Sobre el vino de melón y los melones cúbicos

Los pequeños productores rurales tienen serios problemas de supervivencia en todas partes del mundo. En los países desarrollados, al menos tienen la ayuda estatal a través de subsidios que les permite tener una vida relativamente digna.

En los países con limitaciones económicas, generalmente la ayuda se reduce a los programas de asistencia de los organismos internacionales o bien, ayudas de privados a través de ONG’s. Difícilmente lo que reciben los campesinos les alcanza para cubrir sus necesidades básicas.

En cualquier situación, sin dudas lo conveniente es que los pequeños productores desarrollen algún tipo de actividad que les permita lograr recursos permanentes y sustentables para poder vivir. En otras palabras, lograr una actividad rentable. Lo ideal es que las asistencias económicas sean algo transitorio hasta lograr ingresos adecuados.

En este sentido, estas actividades a desarrollar deberían ser mano de obra intensivas, no solo para darle valor al principal recurso con que cuentan los campesinos (el trabajo), que tiene un costo de oportunidad nulo o muy bajo, sino también para poder competir favorablemente con los productores grandes. Toda actividad que pueda ser fácilmente mecanizable significará inicialmente un salario más bajo y en descenso para el campesino, hasta que finalmente el productor grande termine desplazándolo por completo, llevándolo a la situación de pobreza inicial.

Aquí les acercamos dos actividades innovativas para los pequeños productores de las regiones donde se cultiva el melón; actividades que todavía deben desarrollarse y falta bastante para que sean comerciales.

Una es la producción de vino artesanal de melón, para venderlo como algo típico regional para turistas. Es ideal para aprovechar los excedentes productivos o los frutos que carecen de calidad comercial. Con lo cual se da valor agregado tanto al producto, que no se puede vender, como a la mano de obra.

Hablar de vino es sinónimo de una bebida alcohólica fermentada elaborada a partir de la uva, pero existen otros vinos frutales, tales como los vinos de arándano, mora, fresa, maracuyá, pomelo, naranja, mango, piña, etc. Todos se preparan con el mismo procedimiento general, con adaptaciones según la especie. La fruta debe ser jugosa para un adecuado rendimiento, dulce para la producción de alcohol, tener algo de acidez para el desarrollo de la levadura y aromática, para que se pueda lograr una bebida de buen sabor, atractiva, distinta y con personalidad.

Les acercamos un artículo donde se describe el procedimiento para la elaboración de vino artesanal de melón y se lleva a cabo un estudio de las características químicas y sensoriales de la bebida obtenida.

Caracterización química y sensorial de vino artesanal de melón (Cucumis melo L. var. reticulatus Naud., cv. Ovation)

Autores: C. Padín (1), J. Goitia (1), R. Hernández (2) e I. Leal (2)
(1) Laboratorio de Tecnología y Conservación de los Alimentos, Departamento de Ambiente y Tecnología Agrícola, Programa de Ingeniería Agronómica, Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda. Intercomunal Coro-La Vela, El Hatillo, Estado Falcón, Republica Bolivariana de Venezuela.
(2) Laboratorio de Análisis Químico, Centro de Investigaciones en Ciencias Básicas, Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda. Variante Sur Complejo Académico Los Perozos, Módulo A, Estado Falcón, República Bolivariana de Venezuela

Publicado en Revista Venezolana de Ciencia y Tecnología de Alimentos, Vol. 3 Nº 2, julio-diciembre, 2012

En este ensayo se trabajó con frutos seleccionados exentos de malformaciones, decoloraciones, olores extraños, manchas y daños causados por insectos; aunque en las próximas investigaciones se deberá avanzar en preparar vino con frutos sin valor comercial por deformaciones, tamaño reducido, manchas o decoloraciones, pero con la exigencia de que no entreguen aromas y sabores extraños o desagradables. Dado que elaborar vino con melones que poseen valor comercial, no parece que permita esperar un buen resultado económico.

Otra alternativa innovativa es el cultivo de melón modificando la forma geométrica de los frutos.

En el ensayo siguiente se transforman geométricamente frutos de melón mediante moldes y se los lleva de cuerpos esféricos típicos de la especie a cuerpos cúbicos o prismáticos (en el artículo se indica que se lograron ‘frutos de forma cuadrada’, como si fueran chatos carentes de volumen). Luego se analiza la calidad de los frutos para determinar si el uso de los moldes los afectó. Lamentablemente no muestran el molde utilizado, que es el aspecto del ensayo más interesante de conocer.

Efecto de la transformación geométrica del fruto de melón (Cucumis melo L) sobre su calidad bajo cultivo sin suelo

Autores: Andrea Retamal C., Leonardo Vásquez Ch. y Pilar Mazuela A., todos de la Universidad de Tarapacá, Arica, Chile.
Publicado en el Journal Idesia (Arica), Chile, Vol. 30 Nº 3, diciembre de 2012.

Además, en este otro enlace se ven algunas fotos sobre sandías cúbicas y el molde utilizado.
http://www.taringa.net/posts/info/4003513/La-verdadera-historia-de-la-sandia-cuadrada.html

Deja un comentario