Implicaciones Éticas de la Conservación Ambiental

Nota de prensa: Se presenta en la Escuela Superior de Ingenieros Agrónomos de la UPM el Manifiesto *Implicaciones Éticas de la Conservación Ambiental*.

Profesores unidos en la lucha por la conservación ambiental

Madrid, 9 de junio de 2009. Ayer se presentó, en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos (ETSIA) de la UPM, el Manifiesto *Implicaciones Éticas de la Conservación Ambiental*; una declaración de principios presentada por un amplio grupo de profesores universitarios de Madrid, en la que muestran su compromiso respecto a la conservación ambiental. El objetivo de la presentación es hacer un llamamiento a la ciudadanía, y especialmente a los poderes públicos, para que se reconozca la necesidad de tener presente las implicaciones éticas cuando se tomen decisiones sobre políticas demográficas, energéticas y de abastecimiento y producción de alimentos.

La iniciativa surge por parte de profesores universitarios que, tanto en el sector público como privado, ejerce su labor en diversas universidades madrileñas. Acercándose el final de la primera década del siglo XXI, desde su observatorio privilegiado y atentos a las necesidades que demanda la sociedad, plantean una profunda reflexión sobre las Implicaciones Éticas de la Conservación Ambiental; fruto de la cual surge este manifiesto.

Esta declaración de principios finaliza con la exposición de ocho puntos fundamentales que hacen alusión a tres de los problemas más relevantes a los que se enfrenta la sociedad del siglo XXI: la crisis alimentaria, la crisis energética y el cambio climático. Para cada uno de ellos exponen las causas fundamentales de su origen, así como una serie de recomendaciones que nos permitan adaptarnos lo mejor posible a la adversidad, y en el mejor de los casos, evitar el problema.

La crisis alimentaria es tal vez, entre los tres citados, el problema que en menor medida resulta alarmante para la sociedad; muy probablemente por el menor hincapié efectuado por parte de los medios de comunicación, en comparación con otros problemas medioambientales, como las crisis energética. Sin embrago, la FAO (Organismo de la ONU para cuestiones de alimentación y agricultura), afirma que en el año 2050, la población mundial se habrá incrementado hasta 9.000 millones de habitantes. Para abastecer a esta población, la producción agraria deberá duplicarse antes de esta fecha, lo cual constituye hoy el mayor reto al que se enfrentan ingenieros agrónomos de todo el mundo.

El Manifiesto presentado urde sus raíces en el proyecto expuesto por las Naciones Unidas en 2000, en el que 192 países miembros acordaron lograr para el año 2015 Los Ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio: erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr la enseñanza primaria universal, promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades, garantizar el sustento del medio ambiente y fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

El Manifiesto *Implicaciones Éticas de la Conservación Ambiental*, sobre la base de los Ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio, muestra una clara visión respecto a diversos problemas que atañen a la población mundial, así como las posibles soluciones a los mismos, en las cuales se encuentran ya trabajando desde los departamentos de investigación de sus respectivas universidades. Éstas pasan por aumentar las superficies forestales, crear sistemas para incrementar la absorción del CO2 atmosférico, obtener variedades de plantas más resistentes (al calor, a la sequía, a la salinidad, a enfermedades y plagas, etc.); producción de alimentos con el mínimo consumo hídrico, reducción de plagas y enfermedades que puedan mermar el rendimiento de los cultivos y sistemas agrarios diseñados para captar grandes cantidades de CO2, entre otras.