Archivo de la etiqueta: herbicidas

Se podría reducir la dosis de glifosato a la mitad si va acompañado de urea y sulfato de amonio

Un par de ensayos realizados en Brasil han determinado que se podría reducir a la mitad la dosis de glifosato agregando urea y sulfato de amonio en el caldo de pulverización.

Las conclusiones son por el momento muy limitadas pues se trabajó en invernadero y sobre una única maleza (Digitaria insularis, cola de zorro, Sourgrass), pero los resultados fueron concluyentes como para justificar mirar con optimismo esta técnica para reducir la dosis del herbicida sin bajar su efectividad.

Los autores de los ensayos indican que, además de fertilizante foliar, ya hay antecedentes del uso de la urea como un facilitador de la penetración de nutrientes catiónicos y aniónicos y herbicidas. También se habría asociado el uso de sulfato de amonio a una mayor eficacia de herbicidas, aunque no han encontrado trabajos que hayan evaluado el agregado conjunto de urea y sulfato de amonio en el caldo para la pulverización del glifosato.

La maleza testeada, Digitaria insularis, fue sembrada en macetas con semillas recogidas de un área con una historia de aplicaciones ocasionales de glifosato.

En el primer ensayo se evaluaron siete tratamientos consistentes en la variación de la dosis de glifosato: 5.760; 1.440; 360; 90; 22,5 ; 5,6 g de principio activo por hectárea y un testigo sin herbicida, a los cuales se les agregó:  i) urea 5 g/l, ii) sulfato de amonio 15 g/l o iii) urea+sulfato de amonio (2,5 + 7,5 g/l). El sulfato de amonio contenía 21% de nitrógeno y la urea el 45%.

Se observó que 409 g/ha de glifosato aplicados únicamente con agua permitían lograr un 50% de plantas controladas; mientras que se reducía a 373, 208 y 189 g/ha para lograr el mismo resultado si se adicionaba urea, sulfato de amonio o urea+sulfato de amonio, respectivamente. En este último caso, la dosis fue el 46% del tratamiento con agua sola.

En el segundo ensayo se ajustaron los resultados logrados en el primero.

Los tratamientos fueron:

  • i) testigo sin aplicación de herbicida
  • ii) glifosato 360 p.a./ha, sin urea ni sulfato de amonio
  • iii) glifosato 360 p.a./ha + sulfato de amonio (15 g/l, equivalente a 3 kg/ha)
  • iv) glifosato 360 p.a./ha + urea (5 g/l, equivalente a 1 kg/ha)
  • v) glifosato 360 p.a./ha + urea (2,5 g/l, equivalente a 0,5 kg/ha) + sulfato de amonio (7,5 g/l, equivalente a 1,5 kg/ha)
  • vi) glifosato 720 p.a./ha, sin urea ni sulfato de amonio

Se concluyó que los tratamientos v) y vi) no fueron estadísticamente diferentes; mientras que si hubo diferencias estadísticamente significativas entre estos dos tratamientos y los restantes.

O sea que los dos ensayos demuestran que se podría reducir a la mitad la dosis de principio activo de glifosato aplicado  si se lo acompaña con 0,5 kg/ha de urea y 1,5 kg/ha de sulfato de amonio.

Esperemos que nuevos ensayos en otras malezas y realizados a campo confirmen estos primeros resultados.

Adição simultânea de sulfato de amônio e ureia à calda de pulverização do herbicida glyphosate

Autores:  Carvalho, S.J.P. (I); Dias, A.C.R. (II); Shiomi, G.M. (III); Christoffoleti, P.J. (IV)

(I) Professor do Instituto Federal do Sul de Minas, Campus Machado, Machado-MG, Brasil
(II) Doutoranda em Fitotecnia, Esalq/USP,
(III) Engº- Agrº.,
(IV) Professor Associado do Dep. de Produção Vegetal, ESALQ/USP,

Publicado en Planta Daninha, Brasil, vol.28 no.3, 2010

Malezas resistentes al glifosato

Hagamos una revisión de las malezas que se han encontrado que de alguna manera resisten la acción del herbicida glifosato. Tomamos la información de  www.weedscience.org y anotamos nombre científico, los países donde se han denunciado la resistencia y el nombre común de la maleza. También agregamos un enlace a alguna ficha técnica con fotos.

Además se ha informado de problemas de tolerancia/resistencia en Chenopodium album (quínoa blanca o cenizo), Parietaria debilis (Parietaria, Ocucha), Petunia axillaris (Petunia, Coroyuyo), Verbena litoralis (Verbena), Verbena bonariensis (Verbena), Hybanthus parviflorus (Violetilla), Iresine diffusa, Commelina erecta (Flor de Sta. Lucía), Oenothera indecora (Flor de la noche), Ipomoea spp. (Bejucos) y otras especies.

Aplicación específica de herbicidas ante la presencia de malezas

Existen varias líneas de trabajo para lograr que el control de malezas sea amigable con el medio ambiente. Una de estas líneas se encuentra en el área del diseño de la maquinaria, buscando reducir la cantidad del herbicida que se aplica. Ya sea por hacer más eficiente la pulverización mejorando, por ejemplo, las boquillas para evitar lanzar exceso de producto o bien, buscando aplicar el herbicida únicamente en presencia de la maleza.

En el último número (enero/marzo de 2009) del Journal Planta Daninha publicado por la Sociedade Brasileira da Ciência das Plantas Daninhas se ha incluido un artículo donde se trabaja en esta última vía, donde se ha desarrollado un equipo-prototipo de pulverizadora que acciona la aplicación del líquido cuando sus sensores identifican la presencia de malezas.

El artículo es Adaptación de una pulverizadora de tracción humana para la aplicación localizada de herbicidas y sus autores son C.A. Viliotti, C.A., L.B. Vieira, L.R. Ferreira, G.P. Dias y P.C.N. Rinaldi de las universidades federales brasileñas de Ceará y Viçosa.

El equipo pulverizador básico no tiene mayor importancia; la cuestión de fondo es el desarrollo de un sistema sensor que reconoce los grandes grupos de malezas. Los investigadores elaboraron un circuito electrónico que cuenta con un programa de computación en lenguaje Assembly, con información de la variación de la resistencia eléctrica de un resistor dependiente de la luz. Se identificó la radiación incidente reflejada por cuatro tipos de superficies: plantas dicotiledóneas, plantas monocotiledóneas, paja de trigo y suelo desnudo.

Los sensores ópticos utilizados son dispositivos semiconductores cuya resistencia varía con la intensidad de la radiación electromagnética incidente. Así se encontró en investigaciones anteriores que la cantidad de luz incidente sobre los sensores se podía utilizar para dirigir un circuito amplificador cuya intensidad de respuesta era función directa de la cantidad de malezas encontradas.

En las pruebas a campo, la válvula que comanda la aplicación del líquido permanecía cerrada mientras el equipo se encontraba en suelo desnudo y se abría luego de 0,08 segundos (tiempo de respuesta) que los sensores identificaran alguno de los grupos de malezas.

El artículo completo se puede leer en Journal Planta Daninha

Por otra parte, es interesante revisar la bibliografía que acompaña al artículo, dado que encontramos que ya existe un trabajo del año 1976 sobre este tema, desarrollando un sensor para diferenciar la vegetación del suelo desnudo. Asimismo, siguiendo algunos enlaces bibliográficos, pudimos encontrar uno que nos lleva a Google con una muy buena cantidad de bibliografía relacionada en inglés. Ver Google.

Recomendaciones para reducir la probabilidad de aparición de resistencia al glifosato

La generación de resistencia genética a los agentes que los controlan por parte de los organismos adversos a la salud publica o a la producción, es un problema latente que podría terminar en situaciones catastróficas si no se toman suficientes precauciones.

Concretamente para el caso del control de malezas, cuanto más utilizado sea un herbicida, mayores serán las posibilidades de que aparezcan especies con resistencia o tolerancia al mismo. Esto puede significar que haya que subir la dosis del herbicida para que sea efectivo o, simplemente, que sea inútil su aplicación.

Uno de los casos más preocupante es el del glifosato dado su muy generalizado uso. Si bien es uno de los mejores instrumentos de que se dispone para el control de malezas, la dependencia del glifosato puede llevar a problemas.

Por este motivo, el Weed Science Panel de la University of Nebraska-Lincoln, USA, ha emitido las siguientes recomendaciones:

1.- inspeccione el terreno antes de la aplicación del herbicida para establecer que las malezas objetivo están realmente presentes y asegúrese que el herbicida elegido está indicado para controlar dichas malezas.

2.- rote los cultivos, sembrando cultivos convencionales alternados con resistentes al glifosato.

3.- rote los herbicidas según el modo de acción de los mismos. Evite el uso de herbicidas con el mismo modo de acción más de una vez al año en el mismo terreno.

4.- limite la cantidad de aplicaciones de glifosato a una o dos por temporada en el mismo terreno.

5.- aplique el herbicida cuando las malezas son pequeñas, dado que son más fáciles de controlar.

6.- para aplicaciones de herbicidas como desecantes (barbecho químico), pruebe otros herbicidas además del glifosato.

7.- use herbicidas de pre-emergencia a la siembra, dado que esto retrasa el momento crítico para el control de malezas reduciendo la necesidad de múltiples aplicaciones de glifosato.

8.- en post-emergencia, utilice mezclas específicas de herbicidas para el control de las malezas presentes.

9.- inspeccione los campos luego de las aplicaciones de herbicidas para detectar plantas que se hayan escapado del control. Evite la producción de semillas mediante otros métodos de control.

Las recomendaciones se encuentran en la página web del The North Platte Bulletin.

Otras páginas sobre el glifosato:

The Glyphosate, Weeds, and Crops Web Site
Facts of glyphosate-resistant weeds
Understanding glyphosate to increase performance

El herbicida Dicamba: un nuevo foco para la discusión ambiental

Así como el herbicida glifosato (Roundup) es motivo de una extensa e intensa discusión entre ‘ambientalistas’ vs. ‘productivistas’, ahora ha surgido un nuevo combustible en esta controversia sobre si el uso de plantas resistentes a los herbicidas afecta al medio ambiente y a la gente en general o si el balance final por la mayor cantidad de alimentos que se producen contrarrestaría cualquier posible efecto negativo de la utilización de organismos genéticamente modificados.

La cuestión es que los principales laboratorios mundiales de biotecnología se encuentran desarrollando plantas cultivadas resistentes al herbicida Dicamba. BASF SE y Monsanto Company anunciaron el pasado 20/enero/2009 un acuerdo de licencia conjunta para desarrollar la próxima generación de plantas resistentes a herbicidas, la cual será resistente al Dicamba. No han informado mayores detalles del acuerdo más allá de indicar que trabajarían en forma asociada.

El Dicamba (3,6-dicloro-2-ácido methoxybenzoic) fue registrado en USA en 1967 y pertenece a la familia de herbicidas del grupo de los ácidos aromáticos, cuyos otros miembros son aminopyralid, chloramben, clopyralid, picloram, pyrithiobac, quinclorac, quinmerac. Controla malezas de hojas anchas, ya sea anuales como perennes, en cultivos de cereales y en pasturas en aplicaciones de pre y post-emergencia.

Actualmente se lo comercializa (Banvel, Oracle, vencer, etc.) solo o bien en formulaciones acompañado de 2,4-D, MCPP y/o MCPA.

La acción de este herbicida es similar a la que produce en las plantas ciertas hormonas de crecimiento como las auxinas, pero la división celular es descontrolada, terminando por matar a la planta no resistente. Es absorbido por las plantas desde el suelo donde se lo considera como “moderadamente persistente”. Su vida media puede oscilar entre 1 y 6 semanas según el tipo de suelo. En general es muy móvil en la mayor parte de los suelos pero se adsorbe más en aquellos de bajo pH.

Dicamba es sospechado de ser un teratógeno humano aunque los efectos teratogénicos no han podido ser demostrado en animales de laboratorio tales como los conejos y ratas. Un teratógeno es un agente capaz de causar un defecto congénito cuando es parte del ambiente de una mujer en gestación, siendo los ejemplos más conocidos las drogas, ciertos medicamentos y el alcohol. No se ha demostrado que el Dicamba sea un agente mutágeno. Se ha comprobado en ratones el aumento de ciertas células del hígado pero esto no ha podido ser replicado en humanos.

La bacteria del suelo Pseudomonas maltophilia es conocida por su acción para inactivar al Dicamba en el suelo dividiéndolo en sustancias no activas sin efecto herbicida. Un grupo de investigadores de la Universidad de Nebraska -Lincoln, USA, encabezados por Don Weeks, aislaron un gen de esta bacteria Pseudomonas maltophilia y lo transfirieron a plantas útiles (tabaco, soja, tomate) y a una especie común en experimentación: Arabipopsis thaliana. crearon plantas resistentes al Dicamba.

Sin entrar en cuestiones ambientales, indiscutiblemente el gran punto débil que ofrece la tecnología de plantas transgénicas resistentes al glifosato es la posibilidad de que aparezcan malezas resistentes al herbicida, lo cual ya está ocurriendo sin revestir extrema gravedad. Ahora con el Dicamba, aparece otra opción que permitirá ampliar las alternativas de manejo del agricultor. El Dicamba tiene una muy favorable historia de falta de malezas que le sean resistentes, aunque convengamos que tampoco ha tenido la difusión del glifosato.

Referencias:

Comunicado de prensa BASF
Bioquímica.cl
USDA – Perfil del herbicida Dicamba

Desarrollo de un sensor detector de malezas

En el Instituto de Ingeniería Rural del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA, Castelar-Argentina), un grupo de investigadores encabezados por el Ingeniero en Electrónica Andrés Moltoni vienen trabajando en los últimos años en un equipo de aplicación de herbicidas que distingue el terreno con y sin malezas, con la finalidad de aplicar el herbicida únicamente en las áreas donde se necesita su acción.

Este equipo aplicador no distingue entre malezas y plantas útiles por lo que únicamente puede ser utilizado para aplicaciones de barbecho químico; es decir, para cobertura total, lo cual es una práctica muy difundida en agricultura extensiva de siembra directa. Normalmente la presencia de malezas no es uniforme en todo los lotes donde se necesita secar las malezas, por lo que se termina desaprovechando parte del producto aplicándolo en terrenos con pocas malezas.

En el Instituto se desarrolló un sensor detector de malezas que se basa en el método de detección de color rojo y cercano al infrarrojo (RR/NIR) de la luz que reflejan las plantas. Los ensayos demostraron que el detector diferencia entre los sectores del terreno que están desnudos de aquellos que están enmalezados y que la eficiencia de la detección no se modifica por el momento del día que se realiza. Este equipo sensor luego fue agregado a una pulverizadora de herbicidas y presentada al público en diversos eventos, estimándose que el ahorro de herbicida oscila entre el 30 y el 70% según el nivel de enmalezamiento del terreno. Lo cual trae evidentes ventajas tanto en los económico para el productor como para la calidad del medio ambiente.

Referencias:
2008
2007
2006

Prueban harina de mostaza para control de malezas

El Servicio de Investigación Agrícola (ARS-USDA) de USA ha informado que la mostaza blanca (Sinapis alba) posee propiedades antimalezas. Esta especie cuenta con el glucósido ‘sinalbina’, que le da las propiedades de sabor particular a la mostaza blanca y que podría ser el causante de una acción de control de especies vegetales indeseadas.

La investigación se llevó a cabo con tres objetivos: 1) encontrar un procedimiento de desmalezado apropiado para la agricultura orgánica; 2) encontrar otro uso que mejore el valor de las semillas de mostaza y 3) encontrar alternativas amigables con el medio ambiente para reducir el uso de agroquímicos sintéticos.

Rick Boydston y otros científicos del ARS-USDA aplicaron 0,5, 1 y 2 tn de semillas de mostaza blanca por acre de suelo y encontraron que las mayores dosis controlaban y reducían las poblaciones de las malezas capín arroz, cola de zorro, quinoa, ortiga mansa y yuyo colorado. Experimentando en menta, las plantas sufrían en la etapa juvenil y luego se recuperaban; mientras que los cultivos de cebolla morían independientemente de las dosis aplicadas de semilla de mostaza. Otras pruebas también afectaron de alguna manera a poa anual, capiquí, vinagrillo y hepática de las fuentes (o empeine).

También probaron la harina de semillas de carraspique (Iberis spp., de la familia Crucíferas) y residuos de la producción de etanol a partir de maíz, pero ambos productos fueron menos eficaces que la mostaza blanca en el control de malezas.

Referencia web: http://www.ars.usda.gov

Generación de selectividad de un herbicida vehiculizándolo en paja de arroz

Uno de los principales problemas de manejo en los canteros de flores de los jardines es el control de malezas, que mayormente debe hacerse a mano ya que existe poco desarrollo de herbicidas selectivos para plantas ornamentales.

En consecuencia, K.F.L. Pivetta y otros de la UNESP/FCAV, Brasil, estudiaron la posibilidad de generar selectividad mediante una innovación en la forma de aplicación del herbicida. Los canteros de flores eran de Salvia splendens, especie ornamental conocida como banderilla, salvia roja o coral, y se aplicó el herbicida oxyfluorfen (Galigan, Goal, Goliath) vehiculizado mediante un mulching de paja de arroz. Como testigo se utilizó la aplicación directa del herbicida en el suelo.

Se eligió la paja de arroz para conformar el mulching dado que hay antecedentes de otras investigaciones que han indicado que esta paja tiene propiedades alelopáticas e inhibe la germinación de semillas de ciertas malezas.

Se encontró que 1) el herbicida no puede aplicarse en forma directa ya que si bien controla malezas no es selectivo para la Salvia; 2) no se verificaron las propiedades alelopáticas de la paja de arroz por lo que no se puede recomendar cuando el objetivo principal del mulching es el control de malezas y 3) la combinación de mulching de paja de arroz más el herbicida oxyfluorfen es recomendable ya que realiza un adecuado control de malezas sin fitotoxicidad hacia la Salvia.

Referencia: Journal Planta Daninha

El glifosato y el control de la roya de la soja

En Brasil, Rafael Moreira Soares y otros investigadores (Embrapa Soja + Faculdade de Agronomia de la Universidade Estadual de Maringá + Faculdade de Biologia de la Universidade Estadual do Norte do Paraná) están evaluado los efectos de la aplicación del glifosato sobre la roya de la soja.

El fundamento de la investigación es que el herbicida glifosato actúa inhibiendo una enzima clave (la EPSPS) para la síntesis de aminoácidos aromáticos y las plantas modificadas con la tecnología “roundup ready” (RR) son insensibles a la acción del herbicida. Esta enzima no está presente en animales pero sí existe en hongos y bacterias, por lo que sería de esperar que estos -de alguna manera- deberían ser sensibles al glifosato.

Existen algunos estudios de la acción del herbicida sobre hongos fitopatógeno y ahora se realizaron ensayos en invernadero y a campo para reconocer la acción sobre el hongo Phakopsora pachyrhizi, causante de la roya de la soja.

Los resultados son preliminares, y se encontró que efectivamente el glifosato tiene efecto sobre las esporas de P. pachyrhizi pero que esta acción no es suficiente para recomendarlo en reemplazo de funguicidas que se apliquen en forma preventiva o para erradicar la enfermedad (se lo comparó con el funguicida tebuconazole).

Referencia: Pesquisa Agropecuária Brasileira