Archivos de la categoría U.S.A.

Las flores ornamentales en las recetas de cocina

Cuando comemos un plato con brócoli o coliflor difícilmente tengamos conocimiento que estamos utilizando una flor. Lo que comemos no parecen flores tal como identificamos que deben ser las flores.

Distinto es el caso si tomamos un té de jazmín, manzanilla o pétalos de rosa o bien si preparamos una comida con flores de zucchini, de alhelí o de diente de león, donde sí claramente en estos casos sabremos que estamos comiendo una flor. Aunque no son casos demasiados destacados. Y si bien existen otros ejemplos en que consumimos flores sabiendo que son flores, la realidad es que no son muchos los ejemplos ni son relevantes.

Así, de la mayor parte de las hortalizas con que nos alimentamos aprovechamos sus hojas, raíces o bulbos. De las legumbres, utilizamos sus semillas o frutos. Del espárrago y el palmito se emplean los tallos. Entre las frutas, obviamente que la mayoría son frutos, aunque en lo que denominamos ‘frutas secas’ (nuez, almendra, castaña) estamos consumiendo semillas.

Sin embargo, en los últimos años han aparecido empresarios y cocineros innovadores que están difundiendo las comidas que incluye flores comestibles. Para ser más precisos en la terminología, se debería hablar en la mayor parte de los casos de ‘flores ornamentales comestibles’.

Entre las flores ornamentales que se están difundiendo como ingredientes no tradicionales de recetas de comidas encontramos: tagete (Tagete erecta), begonia (Begonia semperflorens), pensamientos (Viola spb.), geranios (Pelargonium spp.), caléndula (Calendula officinalis), claveles y clavelinas (Dianthus spp.), etc.

Sin embargo para utilizarlas en nuestras comidas tenemos que tener algunos cuidados.

Está totalmente contraindicado comer flores que compramos en un comercio que las vende para ornamento. El floricultor que las produjo seguramente utilizó productos fitosanitarios ‘dentro de la ley’, pero que han sido reglamentados y autorizados entendiendo las autoridades que el producto protegido nunca sería comida por una persona. Por lo tanto, únicamente utilicemos flores cortadas en jardines o de macetas que sabemos que jamás han sido pulverizadas con agroquímicos.

Tal vez, si el consumo se incrementara en forma significativa, en un futuro aparezca una reglamentación que obligue a vender las flores para comer exclusivamente en las verdulerías como una fruta u hortaliza más, y en el sentido inverso, posiblemente se obligue a rotular las flores ornamentales vendidas en una florería como que no son aptas para el consumo. Pero por el momento, las comidas con flores ornamentales son una rareza.

Y otra cuestión no menor son los efectos tóxicos que nos pueden acarrear las flores. El Codex Alimentario de la FAO, que establece a nivel internacional un paquete de normativas para la seguridad alimentaria buscando la máxima inocuidad de los alimentos, nada dice sobre las flores ornamentales como alimentos ni si son perjudiciales para el organismo humano. Se está estudiando esta cuestión.

Sabemos que entre los vegetales hay algunos que nos son totalmente venenosos y mortales (ciertos hongos), otros parcialmente tóxicos (con alcaloides), que puede modificar nuestro comportamiento (el café) o bien, que pueden afectar a parte de la población (harina con gluten a las personas que presentan la enfermedad celíaca).

Es decir, que debemos ser prudentes al consumir una flor desconocida. No siempre los vegetales son inocuos y sus efectos nocivos pueden ser inmediatos o a largo plazo.

Por lo que, otra norma de prudencia es no utilizar flores que no integran el grupo de las flores que ya se conocen como comestibles y para el caso de las conocidas, tampoco debemos excedernos en su consumo. Las investigaciones son casi nulas y no existen pruebas científicas de inocuidad a largo plazo.

Las que se están utilizando responden al conocimiento y práctica del cocinero que las emplea, dado que su experiencia lo ha convencido que no ocasiona problemas. Pero realmente estudios científicos no existen.

Para los que quieran profundizar sobre las flores que se podrían consumir, la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria ha preparado un listado de especies con referencias de universidades u organismos oficiales internacionales cuyas flores han sido catalogadas como comestibles. Y también indica que la Petunia ‘Queen’ (Petunia x hybrida), que ciertas empresas la comercializan como flor comestible no aparece en ninguna lista de instituciones oficiales

Informe técnico sobre las flores comestibles comercializadas por una empresa hortícola

Las inyecciones revitalizantes en los árboles urbanos ¿sirven?

Los árboles en las áreas urbanizadas viven fuera de su hábitat natural, generalmente bajo situaciones de alto estrés. Salvo en los parques, con frecuencia están ubicados en suelos compactados, de muy baja fertilidad por estar mezclados con materiales de construcción y con restricciones para el desarrollo radicular; lo cual les afecta su acceso al agua y a los nutrientes. Especialmente cuando están recién plantados, momento en que se produce una alta mortalidad.

También pueden ser afectados por el exceso de sombra producida por la edificación; o bien, los árboles pueden causar mucha sombra por su frondosidad o presentar grandes raíces que levanten las veredas, lo que obliga a podas de copa o de raíces, labores que en ocasiones son muy agresivas.

Y no es un tema menor, el sufrimiento por la contaminación ambiental derivado de los gases emanados de los vehículos o incluso, la lluvia ácida. Esta es la combinación del agua de lluvia con los óxidos de nitrógeno, el dióxido de azufre y el trióxido de azufre que originados en las fábricas, centrales eléctricas, etc. forman ácido nítrico, ácido sulfuroso y ácido sulfúrico. Si bien estos contaminantes pueden caer a tierra mediante la lluvia ácida luego de recorrer grandes distancias, la mayor frecuencia ocurre en las urbes vecinas a las zonas industrializadas.

Otro inconveniente muy importante que presenta el manejo del arbolado urbano es el control de las plagas y enfermedades. Es prácticamente absurdo pensar en pulverizaciones foliares de insecticidas o fungicidas en las calles entre las viviendas, por muy poco tóxicos que sean los principios activos aplicados.

Este panorama de alto nivel de estrés, hace que los árboles en las ciudades tengan problemas de vitalidad, llegando con frecuencia al envejecimiento y muerte prematura.

A partir de estos inconvenientes, se ha ido desarrollando desde hace años una técnica para mejorar la vitalidad y controlar las plagas y enfermedades del arbolado urbano, que algunos llaman endoterapia, que consiste en aplicar energuizantes o fitoterapéuticos mediante inyecciones en los troncos.

Sin dudas, el desarrollo de esta técnica es algo muy necesario en la arboricultura urbana, ya que de lo contrario lo único que se puede hacer es ver como las plantas van poco a poco perdiendo vigor hasta que se secan.

Al hacer una búsqueda en Google mediante términos como inyecciones en árboles urbanos, aparecen de inmediato numerosas empresas comerciales en distintos países que dan el servicio de tratamiento de árboles o que venden los implementos necesarios para aplicar las inyecciones.

Obviamente que estas empresas hablan maravillas de lo que hacen y venden y también prometen milagros de las inyecciones.

Por ejemplo:
www.arborjet.com/
www.chemjet.com.au/
www.mauget.com/
www.arborsystems.com/
www.treehelp.com/
www.tecnoverd.com/

Y también se puede encontrar información de divulgación de servicios gubernamentales serios de extensión.

University of Nebraska-Lincoln
Video de la Purdue Extension Entomology
Utah State University

Sin embargo, si esperamos encontrar información de nivel científico que avale todo este comercio, debemos armarnos de paciencia y de a poco, dedicando bastante tiempo, irán apareciendo algunos artículos donde se ha investigado la efectividad de estos tratamientos en los árboles.

Algunos ensayos son favorables, otros condicionan la recomendación de esta técnica exclusivamente para determinadas situaciones específicas (especie arbórea, tipo de insecticidas, vitalidad de los ejemplares, etc.) y también existen los ensayos que no han encontrado ninguna respuesta positiva por la aplicación de las inyecciones.

Es decir que se observa en las investigaciones científicas la falta de conclusiones que permitan generalizar una opinión favorable. Los resultados positivos, cuando existen, valen únicamente para determinadas especies arbóreas y afecciones y circunstancias muy específicas.

Una revisión de bibliografía sobre este tema, que es una adecuada introducción para quienes les interese luego una mayor profundización, es el artículo:
La relación entre los carbohidratos y la vitalidad en árboles urbanos

Elaborado por Tomás Martínez-Trinidad y colaboradores y publicado en Revista Chapingo. Serie Ciencias Forestales y del Ambiente, sept.-dic./2013, Chapingo, México.

Los autores presentan y comentan un relevamiento de trabajos de fisiología vegetal relacionados con las fuentes de energía de los árboles, las reservas energéticas (principalmente carbohidratos) y su distribución en los árboles y la traslocación y uso de estas reservas. Informan sobre la forma que las reservas inciden en la vitalidad de los árboles y sobre los métodos para cuantificar el nivel de vitalidad de los árboles urbanos.

También le dedican una sección al uso de inyecciones al tronco para suplementar carbohidratos, indicando las desventajas y beneficios de esta técnica para aumentar el vigor de los ejemplares, dejando en claro que si bien existen algunas experiencias favorables, todavía falta mucho por hacer. Una de las conclusiones es: ‘Si bien, la aplicación de azúcares en árboles se ha recomendado para el mejoramiento de la vitalidad, no existe suficiente investigación que corrobore el efecto significativo de dicha práctica, debido a que la concentración varía de acuerdo con las especies y condiciones ambientales.’

Otro artículo aconsejable como introducción al tema, del año 1996, es el escrito por el Dr. Daniel Rivas Torres de la Universidad Autónoma de Chapingo, México.
Inyecciones sistémicas en los árboles

Pero este artículo se debe leer conjuntamente con una participación del mismo autor el año pasado en un blog, donde reniega de lo que antes había escrito y ahora se posiciona como opositor a las inyecciones en los árboles.
Blog de www.arboricultura.org.mx

Lo cual muestra que el tema aunque haya una gran promoción comercial detrás, tiene un final abierto.

Nuevo programador de riego y fertirriego

Hemos recibido la siguiente información de la empresa Sistemes Electrònics PROGRÉS, S. A, con sede en Bellpuig, Lleida, España, sobre un programador de riego que presentó en la última edición de la Feria Smagua en Zaragoza.

PROGRÉS es una empresa dedicada al diseño y fabricación de programadores para el riego, la fertirrigación y el telecontrol del agua, desde 1985.

Esta especialización le ha permitido conseguir una amplia gama que permite dar respuesta a las necesidades de riego de fincas agrícolas por goteo o aspersión, cultivos hidropónicos, grandes zonas ajardinadas y comunidades de regantes. Después de 29 años, los productos de PROGRÉS son conocidos en el mercado por su avanzada tecnología, por su calidad y fiabilidad, y es muy valorado el servicio pre y post venta que la empresa ofrece a sus clientes.

En la última edición de la feria Smagua, en Zaragoza, Progrés presentó el AGRÓNIC BIT, un programador multi-funcional y versátil para la gestión del agua, totalmente configurable, muy versátil y ampliable, con muy bajo consumo.

El Agrónic Bit puede utilizarse en las siguientes aplicaciones:

  • Fincas agrícolas pequeñas, especialmente que utilicen el riego por aspersión.
  • Multi-parcelas, pues permite su gestión a través de las diferentes opciones de comunicación y los módulos externos.
  • Como Datalogger para el registro de sensores climáticos y agronómicos, hasta un máximo de 20 sensores con lecturas contínuas y registros cada 10 minutos del valor máximo, mínimo y medio.
  • Instalaciones con cultivos rotativos, parcelas alquiladas y, en general, donde haya que trasladar periódicamente el cabezal de riego, ya que el modelo Agrónic Bit Con permite su instalación a la intemperie con conectores estancos de fácil desconexión, sin necesidad de instalar casetas de riego.
  • Comunidades de regantes.
  • Parques y jardines.
  • Como autómata o Plc de control para múltiples aplicaciones en redes hidráulicas (Ej. control de válvulas motorizadas, hidráulicas, compuertas, etc.) y para procesos de tratamiento de aguas y depuradoras.
  • Gestión de contadores de agua en redes de abastecimiento urbano.

Las ventajas de utilizar el Agrónic Bit serían:

- Realiza las funciones de un completo programador de fertirrigación, pues es capaz de gestionar riegos, aplicar fertilizantes, utilizar sensores de todo tipo para su interacción con la fertirrigación, realizar completos registros como datalogger e históricos para asegurar la trazabilidad de sectores de riego, contadores y sensores.
Puede gestionar hasta 20 sectores de riego, 1 salida general, 1 alarma, 10 fertilizantes, 35 sensores digitales, 20 sensores contadores, 20 sensores analógicos, 50 condicionantes y 30 programas.
Programación por tiempo y volumen, tanto en riego como en fertilización, con posibilidad de actuaciones independientes en cada programa.

- Expansión a través de hasta 16 módulos radio AgroBee con distintas funcionalidades, salidas latch, entradas de contadores, lectura de sensores analógicos, etc.

- Posibilidad de gestión a distancia, mediante el programa Agrónic PC para tres usuarios, y mediante la aplicación móvil (App) para Apple y Android. Dispone de enlaces radio 433 Mhz ó 868 MHz con enrutamiento entre equipos, enlaces GSM/GPRS, cable o Wifi.
Además, permite la programación masiva por cultivo realizada desde el PC o aplicación móvil, que permite que al ejecutarla se den órdenes de riego a todos los sectores que tengan asignado el mismo cultivo en cada programador.

- En las comunidades de regantes, permite el telecontrol de forma conjunta de los hidrantes y de los sectores del interior de parcela hasta un máximo de 40 sectores, 6 hidrantes y 24 contadores de riego.

- Muy bajo consumo y robustez (versión BIT CON) que permite su implantación en diversos ambientes.

El biohidrógeno, como fuente de energía alternativa

El uso de energías no contaminantes y renovables es una extrema necesidad para la humanidad que todos conocemos y también sabemos que existen algunos de estos tipos de energía que se están aplicando de manera comercial. Desde épocas remotas se vienen utilizando las corrientes de los ríos o el agua embalsada, el viento para extraer agua y últimamente ya se ha generalizando el uso de la energía eólica y la energía solar para producir energía eléctrica.

Una de estas energías alternativas sobre la que se está investigando es el hidrógeno, que cuanta con todas las posibilidades de ser el combustible del futuro que reemplace a los combustibles fósiles.

El hidrógeno como combustible no genera emisiones contaminantes durante su combustión, posee un elevado poder calorífico y es utilizable en los sistemas de combustión habituales actualmente conocidos. Y una cuestión no menor, es que se obtiene del agua, con todos los océanos a disposición para su extracción.

Para conocer mejor al hidrógeno, veamos comparativamente algunos ejemplos de poder calorífico de combustibles:

  • Paja seca de trigo: 12.500 kJ/kg
  • Madera seca: 19.000 kJ/kg
  • Papel: 17.500 kJ/kg
  • Carbón hulla: 30.600 kJ/kg
  • Alcohol comercial: 27.000 kJ/kg
  • Metanol: 19.250 kJ/kg
  • Aceite de girasol: 37.000 kJ/kg
  • Petróleo bruto: 41.000 kJ/kg
  • Gasolina, nafta: 43.950 kJ/kg
  • Gasóleo, gasoil, : 42.000 kJ/kg
  • Querosén: 43.400 kJ/kg
  • Gas natural: 34.000 kJ/kg
  • Hidrógeno: 120.000 kJ/kg

O sea que el hidrógeno posee 2,85 veces más poder calorífico que el gasóleo; 2,7 veces más que la gasolina y 3,5 veces más que el gas natural.

Por el momento, para obtener comercialmente hidrógeno puro se trabaja con el proceso de electrólisis o bien se lo extrae del gas natural o del carbón. Estos últimos sistemas no son sustentables y la electrólisis no es barata. La misma ya se viene utilizando desde hace más de 80 años.

La característica de la molécula del hidrógeno hace que tenga dificultades para su almacenamiento, por lo que en general se obtiene en el lugar y en el momento que se lo necesita.

La electrólisis es la aplicación de una corriente eléctrica continua a una solución acuosa mediante un par de electrodos: ánodo (+) y cátodo (-). Los iones negativos (oxígeno) se desplazan hacia el ánodo, mientras que los iones positivos (hidrógeno) son atraídos por el cátodo.

O sea que es un proceso de transformaciones químicas gracias a la contribución de la energía eléctrica; por lo que, de alguna manera, se debe interpretar que se trata de una conversión de energía eléctrica a energía química. Como se sabe, los procesos de transformación de un tipo de energía a otro tipo de energía pueden ser rentables si la energía fuente carece de valor en sí misma. Por ejemplo: la energía eólica, la energía solar, las corrientes de los ríos, etc., donde estas energías valen por lo que vale la energía eléctrica que de las mismas se produce. O valen lo que vale el agua que con las mismas se extrae.

Una de las formas en que se utilizaría el hidrógeno en los medios de transporte, o en otras aplicaciones, es mediante las denominadas pilas, celdas o células de combustible. Son un dispositivo electroquímico de conversión de energía para producir energía eléctrica, donde los reactivos consumidos son reabastecidos. La electricidad se produce como una reacción química de dos elementos: hidrógeno en el ánodo y oxígeno en el cátodo.

Ya existen vehículos movidos por energía eléctrica obtenida con este sistema.

Otra forma de utilizarlo en los vehículos es como actualmente se emplean los combustibles líquidos o el gas natural: mediante motores a explosión.

Una manera que permite solucionar la falta de energía eléctrica por la noche cuando se emplea energía solar para generarla o en momentos de falta de viento cuando se trabaja con energía eólica, es utilizar un sistema donde la energía solar o eólica generan la corriente que permite la electrolisis que produce el hidrógeno, el cual se almacena en un tanque en forma líquida a presión. Este combustible luego se utiliza de noche o cuando no hay viento según el caso, mediante una celda de combustible de hidrógeno para proporcionar energía eléctrica; por ejemplo, para fines residenciales.

Pero para generalizar su uso, el problema sigue siendo cómo se obtiene un hidrógeno puro de bajo precio de venta.

En consecuencia, una de las líneas de investigación es buscar el abaratamiento de la producción de hidrógeno a partir de energías como la eólica o la solar, generando electricidad en el mismo lugar en que se realiza la hidrólisis, con el único objeto de servir al aprovechamiento inmediato del hidrógeno.

Al mismo tiempo, existe otra línea de investigación sobre la que se está trabajando intensamente y es la extracción del hidrógeno de la biomasa, y en principio parece que tendría aceptables perspectivas económicas. Los principales países desarrollados (la UE, Estados Unidos y Japón) están realizando importantes inversiones en estas investigaciones, aunque es poco lo que se conoce sobre los resultados pese a que ya se han registrado en el mundo unas 3200 solicitudes de patentes para la extracción del hidrógeno de la biomasa o procedimientos relacionados.

Si bien son numerosas las patentes de invención registradas, no se han difundido resultados públicos confiables de proyectos demostrativos o prototipos que permitan extraer datos para el largo plazo. La explicación es sencilla. Está en juego un gran negocio como para regalar este tipo de información. Y todavía mucho más, si pensamos que el país o grupo de países que logren dominar la producción de hidrógeno a costos razonables tendrán la llave para dominar a muchos otros países.

El hidrógeno se extrae de la biomasa mediante procesos de tipo biológico (digestión anaeróbica, fermentación y procesos metabólicos tales como los fotobiológicos) o bien, mediante procesos termoquímicos (gasificación y pirólisis).

Hoy en día el sistema más estudiado es la gasificación de la biomasa, seguido por un proceso de limpieza del gas obtenido.

En las investigaciones, la biomasa utilizada incluye todas las especies vegetales, plantas herbáceas y leñosas, ya que lo importante es la materia lignocelulósica que contiene la materia orgánica. Se experimenta tanto con residuos de procesos agroindustriales como plantaciones especiales para la cosecha de biomasa. Sin embargo, la línea de acción que parecería tener mejores posibilidades económicas es el uso de residuos orgánicos agroalimentarios.

A los residuos se les aplica la llamada fermentación oscura, que permite obtener biohidrógeno como subproducto final de la conversión anaerobia de la materia orgánica. De esta fermentación se obtendría en primer término el biohidrógeno y luego, mediante otro tipo de fermentación se obtendría biogás; por lo que, en su conjunto, parecería que la operación podría ser rentable.

Y vemos como la necesidad de contar con energía barata y amigable con el medio ambiente nos puede traer una solución a otro problema que afecta al medio ambiente, como es el caso de los residuos agroindustriales. Residuos como el orujo proveniente de la elaboración del vino o de otros zumos de frutas, el suero de leche derivado de la fabricación de quesos, el orujo como residuo de la extracción de aceite de la aceituna, las virutas de aserradero, etc. podrían ser fácilmente eliminados y brindar al mismo tiempo un ingreso a los productores.

Aplicación para teléfono smartphone para controlar el tiempo de la maquinaria forestal

En la medida que vayamos encontrando aplicaciones para teléfonos inteligentes para ser utilizadas en el ambiente rural, las iremos difundiendo a través de este blog. Ahora hemos conocido una nueva aplicación que le puede ser muy útil a quienes manejen forestaciones.

Se trata de una aplicación para estudiar los tiempos de trabajo de la maquinaria forestal con datos tomados en el terreno.

Se denomina ForestTime y fue programada en Eclipse para trabajar bajo Android. Permite medir el tiempo y rendimiento de las maquinarias forestales que los usuarios hayan incorporado a los registros de la aplicación y luego, previa exportación de los datos recopilados, se pueden realizar análisis estadísticos según las necesidades de los ususarios.

Los profesionales que intervienen en la actividad silvícola y que pretenden ser eficientes en su trabajo, llevan al campo cuadernos o carpetas, GPS’s, mapas, etc. para tomar nota de los tiempos operativos de la maquinaria y luego, en el escritorio, analizar su eficiencia. Esta aplicación, mediante un smartphone, permite simplificar tanto la toma de datos como su análisis.

La aplicación ha sido desarrollada con seis módulos principales: ingresar datos maquinaria, eliminar datos maquinaria, seleccionar datos maquinaria, ingresar datos tiempos, mostrar datos resultantes.

Todos los detalles se encuentran en:

ForestTime: una aplicación móvil para el estudio de tiempos de trabajo de maquinaria forestal a través de teléfonos inteligentes
Autores: Eduardo Acuña, Pablo Mena, Claudio Torres, Jorge Cancino; todos de la Universidad de Concepción, Facultad de Ciencias Forestales, Concepción, Chile

La soja resistente al 2,4-D y los problemas en la salud humana que se vienen

Desde diciembre pasado, las organizaciones ambientalistas tiene nuevos motivos para estar más preocupadas por un organismo genéticamente modificado.

Hace ya unos años comenzaron los ensayos para la aprobación y liberación al mercado de soja y maíz transgénicos desarrollados por Dow AgroSciences y su socia, la empresa MS Technologies, los que cuentan en su genoma con tres eventos apilados denominados DAS-444O6-6, que otorgan a las plantas resistencia a los herbicidas glifosato, glufosinato de amonio y 2,4-D. Comercialmente se conocerán a estas variedades como líneas de soja o maiz Enlist E3.

El objetivo de este desarrollo es lograr plantas que al ser resistentes a distintos herbicidas permitan el control de las malezas que cada vez más aparecen como resistentes o tolerantes al glifosato. Según Monsanto, el glifosato ha llevado a generar 15 biotipos resistentes de las especies: Amaranthus palmeri (EE.UU), Amaranthus rudis (EE.UU), Ambrosia artemisiiifolia (EE.UU), Ambrosia trífida (EE.UU), Conyza bonariensis (Sudáfrica), Conyza Canadensis (EE.UU), Digitaria insularis (en Paraguay y en Brasil), Echinochloa colona (Australia), Eleusine indica (Malasia y Colombia), Euphoria heterophylla (Brasil), Lolium multiflorum (en Chile,Brasil, España, EE.UU y Argentina), Lolium rigidum (en Australia, EE.UU, Sudáfrica, Francia y España), Plantado lanceolada (Sudáfrica), Sorghum halepense (en Argentina y en EE.UU) y Uruchloa panicoides (Australia).

Además Dow está gestionando la aprobación de un herbicida que combina glifosato y 2,4-D, que denomina Enlist Duo, para aplicar sobre estas líneas de maíces y sojas resistentes y completar así, el paquete tecnológico.

El 2,4-D es el primero de los herbicidas que se utilizaron en forma masiva y tiene un largo historial negativo de problemas sobre la salud humana. Se lo ha asociado con distintos tipos de cánceres mortales, la enfermedad de Parkinson, alteraciones endocrinas y problemas reproductivos.

Fue desarrollado en forma secreta por los ejércitos de USA y Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial para eliminar los cultivos para alimentos de los alemanes y japoneses, y al terminar el conflicto fue liberado a la producción comercial civil.

Primero los ingleses descubrieron las propiedades herbicidas del MCPA, al trabajar con hormonas que regulan el crecimiento de las plantas; luego los estadounidenses sustituyeron el metil (M) por una molécula de cloro, obteniendo el herbicida 2,4-D, de menor costo y más eficiente.

También encontraron que agregando un tercer átomo de cloro se obtenía el 2,4,5-T, molécula aún más eficiente como herbicida que llega a matar árboles en poco tiempo, por lo que tenía un mejor uso militar. En 1945 se inició la venta comercial del 2,4-D y en 1948 la del 2,4,5-T y durante muchos años fueron los herbicidas más vendidos en Estados Unidos.

En 1962 comenzaron a difundirse en forma pública las primeras alertas sobre los problemas en la salud humana que traían estos dos herbicidas. Además, un herbicida compuesto de 2,4-D y 2,4,5-T se utilizó en forma generalizada durante muchos años en la Guerra de Vietnam para eliminar las formaciones boscosas que permitían esconderse a los miembros del ejército del VietCong y se lo conoció como Agente Naranja.

Un problema muy grave que tuvo el Agente Naranja es que en la fabricación del 2,4,5-T se producía también un contaminante muy tóxico (una dioxina), por lo que tanto vietnamitas como miembros de las fuerzas armadas estadounidenses que entraron en contacto con la mezcla de herbicidas sufrieron leucemia, linfoma no-Hodgkin (un cáncer de los glóbulos blancos), malformaciones, problemas en la piel, desórdenes metabólicos y cardiovasculares.

Desde 1979, distintas agrupaciones de veteranos de la guerra de Vietnam, así como de los pueblos afectados, hicieron reclamos con éxito ante las cortes de USA lo que permitió conocer que Dow Chemical ya sabía en 1964 que estaba produciendo el herbicida 2,4-5-T contaminado con una dioxina. Después de distintas batallas legales durante muchos años, las organizaciones ambientalistas consiguieron finalmente que el 2,4,5-T sea prohibido en la mayor parte del mundo.

Con el 2,4-D también se presentó una gran controversia acerca de su seguridad sobre la salud humana, aunque no llegó a ser prohibido pese a los esfuerzos realizados por muchas personas y organizaciones preocupadas por incrementos de casos de enfermedades muy serias para la salud humana en las áreas donde se aplica este herbicida.

Cuando se conoció que comenzaron los ensayos sobre el evento DAS-444O6-6, las organizaciones ambientalistas de USA hicieron llegar de inmediato sus comentarios muy negativos sobre el herbicida 2,4-D, lo que motivó que los estudios y ensayos para habilitar el evento se ampliaran, con las consecuentes demoras para su aprobación. En 2011 ya el USDA había dado una primera autorización, pero por las presiones volvió atrás para realizar nuevas consultas.

Se estima que el retraso en la aprobación lleva dos años. En 2012 Canadá ya había emitido su aprobación, pero este país se quedó a la espera de lo que resolviera los Estados Unidos. Sudáfrica aprobó en 2012 el maíz Enlist E3, pero son muy limitados los países que aceptan importar este grano.

En diciembre de 2013, la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria (Conabia) de Argentina aprobó la soja DAS-444O6-6, dictaminando que no representa riesgos para la salud ni para el ambiente, lo cual permite que el Ministerio de Agricultura de dicho país apruebe su entrada al mercado. Posiblemente en Argentina pase lo mismo que en Canadá, o sea, que la resolución final quede a la espera de lo que resuelva USA.

En Brasil, la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CTNBio) que decide sobre las solicitudes de liberación comercial de cultivos transgénicos tiene todo resuelto para su habilitación comercial, y la empresa Dow AgroSciences había avisado que tenía todo listo para liberarla en 2013, pero todavía se está esperando.

Lo que desató las alarmas y la preocupación es que en diciembre/13, las organizaciones de USA encargadas de liberar estos nuevos maíces y sojas declararon que no han encontrado motivos para considerarlos no seguros para los seres humanos y el ambiente y que se preparan a aprobarlos y liberarlos comercialmente en forma definitiva en los próximos meses.

Desde ya que esta aprobación significará también la inmediata autorización por las respectivas autoridades nacionales para su distribución en Canadá, Brasil y Argentina.

Aquí nos caben algunas preguntas: ¿Cómo es posible que Dow haya desarrollado maíces y soja para ser tratados con 2,4-D, cuando este herbicida tiene un historial negro peor que el glifosato? Mucho más grave es esto si tenemos en cuenta que nunca se llegó a usar en los altos volúmenes que el glifosato se utiliza actualmente. ¿Qué pasará cuando se aplique tanta cantidad de 2,4-D como la actual cantidad de glifosato?

Interrogantes que se aclararán dentro de algunos años; y esperemos que Dow y todos los científicos que liberarán estos maíces y sojas tengan razón y se pueda demostrar que el 2,4-D es inocuo para la salud humana.

Siembra de tomate con semilla de propia cosecha originada en un híbrido

En los cultivos donde se utilizan semillas de individuos híbridos (F1), el productor está tentado a utilizar las semillas cosechadas (F2) para las siguientes siembras, dado que el costo de sembrar híbridos es varias veces superior al costo de utilizar variedades de polinización abierta. Como ejemplo de esto, los productores mexicanos de tomate frecuentemente pagan más de los 0,50 centavos de dólar por cada semilla híbrida.

Sin embargo, la idea general fundamentada en prácticas a campo y en ensayos científicos es que las plantas derivadas en segunda (F2) o tercera (F3) generación de híbridos (F1) producen menores rendimientos y, al mismo tiempo, dispersan (segregan) las características cualitativas del producto que se comercializará (granos, frutos, biomasa). En los años 20 del siglo pasado, los granjeros de USA comenzaron a sembrar los primeros híbridos comerciales de maíz y ya encontraron que las plantas de la primera siembra eran homogéneas; pero en la siguiente generación, al utilizar la semilla de propia cosecha, las plantas eran muy heterogéneas y producían considerablemente un menor rendimiento que las plantas de la primera generación.

Pero es tan grande la diferencia entre lo que debe pagar el productor por cada tipo de semilla, que periódicamente aparecen nuevos ensayos para ver si existe la posibilidad de abaratar los costos productivos por el empleo de semilla F2 ó F3 de propia producción.

Les acercamos un artículo donde se evaluaron los rendimientos y las características agronómicas de los frutos de las plantas F1 y sus respectivas F2 de siete híbridos comerciales de tomate tipo Saladette de crecimiento indeterminado: Moctezuma, Cuauhtémoc, Espartaco y Cid de la empresa Harris Morgan; Sun 7705 de Nunhems; Loreto de Séminis y Reserva de Vilmorin.

Comportamiento agronómico de poblaciones F2 de híbridos de tomate
Autores: Enrique Hernández-Leal (1), Ricardo Lobato-Ortiz (1), J. Jesús García-Zavala(1), Delfino Reyes-López (2), Alonso Méndez-López (3), Olga Bonilla-Barrientos (1) y Aurelio Hernández-Bautista (1).
(1) Postgrado en Recursos Genéticos y Productividad-Genética, Colegio de Postgraduados, Campus Montecillo, Montecillo, Texcoco, Edo. de México, México.
(2) Facultad de Ingeniería Agrohidráulica, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, San Juan Acateno, Teziutlán, Puebla, México.
(3) Universidad Autónoma Chapingo, Chapingo, Edo. de México, México.
Publicado en la Revista Fitotecnia Mexicana, Vol. 36(3) 2013

El objetivo del ensayo fue encontrar una solución para los pequeños productores que les permita abaratar sus costos de producción sembrando semillas F2. Sin embargo, el resultado terminó confirmando que es muy peligroso utilizar semilla F2 sin una adecuada evaluación previa.

De los siete híbridos que participaron del ensayo, solamente uno, el híbrido Loreto, no presentó una pérdida importante del rendimiento (-17,5%) ni de las características de calidad del fruto en la semilla F2, por lo que podría utilizarse reduciendo los costos sin afectar el resultado productivo de manera significativa. Salvo este híbrido, los restantes presentaron pérdidas del rendimiento de 41,1% a 66,1%.

Los híbridos Sun 7705 y Moctezuma tuvieron la mayor depresión endogámica, con reducciones en cantidad y calidad muy significaticas.

La situación menos favorable fue la del híbrido Moctezuma que presentó el mayor abatimiento del rendimiento de fruto y de sus componentes en la generación F2 con respecto a su F1, del orden de -65% en peso total de frutos, -36,4% en número total de frutos, -36,1 % en peso promedio del fruto individual, -17,3% en longitud y -13,7 % en diámetro. Luego el híbrido Sun 7705 presentó los siguientes valores: -66,1%, -30,5%, -23,6%, +1,7% y -11,9%, respectivamente.

Los autores concluyeron que hubo una amplia variación genética entre las generaciones filiales F1 y F2 de los híbridos, lo cual se reflejó en una amplia segregación en la forma del fruto y en sus características cuantitativas.

El ensayo permitió confirmar los inconvenientes que acarrea el uso de semilla F2, pero presenta excepciones que dependen del genotipo de la semilla F1. En consecuencia, si se pretende ayudar a los pequeños productores, lo mejor es seguir trabajando en nuevos ensayos para estar muy seguros antes de brindar una recomendación, que tal vez les cause perjuicios muy importantes. Incluso convendría repetir las pruebas sobre el híbrido Loreto para tener la total seguridad que las pérdidas de rendimiento en la F2 no son significativas.

Modificación muy simple para disminuir los problemas de deriva por vientos fuertes en pulverizaciones agrícolas extensivas

Al productor agrícola brasilero Homero Fuzaro se le ocurrió algo muy sencillo para enfrentar los problemas de vientos fuertes en los tratamientos con herbicidas, insecticidas o fungicidas en cultivos extensivos (soja, algodón, trigo, pasturas, desecado de barbechos para siembra directa …).

A las pulverizadoras corrientes que cuentan con una barra muy ancha donde se ubican los picos pulverizadores a una cierta distancia por encima del cultivo, la modificó para bajar la barra y la apoyó directamente en el suelo. La barra con los picos pulverizadores va acompañando el microrrelieve del suelo y se apoya sobre el cultivo para mojarlo.

La ventaja principal es que puede trabajar con niveles de viento que obligaría a detener el trabajo de una pulverizadora tradicional y que se lograría un adecuado mojado del follaje en aplicaciones como la de los fungicidas, que requieren el mojado de toda la planta.

El equipo lo ha patentado con el nombre de Kit Alvo y agregamos un video donde se puede ver muy claramente su funcionamiento.

Un equipo de investigadores brasileros estudió su eficiencia y encontró que el paso de la barra arrastrada no produce daños en las plantas tratadas, ya que no afectó a los componentes del rendimiento en un cultivo de soja evaluado.

Fungicide application using a trailing boom in soybean fields
Por Pedro H. Weirich Neto y colegas.
Publicado en el Journal Engenharia Agrícola de julio/agosto 2013

Un manejo amigable de insectos polinizadores aumenta el rendimiento de la soja

Desde el punto de vista de la forma en que se produce la fecundación en las flores, las plantas son definidas como autógamas o alógamas. Las primeras son aquellas donde predomina la autofecundación; es decir, esto ocurre cuando el polen (gameto masculino) fertiliza un óvulo (gameto femenino) de la misma planta. Por otra parte, las plantas alógamas son aquellas en que la fecundación mayormente es cruzada: el óvulo de la planta madre receptora que producirá la semilla recibe al polen que proviene de otra planta, normalmente de la misma especie.

Las plantas autógamas han desarrollado mecanismos que favorecen la autofecundación; tal el caso de la soja con el mecanismo que se conoce como cleistogamia.

Aquí la polinización del estigma se produce antes de la apertura de la flor, la que permanece cerrada, por lo que estas plantas son autógamas obligadas.

Sin embargo, lo soja es predominantemente autógama y cleistógama (no totalmente), ya que un pequeño porcentaje de flores se abren y se polinizan en forma cruzada. Y por lo tanto, aparece en escena la importancia de los insectos polinizadores como un factor que colabora en la fecundación y, consecuentemente, incrementa el rendimiento como sucede con todas las especies de fecundación abierta. Un ensayo del año 1994 (Natural Cross-Pollination of Twelve Soybean Cultivars in Arkansas) ya había demostrado que la polinización cruzada variaba con el cultivar y que podía llegar al 2,5% de las flores.

Existen diversos estudios que han trabajado con abejas melíferas para verificar la relación entre estos insectos y el incremento de los rendimientos. Dado que no es fácil experimentalmente separar a las abejas de los otros insectos polinizadores silvestres, las conclusiones de los ensayos incluyen generalmente también a una cierta proporción de los insectos polinizadores naturalmente presentes.

Les acercamos algunos ensayos.

Aumento en la producción de semillas de soja (Glycine max) empleando abejas melíferas (Apis mellifera)
Autores: Santos Estela, Mendoza Yamandú, Vera Máximo, Carrasco-Letelier Leonidas, Díaz Sebastián, Invernizzi Ciro
Publicado en Agrociencia Uruguay, vol.17 no.1, jun. 2013

El incremento llegó al 25% de la semilla producida en un cultivo de soja de 120 hectáreas al que se le había agregado 10 colmenas. Este aumento se produjo a las 500 m del apiario y no a los 200 m y se da una posible explicación de la diferencia en función del nivel de nitrógeno y potasio en el suelo. Las abejas recogieron tanto néctar como polen de las flores de soja, pero la especie tendría un mayor valor polinífero que nectarífero. Los autores concluyen que: “… se deben buscar variedades de soja que, sin sacrificar otras características favorables, tengan mayor producción de néctar, lo que acarrearía un claro beneficio para los productores sojeros (mayor atracción de abejas) y la apicultura (mayor cosecha de miel)”.

Efecto de la polinización entomófila (especialmente asociada a Apis mellifera) sobre el rendimiento en soja
Autores: D. Blettler, G. Fagúndez, A. Trossero, E. Fernández
Publicado en ACSOJA-Argentina
El incremento en el rendimiento fue del 18,3% y el ensayo consistió en la colocación de 36 colmenas en 23 hectáreas de soja. En la introducción del artículo y en base a bibliografía, los autores comentan que “la polinización realizada por este insecto puede mejorar el rendimiento en grano, especialmente cuando se usan cultivares cuya floración resulta atractiva a estos insectos y las condiciones ambientales son adecuadas”.

Polinização por Apis mellifera em soja transgênica Roundup Ready e convencional
Por Wainer César Chiari y colegas.
Publicado en Acta Scientiarum. Agronomy, Brasil, Vol. 30, no. 1, 2008
En este caso se evaluaron tanto la influencia de la fauna completa de insectos polinizadores como únicamente la acción de las abejas melíferas. El incremento del rendimiento causado por la totalidad de los polinizadores fue el 41,4%, mientras que las abejas incrementaron el 37,8%. O sea que algo más del 90% de la mejora del rendimiento lo explica la presencia de las abejas.

De estos artículos no surgen conclusiones para recomendar por el momento incluir colmenas en los lotes de producción de soja a la manera que corrientemente se realiza hoy en los montes de frutales o en las pasturas de alfalfa para semilla. Parece que en términos generales, la cantidad de miel que puede producir una colmena a partir de la floración de la soja no alcanza para que le sea rentable al apicultor.

Hay que hacer más poliníferas y atractivas para las abejas a las variedades de soja, lo cual desde ya requiere un trabajo muy intenso y de largo plazo por parte de los fitotecnistas. Por lo tanto, la recomendación práctica para los productores de soja en este momento es que analicen con mucho detenimiento la selectividad de los insecticidas que están usando, buscando los más amigables con las abejas y otros insectos polinizadores silvestres. La decisión de usar insecticidas más selectivos ya les significará alguna mejora en el rendimiento que se traducirá en una mejor rentabilidad.

Con el tiempo y ante nuevos estudios que confirmen la importancia de los polinizadores en el aumento de la producción, con toda seguridad que los fitomejoradores incorporarán a sus trabajos, si ya no lo han hecho, los caracteres que aumenten la atracción de insectos por parte de las flores. Aunque esto también les traerá problemas para la producción de semillas selectas, ya que obligará a una mayor separación entre lotes productivos para evitar contaminaciones indeseadas de polen.

Los peligros sobre la salud humana de las espirales contra mosquitos

Las espirales para ahuyentar o matar mosquitos son una herramienta de control de estos insectos muy utilizada desde hace más de 100 años, que fueron desarrolladas por un empresario japonés en base al uso ya conocido desde hacía siglos del producto derivado de un vegetal denominado ‘piretrina’, que actúa como un repelente o insecticida natural.

Este compuesto orgánico se encuentra presente en las flores y semillas de la hierba perenne cuyo nombre común es piretro o pelitre (Chrysanthemum o Tanacetum cinerariifolium). De la piretrina como molécula modelo de acción insecticida, derivaron los insecticidas industriales sintéticos conocidos como piretroides: permetrina, deltametrina, aletrina, fenvalerato, etc.

El amplio uso de esta familia de insecticidas se debe a que se degradan fácilmente por causa de la luz solar y del calor, son de baja persistencia en el suelo, no son móviles en el suelo por lo que no pasan al agua subterránea y son poco tóxicos para mamíferos e pájaros, aunque son muy nocivos para insectos. Lamentablemente también son muy nocivos para peces e invertebrados acuáticos y, en términos relativos, los piretroides sintéticos son más agresivos que las piretrinas naturales, ya que son más tóxicos para los insectos y los mamíferos y tardan más en degradarse en el ambiente.

El Servicio de Salud Pública del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EEUU ha indicado que pese a que son de baja toxicidad para los humanos, la exposición a niveles muy altos de estos compuestos -aunque sea breve- en el aire, los alimentos o el agua puede causar mareo, dolor de cabeza, náusea, espasmos musculares, falta de energía, alteraciones de la conciencia, convulsiones y pérdida del conocimiento. Asimismo, dice este organismo que si bien no hay ninguna evidencia de que las piretrinas o los piretroides afecten la capacidad de reproducción en seres humanos, algunos estudios en animales han demostrado una reducción de la fertilidad en machos y hembras.

Volviendo a las espirales contra mosquitos, están elaboradas con materiales que le dan firmeza a la forma y que hacen que se puedan quemar lentamente, sin llama, dando abundante humo. Entre los posibles materiales se incluyen: aserrín bruto, corteza de madera en polvo, aserrín refinado y almidón soluble, que al ser amasados se les agrega tintes, perfumes y el ensecticida (por ejemplo, aletrina).

Las espirales son muy populares por lo fácil de fabricar, el bajo precio de venta, son muy simples de usar y por que quienes las usan piensan que son inocuas para la salud humana, no trayendo problemas el respirar el humo que emanan.

Sin embargo, parece que esto último no es así. Veamos algunos estudios:

Mosquito coil emissions and health implications
Se estudiaron cuatro marcas de espirales de China y dos de Malasia y experimentando en ambientes cerrados se encontró que la emisión de humo superaba los límites previstos en las normas sobre calidad del aire. Se identificaron un gran conjunto de compuestos orgánicos volátiles en el humo, incluyendo carcinógenos y sospechosos de ser carcinógenos. La emisión de formaldehído por la quema de una espiral puede ser tan alta como la liberada por la quema de 51 cigarrillos. Otro indicador de problemas a largo plazo que fuera calculado fue la cantidad de masa emitida en el humo menor a 2,5 micrones, la cual ha representado el equivalente de 75 a 137 cigarrillos, según la marca de la espiral ensayada.

Efectos toxicológicos del uso prolongado e intenso de emisiones de espirales contra mosquitos en ratas y sus implicaciones sobre el control de la malaria
Se investigó en ratas el efecto de la exposición prolongada al humo de las espirales con dos tipos de piretroides: transflutrina y delta-aletrina, como ingredientes activos, y se concluyó que: “El humo de las espirales contra los mosquitos producen un aumento significativo en los niveles de proteína total, albúmina total y bilirrubina, cuando los animales fueron expuestos de dos semanas a 16 semanas con transflutrina. Las pruebas de mutagenicidad revelaron que las anormalidades en el esperma de las ratas fue estadísticamente significativa al comparar el control a las 8, 12 y 16 semanas post exposición a la transflutrina. Los estudios histológicos revelaron una serie de daños pulmonares graves en las ratas expuestas al humo de la espiral, evidenciados por la acumulación intersticial, edema pulmonar y enfisema. Las acumulaciones intracelulares y la congestión sinusoidal severa de las células del hígado se observaron a partir de las 12 semanas de exposición, lo que indica daño hepático. Nuestros estudios indican que los vapores de las espirales contra mosquitos inician el daño gradual al huésped.”

Exposure to mosquito coil smoke may be a risk factor for lung Cancer in Taiwan
El 50% de las muertes por cáncer de pulmón en Taiwán no están relacionados con el consumo de cigarrillos y en los hogares taiwaneses con frecuencia se queman espirales para repeler a los mosquitos. Por lo tanto mediante encuestas a enfermos de cáncer de pulmón y otras personas como control en ambientes de riesgo, se buscó determinar si la exposición al humo de espirales antimosquitos es un riesgo para el cáncer de pulmón. La conclusión de los investigadores fue que la exposición al humo de las espirales puede llegar a ser un factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de pulmón.

De estos trabajos se deduce que en el corto plazo no se deben esperar problemas por el uso eventual de las espirales contra mosquitos, pero que respirar en forma prolongada el humo de estas espirales puede llegar a tener un efecto tan nocivo como el humo de los cigarrillos. Nada malo pasará por utilizar algunas noches las espirales, pero no debemos hacer de esto una costumbre, y debemos tener las mismas prevenciones hacia las espirales que las que tenemos contra los cigarrillos.

Aplicación en la misma pulverizada de dos herbicidas separados

La producción agropecuaria está condicionada -como cualquier producción- por los costos y ahora cada vez más -razonablemente- por las demandas que van en el sentido de evitar daños al medio ambiente y a la salud en general.

A partir de estos condicionantes, van surgiendo herramientas que buscan mantener o mejorar la producción sin afectar los costos ni el medio ambiente. Una de estas herramientas es un prototipo de equipo pulverizador para aplicar dos herbicidas por separado en la misma pasada. Los herbicidas van en tanques independientes en el mismo implemento. Se pulveriza con precisión un herbicida selectivo sobre la hilera del cultivo y otro no selectivo entre las hileras. La aplicación del herbicida selectivo se realiza sobre el cultivo en un ancho de banda de 14 cm y el tratamiento no selectivo, con un ancho de banda de 36 cm entre las filas.

Se evita así total o parcialmente el desmalezado manual en la fila entre plantas, se reduce el laboreo mecánico para el deshierbe entre las filas y es menor la cantidad de herbicida utilizado.

Field sprayer for inter- and intra-row weed control: performance and labor savings
Autores: J. Carballido(1), A. Rodríguez-Lizana(2), J. Agüera(1) y M. Pérez-Ruiz(2)
(1) Departamento de Ingeniería Rural. Universidad de Córdoba. 14014 Córdoba, España
(2) Departamento de Ingeniería Aeroespacial y Mecánica de Fluidos. Área de Ingeniería Agroforestal, Universidad de Sevilla, España

No es una novedad la aplicación de herbicidas totales en cultivos en hileras con campanas protectoras sobre el cultivo, para que no sea tocado por el producto químico. En este caso la innovación es trabajar con tecnología GPS para el autoguiado de los implementos durante la siembra primero y luego sobre la pulverización de los herbicidas.

El testeo del prototipo se realizó en un cultivo comercial de remolacha azucarera y se concluyó que: a) el tiempo medio de desmalezado manual se puede reducir en un 53%; b) se redujo el uso del herbicida selectivo en un 76% y c) la densidad del cultivo de remolacha no fue afectado significativamente por el tratamiento químico.

La remolacha azucarera es de particular interés para el agro español y su desmalezado químico es un problema de difícil solución, por lo que las malezas compiten intensamente con el cultivo. Existen tres áreas en un cultivo en hileras: entre las filas, a los costados por debajo inmediato de las plantas y entre las plantas en la hilera. Se trabaja mecánicamente o con herbicidas selectivos entre las filas o por debajo de las plantas, pero finalmente, entre las plantas en las hileras, la única solución práctica es el deshierbe manual, lo cual obviamente afecta el costo y depende su velocidad y eficiencia de la habilidad del personal.

Corrientemente y dependiendo de la zona y las condiciones climáticas de la temporada, el cultivo de remolacha azucarera require una aplicación de herbicida de pre-emergencia a la siembra, hasta tres pasadas de herbicida de post-emergencia y una o varias pasadas de cultivador mecánico junto con la azada manual. Por lo tanto, han ido apareciendo distintas soluciones para reducir los costos y la cantidad de herbicida en este cultivo, siendo la presentada en el artículo de arriba, una de las que se desarrolló recientemente.

Para proteger al cultivo del herbicida total, se diseñaron campanas que recubren las plantas y que van apoyadas en el suelo a una profundidad de 1,5 cm, siendo esta altura controlada mecánicamente.

Mediante el sistema GPS se guía, se controla y se releva la siembra y los datos son guardados en el equipo para ser utilizados posteriormente guiando la aplicación del herbicida.

La spirulina, el maravilloso alimento del futuro

En el año 1974, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró a la spirulina como el mejor alimento del futuro, por sus excepcionales propiedades como alimento, fundamentalmente por la cantidad y la calidad de sus proteínas.

La spirulina es una microalga que tiene un contenido de proteínas de alta calidad, que va del 59 al 65%, con cantidades equilibradas de aminoácidos esenciales. El contenido proteico es bastante más que el contenido de los granos de soja (35%), maní (25%) o trigo (12%) y es comparable con la harina de pescado (61-77%) o de soja (49-56%).

La spirulina comercial en polvo contiene un 60% de proteína, 20% de carbohidratos, 5% de lípidos, 7% de minerales y el resto es agua. Además se digiere fácilmente debido a la ausencia de la celulosa en sus paredes celulares.

Se trata de un alga pluricelular y filamentosa verdeazulada o cianofíceas, muy popular actualmente como suplemento dietario en humanos. También se la está usando como suplemento proteico en raciones para la cría de peces, camarones, aves de corral y cerdos. Tiene ventajas productivas ya que el alga se divide en condiciones ambientales óptimas cada 7 horas en promedio y puede cultivarse en aguas con problemas de salinidad o alcalinidad.

Dado que todavía no se ha logrado su mecanización, requiriendo alta cantidad de mano de obra, se trata de otra actividad para que la practiquen los pequeños productores familiares, especialmente de las regiones con deficiencias de suelos y calidad de agua.

Para conocer más sobre esta producción, recomendamos comenzar con los siguientes tres lugares en internet.

En un post anterior en este blog comentamos un trabajo de la FAO sobre la spirulina. Hicimos una revisión en internet y es lo mejor que pudimos encontrar para tener una visión completa del alga, de su producción y de sus posibles usos actuales y potenciales.

A review on culture, production and use of spirulina as food for humans and feeds for domestic animals and fish (2009)
Autores: M. Ahsan B. Habib y Mashuda Parvin de la Bangladesh Agricultural University, Tim C. Huntington (consultor FAO) y Mohammad R. Hasan del Departamento de Acuacultura de la FAO.

Los temas principales que trata este trabajo son: 1) antecedentes históricos, 2) características generales de la spirulina, morfología, hábitat natural, 3) composición bioquímica, 4) producción natural, 5) cultivo en laboratorio, a pequeña escala y cultivo comercial, 6) ejemplos de producción en el mundo, 7) productos derivados para humanos, 8) aspectos de la seguridad alimentaria, 9) uso en acuicultura y otros animales.

Otro trabajo recomendable, donde el autor relata una experiencia de producción del alga en pequeña escala, es:

Superalimento para un mundo en crisis: Spirulina a bajo costo
Autor: Ernesto Ponce López, Escuela Universitaria de Ingeniería Mecánica. Universidad de Tarapacá. Arica, Chile.
Journal Idesia, Vol.31 Nº 1, Arica, Chile, Abril 2013

Finalmente debemos mencionar al portal Spirulina Source con mucha información y referencias a publicaciones. Presenta casos de microproducciones y numerosas imágenes de granjas de cultivo.

Buscando reducir los gastos de corte para el mantenimiento del césped

Siglos atrás, para mantener el césped a la altura conveniente según el uso a darle, las únicas alternativas aplicables eran el corte manual o el uso de animales doméstico, tal como el pastoreo mediante ovejas. En 1830, en USA apareció la primera segadora mecánica, por lo que el manejo de las grandes áreas verdes para deportes o esparcimiento se vió facilitado y abaratado.

Sin embargo, el corte conforma el principal costo de mantenimiento del césped, ya que además del corte propiamente dicho, se debe tener en cuenta que lo cortado debe ser rastrillado para acumularlo y luego transportarlo hasta el lugar de su eliminación definitiva.

Por lo tanto, desde que aparecieron los reguladores de crecimiento vegetal, se los está probando para intentar lograr plantas de césped reducidas que no requieran corte. La pulverización de un agroquímico es una labor que ofrece una ancho de trabajo mucho mayor que una segadora, con la proporcional reducción de costos; además, se evita la necesidad de manejar el pasto cortado y se puede llegar a lugares de relieve complicado para el paso de un tractor y el equipo de corte.

El inhibidor de crecimiento que se está buscando debe reducir el tamaño de las plantas sin afectar su forma, su densidad o sus funciones fisiológicas, tampoco debe causar daños visibles en las plantas, tales como manchas necróticas, muerte por fitotoxicidad, decoloración u cambio de color.

Para los que quieran ampliar este tema, les acercamos una revisión de literatura bastante amplia.

Growth inhibitors in turfgrass
Autores: March, S.R.(I); Martins, D.(II); McElroy, J.S.(III)
(I) Associate Professor, ICET/UFMT, Barra do Garça-MT, Brasil
(II) Professor Livre Docente, Dept. of Vegetal Production, FCA/UNESP, Botucatu-SP, Brasil
(III) Ph.D., Associate Professor of Weed Science, Department of Agronomy and Soil, Auburn University, Auburn/AL, USA
Publicado en el Journal Planta Daninha, Brasil, vol. 31 nNº 3, julio/septiembre 2013

En este artículo, además de una introducción general, se analiza la bibliografía encontrada de los principales activos que se conocen como reguladores de crecimiento vegetal, en su uso para el césped:

  • Trinexapac-ethyl
  • Paclobutrazol
  • Prohexadione-calcium
  • Flurprimidol
  • Ethephon
  • Mefluidide

Y también se revisan los ensayos de algunos conocidos herbicidas, utilizados por los correspondientes investigadores bajo la idea de que los herbicidas a una determinada dosis matan, pero dosis muy livianas deberían afectar el crecimiento del césped sin llegar a matarlo.

  • Glyphosate
  • Imazaquin, imazapic y imazethapyr
  • Metsulfuron-methyl
  • Bispyribac-sodium

Otra cuestión interesante del artículo es la extensa lista bibliográfica en que termina. Para los envestigadores en este tema este listado les debería ahorrar bastante tiempo.

Cría de insectos para alimentación animal

En 2011, la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) calculaba que la población mundial alcanzó los 7 mil millones de personas. Exactamente calculó que se llegó a esta cifra el 30 de octubre a las 23:58 hs de Filipinas. No es una broma, así lo calculó la FAO, ya que le dio un premio al bebé filipino nacido en dicho momento. Naturalmente que esto es simplemente la manera que la FAO decidió dar una señal para llamar la atención sobre la manera que está evolucionando la población mundial.

Para 2050, se espera que esta cifra llegue a las 9 mil millones de habitantes. A toda esta cantidad de gente hay que darle alimentos, trabajo, educación, salud, … Es decir, todo lo que se engloba en la palabra bienestar.

El hecho de tener que alimentar adecuadamente a esta masa de personas exige un esfuerzo mayor que el aumento lineal de la producción de alimentos en un 28% entre ambas fechas, dado lo mal alimentado que se encuentra actualmente una parte significativa del planeta. Existen estimaciones que la cifra necesaria de alimentos debería ser mayor en un 70% o quizás el doble, para alimentar a la mayor población y para mejorar el nivel nutricional de la parte carenciada.

Dado que la superficie cultivable es casi fija y en degradación, la tecnología y, especialmente la biotecnología, tendrá que tener una participación muy activa en el aumento de la producción de alimentos.

En el sentido de aumentar la producción de alimentos, una línea de trabajo es desarrollar alimentos no utilizados actualmente, que no compitan por el suelo con otras producciones.

Por ejemplo, la FAO ha puesto sus ojos en los insectos para utilizarlos en un futuro como alimentos, ya sea para humanos en forma directa o a través de una intermediación, como comida para animales. Esta institución ha creado en el 2003 el Programa de Insectos Comestibles, aunque en este caso utiliza la palabra insectos en un sentido amplio, ya que además incluye en el programa a las arañas y los escorpiones, los cuales no están comprendidos en la definición de insectos.

Esta institución parte del hecho que el consumo de insectos por los seres humanos, denominado entomofagia, es una práctica conocida en muchas regiones del mundo desde épocas remotas y que hoy, unas 1.900 especies de insectos mayormente silvestres, complementan la dieta de aproximadamente 2.000 millones de personas. Además, los insectos son la dieta natural de aves, peces, batracios y otros animales que se encuentran libres en la naturaleza.

¿Qué se come?: Escarabajos (31%); orugas (18%); abejas, avispas y hormigas (14%); saltamontes, langostas y grillos (13%); cigarras, fulgoromorfos, saltahojas, cochinillas y chinches (10%), termitas (3%), libélulas (3%), moscas (2%) y otros (5%).

Los insectos comestibles han sido recolectados mayormente en el medio silvestre, aunque últimamente se están desarrollando granjas industriales para criarlos. No obstante, existen antecedentes muy conocidos y antiguos de manejo de insectos, como el caso de las abejas, los gusanos de seda y la cochinilla para colorante, pero estos por el valor de sus productos. Asimismo, en las últimas décadas han aparecido otras causas de domesticación de los insectos; por ejemplo, la cría de depredadores y parasitoides para control biológico, el uso medicinal en la denominada terapia larval y la cría de abejorros para polinización.

Entre las ventajas de los insectos, la FAO señala:

  • Por ser especies de sangre fría son extremadamente más eficientes en la conversión de alimentos que los animales de sangre caliente. Se calcula, en términos generales, que los insectos tienen una relación de conversión de 1,7 kg de alimento por 1 kg de masa de insecto, mientras que el ganado bovino necesita unos 10 kg de alimentos, los cerdos unos 5 kg y los pollos 2,5 kg, para producir 1 kg de carne. Si además entramos a considerar la parte aprovechable de estos alimentos, se ha estimado que los insectos son dos veces más eficientes que los pollos, cuatro veces más que los porcinos y doce veces más que los bovinos.
  • Se estima que generan mucha menor cantidad de gases de efecto invernadero. Los cerdos generarían entre 10 y 100 veces más gases de efecto invernadero por kilogramo de carne producida que los gusanos de la harina.
  • Se pueden desarrollar en forma óptima en residuos biológicos de origen animal (estiércol) y en este proceso transforman los residuos en proteínas de alta calidad para la eventual alimentación de animales. Potencialmente también existiría la posibilidad de criarlos en residuos orgánicos humanos o en residuos animales para que sean comidos directamente por los humanos, pero dado todo lo que se desconoce sobre riesgos de patógenos y contaminantes, es una cuestión que no se permite por el momento y que seguramente se desarrollará más adelante cuando se domine totalmente la cría en residuos orgánicos de animales.
  • Usan menos agua y tierra que el ganado bajo producción comercial.
  • Proporcionan proteínas y otros nutrientes en alta cantidad y óptima calidad, comparables a la harina de soja y pescado.

Pero no todo viene fácil. Los sistemas actuales de cría de insectos son caros, ineficientes como todo desarrollo nuevo, con muchas patentes pendientes y con vacíos o prohibiciones legales que complican las inversiones. Además, como muchas veces se trabaja con residuos orgánicos, la problemática de la salud humana es una cuestión que requiere un alto nivel de investigaciones y de tiempo para poder fundamentar cambios en las regulaciones relacionadas con la seguridad alimentaria.

Ahora concentrémonos en los insectos que podrían utilizarse como comida para animales, complementando o sustituyendo alimentos de alto valor nutricional, como la harina de soja y de pescado y los granos de cereales o de oleaginosas.

Los tres insectos sobre los que hoy principalmente se está trabajando, son las larvas de la mosca soldado negra, de la mosca común y del gusano de la harina para su desarrollo en residuos orgánicos animales para ser utilizados como alimentos de peces, aves, cerdos y mascotas o animales silvestres en los zoológicos. Aunque existen investigaciones sobre otras especies de insectos y sobre otros alimentos para la cría de los insectos.

Algunos datos comparativos de proteínas y lípidos totales de estos insectos, en porcentajes sobre materia seca:

  • Las larvas de la mosca soldado negra (Hermetia illucens) poseen 35-57% proteínas y 35% lípidos totales.
  • La mosca común (Musca domestica): 43-68% y 4-32%
  • El gusano de la harina (Tenebrio molitor): 44-69% y 23-47%
  • La harina de pescado: 61-77% y 11-17%
  • La harina de soja: 49-56% y 3%

Un primer antecedente industrial data del 2004. En Eslovaquia se levantó una planta piloto para la biodegradación de purines de cerdos mediante la cría de larvas de mosca doméstica, como parte de un proyecto denominado EcoDiptera, cofinanciado por el programa europeo LIFE. Entre los resultados del proyecto se encontró que cuando las moscas alcanzan la fase de pupa se pueden utilizar como fuentes de proteínas en la acuicultura, por lo que la cría de moscas ofrece una solución sostenible al problema de los residuos de estiércol de cerdo. Dando así una solución a la dificultosa eliminación de los purines y evitando utilizarlos directamente como abono por los altos niveles de nitratos que contienen.

Los recientes desarrollos de la crianza de larvas hacen el manejo de los purines en locales cerrados, recogiendo las deyecciones sólidas y líquidas mediante una cinta transportadora donde se separa el estiércol sólido de la orina y el agua. El estiércol recogido se lleva mediante la cinta transportadora a una fosa para el cultivo larvario con una población de 85.000 a 100.000 larvas/m2. En una de las paredes del piletón se ubica una rampa para que migren las larvas a un canal en la parte superior donde son recolectadas. Una parte de las larvas se utilizan junto con los huevos para mantener la densidad poblacional adecuada para nuevos cultivos y el resto se seca y se procesa para su transformación en alimento. Lo que queda del purín ya transformado puede luego someterse a un tratamiento para su uso como enmienda del suelo.

Pero todavía falta mucho para que los insectos compitan con otros alimentos para animales. El precio de los gusanos de la harina es en estos momentos de € 4.75/kg peso vivo, por lo que, haciendo una estricta comparación de acuerdo al contenido nutricional resulta que su proteína es 51 veces más cara que la proteína de la harina de soja.

O sea que esto recién comienza. Y habrá que investigar bastante para determinar los insectos más eficientes, de mayor valor nutricional y los procedimientos que permitan su automatización para reducir los costos.

Algunas referencias:

La contribución de los insectos a la seguridad alimentaria, los medios de vida y el madio ambiente
Insects as a sustainable feed ingredient in pig and poultry diets – a feasibility study
Los insectos comestibles de los bosques

Aplicaciones para teléfonos inteligentes y tabletas para optimizar las pulverizaciones fitosanitarias

Investigadores del Agricultural Research Service, Texas-USA, han desarrollado cuatro aplicaciones (app) para teléfonos inteligentes y tabletas.

Una está destinada a facilitar la optimización de las pulverizaciones aéreas de agroquímicos, otra para pulverizaciones terrestres y, ambas app’s, vienen en sus versiones para sistema operativo Android y para teléfonos iPhone de Apple.

Estas aplicaciones son de utilidad para los productores agropecuarios de USA y las comentamos aquí, ya que estos desarrollos son ejemplos sobre el rumbo que está tomando la tecnología aplicada a las actividades agrarias. La aparición de internet años atrás trajo una consecuencia muy importante que es la reducción del costo de adquirir información. Ahora, el paso más reciente, es poder acceder a la información mediante equipos móviles, en el terreno mismo donde se la va a utilizar.

Para aplicaciones terrestre, el equipo investigador ha trabajado con 100 equipos pulverizadores y ha introducido sus configuraciones y resultados en una base de datos. El aplicador entrará a la correspondiente app de su equipo y anotará:

  • El nombre del fabricante del sistema de pulverización que va a utilizar
  • El modelo y número del sistema de pulverización
  • El tipo de solución, o sea, el vehículo en que se disolverá el agroquímico
  • El aditivo y el insecticida
  • La configuración de la boquilla
  • La presión de trabajo de la pulverizadora
  • El caudal
  • La dilución

Para aplicaciones aéreas, la base de datos incluye por el momento 19 modelos de pulverizadores: 10 para aviones y 9 para helicópteros, para rangos de velocidad del aire entre 100 y 160 mph para aviones y entre 30 y 100 mph para helicópteros.

En este caso, el aplicador aéreo debe anotar:

  • Diámetro del orificio de la boquilla
  • Orientación de la boquilla
  • Presión de pulverización
  • Velocidad del aire

La respuesta en ambos casos serán parámetros técnicos sobre el probable tamaño de gota a lograr y la dispersión del tamaño, lo que le permitirá al operador estimar previamente a realizar el trabajo, la calidad probable de la pulverización. En otros términos, la posibilidad de dar en el objetivo con una buena cobertura o de que se pierda el caldo pulverizado por deriva hacia áreas vecinas. Desde ya que el operador podrá modificar algunas variables; por ejemplo la presión de trabajo o el caudal, para ir buscando el tamaño más eficiente de gota.

Más detalles en: http://apmru.usda.gov/aerial/Smartphone%20Apps/Smartphone.htm