Decálogo del ambientalismo estéril

Encontramos este artículo de opinión publicado en el journal Ecología Austral, editado por la Asociación Argentina de Ecología en diciembre 2014, escrito por Roberto J. Fernández, que les recomendamos a los interesados en los temas ambientales y ecológicos.

El autor plantea las dificultades que existen en el ambiente científico relacionado con la ecología para dar respuesta a la sociedad en general sobre cuestiones ambientales que la preocupan.

Indica que existen datos confiables y alarmantes para el futuro del planeta, tales como el consumo no sustentable de energía, la pérdida de biodiversidad y los cambios acelerados en los ciclos de materiales y que, además, los medios de comunicación se ocupan frecuentemente de estos temas, pero muchas veces lo hacen con información incorrecta o incompleta.

Reseña que existieron intentos de varias sociedades científicas (Asociación Argentina de Ecología, Asociación Española de Ecología Terrestre, Society for Conservation Biology, British Ecological Society) de emitir respuestas y recomendaciones sobre cuestiones ambientales de interés público, pero que los miembros participantes de las discusiones no llegaron a alcanzar acuerdos mínimos.

Le preocupa que los científicos de la ecología no puedan discutir con más claridad cuál debería ser el papel del sector frente a las dudas e inquietudes de la sociedad.

En consecuencia, en el artículo citado, presenta diez temas que considera que son las causas que impiden a los científicos llegar a consensuar respuestas sobre las dificultades ambientales que debe enfrentar el mundo.

Por lo que el decálogo lo piensa como una herramienta para encauzar las discusiones académicas, que son urgentes para definir las prioridades de investigación y para informar a la ciudadanía y mejorar los indispensables intercambios con la dirigencia.

Aquí les traemos únicamente los títulos de los temas para que tengan un primer conocimiento del decálogo, y para el resto de las explicaciones y los comentarios de cada uno deben entrar al artículo Decálogo del ambientalismo estéril

  • Creer, o actuar como si se creyese, que los problemas ambientales son técnicos, del dominio de una sola disciplina – muy probablemente la propia.
  • Creer, o actuar como si se creyese, que las soluciones a los problemas ambientales son independientes del contexto político, económico y social.
  • Creer, o actuar como si se creyese, que los mayores obstáculos a la aplicación de las soluciones a los problemas ambientales son el desconocimiento y la falta de honestidad.
  • Creer, o actuar como si se creyese, que las soluciones propuestas no generan sus propios problemas ni tienen costos.
  • Creer, o actuar como si se creyese, que sólo los adversarios usan selectivamente la información y están influenciados por intereses y sesgos ideológicos.
  • Ignorar, o actuar como si se ignorase, el efecto contraproducente que pueden tener los mensajes catastróficos y repetitivos que anestesian a la opinión pública, alejándola de su necesario papel de aliada.
  • Ignorar, o actuar como si se ignorase, a la globalización como una fuerza potentísima, que si se desprecia nunca podrá ser usada a favor.
  • Ignorar, o actuar como si se ignorase, la rica bibliografía relacionada con el manejo de conflictos, incluyendo los ambientales.
  •  Ignorar, o actuar como si se ignorase, la necesidad del diálogo, en un proceso que nunca será breve, perfecto ni completo, pero que es la única vía democráticamente aceptable.
  • Pensar, o actuar como si se pensase, que existen soluciones definitivas a los problemas ambientales – como si no hubiese cambios en la técnica, la sociedad, y “coadaptaciones”.

Deja un comentario