Aplicación en la misma pulverizada de dos herbicidas separados

La producción agropecuaria está condicionada -como cualquier producción- por los costos y ahora cada vez más -razonablemente- por las demandas que van en el sentido de evitar daños al medio ambiente y a la salud en general.

A partir de estos condicionantes, van surgiendo herramientas que buscan mantener o mejorar la producción sin afectar los costos ni el medio ambiente. Una de estas herramientas es un prototipo de equipo pulverizador para aplicar dos herbicidas por separado en la misma pasada. Los herbicidas van en tanques independientes en el mismo implemento. Se pulveriza con precisión un herbicida selectivo sobre la hilera del cultivo y otro no selectivo entre las hileras. La aplicación del herbicida selectivo se realiza sobre el cultivo en un ancho de banda de 14 cm y el tratamiento no selectivo, con un ancho de banda de 36 cm entre las filas.

Se evita así total o parcialmente el desmalezado manual en la fila entre plantas, se reduce el laboreo mecánico para el deshierbe entre las filas y es menor la cantidad de herbicida utilizado.

Field sprayer for inter- and intra-row weed control: performance and labor savings
Autores: J. Carballido(1), A. Rodríguez-Lizana(2), J. Agüera(1) y M. Pérez-Ruiz(2)
(1) Departamento de Ingeniería Rural. Universidad de Córdoba. 14014 Córdoba, España
(2) Departamento de Ingeniería Aeroespacial y Mecánica de Fluidos. Área de Ingeniería Agroforestal, Universidad de Sevilla, España

No es una novedad la aplicación de herbicidas totales en cultivos en hileras con campanas protectoras sobre el cultivo, para que no sea tocado por el producto químico. En este caso la innovación es trabajar con tecnología GPS para el autoguiado de los implementos durante la siembra primero y luego sobre la pulverización de los herbicidas.

El testeo del prototipo se realizó en un cultivo comercial de remolacha azucarera y se concluyó que: a) el tiempo medio de desmalezado manual se puede reducir en un 53%; b) se redujo el uso del herbicida selectivo en un 76% y c) la densidad del cultivo de remolacha no fue afectado significativamente por el tratamiento químico.

La remolacha azucarera es de particular interés para el agro español y su desmalezado químico es un problema de difícil solución, por lo que las malezas compiten intensamente con el cultivo. Existen tres áreas en un cultivo en hileras: entre las filas, a los costados por debajo inmediato de las plantas y entre las plantas en la hilera. Se trabaja mecánicamente o con herbicidas selectivos entre las filas o por debajo de las plantas, pero finalmente, entre las plantas en las hileras, la única solución práctica es el deshierbe manual, lo cual obviamente afecta el costo y depende su velocidad y eficiencia de la habilidad del personal.

Corrientemente y dependiendo de la zona y las condiciones climáticas de la temporada, el cultivo de remolacha azucarera require una aplicación de herbicida de pre-emergencia a la siembra, hasta tres pasadas de herbicida de post-emergencia y una o varias pasadas de cultivador mecánico junto con la azada manual. Por lo tanto, han ido apareciendo distintas soluciones para reducir los costos y la cantidad de herbicida en este cultivo, siendo la presentada en el artículo de arriba, una de las que se desarrolló recientemente.

Para proteger al cultivo del herbicida total, se diseñaron campanas que recubren las plantas y que van apoyadas en el suelo a una profundidad de 1,5 cm, siendo esta altura controlada mecánicamente.

Mediante el sistema GPS se guía, se controla y se releva la siembra y los datos son guardados en el equipo para ser utilizados posteriormente guiando la aplicación del herbicida.

Deja un comentario