Aplicación específica de herbicidas ante la presencia de malezas

Existen varias líneas de trabajo para lograr que el control de malezas sea amigable con el medio ambiente. Una de estas líneas se encuentra en el área del diseño de la maquinaria, buscando reducir la cantidad del herbicida que se aplica. Ya sea por hacer más eficiente la pulverización mejorando, por ejemplo, las boquillas para evitar lanzar exceso de producto o bien, buscando aplicar el herbicida únicamente en presencia de la maleza.

En el último número (enero/marzo de 2009) del Journal Planta Daninha publicado por la Sociedade Brasileira da Ciência das Plantas Daninhas se ha incluido un artículo donde se trabaja en esta última vía, donde se ha desarrollado un equipo-prototipo de pulverizadora que acciona la aplicación del líquido cuando sus sensores identifican la presencia de malezas.

El artículo es Adaptación de una pulverizadora de tracción humana para la aplicación localizada de herbicidas y sus autores son C.A. Viliotti, C.A., L.B. Vieira, L.R. Ferreira, G.P. Dias y P.C.N. Rinaldi de las universidades federales brasileñas de Ceará y Viçosa.

El equipo pulverizador básico no tiene mayor importancia; la cuestión de fondo es el desarrollo de un sistema sensor que reconoce los grandes grupos de malezas. Los investigadores elaboraron un circuito electrónico que cuenta con un programa de computación en lenguaje Assembly, con información de la variación de la resistencia eléctrica de un resistor dependiente de la luz. Se identificó la radiación incidente reflejada por cuatro tipos de superficies: plantas dicotiledóneas, plantas monocotiledóneas, paja de trigo y suelo desnudo.

Los sensores ópticos utilizados son dispositivos semiconductores cuya resistencia varía con la intensidad de la radiación electromagnética incidente. Así se encontró en investigaciones anteriores que la cantidad de luz incidente sobre los sensores se podía utilizar para dirigir un circuito amplificador cuya intensidad de respuesta era función directa de la cantidad de malezas encontradas.

En las pruebas a campo, la válvula que comanda la aplicación del líquido permanecía cerrada mientras el equipo se encontraba en suelo desnudo y se abría luego de 0,08 segundos (tiempo de respuesta) que los sensores identificaran alguno de los grupos de malezas.

El artículo completo se puede leer en Journal Planta Daninha

Por otra parte, es interesante revisar la bibliografía que acompaña al artículo, dado que encontramos que ya existe un trabajo del año 1976 sobre este tema, desarrollando un sensor para diferenciar la vegetación del suelo desnudo. Asimismo, siguiendo algunos enlaces bibliográficos, pudimos encontrar uno que nos lleva a Google con una muy buena cantidad de bibliografía relacionada en inglés. Ver Google.