Bacterias fosforescentes detectan instantáneamente contaminación en agua potable

Para los próximos años se está preparando en USA la salida comercial de un sistema que permitirá detectar – en forma instantánea – contaminantes importantes en el agua potable; como por ejemplo: arseniato, arsenito, antimonita, fosfato inorgánico, ántrax, plomo, PCB, etc.

Desde hace unos quince años se viene trabajando a nivel de laboratorio y dentro de un par de años estarán disponibles en el mercado unos 150.000 sensores biológicos.

La investigadora Sylvia Daunert de la Universidad de Kentucky y otros científicos han desarrollado cepas de la bacteria Escherichia coli modificadas genéticamente, que cambian su coloración al entrar en contacto con un contaminante, dado que cuentan con proteínas reguladoras, que actúan como elemento de reconocimiento de sustancias específicas. Las bacterias son manipuladas genéticamente para producir determinadas proteínas marcadoras a partir del reconocimiento de la sustancia química de destino, lo que activa los mecanismo de resistencia natural de las bacterias contra estas sustancias tóxicas para el ser humano.

En los dispositivos que saldrán a la venta, las bacterias se encuentran en el extremo de una fibra óptica, por donde circula la luz producida por el resplandor de estos microorganismos. Midiendo la intensidad de la luz se determina la gravedad de la presencia del tóxico.

También se están desarrollando otros test más simples y económicos de biosensores para la gama de menores concentraciones tóxicas, entre los que se encuentran una tira de papel de prueba colorimétrica.

Para los interesados en la temática de los biosensores les comunicamos que entre los días 26 al 28 de mayo de 2010 se desarrollará en Glasgow, UK, el Congreso Biosensors 2010 con el que se celebrarán los 20 años de los congresos mundiales sobre biosensores.