El Cambio Climático y los rendimientos de soja y trigo

La Convención sobre Cambio Climático, que se está desarrollando en Copenhague con la esperanza de lograr un acuerdo internacional que permita controlar los factores que llevan a modificar negativamente el clima del planeta, hoy es noticias en todo el mundo.

Por lo tanto, como una manera de reconocer la importancia del evento y del tema considerado, es que traemos aquí las referencias de investigaciones que se están llevando a cabo en el ARS-USDA, donde se evalúan la relación entre las cantidades de CO2 y ozono atmosféricos y la producción de soja y trigo.

Soybean & Wheat Response to Climate Change

Científicos descubren que los niveles de ozono ya afectan los rendimientos de soya

Ambos artículos son de noviembre de 2009.

Es sabido que el nivel de CO2 influye positivamente sobre los rendimientos dado que participa en el proceso de fotosíntesis, por lo que un mayor tenor de CO2 en la atmósfera que rodea a una planta ofrece una mayor chance a una mayor producción de materia seca, en la medida de que no estén presentes otros factores limitantes. Este es el motivo por el cual una técnica aplicada en cultivos bajo invernadero para aumentar la producción es la “fertilización carbónica”, que consiste en agregar artificialmente CO2 en el interior del mismo.

En los invernaderos, el nivel de CO2 aumenta durante la noche y se reduce durante el día, lo cual va en sentido contrario al momento en que la planta lo usa para la fotosíntesis, y también se reduce el nivel de este gas al cerrarse el invernadero durante los días fríos. Por lo tanto, el control ambiental de un invernadero no sólo incluye la luminosidad, la humedad ambiente y la temperatura, sino también el nivel de CO2 para lograr mejores rendimientos y precocidad de la producción.

Pero también es sabido que el nivel de ozono, gas producido como derivación de la combustión de combustibles fósiles, incide negativamente, afectando al rendimiento de las plantas dado que provoca estrés oxidativo en las especies sensibles.

Por lo tanto, la cuestión de fondo es determinar cuál será el resultado final sobre los rendimientos de una futura atmósfera, que tendrá una composición de gases distinta a la actual, salvo que realmente se lleguen a aplicar las correcciones adecuadas.

En una de las investigaciones en cuestión se trabaja con soja y trigo en cuatro situaciones: i.- cámaras donde se aumenta artificialmente el nivel de ozono; ii.- cámaras donde se incrementa la cantidad de CO2; iii.- cámaras con ambos gases incrementados y iv.- cámaras testigo con la atmósfera actual. Al mismo tiempo, se reingresan a cada uno de los sistemas los residuos dejados por los cultivos en post-cosecha, para tener un panorama completo de la incidencia de estos gases.

En otra investigación, se utilizan tuberías horizontales dispuestas alrededor de cultivos de soja donde se agrega CO2 y ozono de acuerdo a las condiciones de dirección y velocidad del viento, para que estos gases sean transportados al interior de la población de plantas.

Las investigaciones están en curso, pero datos preliminares de tres años de resultados de esta última, están indicando que la soja aumentará su rendimiento en un 20% por el tenor de CO2 atmosférico previsto para el año 2050, lo cual es la mitad de lo estimado por otros estudios. Y también se determinó que el futuro nivel de ozono reducirá los rendimientos en un 20%. Adicionalmente ya se habría calculado que los actuales niveles de ozono atmosférico están causando una pérdida de un 15% en los rendimientos de soja.

Un comentario en “El Cambio Climático y los rendimientos de soja y trigo

Los comentarios están cerrados.