El glifosato fue clasificado como no cancerígeno por un comité científico de la UE

El 30 de junio del año pasado finalizaba el período de autorización de la sustancia activa glifosato para su uso en el ámbito de los países de la Unión Europea. El glifosato es un herbicida fabricado originalmente por Monsanto, de elaboración libre actualmente.

En ese momento, se reunió la Comisión para tomar la decisión de autorizar o no el uso de este herbicida por otros 15 años y no hubo acuerdo en el comité científico, cuya opinión se toma para fundamentar la autorización o el rechazo.

La oposición fue liderada por Francia y Malta; España se mostró favorable a prolongar su uso y algunos países (Alemania, Italia, Portugal, Austria, Luxemburgo, Grecia y Bulgaria) se abstuvieron de votar. En consecuencia y siguiendo el reglamento para el caso de falta de acuerdo, se tomó una solución transitoria, prorrogando el período de aprobación, con unas determinadas condiciones de uso, hasta seis meses después de la recepción del dictamen del Comité de Evaluación del Riesgo de la ECHA, o el 31 de diciembre de 2017, si esta última fecha es anterior.

El Comité de Evaluación de Riesgos (RAC) es un organismos científico que depende de la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA), ambas siglas por sus respectivos nombres en inglés, que convocó a distintas organizaciones científicas para que informaran los resultados de sus investigaciones. También consultó las evidencias encontradas por la industria. Una primera reunión se realizó en diciembre/16 y otra, la definitiva, en el transcurso del pasado mes de marzo.

Aplicación de herbicida
Aplicación de herbicida

Si bien tiene tiempo hasta noviembre de este año para publicar su dictamen, ya ha dado un comunicado de prensa donde informa sobre su decisión y que el dictamen definitivo lo publicará apenas se terminen los trabajos editoriales normales para este caso.

El Comité llegó a la conclusión de que las pruebas científicas disponibles en la actualidad justifican las siguientes clasificaciones para el glifosato:

  • Daño ocular 1; H318 (Provoca lesiones oculares graves)
  • Acuático crónico 2; H411 ​​(Tóxico para los organismos acuáticos, con efectos nocivos duraderos)

Además notificó que llegó a la conclusión de que las pruebas científicas disponibles no cumplían los criterios establecidos en la reglamentación para clasificar el glifosato para la toxicidad específica de órganos diana, como carcinógeno, como mutágeno o para toxicidad reproductiva.

Sin embargo, también deja en claro que: “La clasificación se basa únicamente en las propiedades peligrosas de la sustancia. No tiene en cuenta la probabilidad de exposición a la sustancia y, por lo tanto, no aborda los riesgos de exposición. Los riesgos planteados por la exposición se consideran, por ejemplo, al decidir si se renovará la aprobación del glifosato como plaguicida de conformidad con el Reglamento de la UE sobre productos fitosanitarios (Reglamento (CE) nº 1107/2009)”.

Por lo que parecería que no todo es tan definitivo y que está dejado abierta una puerta a una nueva discusión cuando se reúna la Comisión para tomar la decisión final.

Envase del herbicida glifosato para uso en jardines de EE.UU.
Envase del herbicida glifosato para uso en jardines de EE.UU.

Como curiosidad, agregamos una imagen de un envase de Roundup, la marca comercial con que Monsanto vende el glifosato, en este caso para uso en jardines doméstico de EE.UU. Arriba de la etiqueta aclara: “La Organización Mundial de la Salud ha clasificado a este producto como probable causante de cáncer”.

Desde ya que es una manera de cubrirse ante las multimillonarias demandas que le puede caer a Monsanto si aparecieran casos probados de cáncer por este herbicida. Tal como le ocurrió a la industria del tabaco en Estados Unidos.