Los peligros sobre la salud humana de las espirales contra mosquitos

Las espirales para ahuyentar o matar mosquitos son una herramienta de control de estos insectos muy utilizada desde hace más de 100 años, que fueron desarrolladas por un empresario japonés en base al uso ya conocido desde hacía siglos del producto derivado de un vegetal denominado ‘piretrina’, que actúa como un repelente o insecticida natural.

Este compuesto orgánico se encuentra presente en las flores y semillas de la hierba perenne cuyo nombre común es piretro o pelitre (Chrysanthemum o Tanacetum cinerariifolium). De la piretrina como molécula modelo de acción insecticida, derivaron los insecticidas industriales sintéticos conocidos como piretroides: permetrina, deltametrina, aletrina, fenvalerato, etc.

El amplio uso de esta familia de insecticidas se debe a que se degradan fácilmente por causa de la luz solar y del calor, son de baja persistencia en el suelo, no son móviles en el suelo por lo que no pasan al agua subterránea y son poco tóxicos para mamíferos e pájaros, aunque son muy nocivos para insectos. Lamentablemente también son muy nocivos para peces e invertebrados acuáticos y, en términos relativos, los piretroides sintéticos son más agresivos que las piretrinas naturales, ya que son más tóxicos para los insectos y los mamíferos y tardan más en degradarse en el ambiente.

El Servicio de Salud Pública del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EEUU ha indicado que pese a que son de baja toxicidad para los humanos, la exposición a niveles muy altos de estos compuestos -aunque sea breve- en el aire, los alimentos o el agua puede causar mareo, dolor de cabeza, náusea, espasmos musculares, falta de energía, alteraciones de la conciencia, convulsiones y pérdida del conocimiento. Asimismo, dice este organismo que si bien no hay ninguna evidencia de que las piretrinas o los piretroides afecten la capacidad de reproducción en seres humanos, algunos estudios en animales han demostrado una reducción de la fertilidad en machos y hembras.

Lee sobre el método más recomendado para controlar mosquitos por la Organización Mundial de la Salud: Las telas con insecticida incorporado

Volviendo a las espirales contra mosquitos, están elaboradas con materiales que le dan firmeza a la forma y que hacen que se puedan quemar lentamente, sin llama, dando abundante humo. Entre los posibles materiales se incluyen: aserrín bruto, corteza de madera en polvo, aserrín refinado y almidón soluble, que al ser amasados se les agrega tintes, perfumes y el ensecticida (por ejemplo, aletrina).

Las espirales son muy populares por lo fácil de fabricar, el bajo precio de venta, son muy simples de usar y por que quienes las usan piensan que son inocuas para la salud humana, no trayendo problemas el respirar el humo que emanan.

Sin embargo, parece que esto último no es así. Veamos algunos estudios:

Mosquito coil emissions and health implications
Se estudiaron cuatro marcas de espirales de China y dos de Malasia y experimentando en ambientes cerrados se encontró que la emisión de humo superaba los límites previstos en las normas sobre calidad del aire. Se identificaron un gran conjunto de compuestos orgánicos volátiles en el humo, incluyendo carcinógenos y sospechosos de ser carcinógenos. La emisión de formaldehído por la quema de una espiral puede ser tan alta como la liberada por la quema de 51 cigarrillos. Otro indicador de problemas a largo plazo que fuera calculado fue la cantidad de masa emitida en el humo menor a 2,5 micrones, la cual ha representado el equivalente de 75 a 137 cigarrillos, según la marca de la espiral ensayada.

Efectos toxicológicos del uso prolongado e intenso de emisiones de espirales contra mosquitos en ratas y sus implicaciones sobre el control de la malaria
Se investigó en ratas el efecto de la exposición prolongada al humo de las espirales con dos tipos de piretroides: transflutrina y delta-aletrina, como ingredientes activos, y se concluyó que: “El humo de las espirales contra los mosquitos producen un aumento significativo en los niveles de proteína total, albúmina total y bilirrubina, cuando los animales fueron expuestos de dos semanas a 16 semanas con transflutrina. Las pruebas de mutagenicidad revelaron que las anormalidades en el esperma de las ratas fue estadísticamente significativa al comparar el control a las 8, 12 y 16 semanas post exposición a la transflutrina. Los estudios histológicos revelaron una serie de daños pulmonares graves en las ratas expuestas al humo de la espiral, evidenciados por la acumulación intersticial, edema pulmonar y enfisema. Las acumulaciones intracelulares y la congestión sinusoidal severa de las células del hígado se observaron a partir de las 12 semanas de exposición, lo que indica daño hepático. Nuestros estudios indican que los vapores de las espirales contra mosquitos inician el daño gradual al huésped.”

Exposure to mosquito coil smoke may be a risk factor for lung Cancer in Taiwan
El 50% de las muertes por cáncer de pulmón en Taiwán no están relacionados con el consumo de cigarrillos y en los hogares taiwaneses con frecuencia se queman espirales para repeler a los mosquitos. Por lo tanto mediante encuestas a enfermos de cáncer de pulmón y otras personas como control en ambientes de riesgo, se buscó determinar si la exposición al humo de espirales antimosquitos es un riesgo para el cáncer de pulmón. La conclusión de los investigadores fue que la exposición al humo de las espirales puede llegar a ser un factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de pulmón.

De estos trabajos se deduce que en el corto plazo no se deben esperar problemas por el uso eventual de las espirales contra mosquitos, pero que respirar en forma prolongada el humo de estas espirales puede llegar a tener un efecto tan nocivo como el humo de los cigarrillos. Nada malo pasará por utilizar algunas noches las espirales, pero no debemos hacer de esto una costumbre, y debemos tener las mismas prevenciones hacia las espirales que las que tenemos contra los cigarrillos.

Un comentario en “Los peligros sobre la salud humana de las espirales contra mosquitos

Deja un comentario