Archivos de la categoría U.S.A.

Modificación muy simple para disminuir los problemas de deriva por vientos fuertes en pulverizaciones agrícolas extensivas

Al productor agrícola brasilero Homero Fuzaro se le ocurrió algo muy sencillo para enfrentar los problemas de vientos fuertes en los tratamientos con herbicidas, insecticidas o fungicidas en cultivos extensivos (soja, algodón, trigo, pasturas, desecado de barbechos para siembra directa …).

A las pulverizadoras corrientes que cuentan con una barra muy ancha donde se ubican los picos pulverizadores a una cierta distancia por encima del cultivo, la modificó para bajar la barra y la apoyó directamente en el suelo. La barra con los picos pulverizadores va acompañando el microrrelieve del suelo y se apoya sobre el cultivo para mojarlo.

La ventaja principal es que puede trabajar con niveles de viento que obligaría a detener el trabajo de una pulverizadora tradicional y que se lograría un adecuado mojado del follaje en aplicaciones como la de los fungicidas, que requieren el mojado de toda la planta.

El equipo lo ha patentado con el nombre de Kit Alvo y agregamos un video donde se puede ver muy claramente su funcionamiento.

Un equipo de investigadores brasileros estudió su eficiencia y encontró que el paso de la barra arrastrada no produce daños en las plantas tratadas, ya que no afectó a los componentes del rendimiento en un cultivo de soja evaluado.

Fungicide application using a trailing boom in soybean fields
Por Pedro H. Weirich Neto y colegas.
Publicado en el Journal Engenharia Agrícola de julio/agosto 2013

Un manejo amigable de insectos polinizadores aumenta el rendimiento de la soja

Desde el punto de vista de la forma en que se produce la fecundación en las flores, las plantas son definidas como autógamas o alógamas. Las primeras son aquellas donde predomina la autofecundación; es decir, esto ocurre cuando el polen (gameto masculino) fertiliza un óvulo (gameto femenino) de la misma planta. Por otra parte, las plantas alógamas son aquellas en que la fecundación mayormente es cruzada: el óvulo de la planta madre receptora que producirá la semilla recibe al polen que proviene de otra planta, normalmente de la misma especie.

Las plantas autógamas han desarrollado mecanismos que favorecen la autofecundación; tal el caso de la soja con el mecanismo que se conoce como cleistogamia.

Aquí la polinización del estigma se produce antes de la apertura de la flor, la que permanece cerrada, por lo que estas plantas son autógamas obligadas.

Sin embargo, lo soja es predominantemente autógama y cleistógama (no totalmente), ya que un pequeño porcentaje de flores se abren y se polinizan en forma cruzada. Y por lo tanto, aparece en escena la importancia de los insectos polinizadores como un factor que colabora en la fecundación y, consecuentemente, incrementa el rendimiento como sucede con todas las especies de fecundación abierta. Un ensayo del año 1994 (Natural Cross-Pollination of Twelve Soybean Cultivars in Arkansas) ya había demostrado que la polinización cruzada variaba con el cultivar y que podía llegar al 2,5% de las flores.

Existen diversos estudios que han trabajado con abejas melíferas para verificar la relación entre estos insectos y el incremento de los rendimientos. Dado que no es fácil experimentalmente separar a las abejas de los otros insectos polinizadores silvestres, las conclusiones de los ensayos incluyen generalmente también a una cierta proporción de los insectos polinizadores naturalmente presentes.

Les acercamos algunos ensayos.

Aumento en la producción de semillas de soja (Glycine max) empleando abejas melíferas (Apis mellifera)
Autores: Santos Estela, Mendoza Yamandú, Vera Máximo, Carrasco-Letelier Leonidas, Díaz Sebastián, Invernizzi Ciro
Publicado en Agrociencia Uruguay, vol.17 no.1, jun. 2013

El incremento llegó al 25% de la semilla producida en un cultivo de soja de 120 hectáreas al que se le había agregado 10 colmenas. Este aumento se produjo a las 500 m del apiario y no a los 200 m y se da una posible explicación de la diferencia en función del nivel de nitrógeno y potasio en el suelo. Las abejas recogieron tanto néctar como polen de las flores de soja, pero la especie tendría un mayor valor polinífero que nectarífero. Los autores concluyen que: “… se deben buscar variedades de soja que, sin sacrificar otras características favorables, tengan mayor producción de néctar, lo que acarrearía un claro beneficio para los productores sojeros (mayor atracción de abejas) y la apicultura (mayor cosecha de miel)”.

Efecto de la polinización entomófila (especialmente asociada a Apis mellifera) sobre el rendimiento en soja
Autores: D. Blettler, G. Fagúndez, A. Trossero, E. Fernández
Publicado en ACSOJA-Argentina
El incremento en el rendimiento fue del 18,3% y el ensayo consistió en la colocación de 36 colmenas en 23 hectáreas de soja. En la introducción del artículo y en base a bibliografía, los autores comentan que “la polinización realizada por este insecto puede mejorar el rendimiento en grano, especialmente cuando se usan cultivares cuya floración resulta atractiva a estos insectos y las condiciones ambientales son adecuadas”.

Polinização por Apis mellifera em soja transgênica Roundup Ready e convencional
Por Wainer César Chiari y colegas.
Publicado en Acta Scientiarum. Agronomy, Brasil, Vol. 30, no. 1, 2008
En este caso se evaluaron tanto la influencia de la fauna completa de insectos polinizadores como únicamente la acción de las abejas melíferas. El incremento del rendimiento causado por la totalidad de los polinizadores fue el 41,4%, mientras que las abejas incrementaron el 37,8%. O sea que algo más del 90% de la mejora del rendimiento lo explica la presencia de las abejas.

De estos artículos no surgen conclusiones para recomendar por el momento incluir colmenas en los lotes de producción de soja a la manera que corrientemente se realiza hoy en los montes de frutales o en las pasturas de alfalfa para semilla. Parece que en términos generales, la cantidad de miel que puede producir una colmena a partir de la floración de la soja no alcanza para que le sea rentable al apicultor.

Hay que hacer más poliníferas y atractivas para las abejas a las variedades de soja, lo cual desde ya requiere un trabajo muy intenso y de largo plazo por parte de los fitotecnistas. Por lo tanto, la recomendación práctica para los productores de soja en este momento es que analicen con mucho detenimiento la selectividad de los insecticidas que están usando, buscando los más amigables con las abejas y otros insectos polinizadores silvestres. La decisión de usar insecticidas más selectivos ya les significará alguna mejora en el rendimiento que se traducirá en una mejor rentabilidad.

Con el tiempo y ante nuevos estudios que confirmen la importancia de los polinizadores en el aumento de la producción, con toda seguridad que los fitomejoradores incorporarán a sus trabajos, si ya no lo han hecho, los caracteres que aumenten la atracción de insectos por parte de las flores. Aunque esto también les traerá problemas para la producción de semillas selectas, ya que obligará a una mayor separación entre lotes productivos para evitar contaminaciones indeseadas de polen.

Los peligros sobre la salud humana de las espirales contra mosquitos

Las espirales para ahuyentar o matar mosquitos son una herramienta de control de estos insectos muy utilizada desde hace más de 100 años, que fueron desarrolladas por un empresario japonés en base al uso ya conocido desde hacía siglos del producto derivado de un vegetal denominado ‘piretrina’, que actúa como un repelente o insecticida natural.

Este compuesto orgánico se encuentra presente en las flores y semillas de la hierba perenne cuyo nombre común es piretro o pelitre (Chrysanthemum o Tanacetum cinerariifolium). De la piretrina como molécula modelo de acción insecticida, derivaron los insecticidas industriales sintéticos conocidos como piretroides: permetrina, deltametrina, aletrina, fenvalerato, etc.

El amplio uso de esta familia de insecticidas se debe a que se degradan fácilmente por causa de la luz solar y del calor, son de baja persistencia en el suelo, no son móviles en el suelo por lo que no pasan al agua subterránea y son poco tóxicos para mamíferos e pájaros, aunque son muy nocivos para insectos. Lamentablemente también son muy nocivos para peces e invertebrados acuáticos y, en términos relativos, los piretroides sintéticos son más agresivos que las piretrinas naturales, ya que son más tóxicos para los insectos y los mamíferos y tardan más en degradarse en el ambiente.

El Servicio de Salud Pública del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EEUU ha indicado que pese a que son de baja toxicidad para los humanos, la exposición a niveles muy altos de estos compuestos -aunque sea breve- en el aire, los alimentos o el agua puede causar mareo, dolor de cabeza, náusea, espasmos musculares, falta de energía, alteraciones de la conciencia, convulsiones y pérdida del conocimiento. Asimismo, dice este organismo que si bien no hay ninguna evidencia de que las piretrinas o los piretroides afecten la capacidad de reproducción en seres humanos, algunos estudios en animales han demostrado una reducción de la fertilidad en machos y hembras.

Volviendo a las espirales contra mosquitos, están elaboradas con materiales que le dan firmeza a la forma y que hacen que se puedan quemar lentamente, sin llama, dando abundante humo. Entre los posibles materiales se incluyen: aserrín bruto, corteza de madera en polvo, aserrín refinado y almidón soluble, que al ser amasados se les agrega tintes, perfumes y el ensecticida (por ejemplo, aletrina).

Las espirales son muy populares por lo fácil de fabricar, el bajo precio de venta, son muy simples de usar y por que quienes las usan piensan que son inocuas para la salud humana, no trayendo problemas el respirar el humo que emanan.

Sin embargo, parece que esto último no es así. Veamos algunos estudios:

Mosquito coil emissions and health implications
Se estudiaron cuatro marcas de espirales de China y dos de Malasia y experimentando en ambientes cerrados se encontró que la emisión de humo superaba los límites previstos en las normas sobre calidad del aire. Se identificaron un gran conjunto de compuestos orgánicos volátiles en el humo, incluyendo carcinógenos y sospechosos de ser carcinógenos. La emisión de formaldehído por la quema de una espiral puede ser tan alta como la liberada por la quema de 51 cigarrillos. Otro indicador de problemas a largo plazo que fuera calculado fue la cantidad de masa emitida en el humo menor a 2,5 micrones, la cual ha representado el equivalente de 75 a 137 cigarrillos, según la marca de la espiral ensayada.

Efectos toxicológicos del uso prolongado e intenso de emisiones de espirales contra mosquitos en ratas y sus implicaciones sobre el control de la malaria
Se investigó en ratas el efecto de la exposición prolongada al humo de las espirales con dos tipos de piretroides: transflutrina y delta-aletrina, como ingredientes activos, y se concluyó que: “El humo de las espirales contra los mosquitos producen un aumento significativo en los niveles de proteína total, albúmina total y bilirrubina, cuando los animales fueron expuestos de dos semanas a 16 semanas con transflutrina. Las pruebas de mutagenicidad revelaron que las anormalidades en el esperma de las ratas fue estadísticamente significativa al comparar el control a las 8, 12 y 16 semanas post exposición a la transflutrina. Los estudios histológicos revelaron una serie de daños pulmonares graves en las ratas expuestas al humo de la espiral, evidenciados por la acumulación intersticial, edema pulmonar y enfisema. Las acumulaciones intracelulares y la congestión sinusoidal severa de las células del hígado se observaron a partir de las 12 semanas de exposición, lo que indica daño hepático. Nuestros estudios indican que los vapores de las espirales contra mosquitos inician el daño gradual al huésped.”

Exposure to mosquito coil smoke may be a risk factor for lung Cancer in Taiwan
El 50% de las muertes por cáncer de pulmón en Taiwán no están relacionados con el consumo de cigarrillos y en los hogares taiwaneses con frecuencia se queman espirales para repeler a los mosquitos. Por lo tanto mediante encuestas a enfermos de cáncer de pulmón y otras personas como control en ambientes de riesgo, se buscó determinar si la exposición al humo de espirales antimosquitos es un riesgo para el cáncer de pulmón. La conclusión de los investigadores fue que la exposición al humo de las espirales puede llegar a ser un factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de pulmón.

De estos trabajos se deduce que en el corto plazo no se deben esperar problemas por el uso eventual de las espirales contra mosquitos, pero que respirar en forma prolongada el humo de estas espirales puede llegar a tener un efecto tan nocivo como el humo de los cigarrillos. Nada malo pasará por utilizar algunas noches las espirales, pero no debemos hacer de esto una costumbre, y debemos tener las mismas prevenciones hacia las espirales que las que tenemos contra los cigarrillos.

Aplicación en la misma pulverizada de dos herbicidas separados

La producción agropecuaria está condicionada -como cualquier producción- por los costos y ahora cada vez más -razonablemente- por las demandas que van en el sentido de evitar daños al medio ambiente y a la salud en general.

A partir de estos condicionantes, van surgiendo herramientas que buscan mantener o mejorar la producción sin afectar los costos ni el medio ambiente. Una de estas herramientas es un prototipo de equipo pulverizador para aplicar dos herbicidas por separado en la misma pasada. Los herbicidas van en tanques independientes en el mismo implemento. Se pulveriza con precisión un herbicida selectivo sobre la hilera del cultivo y otro no selectivo entre las hileras. La aplicación del herbicida selectivo se realiza sobre el cultivo en un ancho de banda de 14 cm y el tratamiento no selectivo, con un ancho de banda de 36 cm entre las filas.

Se evita así total o parcialmente el desmalezado manual en la fila entre plantas, se reduce el laboreo mecánico para el deshierbe entre las filas y es menor la cantidad de herbicida utilizado.

Field sprayer for inter- and intra-row weed control: performance and labor savings
Autores: J. Carballido(1), A. Rodríguez-Lizana(2), J. Agüera(1) y M. Pérez-Ruiz(2)
(1) Departamento de Ingeniería Rural. Universidad de Córdoba. 14014 Córdoba, España
(2) Departamento de Ingeniería Aeroespacial y Mecánica de Fluidos. Área de Ingeniería Agroforestal, Universidad de Sevilla, España

No es una novedad la aplicación de herbicidas totales en cultivos en hileras con campanas protectoras sobre el cultivo, para que no sea tocado por el producto químico. En este caso la innovación es trabajar con tecnología GPS para el autoguiado de los implementos durante la siembra primero y luego sobre la pulverización de los herbicidas.

El testeo del prototipo se realizó en un cultivo comercial de remolacha azucarera y se concluyó que: a) el tiempo medio de desmalezado manual se puede reducir en un 53%; b) se redujo el uso del herbicida selectivo en un 76% y c) la densidad del cultivo de remolacha no fue afectado significativamente por el tratamiento químico.

La remolacha azucarera es de particular interés para el agro español y su desmalezado químico es un problema de difícil solución, por lo que las malezas compiten intensamente con el cultivo. Existen tres áreas en un cultivo en hileras: entre las filas, a los costados por debajo inmediato de las plantas y entre las plantas en la hilera. Se trabaja mecánicamente o con herbicidas selectivos entre las filas o por debajo de las plantas, pero finalmente, entre las plantas en las hileras, la única solución práctica es el deshierbe manual, lo cual obviamente afecta el costo y depende su velocidad y eficiencia de la habilidad del personal.

Corrientemente y dependiendo de la zona y las condiciones climáticas de la temporada, el cultivo de remolacha azucarera require una aplicación de herbicida de pre-emergencia a la siembra, hasta tres pasadas de herbicida de post-emergencia y una o varias pasadas de cultivador mecánico junto con la azada manual. Por lo tanto, han ido apareciendo distintas soluciones para reducir los costos y la cantidad de herbicida en este cultivo, siendo la presentada en el artículo de arriba, una de las que se desarrolló recientemente.

Para proteger al cultivo del herbicida total, se diseñaron campanas que recubren las plantas y que van apoyadas en el suelo a una profundidad de 1,5 cm, siendo esta altura controlada mecánicamente.

Mediante el sistema GPS se guía, se controla y se releva la siembra y los datos son guardados en el equipo para ser utilizados posteriormente guiando la aplicación del herbicida.

La spirulina, el maravilloso alimento del futuro

En el año 1974, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró a la spirulina como el mejor alimento del futuro, por sus excepcionales propiedades como alimento, fundamentalmente por la cantidad y la calidad de sus proteínas.

La spirulina es una microalga que tiene un contenido de proteínas de alta calidad, que va del 59 al 65%, con cantidades equilibradas de aminoácidos esenciales. El contenido proteico es bastante más que el contenido de los granos de soja (35%), maní (25%) o trigo (12%) y es comparable con la harina de pescado (61-77%) o de soja (49-56%).

La spirulina comercial en polvo contiene un 60% de proteína, 20% de carbohidratos, 5% de lípidos, 7% de minerales y el resto es agua. Además se digiere fácilmente debido a la ausencia de la celulosa en sus paredes celulares.

Se trata de un alga pluricelular y filamentosa verdeazulada o cianofíceas, muy popular actualmente como suplemento dietario en humanos. También se la está usando como suplemento proteico en raciones para la cría de peces, camarones, aves de corral y cerdos. Tiene ventajas productivas ya que el alga se divide en condiciones ambientales óptimas cada 7 horas en promedio y puede cultivarse en aguas con problemas de salinidad o alcalinidad.

Dado que todavía no se ha logrado su mecanización, requiriendo alta cantidad de mano de obra, se trata de otra actividad para que la practiquen los pequeños productores familiares, especialmente de las regiones con deficiencias de suelos y calidad de agua.

Para conocer más sobre esta producción, recomendamos comenzar con los siguientes tres lugares en internet.

En un post anterior en este blog comentamos un trabajo de la FAO sobre la spirulina. Hicimos una revisión en internet y es lo mejor que pudimos encontrar para tener una visión completa del alga, de su producción y de sus posibles usos actuales y potenciales.

A review on culture, production and use of spirulina as food for humans and feeds for domestic animals and fish (2009)
Autores: M. Ahsan B. Habib y Mashuda Parvin de la Bangladesh Agricultural University, Tim C. Huntington (consultor FAO) y Mohammad R. Hasan del Departamento de Acuacultura de la FAO.

Los temas principales que trata este trabajo son: 1) antecedentes históricos, 2) características generales de la spirulina, morfología, hábitat natural, 3) composición bioquímica, 4) producción natural, 5) cultivo en laboratorio, a pequeña escala y cultivo comercial, 6) ejemplos de producción en el mundo, 7) productos derivados para humanos, 8) aspectos de la seguridad alimentaria, 9) uso en acuicultura y otros animales.

Otro trabajo recomendable, donde el autor relata una experiencia de producción del alga en pequeña escala, es:

Superalimento para un mundo en crisis: Spirulina a bajo costo
Autor: Ernesto Ponce López, Escuela Universitaria de Ingeniería Mecánica. Universidad de Tarapacá. Arica, Chile.
Journal Idesia, Vol.31 Nº 1, Arica, Chile, Abril 2013

Finalmente debemos mencionar al portal Spirulina Source con mucha información y referencias a publicaciones. Presenta casos de microproducciones y numerosas imágenes de granjas de cultivo.

Buscando reducir los gastos de corte para el mantenimiento del césped

Siglos atrás, para mantener el césped a la altura conveniente según el uso a darle, las únicas alternativas aplicables eran el corte manual o el uso de animales doméstico, tal como el pastoreo mediante ovejas. En 1830, en USA apareció la primera segadora mecánica, por lo que el manejo de las grandes áreas verdes para deportes o esparcimiento se vió facilitado y abaratado.

Sin embargo, el corte conforma el principal costo de mantenimiento del césped, ya que además del corte propiamente dicho, se debe tener en cuenta que lo cortado debe ser rastrillado para acumularlo y luego transportarlo hasta el lugar de su eliminación definitiva.

Por lo tanto, desde que aparecieron los reguladores de crecimiento vegetal, se los está probando para intentar lograr plantas de césped reducidas que no requieran corte. La pulverización de un agroquímico es una labor que ofrece una ancho de trabajo mucho mayor que una segadora, con la proporcional reducción de costos; además, se evita la necesidad de manejar el pasto cortado y se puede llegar a lugares de relieve complicado para el paso de un tractor y el equipo de corte.

El inhibidor de crecimiento que se está buscando debe reducir el tamaño de las plantas sin afectar su forma, su densidad o sus funciones fisiológicas, tampoco debe causar daños visibles en las plantas, tales como manchas necróticas, muerte por fitotoxicidad, decoloración u cambio de color.

Para los que quieran ampliar este tema, les acercamos una revisión de literatura bastante amplia.

Growth inhibitors in turfgrass
Autores: March, S.R.(I); Martins, D.(II); McElroy, J.S.(III)
(I) Associate Professor, ICET/UFMT, Barra do Garça-MT, Brasil
(II) Professor Livre Docente, Dept. of Vegetal Production, FCA/UNESP, Botucatu-SP, Brasil
(III) Ph.D., Associate Professor of Weed Science, Department of Agronomy and Soil, Auburn University, Auburn/AL, USA
Publicado en el Journal Planta Daninha, Brasil, vol. 31 nNº 3, julio/septiembre 2013

En este artículo, además de una introducción general, se analiza la bibliografía encontrada de los principales activos que se conocen como reguladores de crecimiento vegetal, en su uso para el césped:

  • Trinexapac-ethyl
  • Paclobutrazol
  • Prohexadione-calcium
  • Flurprimidol
  • Ethephon
  • Mefluidide

Y también se revisan los ensayos de algunos conocidos herbicidas, utilizados por los correspondientes investigadores bajo la idea de que los herbicidas a una determinada dosis matan, pero dosis muy livianas deberían afectar el crecimiento del césped sin llegar a matarlo.

  • Glyphosate
  • Imazaquin, imazapic y imazethapyr
  • Metsulfuron-methyl
  • Bispyribac-sodium

Otra cuestión interesante del artículo es la extensa lista bibliográfica en que termina. Para los envestigadores en este tema este listado les debería ahorrar bastante tiempo.

Cría de insectos para alimentación animal

En 2011, la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) calculaba que la población mundial alcanzó los 7 mil millones de personas. Exactamente calculó que se llegó a esta cifra el 30 de octubre a las 23:58 hs de Filipinas. No es una broma, así lo calculó la FAO, ya que le dio un premio al bebé filipino nacido en dicho momento. Naturalmente que esto es simplemente la manera que la FAO decidió dar una señal para llamar la atención sobre la manera que está evolucionando la población mundial.

Para 2050, se espera que esta cifra llegue a las 9 mil millones de habitantes. A toda esta cantidad de gente hay que darle alimentos, trabajo, educación, salud, … Es decir, todo lo que se engloba en la palabra bienestar.

El hecho de tener que alimentar adecuadamente a esta masa de personas exige un esfuerzo mayor que el aumento lineal de la producción de alimentos en un 28% entre ambas fechas, dado lo mal alimentado que se encuentra actualmente una parte significativa del planeta. Existen estimaciones que la cifra necesaria de alimentos debería ser mayor en un 70% o quizás el doble, para alimentar a la mayor población y para mejorar el nivel nutricional de la parte carenciada.

Dado que la superficie cultivable es casi fija y en degradación, la tecnología y, especialmente la biotecnología, tendrá que tener una participación muy activa en el aumento de la producción de alimentos.

En el sentido de aumentar la producción de alimentos, una línea de trabajo es desarrollar alimentos no utilizados actualmente, que no compitan por el suelo con otras producciones.

Por ejemplo, la FAO ha puesto sus ojos en los insectos para utilizarlos en un futuro como alimentos, ya sea para humanos en forma directa o a través de una intermediación, como comida para animales. Esta institución ha creado en el 2003 el Programa de Insectos Comestibles, aunque en este caso utiliza la palabra insectos en un sentido amplio, ya que además incluye en el programa a las arañas y los escorpiones, los cuales no están comprendidos en la definición de insectos.

Esta institución parte del hecho que el consumo de insectos por los seres humanos, denominado entomofagia, es una práctica conocida en muchas regiones del mundo desde épocas remotas y que hoy, unas 1.900 especies de insectos mayormente silvestres, complementan la dieta de aproximadamente 2.000 millones de personas. Además, los insectos son la dieta natural de aves, peces, batracios y otros animales que se encuentran libres en la naturaleza.

¿Qué se come?: Escarabajos (31%); orugas (18%); abejas, avispas y hormigas (14%); saltamontes, langostas y grillos (13%); cigarras, fulgoromorfos, saltahojas, cochinillas y chinches (10%), termitas (3%), libélulas (3%), moscas (2%) y otros (5%).

Los insectos comestibles han sido recolectados mayormente en el medio silvestre, aunque últimamente se están desarrollando granjas industriales para criarlos. No obstante, existen antecedentes muy conocidos y antiguos de manejo de insectos, como el caso de las abejas, los gusanos de seda y la cochinilla para colorante, pero estos por el valor de sus productos. Asimismo, en las últimas décadas han aparecido otras causas de domesticación de los insectos; por ejemplo, la cría de depredadores y parasitoides para control biológico, el uso medicinal en la denominada terapia larval y la cría de abejorros para polinización.

Entre las ventajas de los insectos, la FAO señala:

  • Por ser especies de sangre fría son extremadamente más eficientes en la conversión de alimentos que los animales de sangre caliente. Se calcula, en términos generales, que los insectos tienen una relación de conversión de 1,7 kg de alimento por 1 kg de masa de insecto, mientras que el ganado bovino necesita unos 10 kg de alimentos, los cerdos unos 5 kg y los pollos 2,5 kg, para producir 1 kg de carne. Si además entramos a considerar la parte aprovechable de estos alimentos, se ha estimado que los insectos son dos veces más eficientes que los pollos, cuatro veces más que los porcinos y doce veces más que los bovinos.
  • Se estima que generan mucha menor cantidad de gases de efecto invernadero. Los cerdos generarían entre 10 y 100 veces más gases de efecto invernadero por kilogramo de carne producida que los gusanos de la harina.
  • Se pueden desarrollar en forma óptima en residuos biológicos de origen animal (estiércol) y en este proceso transforman los residuos en proteínas de alta calidad para la eventual alimentación de animales. Potencialmente también existiría la posibilidad de criarlos en residuos orgánicos humanos o en residuos animales para que sean comidos directamente por los humanos, pero dado todo lo que se desconoce sobre riesgos de patógenos y contaminantes, es una cuestión que no se permite por el momento y que seguramente se desarrollará más adelante cuando se domine totalmente la cría en residuos orgánicos de animales.
  • Usan menos agua y tierra que el ganado bajo producción comercial.
  • Proporcionan proteínas y otros nutrientes en alta cantidad y óptima calidad, comparables a la harina de soja y pescado.

Pero no todo viene fácil. Los sistemas actuales de cría de insectos son caros, ineficientes como todo desarrollo nuevo, con muchas patentes pendientes y con vacíos o prohibiciones legales que complican las inversiones. Además, como muchas veces se trabaja con residuos orgánicos, la problemática de la salud humana es una cuestión que requiere un alto nivel de investigaciones y de tiempo para poder fundamentar cambios en las regulaciones relacionadas con la seguridad alimentaria.

Ahora concentrémonos en los insectos que podrían utilizarse como comida para animales, complementando o sustituyendo alimentos de alto valor nutricional, como la harina de soja y de pescado y los granos de cereales o de oleaginosas.

Los tres insectos sobre los que hoy principalmente se está trabajando, son las larvas de la mosca soldado negra, de la mosca común y del gusano de la harina para su desarrollo en residuos orgánicos animales para ser utilizados como alimentos de peces, aves, cerdos y mascotas o animales silvestres en los zoológicos. Aunque existen investigaciones sobre otras especies de insectos y sobre otros alimentos para la cría de los insectos.

Algunos datos comparativos de proteínas y lípidos totales de estos insectos, en porcentajes sobre materia seca:

  • Las larvas de la mosca soldado negra (Hermetia illucens) poseen 35-57% proteínas y 35% lípidos totales.
  • La mosca común (Musca domestica): 43-68% y 4-32%
  • El gusano de la harina (Tenebrio molitor): 44-69% y 23-47%
  • La harina de pescado: 61-77% y 11-17%
  • La harina de soja: 49-56% y 3%

Un primer antecedente industrial data del 2004. En Eslovaquia se levantó una planta piloto para la biodegradación de purines de cerdos mediante la cría de larvas de mosca doméstica, como parte de un proyecto denominado EcoDiptera, cofinanciado por el programa europeo LIFE. Entre los resultados del proyecto se encontró que cuando las moscas alcanzan la fase de pupa se pueden utilizar como fuentes de proteínas en la acuicultura, por lo que la cría de moscas ofrece una solución sostenible al problema de los residuos de estiércol de cerdo. Dando así una solución a la dificultosa eliminación de los purines y evitando utilizarlos directamente como abono por los altos niveles de nitratos que contienen.

Los recientes desarrollos de la crianza de larvas hacen el manejo de los purines en locales cerrados, recogiendo las deyecciones sólidas y líquidas mediante una cinta transportadora donde se separa el estiércol sólido de la orina y el agua. El estiércol recogido se lleva mediante la cinta transportadora a una fosa para el cultivo larvario con una población de 85.000 a 100.000 larvas/m2. En una de las paredes del piletón se ubica una rampa para que migren las larvas a un canal en la parte superior donde son recolectadas. Una parte de las larvas se utilizan junto con los huevos para mantener la densidad poblacional adecuada para nuevos cultivos y el resto se seca y se procesa para su transformación en alimento. Lo que queda del purín ya transformado puede luego someterse a un tratamiento para su uso como enmienda del suelo.

Pero todavía falta mucho para que los insectos compitan con otros alimentos para animales. El precio de los gusanos de la harina es en estos momentos de € 4.75/kg peso vivo, por lo que, haciendo una estricta comparación de acuerdo al contenido nutricional resulta que su proteína es 51 veces más cara que la proteína de la harina de soja.

O sea que esto recién comienza. Y habrá que investigar bastante para determinar los insectos más eficientes, de mayor valor nutricional y los procedimientos que permitan su automatización para reducir los costos.

Algunas referencias:

La contribución de los insectos a la seguridad alimentaria, los medios de vida y el madio ambiente
Insects as a sustainable feed ingredient in pig and poultry diets – a feasibility study
Los insectos comestibles de los bosques

Aplicaciones para teléfonos inteligentes y tabletas para optimizar las pulverizaciones fitosanitarias

Investigadores del Agricultural Research Service, Texas-USA, han desarrollado cuatro aplicaciones (app) para teléfonos inteligentes y tabletas.

Una está destinada a facilitar la optimización de las pulverizaciones aéreas de agroquímicos, otra para pulverizaciones terrestres y, ambas app’s, vienen en sus versiones para sistema operativo Android y para teléfonos iPhone de Apple.

Estas aplicaciones son de utilidad para los productores agropecuarios de USA y las comentamos aquí, ya que estos desarrollos son ejemplos sobre el rumbo que está tomando la tecnología aplicada a las actividades agrarias. La aparición de internet años atrás trajo una consecuencia muy importante que es la reducción del costo de adquirir información. Ahora, el paso más reciente, es poder acceder a la información mediante equipos móviles, en el terreno mismo donde se la va a utilizar.

Para aplicaciones terrestre, el equipo investigador ha trabajado con 100 equipos pulverizadores y ha introducido sus configuraciones y resultados en una base de datos. El aplicador entrará a la correspondiente app de su equipo y anotará:

  • El nombre del fabricante del sistema de pulverización que va a utilizar
  • El modelo y número del sistema de pulverización
  • El tipo de solución, o sea, el vehículo en que se disolverá el agroquímico
  • El aditivo y el insecticida
  • La configuración de la boquilla
  • La presión de trabajo de la pulverizadora
  • El caudal
  • La dilución

Para aplicaciones aéreas, la base de datos incluye por el momento 19 modelos de pulverizadores: 10 para aviones y 9 para helicópteros, para rangos de velocidad del aire entre 100 y 160 mph para aviones y entre 30 y 100 mph para helicópteros.

En este caso, el aplicador aéreo debe anotar:

  • Diámetro del orificio de la boquilla
  • Orientación de la boquilla
  • Presión de pulverización
  • Velocidad del aire

La respuesta en ambos casos serán parámetros técnicos sobre el probable tamaño de gota a lograr y la dispersión del tamaño, lo que le permitirá al operador estimar previamente a realizar el trabajo, la calidad probable de la pulverización. En otros términos, la posibilidad de dar en el objetivo con una buena cobertura o de que se pierda el caldo pulverizado por deriva hacia áreas vecinas. Desde ya que el operador podrá modificar algunas variables; por ejemplo la presión de trabajo o el caudal, para ir buscando el tamaño más eficiente de gota.

Más detalles en: http://apmru.usda.gov/aerial/Smartphone%20Apps/Smartphone.htm

La producción de sandías sin semilla es una actividad ideal para la Agricultura Familiar

Hablemos hoy de una actividad que no es nueva, ya que se la conoce desde hace unos 70 años: la producción de sandías con frutos sin semillas.

A tal punto no es nueva, que en México hay antecedentes de la siembra comercial de este tipo de sandía desde el año 1989, en España desde hace 30 años y en la ciudad de Knox City, Texas, que se ha autoproclamado como la Capital Mundial de la Sandía sin Semilla, todos los años celebran el Seedless Watermelon Festival y este año van por la versión número 25.

¿Qué se sabe sin dudas de la sandía sin semilla? Que la demanda es fuerte y siempre la gente, en el momento de elegir, prefiere a este tipo de sandía antes de comprar una con semillas. Salvo por un detalle: el precio. Los costos de la producción de los frutos sin semillas son mucho más altos que las con semillas y deben ser compensados con precios mayores. Los mayores costos están en la semilla y en la mano de obra. La semilla que producirá una planta con frutos sin semilla puede valer unas 5 veces más que las semillas de sandías híbridas con frutos con semillas y 60 veces más que las de sandías comunes de polinización abierta.

Para la producción de sandías con semilla en algunas áreas con alta pobreza rural, la mano de obra trabaja por retribuciones mínimas, la tierra no vale demasiado y la semilla para siembra, se reserva de la propia produccción (que vale casi nada) de una temporada a otra. En este caso, no se paga por nueva semilla, ya que las variedades son libres y de polinización abierta. Este cocktail hace que a la sandía sin semillas le cueste competir en plena temporada contra la sandía común, aunque le está yendo bastante bien, pues decididamente superan en preferencia a las con semillas.

La sandía sin semillas es producto de un manejo genético que no altera la secuencia genética de los cromosomas de la sandía, pero sí modifica la cantidad de cromosomas. Por lo tanto, no se la considera un organismo genéticamente modificado sino una hibridación, ya que los genes de ambos tipos de sandía son los mismos. Las sandías comunes tiene dos juegos de cromosomas (2n) y las sin semillas cuentan con tres (3n), pero los genes no han cambiado.

Traemos aquí el comentario de esta actividad como un ejemplo de una producción ideal para el desarrollo de la Agricultura Familiar, ya que requiere un alto nivel de mano de obra rural no especializada. Desde ya que también se requiere conocimiento científico para la producción de las semillas que se sembrarán para originar las sandías sin semillas, pero aquí es donde debe aparecer el apoyo gubernamental, mediante investigadores en genética que desarrollen los padres de las variedades sin semilla para una zona determinada objeto de un programa de Desarrollo Rural.

Comencemos hablando un poco y en forma muy simplificada sobre la tecnología de producción de estas plantas, la cual ya es muy conocida.

Las plantas normales de sandía son 2n, es decir que tienen dos juegos de cromosomas y son llamadas diploides. El proceso comienza obteniendo plantas a las que se les ha duplicado el número de cromosomas, por lo que son 4n y se las denominan tetraploides. Luego las plantas tetraploides se cruzan con variedades normales diploides y se obtienen semillas que al ser sembradas producirán plantas que tienen tres juegos de cromosomas (3n, triploides).

Las plantas triploides, al tener un juego impar de cromosomas, no producen óvulos ni polen viables dado que forman gametos defectuosos.Debido a que tienen tres juegos de cromosomas, durante la meiosis el apareamiento de los cromosomas homólogos ocurre al azar, en forma desequilibrada. Así habrá gametos que contarán con múltiples cromosomas o serán deficientes para uno o más cromosomas. En consecuencia, los individuos con estos problemas cromosómicos no podrán desarrollarse adecuadamente y serán altamente estériles.

Resumiendo, de 2n se lleva a 4n. Se cruzan 4n x 2n y se obtiene semilla de plantas 3n. Al sembrar la semilla 3n se logran individuos aparentemente normales, pero estériles.

Las plantas 3n que producirán frutos sin semillas llegan a generar los tejidos del ovario pero no lo desarrollan ya que, al no tener un óvulo viable, quedan como pequeños tejidos blandos en la carne del fruto, que no se sienten ni molestan al comer la sandía. Pero los procesos hormonales que se necesitan para el desarrollo de los frutos comienzan cuando las flores son polinizadas y en este caso, las plantas triploides también tienen polen inviable. Por lo que se requiere de alguna manera intercalar plantas de variedades 2n polinizadoras de las 3n, con todos los problemas de manejo que esto trae. También se ha trabajado con la aplicación de hormonas vegetales sobre las flores para reemplazar la acción del polen.

El manejo intercalado de dos tipos de plantas de sandías (las que producirán frutos sin semillas y las polinizadoras) obliga al uso de alta cantidad de mano de obra. Lo cual es un problema para una planteo empresario, pero en realidad es una ventaja para la Agricultura Familiar.

Las actividades “capital intensivo” son llevadas adelante generalmente por los sectores que cuentan con suficiente capital (empresas) y son de tipo extensivas con poco requerimiento de mano de obra. Todo se trata de mecanizar aumentando la superficie trabajada y el volumen para bajar el costo medio de lo producido.

Por el contrario, las actividades “mano de obra intensiva”, difíciles de mecanizar, son propias de los campesinos que carecen de capital y su único “capital” es su trabajo.

La etapa de la producción de las semillas a sembrar para obtener los frutos sin semillas es donde decididamente deben participar los agentes gubernamentales de investigación genética. Obtenida esta semilla cuyo costo de producción deberá ser subsidiado, los pequeños agricultores pueden seguir casi solos ya que, como dijimos, el cultivo cuenta con una buena demanda. Y lo que ya está claramente conocido, que los programas de Desarrollo Rural que son exitosos son aquellos que han pivoteado alrededor de una actividad rentable.

El trabajo de un genetista para obtener las semillas de las sandías sin semilla comienza por determinar las variedades con mejores aptitudes comerciales y agronómicas, que serán la base para la producción de los padres. Luego mediante un tratamiento químico con un alcaloide llamado colchicina, las plantas pasan de 2n a 4n. Pero la colchicina puede matar las plantas si no es aplicada adecuadamente, o bien, se pueden lograr plantas parcialmente diploides o tetraploides que deben ser eliminadas.

Se seleccionan las mejores plantas y luego de establecer que realmente son tetraploides, se las autofecunda para estabilizar la línea, lo cual puede llevar varias temporadas de trabajo. Las primeras generaciones de tetraploides producen pocas semillas por fruto y luego, se van incrementando las semillas hasta llegar a una línea tetraploide estabilizada, que será la madre de la semilla para la sandía sin semillas. Pero falta un problema. La línea tetraploide estabilizada puede tener algún porcentaje de ejemplares que regresan a ser diploides, por lo que cada año es necesario limpiar los cultivos de estas plantas fuera de tipo.

Como decíamos antes, este trabajo de producir semillas para lograr plantas de sandía sin semilla excede a las posibilidades de un grupo de campesinos, por lo que debe ser llevado adelante por un equipo genetista oficial.

Luego, los agricultores familiares recibirán la semilla a un costo subsidiado y para aprovecharlas al máximo, la deberán sembrar en pequeños contenedores para su posterior transplante definitivo al campo.

Se deberá tener en cuenta que muy cerca de cada planta que producirá sandías sin semilla debe estar sembrada una planta común. En este caso, para diferenciar los frutos fácilmente, los mismos deben ser muy diferentes; por ejemplo, si los frutos sin semilla son verde liso, los con semilla deben ser rayados. Los frutos con semillas también se cosecharán y podrán ser vendidos, pero lamentablemente los inconvenientes que trae esta asociación de cultivos no se reducen por la venta de estos frutos. Los frutos normales le quitan rendimiento a la variedad triploide, que es la que interesa producir y también sucede que las fechas de fructificación y el período de formación del fruto no coincidirán entre ambas, por lo que cuando los frutos con semillas estén listos para el mercado, el agricultor deberá entrar al lote a cosechar y, seguramente, dañará a las plantas triploides.

Por esto es que actualmente, algunas empresas semilleras comerciales que producen semillas para sandía sin semilla, también ofrecen líneas polinizadoras de poco desarrollo y de frutos descartables. Estas variedades polinizadoras cuyos frutos no se cosechan, al ofrecer plantas más pequeñas, compiten menos y se logra más rendimiento de frutos sin semillas.

Como ven, este cultivo tiene dos etapas bien marcadas si pretendemos que participe de algún programa de desarrollo rural. En la primera, el trabajo genético, es donde debe estar decididamente el apoyo de ONG’s o gobiernos. En la segunda etapa, con un poco de asesoramiento y asistencia en la comercialización, los agricultores deberían conseguir adecuados ingresos que compense monetariamente el esfuerzo.

Tal vez sea un gasto inútil utilizar coadyuvantes en las pulverizaciones agrícolas

La eficiencia de aplicación de un plaguicida, fungicida, herbicida, fertilizante foliar, etc. está directamente relacionada con la adecuada deposición del caldo de pulverización sobre las plantas, sin pérdidas por deriva fuera del área objetivo o caída del caldo al suelo y un correcto mojado para promover el control de plagas difíciles de alcanzar o para aumentar la penetración cuticular, cuando corresponda.

Por tal motivo, frecuentemente se agregan al caldo de pulverización productos conocidos corrientemente como coadyuvantes o adyuvantes, que no tienen actividad biológica directa pero que mejorarían las condiciones de la aplicación de la pulverización, por lo que sería de esperar un mejor resultado, con menor cantidad usada del producto activo y, tal vez también, del medio que actúa como vehículo (agua o aceite) .

En el artículo Los adyuvantes: su efecto en las pulverizaciones de herbicidas de Claudio Benitez Palazzesi y colegas, se indican los tipos de adyuvantes que se utilizan en las pulverizacionea agrícolas: a) activadores (surfactantes, aceites, mezclas), b) modificadores (adherentes, extensores, espesantes, espumantes) y c) acondicionadores antiespumantes, compatibilizantes, buffer). Para conocer los detalles y el uso de cada tipo, los remitimos al artículo para no repetir todo aquí, aunque anotamos las premisas que deben cumplir todos los adyuvantes según los autores:

  • Reducir la tensión superficial incrementando el ángulo de contacto de la gota a la superficie
  • Aumentar la retención de lo pulverizado
  • Aumentar la penetración cuticular
  • Eliminar aire entre la gota y la superficie a tratar
  • Aumentar el periodo de penetración evitando la cristalización del producto
  • Incrementar la entrada directa a través de los estomas
  • Evitar pérdidas por lavado y deriva
  • Aumentar la velocidad de penetración inicial

Otros aditivos que también se suelen agregar son los correctores de pH, para llevar el agua de aplicación a un valor neutro. Pero en este caso, más que mejorar la aplicación, se busca evitar que valores extremos del pH inactiven total o parcialmente al producto activo. Pero esto es una cuestión distinta a lo que pretendemos abarcar con este post.

Una de las principales razones de la popularidad de los coadyuvantes es el bajo precio, que -según los casos- no llega al 1% del valor total de la aplicación. A tal punto, que en muchos análisis de resultados económicos de cultivos ni siquiera se los incluye en la estructura de costo. Según P. D. Leiva (ver 8, abajo) el agregado de coadyuvantes a los casos que evaluó en la Argentina representa apenas 3 kg de soja por hectárea.

Aunque como todo suma, si los 3 kg de soja los multiplicamos por la cantidad de aplicaciones en la hectárea (5, 6, 7 …) y luego por la superficie tratada en todos los cultivos en la explotación, tal vez nos encontremos con una cifra parecida al dinero que, por ejemplo, el productor está tratando de conseguir para pagar la cuota del tractor que le vence a fin de mes.

Pero, ¿realmente el uso de estos coadyuvantes viene fácil y simplemente es cuestión de dejarnos llevar por los consejos de nuestro vendedor de agroquímicos y los marbetes preparados por los fabricantes?

Revisamos un conjunto artículo científicos y tecnológicos sobre esta cuestión y encontramos que, si no queremos tirar el dinero, debemos tener en cuenta un conjunto de variables que seguramente no teníamos en cuenta cuando tomábamos la decisión de agregar un coadyuvante al tanque de nuestra pulverizadora.

Para revisar los trabajos de abajo, se debe considerar que la principal característica estudiada fue el tamaño y homogeneidad de las gotas; es decir, las características del coadyuvante que le hacen reducir la tensión superficial aumentando el tamaño de las gotas. Aunque un buen coadyuvante también debe tener otras características, como se dijo arriba.

El estudio del espectro de gotas consiste en la separación de las gotas por clases de tamaño y los parámetros principales son el diámetro medio volumétrico, el diámetro medio numérico y el coeficiente de homogeneidad. Las gotas pequeñas son un buen indicador de que se puede alcanzar el objetivo, pero dentro de límites marcados por las gotas muy finas que aumentan la deriva y las muy gruesas, que incrementan la escorrentía. Asimismo se entiende que a mayor homogeneidad, mayor será la probabilidad de conseguir una pulverización de alta calidad.

Cuando aplicamos herbicidas debemos tender a las gotas más grandes con menor tendencia a la deriva que podría afectar cultivos vecinos, mientras que con fungicidas o insecticidas podremos tender a reducir el tamaño de las gotas.

Estos son los artículos que revisamos:

1.- Espectro de gotas en la pulverización con adición de adyuvantes. Por Robson S. Sasaki y colegas. Journal Idesia, Chile, 2013.
Los autores dicen que aunque los adyuvantes son una herramienta para ayudar a la aplicación de pesticidas, cuando se usan incorrectamente o sin el conocimiento suficiente pueden conducir a efectos negativos. Varios factores como la difusión, la adhesión y la compatibilidad de estos productos se deben tener en cuenta la hora de elegirlos. La adición de adyuvantes altera el rendimiento de las aplicaciones, aunque su efecto puede ser positivo o negativo en relación con la deposición del producto en el objetivo.

2.- Espectro de gotas de pontas de pulverizaçao com adjuvantes de uso agrícola. Por J.P.A.R. Cunha y colegas. Jornal Planta Daninha, Brasil, 2010.
En este ensayo, el efecto de los adyuvantes sobre el espectro de las gotas fue dependiente de la boquilla de pulverización empleada y la adición de adyuvantes a la solución de pulverización no alteró la posibilidad de deriva, riesgo expresado por el porcentaje del volumen en gotas con diámetros de menos de 100 micras.

3.- Caracterizaçao funcional de adjuvantes em soluçoes aquosas. Tesis de Rine Batista de Oliveira, Brasil, 2011.
Se tomaron 18 adyuvantes corrientemente utilizados en pulverizaciones agrícolas y se evaluaron las propiedades físicas y químicas de las soluciones acuosas, el espectro de gotas y la posibilidad de deriva medidos en el túnel de viento. Se encontró que los productos modificaron la tensión superficial, pero no todos actuaron con la misma eficiencia. Una conclusión llama la atención: el investigador dice que para muchos de los adyuvantes hay una distancia considerable entre lo descripto en las especificaciones técnicas (etiquetas) del fabricante y las funciones reales observadas en las pruebas realizadas en este trabajo.

4.- Características físico-químicas de soluçoes aquosas com adjuvantes de uso agrícol. Por João Paulo Arantes Rodrigues da Cunha e Guilherme Sousa Alves, Interciencia, Venezuela, 2009.
Se realizaron evaluaciones de pH, conductividad eléctrica, densidad, viscosidad dinámica, tensión superficial y estabilidad de soluciones acuosas con ocho adyuvantes comerciales de uso agrícola a la dosis recomendada por el fabricante y a media dosis. Se concluye que el efecto de los adyuvantes en las características físicoquímicas de las soluciones acuosas resultó dependiente de su composición química y su formulación. El comportamiento de esas características fue diferente incluso para productos con la misma indicación de utilización. La dosis influenció las características físicoquímicas de manera diferencial para cada adyuvante.

5.- Efeito da temperatura nas características físico-químicas de soluçoes com adjuvantes de uso agrícola. Por J.P.A.R. Cunha y colegas, Journal Planta Daninha, Brasil, 2010.
Se evaluó el efecto de la temperatura de la solución (5º, 15º y 25º) y la adición de adyuvantes para uso agrícola en propiedades físico-químicas de las soluciones acuosas. La temperatura del caldo influyó en las características físico-químicas de manera diferente para cada adyuvante, lo que demuestra la complejidad del estudio de esta relación y la imposibilidad de hacer generalizaciones.

6.- Potencial de reduçao da deriva em funçao de adjuvantes e pontas de pulverizaçao. Tesis de Rodolfo Glauber Chechetto, Brasil, 2011.
Se probaron cuatro adjuvantes y dos puntas de pulverizadora y el análisis del espectro de gotas mostró comportamientos diferentes para cada tipo de adyuvante y boquilla de pulverización. La adición de adyuvantes a la mezcla de pulverización en diferentes magnitudes cambió las características del espectro de gotas. Cambiar el tipo de boquillas altera significativamente el comportamiento de los tratamientos adyuvantes en todos los parámetros evaluados.

7.- Efecto del coadyuvante siliconado e insecticidas en el control del chanchito blanco de la vid, Pseudococcus viburni. Por Luis Sazo y colegas. Ciencia e investigación agraria, Chile, 2008.
Se estudió el efecto del coadyuvante siliconado trisiloxano en combinación con poliéter (nombre comercial: Break SL) en tres concentraciones, junto con insecticidas en el control del chanchito blanco de la vid en dos viñedos comerciales de la Región Metropolitana de Chile. El coadyuvante no modificó la eficacia de los tratamientos.

8.- Evaluación de técnicas de aplicación para control de enfermedades de fin de ciclo en cultivos de soja, experiencias aéreas y terrestres con el uso de coadyuvantes. Por Pedro Daniel Leiva, Estación Experimental Agropecuaria INTA Pergamino, Argentina, 2005.
Se realizaron ensayos de pulverizaciones aéreas y terrestres sobre cultivos de soja en los estadios R3 (inicio de formación de vainas) y R4 (vainas completamente desarrolladas) para evaluar distintas cuestiones, entre las que se encontraba la conveniencia del uso de aceite agrícola para reducir la evaporación y de tensioactivo siliconado. El investigador concluye que es de gran importancia agregar 2 lt/ha de aceite mineral emulsionable a los caldos de aspersión cuando la humedad relativa es el factor limitante (humedad relativa menor a 55-60%), pero que no se lo debe usar por encima de esta HR ya que reduce un 20% la cobertura al producir una gota más grande (por poca evaporación) y encarece los costos del tratamiento. Recomienda que se determine la HR. También recomienda el uso del tensioactivo siliconado en todos los casos evaluados de pulverizaciones aéreas, excepto cuando se usen atomizadores rotativos y volúmenes de agua de 10 lt/ha con HR limitante (30-40%) ó 25 lt/ha con buenas condiciones de HR (55-60%).

9.- Effect of adjuvants on atomization of pesticides. Por Pieter Spanoghe y colegas, Journal Atomization and Sprays, EEUU, 2004.
Se evaluaron cuatro tensioactivos utilizados para pulverizar fitosanitarios en cultivos y se encontró que el desempeño del pulverizador depende de la concentración de los adyuvantes y que el aumento de la presión resulta en una disminución del tamaño de la gota. Además, no siempre se encuentra una relación lógica entre la reducción de la tensión superficial y el comportamiento de las gotas y siempre debe considerarse en este análisis el tipo de boquilla.

10.- Efeito de adjuvantes na calda e do estádio de desenvolvimento das plantas, no controle do capim-colonião (Panicum maximum) com glyphosate. Por J. C. Durigan, Planta Daninha, Brasil, 1992
El objetivo fue estudiar la posibilidad de reducir la dosis de glifosato agregando aceite vegetal y urea como adyuvantes a la solución de pulverización. La adición de 2 lt/ha de aceite vegetal en la mezcla de pulverización permitió la reducción de 0,72 kg/ha equivalentes ácido de glifosato, y en las mismas condiciones, la adición de 0,2% de urea, proporcionó una reducción de 0,36 kg/ha de herbicida e.a.

11.- Efeito de adjuvantes nas propriedades físico-quïmicas da agua e na redução de deriva em pulverizaçoes sobre diferentes espécies de plantas daninha. Tesis de Cristina Abi Rached Iost, Brasil, 2008.
Se trabajó con seis adyuvantes comerciales, en las dosis recomendadas y el doble, aplicados en tres especies de malezas con tres diferentes boquillas de pulverización. Los tamaños de gota, la deriva y el depósito de producto en las plantas variaron con cada adyuvante.

12.- Uso de tensioactivos y antiderivantes en forma simultánea: evaluación de interacciones. Por Ramiro Cid y colegas, INTA, Argentina, 2011.
Se evaluaron las posibles interacciones entre dos coadyuvantes comerciales (uno era un tensioactivo y el otro un antiderivante) al ser utilizados conjuntamente durante el proceso de aplicación de agroquímicos. Se pudo constatar la existencia de interacciones entre el antiderivante y el tensioactivo al utilizarlos en forma conjunta, ya que al combinarlos se afectó la capacidad del antiderivante.

13.- Deposición de glifosato y utilización de adyuvante para diferentes boquillas de pulverización y horario de aplicación. Por Alexandre Nascimento Ballarotti y colegas. Pesquisa Aplicada & Agrotecnologia, Brasil, 2012
El objetivo de este estudio fue determinar la influencia de un adyuvante ‘anti-deriva + cobre’ en la deposición del caldo de pulverización con glifosato, aplicado con tres boquillas de pulverización y en diferentes condiciones de temperatura y humedad relativa. Se comprobó que, sin el uso de adyuvante, la deposición tuvo la variación esperada en función del tamaño de la gota producida por las boquillas de pulverización y el horario de aplicación y que, con el uso del adyuvante, en general los resultados esperados no ocurrieran o se presentaron contrarios a los esperados.

14.- Efeitos do volume de calda de aplicação e adição de surfatantes organossiliconados na eficiência do MSMA no controle de Cyperus rotundus. Por S.O. Procópio y colegas, Planta daninha, Brasil, 2002.
En esta investigación se buscó evaluar la eficacia del herbicida MSMA en el control de Cyperus rotundus, cuando se aplica a diferentes volúmenes de pulverización, asociado o no con dos agentes tensioactivos organosiliconados. El agregado de los tensioactivos no mejoró la eficiencia del herbicida.

15.- Influência de pontas de pulverização e adjuvante no controle químico da ferrugem asiática da soja. Por João Paulo Arantes Rodrigues da Cunha e Thiago Cintra Manssano Peres, Acta Scientiarum Agronomy, Brasil, 2010.
El objetivo fue optimizar el control químico de la roya asiática de la soja evaluando la deposición de fungicida en el follaje de la planta mediante el uso de tres diferentes boquilla en dos volúmenes, con y sin la adición de adyuvante. El uso del adyuvante dio como resultado general una mayor densidad de gotas en el dosel superior y medio y una mayor productividad. Sin embargo, su comportamiento en relación con la calidad de la pulverización varía en función de la punta utilizada.

16.- Avaliação da retenção de calda de pulverização na cultura do milho com diferentes adjuvantes. Por Rodolfo Glauber Chechetto y colegas, Revista Científica Eletrônica de Agronomia, Brasil, 2012.
Se buscó evaluar la retención de caldo de pulverización en hojas de maíz en aplicaciones con diferentes concentraciones de adyuvantes.Los resultados mostraron una respuesta satisfactoria, lo que indica que el uso de adyuvantes incrementó la retención de la hoja en las aplicaciones de pesticidas aunque pueden presentar comportamiento de retención diferente dependiendo de la concentración utilizada.

17.- Efecto de distintos coadyuvantes sobre la eficacia de la mezcla glifosato más saflufenacil para el control de rama negra (Conyza bonariensis) en barbecho químico. Por Juan carlos Papa, INTA, Argentina, 2012.
El objetivo de este experimento fue determinar el efecto de la adición de distintos coadyuvantes sobre la eficacia de la mezcla de los herbicidas glifosato más saflufenacil para el control de rama negra (Conyza bonariensis) en estado reproductivo. La totalidad de los coadyuvantes evaluados permitieron incrementar la actividad biológica de la mezcla de glifosato más saflufenacil, la que se manifestó como un mayor grado de control.

De esta nebulosa de conclusiones, lo más claro es que para lograr una eficiente aplicación de un fitosanitario debemos tener en cuenta numerosas variables:

  • El tipo de cultivo o maleza a mojar
  • El tipo de fitosanitario (herbicida, insecticida, …)
  • El tipo de coadyuvante
  • La dosis del coadyuvante
  • El volumen de la pulverización
  • El tipo de boquilla o atomizador
  • La presión de trabajo de la pulverizadora
  • La temperatura del agua
  • La temperatura ambiental
  • La humedad relativa ambiental
  • La posible interacción entre coadyuvantes si se los combina en el mismo caldo

O sea que, para no tirar el dinero, por poco que sea, la cuestión no pasa simplemente por leer el marbete del envase. Es algo más compleja la decisión.

Pero a no desesperarse. Cuando llevamos esto al caso práctico de una zona agrícola, los productores generalmente cultivan un conjunto acotado de cultivos, las condiciones ambientales se repiten en cada temporada, las plagas y malezas son conocidas, los equipos de aplicación probablemente sean similares con las mismas opciones de boquillas y presión, etc. Por lo tanto, además de buscar asesoramiento en el extensionista o investigador gubernamental local, el intercambio de información y experiencias entre productores y asesores agronómicos es la clave para ir ajustando estas variables, y seguramente se lograrán resultados aceptables para las condiciones locales, aunque no puedan generalizarse para otras zonas.

Video sobre pasturas para cría bovina en ambiente templado

Presentamos este video por dos motivos. Primero por que pensamos que será de mucha utilidad para quienes trabajan en campos de cría bovina con deficiencias edáficas en zonas templadas.

Pero además, queremos comentarles que nuestro blog está a disposición de todos para difundir sus propios videos cuando los mismos sean de temática rural.

Los videos no comerciales, pueden -por ejemplo- mostrar las fincas o ciertas tecnología o manejo novedoso. Tal vez un ensayo casero de algún herbicida, insecticida o nueva maquinaria. Tal vez una poda diferente en ciertos frutales. Etc, etc.

Los videos de empresas comerciales también serán difundidos gratuitamente, pero los aspectos publicitarios deben quedar en un segundo plano y, sobre todo, deben ofrecer información técnica de utilidad para los productores. Tal como el ejemplo incluido en este mensaje.

Hemos recibido el video que adjuntamos abajo de la empresa Gentos dedicada en la Argentina al mejoramiento de cultivares de especies forrajeras para ambientes templados.

El mismo corresponde a una visita productiva al establecimiento Los Riojanos, ubicado en Castelli, provincia de Buenos Aires, en plena Cuenca del Salado. Es un campo de 5.300 ha típico de esta cuenca, con suelos que solo aceptan ser dedicados a la cría de ganado bovino. Se muestra el manejo general del establecimiento, las distintas pasturas y los resultados productivos.

Predicción antes de la siembra de los fracasos de rendimiento de los cultivos

Pensemos cual sería el escenario, en cuanto a las decisiones productivas que debe tomar un agricultor, si supiera antes de sembrar -con razonable precisión- si su cosecha será exitosa o no.

Si el pronóstico es favorable, lo adecuado será que gaste más en mayor cantidad de insumos y de mejor calidad, pague más asesoramiento tecnológico y tome créditos y seguros que deberían ser más baratos por la mayor tranquilidad de no perder que tendrían las compañías crediticias y aseguradoras. El resultado sería un aumento considerable de los rendimientos.

Todo esto condicionado al hecho de que los proveedores de insumos ajustarán sus precios al alza ante la mayor demanda y que también los posibles compradores de la producción, al esperar un aumento de la oferta, ajustarán los precios a la baja. Finalmente, aunque la ecuación económica no termine tan favorable, al menos se podrá trabajar con un alto conocimiento de lo que se puede esperar en el futuro.

A la inversa, si el pronóstico no es bueno, el productor dará un paso atrás y gastará lo imprescindible o no sembrará, tratando de sobrevivir de la mejor manera posible ante la temporada mala que se le aproxima.

El resultado de una cosecha depende de variables climáticas, económicas y sociales. Sobre la primera de estas variables apareció un trabajo de investigación científica que permite ser optimista sobre la posibilidad de realizar predicciones acertadas.

Esta semana se publicó un artículo, que es el resultado de una investigación de un grupo de científicos del National Institute for Agro-Environmental Sciences de Tsukuba, Japón, que revisaron variables climáticas a nivel mundial antes de las cosecha de diversos cultivos y las correlacionaron con el rendimiento logrado en la temporada.

El equipo revisó retrospectivamente pronósticos de temperatura y precipitación y observaciones satelitales en el período 1983-2006.

Sus conclusiones son que se puede pronosticar pérdidas de moderadas a significativas con tres meses de anticipación, con adecuada precisión, en los cultivos de trigo y de arroz sembrados en una tercera parte de la superficie mundial. Y también, aunque con menores probabilidades de acertar, sobre los cultivos de soja y maíz. Si bien las pérdidas importantes son más fáciles de pronosticar, el modelo también permitiría detectar pérdidas futuras desde un 5% de la producción.

Prediction of seasonal climate-induced variations in global food production
Autores: Toshichika Iizumi y colegas.
Publicado en el Journal Nature Climate Change. en julio/13

¿Qué cambia con lo que hoy hacen los productores, vendedores de insumos, compañías de seguros, bancos, agentes comercializadores de la producción, etc? Ya que todos buscan y revisan los pronósticos de las instituciones de meteorología antes de la siembra.

La diferencia estaría: a) en la precisión del modelo desarrollado por los investigadores; b) en los resultados productivos que abarcarían a todos los países, especialmente a los grandes productores y c) en la especificidad de los pronósticos por cultivo.

Pero lo importante es que, de verificarse con otras investigaciones los resultados del mencionado trabajo, se habrá dado un buen paso para enfrentar al riesgo climático en la producción agrícola, previniendo sus efectos.

Aunque falta lo mas importante, que de ahora en adelante se realicen pronósticos con este modelo y se pueda determinar su eficacia.

Efectos positivos y negativos del Cambio Climático en la agricultura

En el año 2012, casi el 40% de la población mundial de 6,7 mil millones de personas tenía una dependencia directa de la agricultura como medio de vida y, obviamente, el total de la población mundial es directa o indirectamente dependiente de la agricultura a través del consumo de alimentos y de derivados industriales del sector, tales como fibras textiles, agrocombustibles, cueros, medicamentos naturales, etc.

Por lo que, todo aquello que pueda afectar de alguna manera al sector agrícola es estudiado y monitoreado por organismos gubernamentales y/o de investigación. Uno de los problemas de mayor relevancia y de amplia difusión actual es el denominado Cambio Climático, debido al exceso de gases de efecto invernadero que se incorporan a la atmósfera a causa de la actividad humana, ya sea por la industria, el esparcimiento, la urbanización, la producción de alimentos u otras.

Mucho se ha escrito últimamente sobre esta cuestión, tanto a nivel científico como de divulgación. En este último caso, para concientizar a la población sobre los riesgos para la humanidad de seguir emitiendo en forma descontrolada gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Sin embargo, se ha cargado mucha tinta sobre las consecuencias perjudiciales de este problema y poco se ha dicho que no necesariamente el aumento de los gases de efecto invernadero será algo negativo para todos. Algunas regiones tal vez se vean beneficiadas; así como otras definitivamente serán perjudicadas.

¿Cómo será el balance global? ¿La mejora productiva en algunas zonas podrá compensar la pérdida en otras para que no falten alimentos en el mundo? Parece que todavía no se sabe lo suficiente como para que tengamos una respuesta con fundamentos.

Dada la cantidad de información que circula, nos pareció interesante traer aquí un resumen muy claro de los posibles efectos del Cambio Climático sobre la agricultura, tomado de un artículo de la United States Environmental Protection Agency: Agriculture and Food Supply: Climate change, health and environmental effects.

Los efectos serían (escrito mayormente en tiempo verbal potencial, dado lo mucho que falta por conocer):

  • Aumentará la temperatura media de la Tierra que se traduciría en: a) mayores rendimientos de los cultivos en las regiones templadas de latitudes altas debido a la prolongación de la temporada de cultivo; b) se reduciría el rendimiento agrícola en las regiones tropicales y subtropicales de latitudes bajas, donde el calor del verano limitará la productividad y c) se espera una reducción de la productividad debido a un aumento en las tasas de evaporación del suelo, o sea, menos agua disponible para los cultivos.
  • Se producirán cambio en la cantidad y en los patrones de caída de las lluvias que afectará las tasas de erosión del suelo y en la humedad del suelo, factores que son importantes para el rendimiento de los cultivos. Las precipitaciones aumentarán en las latitudes altas pudiendo mejorar los rendimientos, y disminuirán en la mayoría de las regiones subtropicales de latitudes bajas (en algunos casos hasta en un 20%), dando lugar a largos períodos de sequía.
  • El aumento de las concentraciones atmosféricas de CO2 incrementarán y mejorarán el crecimiento de algunos cultivos, pero otros aspectos del Cambio Climático, como por ejemplo las altas temperaturas y los cambios en las precipitaciones, podrían llegar a compensar cualquier efecto beneficioso del aumento de los niveles de CO2. Así se sabe por ensayos, que al duplicarse el nivel de CO2, los rendimientos del trigo y de la soja aumentarán un 20% y los del maíz un 10%, pero el aumento de la temperatura haría que los cultivos crezcan más rápido con menores posibilidades de acumular materia seca y, consecuentemente, podría haber caída de los rendimientos. Dependerá de cual de los dos factores (aumento de CO2 o aumento de temperatura) predomina sobre el otro. Pero asimismo, la mayor temperatura no siempre traerá consecuencias negativas, ya que las especies agrícolas que ahora son sembradas en áreas que presentan temperaturas inferiores a las óptimas para el desarrollo del cultivo, aumentarán su rendimiento al acercarse la temperatura a dicho óptimo. Por lo tanto, en algunas regiones, el aumento del CO2 acompañado por el aumento de la temperatura hasta alcanzar el rango óptimo que necesita el cultivo, permitirá el incremento de los rendimientos.
  • Los niveles de contaminación de ozono troposférico, ozono “malo”, que puede dañar los tejidos vivos y afectar a ciertos materiales, pueden aumentar debido al incremento de las emisiones de CO2. Esto podría dar lugar a temperaturas más altas que compensen el aumento del crecimiento de los cultivos resultantes de niveles más altos de CO2.
  • Los cambios en la frecuencia y severidad de las olas de calor, sequías, inundaciones y huracanes son un factor incierto que influirán potencialmente en forma negativa en la agricultura.
  • También los cambios climáticos afectarán a los sistemas agrícolas debido a la aparición de nuevas malezas, plagas y enfermedades. Esto podría llevar al uso de mayor cantidad de agroquímicos dañando la salud humana.
  • La mayor cantidad e intensidad de las olas de calor afectarán directa o indirectamente al ganado por mortalidad de animales, vulnerabilidad a enfermedades, reducción de la fertilidad y de la producción de leche. Las olas de calor, el aumento estival de las temperaturas y las sequías reducen la cantidad de pastos de calidad para el ganado. Aunque sería de esperar que el aumento de CO2 incremente la cantidad de forraje, esto no se ha podido probar en ensayos. Por el contrario, parece que niveles mayores de CO2 atmósférico disminuye la productividad de algunas pasturas. En consecuencia, se necesitarán mayores superficies forrajeras para producir la misma cantidad de carne y leche que en estos momentos.
  • El incremento de la temperatura de los mares y océanos desplazará hacia el norte a ciertas especies de valor pesquero que requieren temperaturas más frías para vivir. Por ejemplo, el bacalao del Atlántico Norte necesita temperaturas del agua por debajo de 12°C y ya las temperaturas del fondo del mar por encima de 8°C pueden reducir su capacidad de reproducirse y de sobrevivencia de los juveniles. Se espera que ésta sea una de las especies que emigre hacia aguas más frías del norte, lo que llevará competencia por los alimentos y espacio a las especies que actualmente habitan en estas aguas y que no tengan necesidad de desplazarse más al norte.
  • El aumento del CO2 incrementará la acidez del agua que podría dañar algunos mariscos por el debilitando de sus conchas debido a dificultades para el procesamiento del calcio. Al mismo tiempo, la acidez del agua podría afectar determinados ecosistemas del que dependen especies piscícolas o de mariscos.

De todo este conjunto de dudas, lo que queda claro es que se está esperando que las zonas que hoy concentran las grandes producciones agrícolas y ganaderas del mundo (el Corn Belt americano, el Cerrado brasilero, la Pampa Húmeda argentina, las llanuras ucranianas, etc.) perderán importancia en favor de zonas actualmente más frías de latitudes más altas y asimismo, las regiones tropicales tendrán mayores problemas productivos que los que ya tienen en estos momentos.

Invernadero que reproduce todos los ambientes del mundo

El pasado día 17 de este mes, Syngenta habilitó en Research Triangle Park un invernadero que está en condiciones de reproducir todos los climas que existen en el mundo, a un costo de 72 millones dólares.

El Research Triangle Park (RTP) es la mayor área de investigación sobre altas tecnologías en el mundo y se encuentra en Carolina del Norte, USA. Fue creado en 1959 y aloja a 170 empresas con unos 42.000 empleados. Es algo equivalente al Silicon Valley de California, pero con predominio de la biotecnología agrícola.

El invernadero ahora inaugurado por Syngenta cuenta con 22 compartimientos independientes y un total de 12.600 m2, todo recubierto por vidrios de alta tecnología que permiten el paso total de la luz solar y la difunden de manera de minimizar las sombras. La luz artificial y el aire acondicionado completan la regulación del medio ambiente en cuanto a luz, temperatura y humedad relativa.

En consecuencia, cada uno de los 22 compartimientos puede repetir las condiciones ambientales productivas de alguna parte del mundo o incluso, se pueden investigar los cambios que generen el calentamiento global por la emisión de gases de efecto invernadero.

En el siguiente video se observa a la construcción durante un atardecer, por lo que se aprecia la iluminación que se incrementa al anochecer.

En julio del año pasado Bayer CropScience también había inaugurado en RTP un invernadero para el desarrollo de sus investigaciones. Este cuenta con unos 5500 m2 y costó 20 millones de dólares. Aquí les mostramos un video con comentarios en inglés sobre este invernadero, pero las imágenes permiten tener una buena idea de la importancia de este emprendimiento en las tareas de investigación en biotecnología y mejoramiento vegetal.

Uso de semillas transgénicas en 2012 por país

Argenbio, a partir del último informe anual del ISAAA (Servicio para la Adquisición de Aplicaciones Agro-biotecnológicas, según sus siglas en inglés) ha publicado en su sitio web las estadísticas de siembra de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) para el año 2012 por país.

Indica que el total mundial ha sido una siembra de 170 millones de hectáreas de OGM’s, un 6% más que en el 2011.

Y que los 10 países de mayor difusión del uso de los transgénicos explican el 98,1% (166,9 millones ha) de la siembra total mundial.

Son 28 los países que utilizan OGM’s, siendo los 10 principales:

1.- EE.UU.: 69,5 millones ha >> Maíz, soja, algodón, canola, remolacha azucarera, alfalfa, papaya y calabaza
2.- Brasil: 36,6 millones ha >> Soja, maíz y algodón
3.- Argentina: 23,9 millones ha >> Soja, maíz y algodón
4.- Canadá: 11,6 millones ha >> Canola, maíz, soja y remolacha azucarera
5.- India: 10,8 millones ha >> Algodón
6.- China: 4,0 millones ha >> Algodón, papaya, álamo, tomate y pimiento
7.- Paraguay: 3,4 millones ha >> Soja, algodón
8.- Sudáfrica: 2,9 millones ha >> Maíz, soja y algodón
9.- Pakistán: 2,8 millones ha >> Algodón
10.- Uruguay: 1,4 millones ha >> Soja y maíz

Fuente: Argenbio