Archivo de la etiqueta: bacterias

La comunicación entre bacterias

¿Las bacterias se comunican entre sí y conversan? Bueno, esto es a todas luces exagerado.

Pero existe un mecanismo químico -investigado en los últimos años- por el cual las bacterias se comunican entre sí, tomando conocimiento de la cantidad de otras bacterias similares que la están rodeando y disparan en conjunto comportamientos equivalentes a lo que haría un organismo multicelular.

Es una comunicación ‘célula-célula’, donde intervienen moléculas que emiten las bacterias y que son detectadas por otras moléculas presentes en estos organismos que actúan como sensores.

Este mecanismo se ha denominado “Quorum sensing“, que se traduciría como “detección del quórum”. Siendo la palabra ‘quórum’ utilizada en el mismo sentido que se usa en cualquier asamblea política o comercial; es decir, la cantidad mínima y suficiente de personas que habilita a la asamblea a sesionar. En el caso específico de las bacterias, el quórum es la cantidad mínima de bacterias que habilita al conjunto a disparar acciones en forma grupal, desarrollando acciones sociales coordinadas.

Para entender un poco lo que es el “quorum sensing” pensemos que cada bacteria, por ejemplo, está en condiciones de enviar una determinada enzima al medio que la rodea. Si son pocas las bacterias presentes, la salida de esta enzima sería absolutamente inocua por su escasa cantidad. Sin embargo, mediante la comunicación “quorum sensing”, las bacterias detectan el momento en que hay suficientes bacterias por lo que liberan en forma conjunto la enzima y, ahora sí, llega al medio que las rodea la suficiente cantidad de esta determinada enzima como para producir un cierto efecto. El efecto puede ser positivo o patológico.

A los que les interese profundizar sobre este mecanismo les recomendamos la siguiente revisión:

Quorum sensing en la asociación beneficiosa de las bacterias con las plantas
Autora: Marcia M. Rojas Badía
Departamento de microbiología y virología, Facultad de Biología, Universidad de La Habana, Cuba.
Publicado en la Revista Colombiana de Biotecnología, Vol. XIII No. 2, Diciembre 2011

Bacterias gigantes que respiran nitratos y consumen azufre

Los investigadores chilenos Víctor A. Gallardo y Carola Espinoza informaron sobre la existencia de macrobacterias filamentosas, multicelulares, de gran tamaño que habitan en fondos marinos fangosos, que van de los 20 a los 200 m de profundidad, de alto nivel de materia orgánica y carentes de oxígeno. Fueron encontradas a la altura de las costas del centro y norte de Chile, centro y norte del Perú, en la Islas Galápagos y a la altura de las costas del pacífico de Panamá y Costa Rica.

Las primeras macrobacterias fueron descubiertas en el año 1962 y se ha determinado que pueden llegar a medir unos 3 millones de micrones, equivalente a unos 3 centímetros de longitud.

Varios aspectos de la biología de estas bacterias han llamado la atención. Uno de ellos es que respiran nitratos en lugar de oxígeno y se alimentan de sulfuro de hidrógeno. Las bacterias en el agua acumulan nitratos en “depósitos” internos de cada célula y luego se sumerjen en el fango donde toman la energía necesaria para vivir de su alimento, el sulfuro de hidrógeno (gas tóxico para el humano). Así, en el fondo marino pueden vivir hasta dos años sin necesidad de recargar sus depósitos de nitratos.

Otro aspecto que se ha resaltado es que el genoma responde a características muy primitivas; son ejemplos de la primera vida que habitó la Tierra.

Referencia:
International Microbiology
Mundo acuícola
El Mercurio