El jugo de arándanos mejora la memoria en personas de edad avanzada

A las doce semanas de tomar diariamente jugo de arándano silvestre un grupo de nueve adultos mayores con alteraciones de la memoria temprana mostraron mejoras en la capacidad de aprendizaje y en el recuerdo de listas de palabras.

En el Journal of Agricultural and Food Chemistry de enero de 2010 se publicó la siguiente experiencia:

Blueberry Supplementation Improves Memory in Older Adults

Autores: Robert Krikorian(1), Marcelle D. Shidler (1), Tiffany A. Nash(1), Wilhelmina Kalt(2), Melinda R. Vinqvist-Tymchuk(2), Barbara Shukitt-Hale(3) y James A. Joseph(3)

(1) Department of Psychiatry, University of Cincinnati Academic Health Center, Cincinnati, Ohio
(2) Agriculture and Agri-Food Canada, Canada
(3) USDA Human Nutrition Research Center on Aging and Tufts University, Boston, Massachusetts

Los problemas de demencia en las poblaciones adultas todavía no tienen tratamientos realmente efectivos por lo que es necesario al menos abordar este problema desde el punto de vista de la prevención.

Los arándanos contienen compuestos polifenólicos, primordialmente del tipo de las antocianinas, que tienen efectos antioxidantes y antiinflamatorios. Además, las antocianinas se han asociado con un aumento de la señalización neuronal en centros del cerebro que media la función de memoria, así como también en la acción de mejorar la utilización de glucosa.

Las antocianinas son pigmentos hidrosolubles que se hallan en las vacuolas de las células vegetales que otorgan el color rojo, púrpura o azul a las hojas, flores y frutos. Están siendo muy tenidas en cuenta en lo relativo a la salud humana por su alto poder antioxidantes ya que hay antecedentes de que ofrecen efectos terapéuticos sobre las enfermedades coronarias y tienen acción antitumoral, antiinflamatoria y antidiabética, mejorando también la agudeza visual y el sistema inmune.

El estudio arriba citado investigó los efectos del consumo diario de jugo de arándanos silvestres en una muestra de nueve adultos mayores con alteraciones de la memoria temprana, encontrándose que a las doce semanas había mejoras en el aprendizaje, el recuerdo de lista de palabras, así como una tendencia favorable en la reducción de los síntomas depresivos y menores niveles de glucosa.

El jugo se obtuvo a partir de bayas silvestres de arándanos (Vaccinium angustifolium) cosechadas y congeladas, que luego fueron descongeladas, prensadas y filtradas. El jugo fue pasteurizado y embotellado. Un kilogramo de fruta de arándanos produjo aproximadamente 735 ml de jugo de primera extracción.