El túnel de viento mejora la eficiencia en producción porcina

De acuerdo a una gacetilla de prensa del INTA-Argentina, una de sus estaciones experimentales (Marcos Juárez, provincia de Córdoba) está trabajando exitosamente en una tecnología que mejoraría en un 20% la eficiencia alimenticia de cerdos en engorde en relación al sistema tradicional de producción a campo con una bajo nivel de inversión inicial.

Las ventajas del sistema, que han denominado ‘Túnel de viento’, es que serviría principalmente para productores de escasos recursos, que cuentan con menos de 150 cabezas porcinas. Ya que con un monto inicial no muy importante dado que se podría utilizar materiales baratos, se mejoraría el medio ambiente en que viven los cerdos, lo que se reflejaría en la menor necesidad de alimentos para llegar a la misma producción de peso vivo.

El ‘túnel de viento’ es un gran tinglado o cobertizo; es decir, es una estructura tipo galpón, pero con la entrada y salida totalmente abierta para que se desplace el aire. En su interior se ubican los cerdos a engordar, los que reciben sombra (menor temperatura ambiental) y aire en movimiento, también refrescante. Esto en el verano, ya que con las bajas temperaturas invernales, se deberían cerrar la entrada y la salida para que el frío no afecte a los animales.

Las medidas del túnel que se está experimentando es de 22m de largo, 8m de ancho y 4m de alto, para ubicar no más de 130 animales por estructura, con una relación de 1,4 m2 por animal.

El esqueleto del túnel ha sido construido con postes y las paredes y el techo se completan con alambres y film plásticos como si fuera un gran invernadero oscuro. En esta experimentación se ha utilizado para cubrir el túnel el mismo material que sirve para preparar los silobolsas para guardar granos a campo. Los pisos son de tierra, salvo en algunos punto conflictivos como los bebederos y comederos, donde es preferible recubrirlos con cemento. Se ha indicado que esta construcción representaría un valor equivalente al 15% de lo que el productor tendría que pagar para levantar un galpón para confinamiento total de los cerdos.

Los resultados físicos hasta el momento expresan una mejora importante en la eficiencia alimenticia, pasando de 4 kg de alimento balanceado a 3,2 kg por cada kg de cerdo producido. Esperemos que el cálculo de rentabilidad económica también sea favorable. La duración de la cobertura plástica es un dato clave, ya que su renovación seguramente se llevará una parte importante del valor del alimento ahorrado.

Imagen tomada del INTA-Argentina

Deja un comentario