Solubilización del fósforo edáfico mediante bacterias y hongos

Entre los macronutrientes y micronutrientes, el fósforo es luego del nitrógeno el más importante de los nutrientes vegetales, ya que su carencia puede afectar el desarrollo y la producción de las plantas. Se retrasa la madurez de las cosechas ya que al no disponer de suficiente fósforo, las raíces no se desarrollan y las plantas demoran en crecer o quedan de tamaños menores a lo esperable ante una dotación adecuada de fósforo.

Pero mientras que el nitrógeno es muy móvil en el suelo y tiene el inconveniente que puede ser parcial o totalmente arrastrado por el agua colocándolo fuera del alcance de las raíces de las plantas, el fósforo es, al contrario, poco soluble y altamente inmóvil. Debe ser colocado en el lugar del perfil donde llegan las raíces y ni la existencia de aparentemente una buena cantidad de fósforo en el suelo, ni una abundante fertilización son garatías de que las plantas puedan aprovechar este macronutriente. Se ha calculado que el 95-99% del fósforo está presente en el suelo en la forma de fosfatos insolubles inaccesibles para las plantas.

Además, el agregado de fósforo mediante fertilizaciones hace que una cierta proporción del mismo se insolubilice y se acumule en el suelo como reservorio para futuros aprovechamiento.

Desde hace tiempo se conoce la existencia de microorganismos rizoféricos (hongos, bacterias y actinomicetes) que incrementan la solubilización del fósforo edáfico y, en los últimos años, se está trabajando en investigaciones para lograr un resultado práctico por el uso de estos microbios. Se está buscando crear fertilizantes biológicos detectando las especies y sus cepas más eficientes para solubilizar el fósforo, las que disuelven fosfatos insolubles en cantidades superiores a sus demandas nutricionales. Las investigaciones han mostrado que esta acción solubilizadora está asociada fundalmentalmente a la producción de ácidos orgánicos (láctico, glicólico, cítrico, maléico y otros) elaborados por el metabolismo microbiano.

Aunque también se han identificado otros mecanismos útiles por parte de estos microorganismos al efecto del desarrollo vegetal : disminución de los niveles de etileno en las plantas, fijación de nitrógeno atmosférico, biocontrol de ciertas enfermedades de los vegetales y producción de fitohormonas y sideróforos.

Al conjunto de estos microorganismos útiles se los conoce con el nombre genérico de Microorganismos promotores de crecimiento vegetal o por sus siglas en inglés: PGPM (Plant Growth Promoting Microorganisms).

Entre los microorganismos solubilizadores del fósforo del suelo se encuentran hongos de grupos como Penicillium, Sclerotium y Fusarium, algunos de los cuales tienen muy buena capacidad solubilizadora pero también son altamente patogénicos. Otro grupo es el de los actinomicetes, que son de difícil cultivo y multiplicación industrial. Y finalmente, el tercer grupo son las bacterias, hacia donde parecería que se dirije la mayor parte de las investigaciones, ya que si bien algunas son patógenas, existen otras que son manejables industrialmente y de buena capacidad solubilizadora del fósforo y producción de fitohormonas que inducen a un gran desarrollo radicular.

Para profundizar el tema, especialmente a estudiantes, les recomendamos la siguiente revisión que brinda una visión clara sobre lo hecho en esta cuestión y sobre lo que se puede esperar en lo inmediato.
La solubilización de fosfatos como estrategia microbiana para promover el crecimiento vegetal
Publicado en la Revista Corpoica, Vol 15, Nº 1, 2014, Colombia.
Autora: Mayra Eleonora Beltrán Pineda, quien es bióloga, MSc. Microbiología, y pertenece al equipo profesional del Grupo de Investigación Gestión Ambiental de la Universidad de Boyacá, en Tunja, Boyacá, Colombia.

Deja un comentario