Coexistencia de maíces convencionales y modificados genéticamente en el mismo territorio

La posibilidad de que cultivos no modificados genéticamente (noMG) sean afectados por la introducción de polen de individuos vecinos modificados genéticamente (MG) es un problema muy importante para quienes producen dentro de las normas de la agroecología o se proponer vender su producción convencional noMG etiquetada de esta manera.

La clave es determinar prácticas agronómicas que den seguridad de que la coexistencia entre cultivos noMG y MG es posible, ya que -de lo contrario- no sería viable la producción de cultivos noGM.

La coexistencia se refiere a las condiciones en que productos agrícolas GM y noGM pueden ser cultivados, transportados y comercializados en el mismo territorio, preservando la identidad de los noGM de conformidad con las normas pertinentes de etiquetado y pureza varietal.

En este sentido, recientemente concluyó un proyecto de la Unión Europea, denominado PRICE, Practical Implementation of Coexistence in Europe, en el que trabajaron investigadores de 12 países miembros de la UE y que emitió conclusiones favorables hacia la posible coexistencia de cultivos MG y noMG. En el caso de España participaron investigadores de los centros del IRTA de Mas Badia y de Cabrils, del Departamento de Agricultura de la Generalitat de Catalunya, y así también profesionales de la Universidad de Girona.

Coexistencia de maíces GM y noGM en el mismo territorio
Coexistencia de maíces GM y noGM en el mismo territorio (foto tomada de http://price-coexistence.com/ )

Los estudios demostraron la efectividad de diversas prácticas culturales para garantizar la coexistencia entre el maíz MG y el noMG, evitando superar el umbral del 0,9% de presencia no deseada de granos de maíz MG en lotes que provienen de campos de maíz convencional. El 0,9% es el valor por encima del cual un producto se debe etiquetar como MG, según la legislación europea actual.

Entre las prácticas evaluadas favorablemente se encuentran medidas de contención físicas, como son el uso de zonas tampón y la separación de las fechas de siembra, para inducir un decalaje en la floración. Así como el uso de maíz MG androestéril (no productor de polen).

Los trabajos realizados en el proyecto fueron:

  • Un análisis económico de las prácticas de convivencia de estos cultivos en la UE para evaluar los costos y rentabilidad para el agricultor de adoptar estas prácticas.
  • Ensayos a campo sobre las estrategias productivas a seguir para posibilitar la convivencia. Estos ensayos permitieron definir las prácticas arriba comentadas consistentes en contención física como las distancias de separación y las filas de amortiguamiento entre cultivos y la contención biológica, como el uso de plantas con diferentes momentos de floración y plantas que no liberan polen.
  • Se desarrollaron herramientas informáticas para ayudar a los productores a tomar decisiones, mediante modelos de simulación para predecir el flujo y contenido de polen en cultivos GM, lo que permite anticipar problemas o eventualmente realizar ajustes para las siguientes campañas de acuerdo a la experiencia local.
  • Se evaluaron las consecuencias de la coexistencia en la cadena de suministros internacionales y de la UE y como la coexistencia puede ser implementada en el transporte y la comercialización, haciendo énfasis en las pequeñas y medianas empresas.

Deja un comentario