Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
  Catálogo de Tecnologías para Pequeños Productores Agropecuarios  
 

Portada|Catálogo de Tecnologías|Directorio de Instituciones|Acerca del Catálogo|SAGPyA

 

Sembradora directa de tiro animal

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 2: entre $200 y 600   Mano de obra 1: hasta 3 jornales   Capacitación 3: más de 3 jornadas

Tema

Agricultura

Provincia/s relacionada/s

Chaco,
Corrientes,
Formosa

Institución/es

INTA EEA Corrientes (Corrientes),
PSA (Programa Social Agropecuario) Chaco,
PSA (Programa Social Agropecuario) Formosa,
Secretaría de la Producción Municipalidad de J. J. Castelli

Palabras clave relacionadas

abono verde,
acelga,
algodón,
arado,
caballos,
descascaradora,
maíz,
Melilotus,
piso de arado,
rastra de dientes,
rastrojo,
repollo,
riego,
salinización,
sandía,
sembradora,
suelo desnudo,
zapallo

Descripción

Esta herramienta permite realizar la siembra de cultivos de grano grueso conservando la cobertura vegetal sobre la superficie.

Para su construcción se parte de una sembradora común de tiro animal, a la que se agregan planchuelas de hierro para que tenga una mayor longitud (1,5 m) y se cambia el sistema surcador de patín por uno de 2 discos. Delante del sistema abridor de surco se instala un disco "raviolero" que cumple la misión de ir cortando la cobertura vegetal. En la parte de adelante donde se encuentra el enganche, se le adaptan 2 ruedas unidas entre sí que pueden girar libremente sobre un mismo eje (tipo rueda loca). Esto le confiere una mayor estabilidad a la sembradora ya que para mejorar su penetración se le agrega peso. Detrás de la sembradora, cerca de la mancera, se coloca una rueda manuable verticalmente que permite regular la profundidad de siembra. A esta rueda se le agrega un piñón que al girar transmitirá el movimiento a la placa sembradora. También se puede agregar una tolva adicional para distribuir fertilizantes.

Si bien la tracción necesaria para utilizar este implemento no es distinta de la requerida por una sembradora común, conviene usar 3 caballos. Según el productor y las características de su sistema productivo, puede ser conveniente contar con un banderillero.

Contexto de uso

Actualmente, está siendo utilizada en la localidad de Ibarreta (Formosa) donde se la fabricó. Tres productores han utilizado esta tecnología para sembrar 3 ha de algodón durante la última campaña.

Los sistemas productivos de los pequeños productores de la región, son por lo general mixtos y tienen como cultivo principal al algodón. Otros cultivos de menor importancia son el maíz y las cucurbitáceas (zapallo plomo, coreanito y sandía). Para el autoconsumo se produce mandioca, batata, y algunas pocas hortalizas como lechuga, acelga y repollo. También tienen algunos animales vacunos para renta (entre 5 y 40) y cerdos, cabras, aves de corral y algunas ovejas destinados casi exclusivamente para el autoconsumo. La tenencia de la tierra tiene distintas formas: propietario con título definitivo, con título provisorio, adjudicatario en venta, arrendatario y ocupante de tierra fiscal. El tipo más frecuente de tenencia varía en cada zona o departamento de la provincia. Los tamaños de las chacras son muy variables y oscilan entre 10 y 100 ha. No obstante, la superficie promedio utilizada para la agricultura es de 10 hectáreas. El resto suele estar ocupado por monte y cañadas. La mano de obra utilizada mayormente es familiar y sólo se contrata jornaleros para el algodón en las carpidas y la cosecha. En la zona en la que se está usando la tecnología descripta, los registros anuales de lluvias oscilan alrededor de los 900 mm, concentradas en el período estival. Son comunes las sequías, pero también son frecuentes las precipitaciones muy intensas que provocan inundaciones de campos. Para tareas agrícolas se usan lomas medias con monte alto o pastizales, o lomas bajas con raleras o pastizales. Para ganadería se destinan lomas medias y bajas, paleocauces con raleras o pastizales y cañadas. Los suelos tienen texturas variables y van desde arcillosas a arenosas. Incluso, se pueden encontrar tipos muy distintos dentro de la misma chacra. En general, los suelos son bastante salinos y si no se los maneja adecuadamente, se salinizan rápidamente hasta impedir su utilización en la agricultura. El déficit hídrico supera los 400 mm y el período con peligro de ocurrencia de heladas se extiende entre mayo y septiembre. El riego complementario es poco frecuente debido a la escasez de agua y es sólo usado en pequeñas parcelas destinadas a cultivos hortícolas. Debido al exceso de sales, la mayor parte del agua subterránea de la provincia del Chaco no es apta para riego ni consumo humano. La mayoría de las chacras tienen más de 40 años de cultivo y se encuentran muy erosionadas debido al monocultivo de algodón y al tipo de labranzas que se efectúan (siempre con inversión del pan de tierra). La tracción a sangre es la más utilizada, usándose caballos, bueyes o mulas como animales de tiro.

Desempeño

Antes de realizar la siembra se debe romper el piso de arado, utilizando el arado sin vertedera (a mayor profundidad) o adaptando al timón alguna púa. Lo importante es no invertir el pan de tierra y mantener el suelo con algo de cobertura. Posteriormente a la siembra se realizan carpidas a fin de cortar las malezas para que no semillen. El primer año se puede comenzar con parcelas donde se siembren cultivos que generen más cantidad de rastrojo que el algodón. Otra alternativa es sembrar cultivos de ciclo corto (por ej., moha) o algún abono verde (por ej., Melilotus) para lograr una buena cobertura sobre la que se puede sembrar maíz.

Tradicionalmente, luego de la quema del rastrojo los productores invierten el suelo con arado de reja y vertedera y preparan la cama de siembra con rastra de dientes. Luego de la emergencia del cultivo se realiza el raleo y 2 a 3 carpidas manuales. Durante el ciclo productivo también se realizan 4 a 5 pasadas de cultivador. En todas las chacras, entre los 12 y 15 cm de profundidad existen problemas de pisos de arados que perjudican el normal crecimiento de raíces y la adecuada infiltración del agua de lluvia. Debido a este manejo tradicional, los suelos también pierden su estructura y su fertilidad química, lo que origina pérdida de productividad, necesidad de ampliar las superficies cultivadas y éxodo rural. Si se compara la tecnología aquí ofrecida con la tradicional, es posible observar una serie de ventajas directas tales como: disminución de los efectos negativos de la pérdida de productividad de los suelos, mejor manejo de la humedad edáfica, e incremento en los rendimientos del producto final. También se identifican algunas ventajas indirectas como por ejemplo: reducción de los costos de mano de obra, revalorización de la actividad de los pequeños productores ante un manejo de tecnología más apropiable a su realidad socioproductiva, y disminución del área destinada al cultivo de algodón, en favor de cultivos para el autoconsumo y forrajes. La retracción del área sembrada con algodón, puede incluso permitir al productor incursionar en otras actividades complementarias destinadas al mercado local (mejoramiento de la producción caprina, engorde de pollos, producción de huevos, otros cultivos, etc.).

Costo

La principal erogación la constituyen los discos para el sistema surcador que cuestan alrededor de $250. También es necesario considerar la compra de tornillos y bulones por un valor de $10 y mano de obra del herrero por aproximadamente 50 a $80 (esto incluye electrodos, carburo, piedra de corte, etc.). Si bien el costo es relativamente alto, productores vecinos, o grupos con experiencia en trabajo grupal pueden asociarse para disminuir los costos de la sembradora. Asimismo, para disminuir su costo, los productores pueden reusar planchuelas y otras partes provenientes de implementos en desuso.

La construcción de la sembradora demanda alrededor de 3 jornales y tiene una capacidad de siembra de 1 a 1,5 jornales/ha.

Resultados esperados

El principal resultado productivo buscado es el incremento de los rendimientos por unidad de superficie, a partir del mejoramiento de las condiciones del suelo. También se propone disminuir los costos directos de las explotaciones a través de la disminución de la mano de obra requerida para aradas y carpidas. En las mediciones realizadas en parcelas demostrativas de algodón, se constató un aumento del rendimiento de entre el 40 y el 50% con respecto al testigo. También se observó una mayor sanidad en las plantas de las parcelas con siembra directa.

La sembradora de siembra directa no produce efectos negativos sobre el ambiente. Por el contrario, disminuye la pérdida de materia orgánica y mejora la estructura de los suelos y disminuye su salinización debido al efecto favorable que produce la cobertura del rastrojo. Además, al lograrse una mejor sanidad, es necesario usar una menor cantidad de agroquímicos.

Al aumentar los rindes y disminuir los costos directos, esta tecnología tiene la capacidad de mejorar los ingresos de los pequeños productores. El cultivo de algodón demanda un gran sacrificio de parte de la familia y con frecuencia se observa en las pequeñas explotaciones un proceso de descapitalización progresivo, seguido por el éxodo rural de los miembros más jóvenes de la familia. Cuidando el suelo, se mejora la productividad de los cultivos y se permite que los productores se aboquen a actividades complementarias que generen más ingresos económicos. En algunos casos, este tipo de tecnología puede también favorecer el asociativismo entre productores.

Adaptación

En su diseño se trató de que la herramienta sea similar a las utilizadas por los productores.

Tradicionalmente, los productores están acostumbrados a trabajar con suelo desnudo. Si bien tienen conciencia de los procesos de pérdida de productividad de los suelos, no cuentan con las herramientas apropiadas que le permitan trabajar de una manera conservacionista. Con la modificación de sus propias herramientas, los productores que probaron esta sembradora están contribuyendo para que otros puedan incorporar este tipo de tecnología.

Descriptores      ¿qué significan?

Difusión 1: hasta 10 productores   Costo 2: entre $200 y 600   Mano de obra 1: hasta 3 jornales   Capacitación 3: más de 3 jornadas

Tema

Agricultura

Provincia/s relacionada/s

Chaco,
Corrientes,
Formosa

Institución/es

INTA EEA Corrientes (Corrientes),
PSA (Programa Social Agropecuario) Chaco,
PSA (Programa Social Agropecuario) Formosa,
Secretaría de la Producción Municipalidad de J. J. Castelli

Palabras clave relacionadas

abono verde,
acelga,
algodón,
arado,
caballos,
descascaradora,
maíz,
Melilotus,
piso de arado,
rastra de dientes,
rastrojo,
repollo,
riego,
salinización,
sandía,
sembradora,
suelo desnudo,
zapallo

Institución

La sembradora directa ha sido desarrollada en forma conjunta por el Programa Social Agropecuario de la provincia de Formosa, la Cooperativa de Trabajo y Textil de Ibarreta, y la Municipalidad de J. J. Castelli en convenio con el Programa Social Agropecuario de Chaco y la Secretaría de Desarrollo Social de la Nación, a través del Programa Fortalecimiento de la Sociedad Civil que financió un taller de herrería Comunitario. El Ministerio de Agricultura y Ganadería de Paraguay, la EEA - INTA Corrientes, El Sombrerito, el PSA Formosa y el PSA Chaco (Localidad de Tres Isletas), han realizado desarrollos tecnológicos que parten de conceptos similares.

Para difundir esta tecnología, se parte del conocimiento de las demandas y realidades de los productores. Tomando como punto de partida las particularidades de cada caso, se programan visitas fijas, charlas, demostraciones, capacitaciones y viajes para conocer experiencias adaptables. También se elaboran cartillas y se trabaja articuladamente con otras instituciones a través del Consejo Agropecuario y Forestal de la Localidad de J. J. Castelli donde intervienen la AER INTA local, el Ministerio de la Producción Provincial, 2 Cooperativas y 1 ONG. Para que los productores incorporen esta tecnología es muy importante realizar capacitaciones en parcelas demostrativas, a fin de que tengan la oportunidad de observar y discutir los resultados. También resulta necesario acompañar a los productores en el proceso de construcción de la sembradora.

Para mayor información sobre las características de esta tecnología contactar a la Municipalidad de J. J. Castelli, el PSA Formosa, o la Cooperativa de Trabajo y Textil de Ibarreta. Esta ficha fue elaborada por los Ings. Carlos Federico Lara, Alejandro Moreno, Marcelo Gómez y el Méd. Vet. Ricardo Alberto Sánchez (Municipalidad de J. J. Castelli).

Volver arriba
ARRIBA