Evaluación a largo plazo de sistemas de rotaciones para cultivar maíz

Les traemos la referencia de un artículo publicado en Agronomy Journal del mes de julio de 2009 donde se presenta un ensayo de largo plazo con el cultivo de maíz como actividad principal y donde se aportan datos sobre los resultados de trabajarlo en monocultivo o en rotaciones.

El artículo es Corn Grain Yields and Yield Stability in Four Long-Term Cropping Systems, cuyos autores son K. K. Grovera, H. D. Karstenb y G. W. Rothb de la New Mexico State University y la Pennsylvania State University.

Se llevó a cabo en Rock Springs, Pennsylvania, USA, un ensayo de largo plazo (16 años – 1990/2005) con el objetivo de evaluar cuatro sistemas de producción y tres manejos de la fertilidad del suelo sobre los rendimientos y la estabilidad de los rendimientos de maíz. Esta última variable adquiere mucha importancia y cada vez lo tendrá más en los ensayos de rendimiento, dado que uno de los efectos esperables del Cambio Climático es aumentar la diferencia entre los extremos de las variables climáticas sin modificar significativamente el promedio (mayores máximos y mínimos extremos de lluvias y temperaturas con similares promedios históricos).

Los cuatro sistemas de producción evaluados fueron: i) MC: maíz continuo; ii) MS: maíz y soja en rotación; iii) 4Mx4A: maíz y alfalfa en rotación de cuatro años y iv) MAT2TT: maíz-avena/trigo en rotación con 2 años de trébol rojo/timote (Phleum pratense, cola de zorro, timotea).

La fertilidad se manejó con abono orgánico proveniente de excretas líquidas de la producción de leche según requerimientos de N ó P o bien, fertilizantes inorgánicos de acuerdo a los requerimentos en N, P y K de los cultivos. Los fertilizantes inorgánicos utilizados fueron nitrato de amonio, superfosfato triple y cloruro de potasio.

Promediando el manejo de la fertilidad, los sistemas 4Mx4A y MAT2TT produjeron rendimientos de maíz entre el 10% y 12% más elevados que el maíz continuo y la alternativa 4Mx4A produjo un 7% más que la rotación maíz/soja. Esta última rotación no tuvo diferencias significativas con el maíz continuo ni con la MAT2TT. Todo lo cual indica que alternar el maíz únicamente con la soja no trae mejoras del rendimiento del maíz pese a que esta última es una leguminosa que fija nitrógeno y, por otra parte, se cumple lo esperado y conocido: una pastura perenne (4 años de alfalfa ó 2 de trébol rojo) incide favorablemente en la fertilidad y mejora el cultivo que le sigue.

Al mismo tiempo, el coeficiente de variabilidad más alto (CV=28%) se registró en MC mientras que el más bajo (CV= 21%) en el sistema MAT2TT.

No se encontraron diferencias significativas entre el manejo de la fertilidad mediante fertilizantes inorgánicos o mediante estiércol líquido. Manejando la fertilidad del N mediante estiércol se encontró que en el maíz continuo, los rendimientos eran más bajos que en los otros sistemas en años de malos rendimientos generales pero eran similares en años de buenos rendimientos.

A manera de síntesis, los resultados sugieren que las rotaciones con cultivos perennes producen más rendimiento que el maíz continuo independientemente del manejo de la fertilidad y que el estiércol puede elevar los rendimientos del maíz continuo en años de buenos rendimientos generales hasta igualarlo con los rendimientos de las otras rotaciones.

Y por supuesto, hay que llevar los datos físicos al terreno de los resultados económicos para sacar las conclusiones definitivas que le puedan ser útiles al productor.