Nueva tecnología para el cultivo del azafrán

Para quienes les interese el cultivo del azafrán les recomendamos el paper:

Problemáticas y nuevas perspectivas tecnológicas para la producción de azafrán

Cuyo autor es L.M. Poggi de la Estación Experimental Agropecuaria INTA – La Consulta, Mendoza, Argentina. Fue publicado en la Revista digital Horticultura Argentina de enero – abril de 2009.

El trabajo de 24 páginas incluye los siguientes aspectos:

1. Introducción
2. Descripción de la planta
3. Situación mundial. El azafrán, un mundo dividido en dos
3.1 El caso Irán
3.2 El caso España
3.3 Nuevos escenarios
4. Ciclo de vida del cultivo del azafrán
4.1 Etapa vegetativa-reproductiva
4.2 Etapa de dormancia o latencia
4.3 Etapa de floración
5. Otro rumbo, otros horizontes: En busca de una producción intensiva. Comentarios acerca de la aplicación de un modelo de innovación tecnológica
5.1 Introducción
5.2 Aspectos a tener en cuenta para el nuevo planteo tecnológico
5.3 Descripción de la propuesta
5.3.1. Cosecha y selección de los cormos
5.3.2 Incubación
5.3.3 Promoción de antesis
5.3.4. Floración y cosecha
5.3.5 Crianza de cormos
5.3.6 Requerimientos de infraestructura para el desarrollo tecnológico
5.4 Comparación de casos hipotéticos de producción
6. Corolario y perspectiva
7. Bibliografía

Luego de revisar la situación actual del cultivo en el mundo y describir la planta de azafrán, se concentra y describe en detalle una propuesta de manejo para reducir la mano de obra que se necesita para la cosecha. De las conclusiones del autor extraemos el siguiente párrafo:

“El azafrán es un cultivo que por milenios ha sido producido por culturas y países típicamente de latitudes medias, que en algunos casos llegaron a identificarse como sinónimos de calidad del mismo. Muy exigente en mano de obra, especialmente para la cosecha de flores y extracción de hebras (estigmas), el cultivo de azafrán perdura hoy en dos escenarios productivos bien distintos: el tradicional, basado en prácticas ancestrales y en el empleo de mano de obra familiar, y el de países ‘desarrollados’, en los que el cultivo está en franca retracción. Para continuar e incrementar la producción en este segundo escenario se hace necesario proponer tecnologías alternativas que logren el aprovechamiento más intensivo de los recursos productivos. Una serie de importantes estudios de la fisiología de la floración de esta especie, principalmente desarrollados en España, abren hoy la posibilidad de plantear soluciones a esta situación. Basado esencialmente en el control de la temperatura ambiente, el esquema de producción alternativa permitiría concentrar y escalonar la producción de flores y, por consiguiente, su cosecha. Así, el requerimiento de mano de obra sería mucho menor que en el sistema tradicional familiar, permitiendo elevar la escala de producción.”