la meseta, caracterizado por ser accidentado con declives cortos. Las colinas se extienden en todas direcciones y sus laderas caen abiertamente a los cauces de los afluentes del río Uruguay, formando valles espaciosos de relieve redondeado según el curso de los arroyos. Las geomorfas más comunes resultantes de la acción fluvial son: lomas, terrazas, valles y cauces. En la zona predominan los suelos toscosos del Complejo 6 en sus 2 fases A y B. En un índice de productividad de 1 a 100, los suelos de la zona presentan valores que oscilan entre 1 y 50. La erosión hídrica es la principal causa de degradación y pérdida de productividad de los suelos. Luego de 100 años de colonización, en algunas áreas los suelos han perdido su aptitud agrícola.

Desempeño

Aunque no existen evaluaciones específicas, el pasto panamá es una de las pasturas más difundidas en las chacras de los pequeños productores. Esto se debe a su gran adaptabilidad, su elevada producción de forraje y su fácil implantación.

Tradicionalmente, los animales se alimentaban sobre pasturas naturales tales como pasto horqueta y pasto jesuita. También existen algunos productores que implantaron pasto estrella (Cynodon plectosthyus). El ganado se maneja con pastoreo continuo en potreros o bien mediante el pastoreo con soga en áreas abiertas. En cuanto a las plantaciones forestales, existe una elevada superficie de pino elliottii sin ralear en las chacras de pequeños productores, o que han sido raleadas y extraído los mejores pies de la masa. En términos comparativos, la tecnología aquí ofrecida presenta sobre la tecnología tradicional las siguientes ventajas: elevada producción de forraje (14.500 kg MS/ha/año), fácil implantación y manejo, bajo costo e incorporación al uso ganadero de tierras ocupadas con forestaciones de pinos. Además, el raleo mejora las condiciones de la masa forestal aumentando la producción y el crecimiento diamétrico de los pies, disminuye el peligro de incendios, disminuye la presencia de hormigas y malezas, atenúa el efecto adverso de heladas y calores intensos sobre la pastura, y aumenta la sustentabilidad del suelo.

Entre las principales desventajas se destacan las siguientes: el pasto panamá es sensible a las heladas y se presenta un bache forrajero durante el invierno, no se adapta a suelos bajos no drenados, pocos productores manejan integralmente las propuestas forestoganaderas, en masas forestales de alta densidad (más de 600 árboles/ha) reduce la producción de forraje, resulta difícil efectuar el raleo ya que no se puede comercializar la madera.

Costo

Su implementación no requiere la compra de insumos provenientes del mercado. Sólo es necesario conseguir las estacas para iniciar el semillero, las que son provistas por la EEA Cerro Azul o en predios de colonos vecinos. También es necesario usar una yunta de bueyes, arado tipo "tatú" y machete para cortar las estacas.

El raleo de una plantación de pino de 10 a 12 años de edad reduce su densidad en un 50 % y demanda un gasto aproximado de 40 jornales/ha. Para la plantación de 1 ha de pasto panamá se requieren 15 jornales/ ha. Para el mantenimiento de la pastura (desmalezados) se deben destinar 0,15 jornales/semana- /ha/año. El manejo de los animales, una vez implantada la pastura demanda 0,5 jornales/mes/ha/año.

Resultados esperados

La propuesta permite elevar la producción de forraje de 0 a 10.000 kg MS/ha/año. En sistemas de engorde forestoganadero manejado con pastoreo rotativo, usando animales Bradford y con cuidados sanitarios adecuados, permite lograr una producción de 500 kg/ha y 150 kg/carne en 10 meses. Manejando 10 animales en 3 ha de pinos, es posible lograr un aumento de 0,500 kg/animal/día. Además, mejora en el crecimiento diamétrico de los pies de la masa forestal y la calidad de las trozas.

Si se incorpora la tecnología a un sistema forestoganadero de engorde, manejando 10 animales en 3 ha con suplementación en invierno permite generar un margen bruto de la actividad que varía entre 220 y 420 $/ha. A esto se debe agregar el valor del raleo, siempre y cuando el productor logre finalmente colocarlo en el mercado (aproximadamente $2.000).

El sobrepastoreo constituye el único caso en que esta propuesta podría tener algún efecto negativo sobre el ambiente. Esto además reduce su vida útil y compacta el suelo. Bien manejada, esta propuesta promueve el uso sostenible del suelo.

Adaptación

Esta tecnología tiene la capacidad de adaptarse a diferentes estratos de productores (pequeños, medianos y grandes). La principal dificultad se relaciona con la imposibilidad de comercializar la madera proveniente de los raleos. Una limitante agroecológica es el bache forrajero que se produce durante el invierno debido a la sensibilidad del pasto panamá al frío. Por lo tanto, los productores deben suplementar durante este periodo.

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión: No hay información   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 3: más de 10 jornales   Capacitación 2: entre 1 y 3 jornadas

Tema

Agricultura,
Forestal,
Forrajes,
Ganaderia

Provincia/s relacionada/s

Misiones

Institución/es

INTA EEA Cerro Azul (Misiones)

Palabras clave relacionadas

arado,
arroz,
cobertura arbórea,
pasto elefante,
pasto panamá,
pasturas,
pino elliotti,
soja,
suplementación,
tabaco

Institución

Esta tecnología es ofrecida por la Estación Experimental Agropecuaria INTA Cerro Azul (provincia de Misiones).

La siembra de pato panamá bajo pino se difunde a través de los programas y/o proyectos que se implementan desde el INTA. Su incorporación por parte de los productores requiere 2 capacitaciones específicas referidas a raleo y poda de pino y implantación y manejo del pasto panamá.

Para mayor información acerca de las características de esta tecnología, contactar a la EEA INTA Cerro Azul. Esta ficha fue elaborada por los Ings. Pavetti y Reyes y al Agr. E. Temchuk.

Volver arriba
ARRIBA