Archivo de la etiqueta: repollo

El repollo podría utilizarse como biofumigante en almácigos para cebolla

Una de las principales enfermedades del cultivo de cebolla es la podredumbre blanda causada por Fusarium oxysporum f. sp. cepae, observándose a campo plantas que se tornan amarillas hasta marchitarse; secándose desde la punta hasta la base. Para realizar el diagnóstico, hay que cortar el bulbo en forma longitudinal y observar la existencia de una decoloración castaña, la destrucción de las raíces y una pudrición parda de las catáfilas carnosas.

La plantación recurrente de cebolla sobre cebolla en el mismo lote aumenta la presencia del hongo en el suelo agravando la incidencia de la enfermedad. El exceso de fertilización nitrogenada y el estrés de las plantas por cualquier causa (sequía, herbicidas, salinidad, deficiencia de drenaje, etc.) aumentan los riesgos de podredumbre basal.

Años atrás, este fitopatógeno se controlaba en los almácigos mediante desinfecciones del suelo utilizando el biocida Bromuro de metilo, de amplio espectro de acción y muy efectivo, pero con serios problemas ambientales (destrucción de la capa de ozono y acumulación del ión Br) que motivaron la prohibición de su uso. Se han buscado y probado reemplazantes con diversos resultados y ahora aparece una alternativa muy amigable con el medio ambiente, sencilla de aplicar y de bajo costo: El uso del follaje verde del repollo (Brassica oleracea var. capitata) mezclado con el suelo del almácigo.

El follaje del repollo es rico en glucosinolatos que al ser hidrolizados por la enzima mirosinasa deriva en un agente biocida muy útil contra ciertos hongos y otros microorganismos. En el ensayo que traemos a continuación se han probado las hojas verdes del repollo, aunque existen otras pruebas empleando también las hojas secas.

Efecto de la biofumigación con repollo sobre el control de Fusarium oxysporum en suelo

Autores: L.E. Iriarte (1), M.C. Sosa (2) y G.E. Reybet (2)
(1) Laboratorio de Servicios Agricolas y Forestales, Ciudad de Neuquén, Provincia del Neuquén, Argentina
(2) Facultad de Ciencias Agrarias. Universidad Nacional del Comahue, Cinco Saltos, Provincia de Río Negro, Argentina

Publicado en la Revista RIA, Argentina, Vol. 37, Nº 3, 2011

Los ensayos consistieron en preparar contenedores con suelos que fueron totalmente esterilizados en autoclave; luego fueron inoculados con Fusarium oxysporum y dejando trancurrir un día, se agregaron a 2-3 cm de profundidad hojas frescas de repollo en madurez comercial cortadas a cuchillo.

El ensayo del primer año contaba con 18 tratamientos: 1) dos dosis de hojas de repollo (3 y 5 kg/m2); 2) tres concentraciones de inóculos y 3) tres momentos en el año de aplicación del repollo (otoño, invierno y comienzos del verano). Se encontró un comportamiento diferencial según la dosis, la concentración del inóculo y la fecha de la biofumigación. Al año siguiente, se repitió el ensayo pero evaluando únicamente la concentración más baja del inóculo.

Uno de los resultados fue que existe una significativa incidencia de la temperatura del suelo sobre la efectividad del control del patógeno. A mayor temperatura, mayor control: las aplicaciones de otoño y verano fueron efectivas, no así las de invierno.

Al mismo tiempo, y como era de esperar, se verificó que a mayor dosis de repollo y a menor concentración de inóculos, mejor era el control. Por lo que para suelos con muchos años de monocultivo de cebolla, se necesitarían aplicaciones no menores a los 10 kg de repollo por m2.

La conclusión de los autores es que la biofumigación con follaje fresco de repollo es una adecuada práctica de desinfección de almácigos de cebolla con las limitaciones derivadas de la carga de inóculos de F. oxysporum f. sp. cepae y de la temperatura del suelo.