Consejo para comprar minicerdos

En distintas partes del mundo, especialmente en EE.UU., se utilizan a los cerdos como mascotas familiares. Pero no son los cerdos de las mismas razas utilizadas para carne, sino otros ejemplares derivados genéticamente de razas de menor talla. Lo cual ha originado animales pequeños o muy pequeños.

No en todos los países se pueden conseguir estos minicerdos, ya que las respectivas autoridades sanitarias nacionales no siempre los permiten importar por cuestiones de prevención del ingreso de enfermedades.
Minipig (foto de www.mascofauna.com)
Lo tradicional ha sido mejorar cualquier raza animal mediante la selección y apareamiento de los mejores individuos que cuenten con algún o algunas propiedades que interese fijar o incrementar. Así los mejores individuos a utilizar en los cruzamientos son los que más leche producen, o los que tienen más desarrollados ciertos músculos por lo que tendrán mejor rendimiento en carne, o los más altos si buscamos caballos de salto, o los más fuertes en caballos de tiro, o los más sanos …

En el caso de los minicerdos se ha realizado una selección inversa. Utilizando ejemplares de razas que naturalmente son de menores dimensiones en promedio que las comerciales, se han seleccionado como padres a los animales más pequeños. El apareamiento de padres de menor tamaño no necesariamente va a originar inmediatamente hijos de menor tamaño que los padres. Pero con el paso del tiempo y de las generaciones, la descendencia presentará en promedio menores dimensiones que los animales iniciales.
Minipig (foto de www.mascofauna.com)
Estas mascotas se conocen con las denominados de minicerdo, cerdo tacita de té, minipig, microcerdo, cerdo duendecito, nanocerdo, super nanocerdo…

Estos son diversos términos que se le dan a estos animales, pero que no responden a una relación con el tamaño de los cerditos. Son nombres marketineros que le han asignado quienes se dedican a vender estos animales para llamar la atención de los eventuales compradores.

Pero otra cuestión más importante que con frecuencia aparece en el negocio de la venta de minicerdos es que no siempre los animales comercializados son tan pequeños como el comprador espera. Cualquier cerdo crece permanentemente y llegan a su tamaño máximo como adultos a los 5 años. Y no siempre es por mala fe del vendedor.

A veces se venden lechoncitos recién nacidos de razas grandes o bien animales de otras razas no tan grandes, pero que se convierten en un problema si se pretende jugar con una pequeña mascota cuando lleguen a adultos.

Para ayudar a los compradores y evitar fraudes, la Asociación Norteamericana de Minicerdos (ANM) ha establecido que para encuadrarse dentro de la categoría de minicerdo, los animales de una raza deben pesar en promedio a los 5 años de edad no más de 68 kg (150 libras).

Y clasifica a los minicerdos según la talla:

  • Categoría 1 (MC1): 35,6 cm (14 pulgadas) de alto o menos.
  • Categoría 2 (MC2) : más de 35,6 cm (14 pulgadas) y hasta 40,6 cm (16 pulgadas) de alto.
  • Categoría 3(MC3) : más de 40,6 cm (16 pulgadas) y hasta 45,7 cm (18 pulgadas) de altura.
  • Categoría 4 (MC4): más de 45,7 cm (18 pulgadas) y hasta 50,8 cm (20 pulgadas) de alto.

La medida de la altura se debe tomar verticalmente desde la tierra hasta la parte superior del hombro delantero.

Sin embargo, la ANM complica un poco la cuestión ya que a los minicerdos los considera comprendidos entre las razas que denomina ‘Miniature’ (cuya traducción obvia es Miniatura) y bajo esta denominación más abarcativa se encuentran razas cuyos ejemplares no deben pesar en promedio a los 5 años más de 159 kg (350 libras). Y 159 kg no es exactamente un animalito que podría ser clasificado como una miniatura. Con un problema más, la ANM indica que el límite de 159 kg es el promedio de la raza, por lo que algunos animales excederán este valor.
Minicerdo (foto de minipigsperu.com)
O sea que te pueden vender una cerdo ‘Miniature’, que en realidad termina creciendo mucho más de lo pretendido por la familia compradora y el comerciante no mintió.

Tengamos en cuenta que un animal de raza comercial va normalmente al matadero al pesar unos 100/120 kg y sus padres pueden pesar 200 ó 250 kg. O sea que un cerdo ‘Miniature’ de 150 kg no es tan chico para tenerlo de mascota y ¿qué hacemos con este animal caminando por nuestra casa y hocicando nuestro jardín?

Por lo que la mejor recomendación a tener en cuenta para evitar encontrarse con sorpresas es que el comprador debería intentar conocer personalmente a los padres del animal que le están ofreciendo.

El tamaño de los padres, si al menos tienen 2 años de edad, es un inmejorable indicador del tamaño esperado de sus hijos.

En otros términos, es recomendable comprarlos directamente en un criadero y no en una tienda de mascotas o a algún vendedor ocasional.