La seguridad alimentaria doméstica en tiempos de crisis

La Food Standards Agency, que es la agencia británica dedicada a la seguridad alimentaria, está preocupada por el comportamiento de la población ante la reducción de los presupuestos mensuales que las familias dedican a la alimentación dada la seria crisis económica que azota a Gran Bretaña, en este caso.

Esta institución entiende que en el ámbito doméstico se están tomando demasiados riesgos en lo relativo a la seguridad alimentaria, llevando los alimentos al extremo de su vida bromatológica útil, o todavía más allá, para aprovecharlos al máximo con posibles problemas de intoxicación. En otras palabras, cuando no hay dinero en el bolsillo, nada se desperdicia.

Es por esto que esta agencia ha publicado un listado de recomendaciones para el manejo de los alimentos en el hogar en tiempos de crisis; que en realidad, son las mismas prácticas que deberíamos tener en cuenta todos los días aún en tiempos de bonanza. No son consejos nuevos ni revolucionarios, pero es útil tenerlos en cuenta y aplicarlos para nuestro propio bien y el de nuestras familias.

  • Si las sobras de comida van a ser guardadas en el refrigerador, las mismas deben ser enfriadas lo más rápidamente posible dentro de los 90 minutos de elaboradas. Deben ser guardadas cubiertas y comidas antes de los dos días.
  • Verifique que su refrigerador (nevera, heladera) trabaje en la temperatura correcta; no más de 5°C.
  • También se pueden congelar las sobras, pero deben ser enfriadas primero para minimizar los cambios de temperatura en el congelador. Los alimentos pueden almacenarse de forma segura en el congelador hasta el infinito, pero la calidad se deteriora gradualmente con el tiempo, así que es mejor comerlos dentro de los tres meses del inicio del congelado.
  • Descongele adecuadamente los alimentos congelados antes de usarlos. Si van a ser cocinados de inmediato, descongélelos en el microondas. O bien, descongélelos en el refrigerador durante la noche.
  • Coma las sobras dentro de las 24 horas de descongelación y no las vuelva a congelar. La única excepción a esto es si se descongelan alimentos crudos, lo que se puede volver a ser congelados una vez cocidos.
  • Las sobras de comidas deben ser calentadas hasta que estén humeando.
  • No coma alimentos luego de la fecha de vencimiento. No se deje llevar por sensaciones como el buen olor, color y/o aspecto para decidir, ya que el stock de bacterias, tales como Escherichia coli y Salmonella, pueden haber subido hasta niveles toxicológicamente peligrosos sin otorgar mal olor, color o aspecto a la comida.

La noticia completa se encuentra en Research highlights food safety risks as budgets are stretched

Deja un comentario