Las inyecciones revitalizantes en los árboles urbanos ¿sirven?

Los árboles en las áreas urbanizadas viven fuera de su hábitat natural, generalmente bajo situaciones de alto estrés. Salvo en los parques, con frecuencia están ubicados en suelos compactados, de muy baja fertilidad por estar mezclados con materiales de construcción y con restricciones para el desarrollo radicular; lo cual les afecta su acceso al agua y a los nutrientes. Especialmente cuando están recién plantados, momento en que se produce una alta mortalidad.

También pueden ser afectados por el exceso de sombra producida por la edificación; o bien, los árboles pueden causar mucha sombra por su frondosidad o presentar grandes raíces que levanten las veredas, lo que obliga a podas de copa o de raíces, labores que en ocasiones son muy agresivas.

Y no es un tema menor, el sufrimiento por la contaminación ambiental derivado de los gases emanados de los vehículos o incluso, la lluvia ácida. Esta es la combinación del agua de lluvia con los óxidos de nitrógeno, el dióxido de azufre y el trióxido de azufre que originados en las fábricas, centrales eléctricas, etc. forman ácido nítrico, ácido sulfuroso y ácido sulfúrico. Si bien estos contaminantes pueden caer a tierra mediante la lluvia ácida luego de recorrer grandes distancias, la mayor frecuencia ocurre en las urbes vecinas a las zonas industrializadas.

Otro inconveniente muy importante que presenta el manejo del arbolado urbano es el control de las plagas y enfermedades. Es prácticamente absurdo pensar en pulverizaciones foliares de insecticidas o fungicidas en las calles entre las viviendas, por muy poco tóxicos que sean los principios activos aplicados.

Este panorama de alto nivel de estrés, hace que los árboles en las ciudades tengan problemas de vitalidad, llegando con frecuencia al envejecimiento y muerte prematura.

A partir de estos inconvenientes, se ha ido desarrollando desde hace años una técnica para mejorar la vitalidad y controlar las plagas y enfermedades del arbolado urbano, que algunos llaman endoterapia, que consiste en aplicar energuizantes o fitoterapéuticos mediante inyecciones en los troncos.

Sin dudas, el desarrollo de esta técnica es algo muy necesario en la arboricultura urbana, ya que de lo contrario lo único que se puede hacer es ver como las plantas van poco a poco perdiendo vigor hasta que se secan.

Al hacer una búsqueda en Google mediante términos como inyecciones en árboles urbanos, aparecen de inmediato numerosas empresas comerciales en distintos países que dan el servicio de tratamiento de árboles o que venden los implementos necesarios para aplicar las inyecciones.

Obviamente que estas empresas hablan maravillas de lo que hacen y venden y también prometen milagros de las inyecciones.

Por ejemplo:
www.arborjet.com/
www.chemjet.com.au/
www.mauget.com/
www.arborsystems.com/
www.treehelp.com/
www.tecnoverd.com/

Y también se puede encontrar información de divulgación de servicios gubernamentales serios de extensión.

University of Nebraska-Lincoln
Video de la Purdue Extension Entomology
Utah State University

Sin embargo, si esperamos encontrar información de nivel científico que avale todo este comercio, debemos armarnos de paciencia y de a poco, dedicando bastante tiempo, irán apareciendo algunos artículos donde se ha investigado la efectividad de estos tratamientos en los árboles.

Algunos ensayos son favorables, otros condicionan la recomendación de esta técnica exclusivamente para determinadas situaciones específicas (especie arbórea, tipo de insecticidas, vitalidad de los ejemplares, etc.) y también existen los ensayos que no han encontrado ninguna respuesta positiva por la aplicación de las inyecciones.

Es decir que se observa en las investigaciones científicas la falta de conclusiones que permitan generalizar una opinión favorable. Los resultados positivos, cuando existen, valen únicamente para determinadas especies arbóreas y afecciones y circunstancias muy específicas.

Una revisión de bibliografía sobre este tema, que es una adecuada introducción para quienes les interese luego una mayor profundización, es el artículo:
La relación entre los carbohidratos y la vitalidad en árboles urbanos

Elaborado por Tomás Martínez-Trinidad y colaboradores y publicado en Revista Chapingo. Serie Ciencias Forestales y del Ambiente, sept.-dic./2013, Chapingo, México.

Los autores presentan y comentan un relevamiento de trabajos de fisiología vegetal relacionados con las fuentes de energía de los árboles, las reservas energéticas (principalmente carbohidratos) y su distribución en los árboles y la traslocación y uso de estas reservas. Informan sobre la forma que las reservas inciden en la vitalidad de los árboles y sobre los métodos para cuantificar el nivel de vitalidad de los árboles urbanos.

También le dedican una sección al uso de inyecciones al tronco para suplementar carbohidratos, indicando las desventajas y beneficios de esta técnica para aumentar el vigor de los ejemplares, dejando en claro que si bien existen algunas experiencias favorables, todavía falta mucho por hacer. Una de las conclusiones es: ‘Si bien, la aplicación de azúcares en árboles se ha recomendado para el mejoramiento de la vitalidad, no existe suficiente investigación que corrobore el efecto significativo de dicha práctica, debido a que la concentración varía de acuerdo con las especies y condiciones ambientales.’

Otro artículo aconsejable como introducción al tema, del año 1996, es el escrito por el Dr. Daniel Rivas Torres de la Universidad Autónoma de Chapingo, México.
Inyecciones sistémicas en los árboles

Pero este artículo se debe leer conjuntamente con una participación del mismo autor el año pasado en un blog, donde reniega de lo que antes había escrito y ahora se posiciona como opositor a las inyecciones en los árboles.
Blog de www.arboricultura.org.mx

Lo cual muestra que el tema aunque haya una gran promoción comercial detrás, tiene un final abierto.

Deja un comentario