Un manejo amigable de insectos polinizadores aumenta el rendimiento de la soja

Desde el punto de vista de la forma en que se produce la fecundación en las flores, las plantas son definidas como autógamas o alógamas. Las primeras son aquellas donde predomina la autofecundación; es decir, esto ocurre cuando el polen (gameto masculino) fertiliza un óvulo (gameto femenino) de la misma planta. Por otra parte, las plantas alógamas son aquellas en que la fecundación mayormente es cruzada: el óvulo de la planta madre receptora que producirá la semilla recibe al polen que proviene de otra planta, normalmente de la misma especie.

Las plantas autógamas han desarrollado mecanismos que favorecen la autofecundación; tal el caso de la soja con el mecanismo que se conoce como cleistogamia.

Aquí la polinización del estigma se produce antes de la apertura de la flor, la que permanece cerrada, por lo que estas plantas son autógamas obligadas.

Sin embargo, lo soja es predominantemente autógama y cleistógama (no totalmente), ya que un pequeño porcentaje de flores se abren y se polinizan en forma cruzada. Y por lo tanto, aparece en escena la importancia de los insectos polinizadores como un factor que colabora en la fecundación y, consecuentemente, incrementa el rendimiento como sucede con todas las especies de fecundación abierta. Un ensayo del año 1994 (Natural Cross-Pollination of Twelve Soybean Cultivars in Arkansas) ya había demostrado que la polinización cruzada variaba con el cultivar y que podía llegar al 2,5% de las flores.

Existen diversos estudios que han trabajado con abejas melíferas para verificar la relación entre estos insectos y el incremento de los rendimientos. Dado que no es fácil experimentalmente separar a las abejas de los otros insectos polinizadores silvestres, las conclusiones de los ensayos incluyen generalmente también a una cierta proporción de los insectos polinizadores naturalmente presentes.

Les acercamos algunos ensayos.

Aumento en la producción de semillas de soja (Glycine max) empleando abejas melíferas (Apis mellifera)
Autores: Santos Estela, Mendoza Yamandú, Vera Máximo, Carrasco-Letelier Leonidas, Díaz Sebastián, Invernizzi Ciro
Publicado en Agrociencia Uruguay, vol.17 no.1, jun. 2013

El incremento llegó al 25% de la semilla producida en un cultivo de soja de 120 hectáreas al que se le había agregado 10 colmenas. Este aumento se produjo a las 500 m del apiario y no a los 200 m y se da una posible explicación de la diferencia en función del nivel de nitrógeno y potasio en el suelo. Las abejas recogieron tanto néctar como polen de las flores de soja, pero la especie tendría un mayor valor polinífero que nectarífero. Los autores concluyen que: “… se deben buscar variedades de soja que, sin sacrificar otras características favorables, tengan mayor producción de néctar, lo que acarrearía un claro beneficio para los productores sojeros (mayor atracción de abejas) y la apicultura (mayor cosecha de miel)”.

Efecto de la polinización entomófila (especialmente asociada a Apis mellifera) sobre el rendimiento en soja
Autores: D. Blettler, G. Fagúndez, A. Trossero, E. Fernández
Publicado en ACSOJA-Argentina
El incremento en el rendimiento fue del 18,3% y el ensayo consistió en la colocación de 36 colmenas en 23 hectáreas de soja. En la introducción del artículo y en base a bibliografía, los autores comentan que “la polinización realizada por este insecto puede mejorar el rendimiento en grano, especialmente cuando se usan cultivares cuya floración resulta atractiva a estos insectos y las condiciones ambientales son adecuadas”.

Polinização por Apis mellifera em soja transgênica Roundup Ready e convencional
Por Wainer César Chiari y colegas.
Publicado en Acta Scientiarum. Agronomy, Brasil, Vol. 30, no. 1, 2008
En este caso se evaluaron tanto la influencia de la fauna completa de insectos polinizadores como únicamente la acción de las abejas melíferas. El incremento del rendimiento causado por la totalidad de los polinizadores fue el 41,4%, mientras que las abejas incrementaron el 37,8%. O sea que algo más del 90% de la mejora del rendimiento lo explica la presencia de las abejas.

De estos artículos no surgen conclusiones para recomendar por el momento incluir colmenas en los lotes de producción de soja a la manera que corrientemente se realiza hoy en los montes de frutales o en las pasturas de alfalfa para semilla. Parece que en términos generales, la cantidad de miel que puede producir una colmena a partir de la floración de la soja no alcanza para que le sea rentable al apicultor.

Hay que hacer más poliníferas y atractivas para las abejas a las variedades de soja, lo cual desde ya requiere un trabajo muy intenso y de largo plazo por parte de los fitotecnistas. Por lo tanto, la recomendación práctica para los productores de soja en este momento es que analicen con mucho detenimiento la selectividad de los insecticidas que están usando, buscando los más amigables con las abejas y otros insectos polinizadores silvestres. La decisión de usar insecticidas más selectivos ya les significará alguna mejora en el rendimiento que se traducirá en una mejor rentabilidad.

Con el tiempo y ante nuevos estudios que confirmen la importancia de los polinizadores en el aumento de la producción, con toda seguridad que los fitomejoradores incorporarán a sus trabajos, si ya no lo han hecho, los caracteres que aumenten la atracción de insectos por parte de las flores. Aunque esto también les traerá problemas para la producción de semillas selectas, ya que obligará a una mayor separación entre lotes productivos para evitar contaminaciones indeseadas de polen.

Deja un comentario