En New Zealand reducen hasta en un 90% las emisiones de metano en bovinos y ovinos

Es buenos conocer qué están haciendo los países que cuentan con una ganadería desarrollada para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de sus animales.

Con más precisión, qué hacen para reducir las emisiones de gas metano entérico (proveniente de los intestinos) que generan los animales rumiantes (bovinos, ovinos, caprinos) cuando digieren sus alimentos.

Uno de los pre-estómagos de los rumiantes es el rumen, que es una cámara en la cual se fermenta anaeróbicamente la celulosa de los pastos, mediante la acción de bacterias y protozoarios. El resultado es la obtención de CO2  (anhídrido carbónico), CH4 (metano), calor y ácidos grasos de cadena corta. La mezcla de gases emitidos se compone de un 65% de CO2, un 27% de metano y el resto, otros gases en menor cantidad.

Pese a la menor proporción de metano, éste posee 23 veces la capacidad de efecto invernadero del CO2 . Un bovino de 500 kg de peso puede producir entre 400-450 litros de metano por día.

En términos de energía, la producción de metano constituye una pérdida productiva, ya que entre el 6% y el 15% de la energía ingerida se desperdicia en la generación de metano. Hasta no hace mucho, las investigaciones en nutrición de los rumiantes se centraban principalmente en encontrar métodos para reducir las emisiones de CH4 debido a la ineficiencia energética que ocurre en el rumen, y no por el rol del CH4 en el calentamiento global. Sin embargo, últimamente ha cambiado este enfoque y también se lo investiga por su contribución al Cambio Climático.

Ganadería en Nueva Zelanda

Nueva Zelanda se ha comprometido a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2020 en un 5% por debajo de los niveles de 1990, adoptando los requerimientos de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

Recientemente, el Gobierno de Nueva Zelanda anunció un objetivo mayor: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 30% por debajo de los niveles de 2005 para el año 2030.

Para lograr estos objetivos en la agricultura, en el año 2003 fue creado el Pastoral Greenhouse Gas Research Consortium para proveer conocimientos y herramientas a los productores nacionales a los efectos de mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector. Este consorcio está integrado por distintas instituciones y empresas.

  • AgResearch Limited
  • Beef + Lamb New Zealand
  • DairyNZ
  • DEEResearch
  • Fertiliser Association
  • Fonterra
  • Landcorp Farming
  • PGG Wrightson

Además, el gobierno cuenta con otra institución de investigación dedicada específicamente a esta problemática. Es el New Zealand Agricultural Greenhouse Gas Research Centre. 

Ovinos en Nueva Zelanda

Las líneas de investigación de ambas instituciones en las que trabajan son las siguientes:

  • Selección de animales bovinos y ovinos con una genética de baja emisión de metano.
  • Uso de alimentos de baja emisión de metano.
  • Desarrollo de una vacuna inhibidora de la emisión de metano.
  • Identificación de aditivos químicos que inhiben la emisión de metano al afectar a aquellos microorganismo que son los mayores productores de este gas. Los aditivos se agregarían a los alimentos, al agua, a bloques minerales para lamer, etc.
  • Investigaciones en prácticas de manejo de las fincas para la reducción de lixiviados de óxido nitroso y nitratos.
  • También a nivel de las explotaciones se investiga para aumentar mediante manejo el nivel de carbono en los suelos como una manera de compensar la emisión de gases de efecto invernadero.

En este sentido, los investigadores neocelandeses ya han encontrado soluciones que pueden reducir las emisiones de metano de las ovejas y de los bovinos del 30 al 90%. Los resultados experimentales en animales se presentaron en la conferencia New Zealand Agricultural Greenhouse Gas Mitigation celebrada en Palmerston North, en abril de 2015.

El investigador principal es el Dr. Peter Janssen, quien es coordinador del programa de investigación del metano, que informó que los resultados fueron la culminación de cinco años de trabajo, durante los cuales el equipo examinó más de 100.000 compuestos con capacidad potencial de inhibir la emisión de metano, ya que estos inhibidores ralentizan o matan a los microorganismos generadores de metano. El trabajo se intensificó cuando en 2010 se logró conocer el primer genoma completo de uno de estos microorganismos.

El proceso de selección de inhibidores permitió detectar cinco compuestos que fueron probados exitosamente en ovejas, donde la reducción en la producción de metano durante un período de dos días fue entre 30% al 90%.

Los investigadores se han mostrado muy entusiasmados por estos resultados, principalmente por dos motivos: por que podría actuarse sobre los animales que pastorean y por el poco tiempo requerido para encontrar una reducción de las emisiones a partir del inicio del tratamiento.

Sin embargo, como sucede con muchas investigaciones, este es el comienzo.

Bovinos pastoreando

Se requieren muchos más ensayos y pruebas de producción para confirmar que estos compuestos pueden reducir las emisiones en el largo plazo, no tienen efectos adversos sobre la productividad y no dejan residuos en la carne o la leche.

Ya han iniciado las tratativas con un socio comercial y se espera que dentro de unos cinco años salga al mercado un producto comercial. Se tiene que tener en cuenta que, además de la ventaja en el medio ambiente, si se pudiera redirigir una parte de la energía destinada a la producción de metano a la producción de carne o lana, que como dijimos es del 6 al 15% de la energía ingerida, sería de esperar una ganancia para el productor que pague los costos de la práctica para reducir la emisión.

Deja un comentario