Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
  Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
 

Portada|Catálogo de Tecnologías|Directorio de Instituciones|Acerca del Catálogo|SAGPyA

 

Control biológico de arbustales con cabras en sistemas silvopastoriles

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 3: más de 10 jornales   Capacitación 1: hasta 1 jornada

Tema

Forestal,
Forrajes,
Ganaderia

Provincia/s relacionada/s

Chaco

Institución/es

FUNDAPAZ (Fundación para el Desarrollo en Justicia y Paz)

Palabras clave relacionadas

cabras,
control biológico,
rolo,
silvopastoril

Descripción

En términos comparativos, la tecnología aquí ofrecida permite transformar arbustales inutilizables, en forrajeras que pueden ser usadas por las cabras durante todo el año. También ofrece bancos naturales de proteínas, ahorra costos y evita el uso de agroquímicos.

La principal desventaja de este manejo radica en que el potrero se transforma nuevamente en un arbustal si se deja de pastorear asiduamente.

Una de las prácticas más comunes en los sistemas silvopastoriles es el desarbustado. El control de sus rebrotes es un problema que puede controlarse con cabras. De otra forma, se corre el riesgo de que los potreros desarbustados se transformen en fachinales en poco tiempo. Paralelamente, los rebrotes brindan una importante fuente de alimentación para las cabras durante períodos críticos.

En lugar de hacer destronque, el desarbustado se realiza a 80 centímetros del suelo. De esta forma, los principales arbustos (entre otros tala, garabato, molle, coronillo y tusca), rebrotan a una altura de corte óptimo para las cabras. Una vez que los arbustos rebrotan, el ramoneo puede ser intensivo o extensivo. El pastoreo intensivo dura unos 20 días con cargas de entre 50 y 90 cabras/ha (dependiendo del estado del arbustal), con posterior descanso de unos 2 meses según la época del año. En el caso del pastoreo extensivo permanente, se utilizan cargas de entre 5 y 9 cabras/ha, haciendo descansar el potrero unos 3 meses por año. El manejo debe regularse según la masa vegetal existente, tratando de que coman los rebrotes dejando unos pocos centímetros. Luego de algunos años, conviene aplicar la técnica en otro potrero a fin de permitir la regeneración arbórea de los lotes pastoreados.

Contexto de uso

Esta práctica tecnológica está siendo usada por 5 productores demostradores de la Cuña Boscosa Santafesina.

Existen 3 sistemas productivos en la Cuña Boscosa Santafesina: forestales con ganadería de cría bovina y autoconsumo, ganaderos de cría con producción forestal y autoconsumo, y de autoconsumo con trabajo extrapredial. Los productores cuentan con superficies desmontadas de tamaño variable. Son áreas peridomésticas en donde tiene lugar la producción para el autoconsumo, huerta, granja, alguna pastura y solo en pocos casos algún cultivo agrícola. Desde el punto de vista ambiental la Cuña Boscosa tiene un clima subtropical con una temperatura media de 20°C y lluvias de entre 1100 y 1200 mm anuales. El bosque está constituido por un mosaico de montes fuertes, quebrachales, arbustales, abras y cañadas. Los campos en los que se aplica esta tecnología poseen básicamente 3 tipos de monte: el monte fuerte, el quebrachal y el algarrobal. Estos tipos de monte están relacionados con la topografía de la zona y, en distintas proporciones, es posible encontrarlos en todos los lotes. El monte fuerte es la formación que Lewis y Pire (1981) denominan "Bosque Chaqueño". Es el habitat de las especies maderables de mayor valor. Se trata de zonas altas con suelos aptos para la agricultura y que estuvieron cubiertos por un monte denso de gran valor maderable. En este ambiente se desarrollan especies exigentes en calidad de suelo tales como el guarapitá (Ruprechtia laxiflora), el guaraniná (Bumelia obtusifolia), el guayacán (Caesalpinea paraguariensis), el guayaibí (Patagonula americana) y la espina corona (Gleditsia amorphoides). En alturas intermedias, entre los montes densos y la formación de los bajos, se encuentra el quebrachal donde predominan individuos jóvenes de quebracho colorado chaqueño (Schinopsis balansae). Entre las especies acompañantes en esta formación se encuentran los algarrobos negro y amarillo (Prosopis nigra y Prosopis nigra var. Ragonesse respectivamente), y en menor medida quebracho blanco (Aspidosperma quebracho blanco). Finalmente, el relieve termina en bajos y cañadas donde la presencia de árboles es escasa. No obstante, cuando las cañadas se encuentran en forma semipermanente con agua con frecuentes sequías prolongadas, estas superficies se pueblan con algarrobo negro y amarillo acompañados por aromo y otros arbustos. Son áreas muy bajas en donde las especies resisten inundaciones periódicas y su importancia radica en la cantidad de forraje que aportan durante la época de lluvias.

Desempeño

La tecnología se desempeña muy bien debido a que se abaratan los costos de una actividad realizada en forma tradicional.

Tradicionalmente, los productores realizaban destronque manual de los arbustos, lo que implicaba un elevado costo en jornales. En otros casos se debía recurrir a la compra de arbusticidas químicos de uso peligroso. Por último, existe una tercera alternativa que consiste en no realizar control de los arbustos. Esto implica perder superficie útil ya que parte del campo es ocupado por un fachinal impenetrable. En

Costo

La propuesta tecnológica no requiere la compra de ningún insumo externo al sistema productivo. Los pequeños productores poseen los recursos naturales, herramientas y mano de obra necesarios como para su implementación.

Aunque depende mucho de las características del bosque, la puesta en marcha del sistema requiere de unos 15 jornales/ha. Luego de la corta, no requiere jornales adicionales para su mantenimiento.

Resultados esperados

Además del control de arbustos indeseables, las principales ventajas de la incorporación de esta práctica tecnológica se relacionan con el mejor estado nutricional de la majada, el menor recorrido de los animales en busca de alimento y la facilidad de control de los animales.

Si bien no existen estudios que permitan cuantificar el impacto económico de esta tecnología, se estima que al tener las cabras un mejor estado nutricional, se obtiene un diferencial de ingreso ya que se logra un mejor estado de los cabritos en el momento de la venta. Tiene además un impacto favorable en la familia, ya que se reduce la cantidad de mano de obra requerida para atender a las cabras.

Adaptación

El único elemento que puede conspirar en contra de la incorporación de esta tecnología es la elevada demanda de mano de obra que se requiere para poner en marcha este tipo de manejo.

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 1: hasta $200   Mano de obra 3: más de 10 jornales   Capacitación 1: hasta 1 jornada

Tema

Forestal,
Forrajes,
Ganaderia

Provincia/s relacionada/s

Chaco

Institución/es

FUNDAPAZ (Fundación para el Desarrollo en Justicia y Paz)

Palabras clave relacionadas

cabras,
control biológico,
rolo,
silvopastoril

Institución

Esta tecnología fue desarrollada en Costa Rica. En la región chaqueña argentina la puso en práctica Fundapaz. Existen otras instituciones trabajando aspectos similares en el Chaco argentino.

Esta tecnología se difunde mediante cartillas, programas radiales, videos y notas gráficas. Requiere una capacitación de medio día, para especificar la forma en que se realizan las cortas y el manejo posterior con cabras. Posteriormente requiere seguimiento técnico, sobre todo al principio.

Para mayor información acerca de las características de esta tecnología consultar a Fundapaz filial Vera. Esta ficha fue elaborada por Martín Pablo Simón.

Volver arriba
ARRIBA