Las telas mosquiteras con insecticida incorporado

Lamentablemente el mosquito se ha convertido una vez más en una mala noticia para América latina y el Caribe por estar transmitiendo en estos momentos las enfermedades del dengue, zika y chikunguya.

Adicionalmente son vectores de otras importantes enfermedades como la malaria, la fiebre amarilla, la fiebre del Nilo occidental y la Leishmaniasis.

Por esto, en la mayor parte de los medios de prensa de la región se publican recomendaciones a la población para defenderse de este insecto. Por ejemplo, cambiar el agua de los floreros y de todo recipiente doméstico; secar todos los recipientes que se encuentren en el exterior de las casas y puedan acumular agua de lluvia; en el mismo sentido, drenar para secar toda concavidad del suelo que contenga agua; mantener cortados el césped y las áreas verdes cercanas a las viviendas; cambiar frecuentemente el agua de los bebederos de los animales; utilizar repelente sobre la piel expuesta al aire libre; cubrir con telas mosquiteras las cunas de los bebés; también colocar en puertas y ventanas telas mosquiteras; emplear tabletas y espirales repelentes, etc.

Buscando recomendaciones menos generales y tal vez alguna novedad en la cuestión de controlar los mosquitos, entramos en la página web de la Organización Mundial de la Salud (HWO por sus siglas en inglés), organismo de las Naciones Unidas con sede en Ginebra, Suiza.

Dada la superposición del hábitat del mosquito con el de los seres humanos, buscábamos especialmente conocer la opinión de esta organización sobre las fumigaciones en las zonas urbanas, un tema controversial ya que algunas personas piensan que no sirven de mucho y que más afectan a los humanos que a los mosquitos.

Lee sobre los problemas que pueden traer a la salud el uso de espirales contra los mosquitos, entrando en nuestro post: espirales para mosquitos

Algo nos llamó la atención en la HWO. Si bien conocíamos la existencia de las telas mosquiteras con insecticida incorporado, nos encontramos que la HWO hace mucho hincapié en la efectividad de esta herramienta y las promociona con mucho entusiasmo. No esperábamos tanto optimismo.

La idea básica es viejísima. Al visitar algún museo que expone muebles antiguos, con seguridad habremos encontrado cunas o camas de varios siglos atrás con telas como cortinas, que se despliegan arriba y a los costados en la noche para que los insectos no ataquen ni molesten a quien está durmiendo. Y desde ya que muchas personas en climas tropicales las siguen usando tal como lo hacían sus antepasados.

Cama con mosquitero
Cama con mosquitero

La diferencia es que se le ha agregado un insecticida a la tela; el cual puede venir incorporado a la fibra textil desde la fabricación (lo recomendado) o puede ser adicionado por el usuario impregnando mediante inmersión la tela, comprando aparte el insecticida.

Si bien algunas pocas especies de mosquitos pican en cualquier momento del día, la mayor parte de las especies pican y están activas únicamente en las noches. Por lo que la persona en la cama actúa como atractivo y al posarse el insecto o intentar pasar la tela, el insecticida lo liquida.

Las telas que se venden ya impregnadas están conformadas por una fibra textil plástica y un insecticida piretroide.

Las telas que son impregnadas por el usuario, pueden ser aquellas que se fabricaron ya impregnadas y que han perdido eficiencia por el paso del tiempo o bien cualquier tela liviana que sirva como mosquitero. Debe tenerse en cuenta que estas telas deben ser livianas, tipo tul, ya que tienen el inconveniente de que reducen el flujo de aire, por lo que dormir bajo una red es un ambiente más caliente que dormir sin la red, lo que se agrava en zonas tropicales.

La HWO promociona intensamente estas telas para controlar los mosquitos que transmiten la malaria en África, donde existen programas de varios países en los que los gobiernos compran estas telas en grandes cantidades y se las entregan gratuitamente a sus ciudadanos. Son operaciones de millones de telas.

Si necesitas googlear este tema, entra por el nombre en inglés con que se las conoce: Long Lasting Insecticidal Nets (LLIN). O sea redes insecticidas de larga duración.

¿Por qué son de larga duración? El efecto insecticida dura unos seis meses y se han hecho pruebas de lavar las telas. Las mismas no han perdido la capacidad de matar insectos aunque hayan sido lavadas con jabón hasta 20 veces. Luego deben ser descartadas o, como decíamos, existe la posibilidad de volver a impregnarlas, aunque esto requiere algún conocimiento y cuidado por parte de la persona que maneja el insecticida.

Según la HWO, las LLIN han jugado un papel muy importante en el éxito notable que se ha logrado al reducir la carga de la malaria en la última década en los países africanos afectados. Entre los años 2000 a 2010, las muertes relacionadas con la malaria se redujeron en un 25% a nivel global en África y en un 33% en los países de África subsahariana.

La herramienta principal fueron las campañas públicas de entrega gratuita de las LLIN y han sido tan exitosas, que se piensa que si estas campañas se suspendieran, el nivel de muertes por malaria volvería a los parámetros previos al año 2000.

La HWO dice que se debe procurar un acceso universal para su uso en favor de toda la población bajo riesgo de malaria.

Cuchetas con mosquiteros
Cuchetas con mosquiteros

Recomienda que para lograr la cobertura universal, los países deben implementar campañas masivas de entrega de estas redes en, al menos, una proporción de una red por cada 2 a 1,8 personas en riesgo. Además, se las debe reponer al llegar al fin de su vida útil.

Las campañas masivas deben llevarse a cabo con una periodicidad no menor a los 3 años entre cada una.

Las recomendaciones completas de la HWO se encuentran en:
WHO recommendations for achieving universal coverage with long-lasting insecticidal nets in malaria control

Otro artículo útil de la HWO sobre esta cuestión es:
Methods formaintaining coverage with long-lasting insecticidal nets (LLINs)

Las únicas redes que están aprobadas y recomendadas por la HWO son:

  • Olyset Net, fabricada por Sumitomo Chemical. Es un poliester híbrido con permethrina.
  • PermaNet, producto de Vestergaard Frandsen. Es un poliester impregnado en deltametrina.
  • Interceptor, fabricada por BASF. El insecticida es Fendona, basado en alpha-cypermethrin.

Adicionalmente, ya están apareciendo redes con acción insecticida reforzada dado que se observa resistencia y tolerancia a los piretroides por parte de ciertos mosquitos.

Resistencia de mosquitos a insecticidas. Tomado de ‘irmapperjavascriptwcfservice.cloudapp.net’.
Resistencia de mosquitos a insecticidas. Tomado de ‘irmapperjavascriptwcfservice.cloudapp.net’. La imagen es muy mala por lo que te recomendamos que entres al sitio original

Dada esta resistencia a los insecticidas piretroides, actualmente las compañías le han agregado butóxico de peperonilo, que no es estrictamente un insecticida sino un derribante, que voltea también a los individuos tolerantes. La HWO está realizando ensayos sobre la inocuidad y efectividad de estas redes con actividad insecticida reforzada, aunque todavía no las ha autorizado expresamente.

En Estados Unidos se venden redes insecticidas comercializadas con la marca Pramex LLINs de la empresa McLaughlin Gormley King Company – MGK, que las trabaja con la tecnología Olyset de Sumitomo Chemical. Se venden exclusivamente a través de Amazón a unos u$s 35/40 cada una.

También se consiguen en el sitio gigante chino Alibaba, fabricadas por la empresa Changzhou Unity-Prosperity Mosquito Net Co., Ltd., a precios de u$s 1 a 6, aunque habría que pedir una cotización exacta ya que esto dependerá seguramente de la cantidad comprada. Este último precio está acorde con lo que se sabe que los gobiernos africanos pagan por las redes autorizadas por la HWO que es de u$s 2,5 a 3,5.

Mencionábamos que una segunda alternativa para tener una red antimosquito con insecticida incorporado es impregnar una tela tipo tul con el insecticida que se compra aparte. Syngenta fabrica un producto en base al piretroide lambda-cyhalotrina y le agrega un polímero como agente aglutinante que permite impregnar telas nuevas o usadas que han perdido efectividad. Se denomina comercialmente Icon Maxx.

Bayer también tiene en venta un producto insecticida para impregnar telas en base a deltametrina: LifeNet.

Un comentario en “Las telas mosquiteras con insecticida incorporado

Deja un comentario