Eliminación de Rhizoctonia en esquejes de azaleas

La marchitez por Rhizoctonia en azaleas principalmente causa la muerte de las hojas interiores, pudiendo afectar significativamente el desarrollo de estas plantas. Los síntomas, que pueden aparecer en pocos días en la temporada cálida, incluyen lesiones de color marrón en las hojas, follaje interior pobre, hojas amarillentas que se caen e incluso la muerte de las plantas en ataques severos. Es decir que Rhizoctonia produce desde síntomas leves con plantas de azaleas en malas condiciones hasta la posibilidad que llegue a matarlas.

Las azaleas prefieren un ambiente de semisombra con buen sol suave por la mañana y, por el tipo de sistema radicular, necesitan condiciones de humedad continua pero sin que el sustrato (musgo ácido + arena + perlita) o el suelo estén saturados, para evitar la proliferación de los hongos que pueden causar asfixia radicular.

El hongo está ampliamente presente en el suelo y parece ser más virulento con niveles altos de humedad y, dado que los fungicidas no son totalmente confiables, se recomiendan prácticas culturales que incluyen plantar alta la corona de las azaleas, eliminar la hojarasca al pie de las plantas, no excederse en el riego, utilizar riego por goteo y no por aspersión y mantener drenado el suelo, bien aireado, pero sin secarlo.

Los fungicidas pueden traer algún control pero se deben aplicar a partir de la aparición de los primeros síntomas y continuamente durante toda la estación cálida.

Recientemente se publicó la siguiente investigación sobre la posibilidad de controlar a Rhizoctonia en plantas de azaleas en viveros:

Tratamientos químicos y de agua caliente para el control de Rhizoctonia AG P que infestan estacas de azaleas
Por Warren E. Copes
Del USDA-ARS, Thad Cochran Southern Horticultural Laboratory, Poplarville, MS, USA
En el Journal HortScience de la American Society for Horticultural Science de agosto de 2009.

El investigador trató estacas de azaleas con agua caliente a distintas temperaturas y tiempos de exposición. Probó agua a 50ºC y 55ºC sumergiendo las estacas hasta 21 minutos y también hizo pruebas con agua hasta 72ºC con exposiciones de 30s y 60s. La conclusión fue que la máxima mortalidad de Rhizoctonia sin afectar los esquejes de azalea se logra sumergiéndolos durante 21m a 55ºC.

También realizó desinfestaciones con hipoclorito de sodio, dióxido de hidrógeno y cloruro de amonio cuaternario y tratamientos con los fungicidas clorotalonil + tiofanato-metilo y flutolanil sin resultados satisfactorios, ya que no superaron al uso del agua caliente.

Por su amplia presencia en el suelo, la erradicación de Rhizoctonia no es algo fácil pero al menos esta técnica, que es sencilla de implementar, económica y amigable con el medio ambiente, es un muy avance en la medida que otras técnicas complementarias eviten las reinfestaciones. Al menos se puede iniciar una plantación con ejemplares de vivero sanos.