Reporte anual de la FAO sobre la agricultura y la alimentación mundial

Como ocurre todos los años, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha publicado su informe que denomina: El estado mundial de la Agricultura y la Alimentación , donde analiza con profundidad lo que coyunturalmente está ocurriedo. Cada año lo centra en una temática distinta y en el 2016 lo ha enfocado al Cambio Climático, la agricultura y la seguridad alimentaria.

El informe se inicia destacando la rapidez de los cambios que se están registrando en el clima mundial, lo cual se observa en fenómenos meteorológicos cada vez más
extremos y frecuentes, con intensas olas de calor, sequías o subidas del nivel del mar. Ya existen motivos para alarmarse por la manera que el Cambio climático afectará la seguridad alimentaria.

El estado mundial de la agricultura y la alimentación
El estado mundial de la agricultura y la alimentación

La primera observación que surje en forma inmediata es que los pequeños agricultores, los pastores, los pescadores artesanales y los silvicultores comunales son los más vulnerables al Cambio Climático pues sus actividades están estrechamente afectadas por las características del clima. Estos grupos vulnerables deben ser preparados prioritariamente para adaptarse a las nuevas condiciones climáticas, por lo que necesitarán mucho mayor acceso a las tecnologías, los mercados, la información y el crédito para la inversión con el fin de ajustar sus sistemas y prácticas de producción.

Sin embargo, través de sus efectos en la agricultura, los medios de vida y la infraestructura, se sabe que el Cambio Climático afectará todas las dimensiones de la seguridad alimentaria mundial, ya que expondrá a las zonas urbanas y rurales al aumento y la volatilidad de los precios de los alimentos. Los eventos climáticos adversos cada vez más intensos e imprevistos conducirán a una reducción de la producción de los cultivos, la ganadería y la pesca.

La FAO destaca que es necesario afrontar conjuntamente el hambre, la pobreza y el Cambio Climático, lo cual se trata además de un imperativo moral, pues aquellos que sufren más son quienes menos contribuyen al Cambio Climático. Al mismo tiempo manifiesta que los beneficios de la adaptación son superiores por márgenes muy amplios a los costos de la inacción.

Para esta transformación hacia una agricultura sostenible y más equitativa, se debe mejorar el acceso a los mercados y a un asesoramiento de extensión adecuado, mientras que la inseguridad de la tenencia, los altos costos de transacción y la menor dotación de recursos, especialmente entre las mujeres de las zonas rurales, son obstáculos que será necesario superar.

El temario desarrollado es:

Capítulo 1: Hambre, pobreza y Cambio Climático: los desafíos de hoy y del mañana.
Capítulo 2: Clima, agricultura y seguridad alimentaria: estudio detallado de sus conexiones.
Capítulo 3: La adaptación al Cambio Climático en la agricultura en pequeña escala.
Capítulo 4: Los sistemas agrícolas y alimentarios en la mitigación del Cambio Climático.
Capítulo 5: El camino a seguir: reajuste de las políticas, creación de capacidad institucional.
Capítulo 6: La financiación de las medidas futuras.

Anexo estadístico
A.1 – Cambios previstos en el rendimiento de los cultivos debido al cambio climático en todos los lugares del mundo.
A.2 – Emisiones y absorciones netas de la agricultura, los bosques y otros usos de la tierra en dióxido de carbono equivalente, 2014.
A.3 – Emisiones de la agricultura en dióxido de carbono equivalente por fuente.

El documento consta de 214 páginas y se puede leer online en el sitio de la FAO