Semilla de algodón Bt reutilizable por el agricultor sin pagar patente

Una noticia llega desde la India y que alegrará a los agricultores que batallan contra Monsanto por el pago de las patentes incorporadas al precio de venta de la semilla genéticamente modificada.

En la India se están haciendo los últimos trámites para aprobar tres variedades Bt. Son variedades nativas que han sido modificadas genéticamente por la introducción de un gen que defiende a las plantas del ataque de ciertos insectos.

Específicamente, el algodón Bt genera una proteína tóxica para los insectos coleópteros que es producida naturalmente por la bacteria Bacillus thuringiensis, de donde se extrajo el gen. La principal plaga que afecta al cultivo de algodón es la lagarta rosada (pink bollworm, barrenador del tallo, Pectinophora gossypiella) cuyas larvas o gusanos mueren al comer hojas o tallos del algodón Bt.

La gran diferencia que tiene esta semilla de otras semillas genéticamente modificadas es que el productor podrá guardar su semilla y volver a utilizarla en las temporadas sucesivas como cualquier variedad convencional, no nodificada.

Las variedades de algodón se denominan PAU-1, RS 2013 y F-1861 y ya han recibido la recomendación del Consejo Indio de Investigación Agrícola (ICAR) para su liberación comercial.

Cultivo de algodón (imagen tomada de foter.com)
Cultivo de algodón (imagen tomada de foter.com)

Se ha estimado que estas variedades producirán unos 500 kg por hectárea, lo que es intermedio entre el algodón convencional y el algodón Bt actualmente sembrado, producido mayormente con el gen de Monsanto. Por lo que finalmente, el éxito de esta novedad dependerá del precio, todavía desconocido, con que saldrá a la venta.

La pregunta obvia es cómo se llega a producir estas variedades Bt reutilizables sin un conflicto de patentes. La respuesta es que se ha utilizado la tecnología Bollgard-I (BG-I) para modificar genéticamente las plantas, cuya patente ‘venció’ en el año 2006. Aunque lo de ‘venció’ es una manera de decir, pues muchos manifiestan que la patente nunca existió.

La cuestión tiene ciertas complicaciones. En la India hubo una dura discusión sobre si los agricultores tenían obligación de pagar patente en la semilla de Monsanto ya que, decían, Monsanto no había patentado dicha tecnología.

Y fue tan dura la discusión que un organismo de investigación gubernamental -el Instituto Central de Investigación del Algodón- dijo que nunca Monsanto había patentado el gen Bt; mientras que al mismo tiempo, el Ministerio de Medio Ambiente y Bosques negaba la liberación comercial de un algodón Bt a la Universidad de Ciencias Agropecuarias alegando que el gen ya estaba patentado, sin decir quien lo había patentado.

Consultada Monsanto, se negó a indicar el número de registro de la patente aduciendo que era un secreto comercial. Desde ya que los activistas de la India dijeron: lo que no se muestra no existe, por lo que Monsanto no cuenta con una patente ni con derechos para cobrar un adicional por su semilla.

También se consultó a la oficina de patentes local y tampoco pudieron indicar cuál era el registro de la patente a la cual hacía alusión Monsanto. (para ser exactos, las disputas no fueron directamente con Monsanto sino con las empresas licenciatarias a las cuales Monsanto autorizó a reproducir su gen).

En el año 2006 Monsanto patentó la tecnología Bollgard-II (BG-II) saliendo al mercado con un algodón superior al BG-I, por lo que se terminó la controversia. A partir de ese momento Monsanto no se preocupó de discutir si tenía o no patentada la BG-I.

Algo de historia. En el año 1986 Monsanto comienza a desarrollar el algodón Bt con el gen cry1ac (evento Mon 531) en EE.UU.; que es liberado comercialmente en el año 1996. En el 2002 es liberado en la India bajo el nombre de Bollgard. En el 2006 es aprobado el Bollgard-II, al cual se le ha incorporado los genes cry1ac y cry2ab (evento Mon15985). Hoy Monsanto trabaja para patentar el algodón Bollgard-III, al cual se le ha apilado el gen vip3A.

Cultivo de algodón en la India (imagen tomada de foter.com)
Cultivo de algodón en la India (imagen tomada de foter.com)

En el 2008 en la India se desarrolló una variedad convencional (Bikaneri Narma) con resistencia a coleópteros, pero un poco después se encontró que poseía el gen Mon 531. No se sabe si el gen fue deliberadamente introducido o si ocurrió a partir de una polinización cruzada, lo cual es muy común. Además, había otras 20 variedades desarrolladas conjuntamente con Bikaneri Narma que tenían el mismo problema. Esto hizo que las autoridades gubernamentales frenaran las habilitaciones y comenzaran nuevas disputas, sin que Monsanto mostrara la patente.

Finalmente, a partir del 2014 el Consejo Indio de Investigación Agrícola tomó la decisión de avanzar en los desarrollos de algodones Bt con el gen Mon 531 (BG-I), cuando a Monsanto ya no le interesaba la discusión dado que el Bollard II, y seguramente el Bollard-III, son muy superiores a los que se puedan lograr utilizando la tecnología Bollard I.

Esto es así a tal punto que se piensa que las nuevas variedades Bt reutilizables que están por salir, sólo serán exitosas según el precio, como ya dijimos, y si se utilizan en áreas donde la lagarta rosada no produce ataques muy intensos. Hoy, cerca del 95% del algodón Bt que se siembra en la India es Bollgard-II.

Aunque para poder emitir una opinión fundamentada sobre este embrollo, no se puede dejar de tener en cuenta que Monsanto le ofreció al gobierno de la India venderle toda la tecnología para que produjera sin restriciones algodón Bt, lo cual fue rechazado por el gobierno por considerar que el precio solicitado era muy alto. Esto también motivó otra discusión interna en la India, ya que muchos dijeron que lo que se hubieran ahorrados los productores superaba ampliamente a lo pedido por Monsanto.