Control total de la babesiosis en caballos

El ARS-USDA (Servicio de Investigación Agrícola ) ha informado que la Unidad de Investigación de Enfermedades Animales en Pullman, Washington, el investigador Don Knowles y otros colegas determinaron que un medicamento usado corrientemente en medicina veterinaria, pero en muy altas dosis, elimina al parásito Babesia caballi, uno de los causantes de la babeosis en caballos. La eliminación sería total ya que el caballo afectado no seguiría actuando como transmisor del parásito, lo cual es frecuente que ocurra en animales asintomático pero infectados.

La babeosis, enfermedad con características similares a la malaria, es causada por protozoos del género Babesia, que se reproducen en la sangre. Babesia caballi y Babesia equi afectan a los caballos, aunque otros Babesia sp. pueden actuar contra roedores, bovinos y perros. Son transmitidos por ácaros del tipo de las garrapatas y las infecciones pueden ir de situaciones de falta de síntomas a situaciones agudas, subagudas o crónicas. También puede ser afectado el ser humano, pero en este caso, las especies infectantes más comunes son Babesia microti, en los Estados Unidos y Babesia divergens, en Europa.

En los casos leves, los síntomas son algo de fiebre y anemia y en los casos agudos, la temperatura corporal es muy alta, pudiendo inducir a fallos orgánicos, como la insuficiencia respiratoria, cefaleas, náuseas, vómitos, mialgias y hemólisis, llegando eventualmente a la muerte del individuo afectado.

El medicamento ensayado en altas dosis es el imidocarb dipropionate, que actualmente se utiliza contra la babesiosis en animales bovinos y contra la anaplasmosis, también una enfermedad hemoparasitaria infecciosa que afecta al ganado bovino, ovinos y causado por el género Anaplasma (A. marginale y A. centrale).

Se probó que en caballos asintomáticos se eliminó la infección persistente y / o el riesgo de transmisión, lo cual es fundamental -de acuerdo a la normativa sanitaria internacional- para poder mover animales desde países donde el parásito es endémico a las zonas libres del patógeno.

En los animales tratados con el medicamento no se pudieron detectar parásitos mediante PCR, los animales pasaron de seronegativos a la condición de seropositivos, no se verificó la transmisión por transfusión sanguínea y tampoco se pudo transmitir la enfermedad de animales enfermos a sanos mediante garrapatas.

La noticia completa está en ARS.

El trabajo científico donde se publican los resultados es Imidocarb Dipropionate Clears Persistent Babesia caballi Infection with Elimination of Transmission Potential, publicado en octubre de 2009 en el Journal Antimicrobial Agents and Chemotherapy de la American Society for Microbiology