Aplicación de micorrizas en pepino cultivado a campo

En los últimos años, cada vez más, se profundizan las investigaciones sobre el uso de micorrizas arbusculares (HMA) en cultivos, como una forma amigable con el medio ambiente de reemplazo de fertilizantes químicos y plaguicidas. Las micorrizas son asociaciones (simbiosis) entre las raicillas de vegetales y ciertos hongos, de tal manera que al crecer estos últimos y de alguna manera “buscar alimento”, toman y pasan a la planta los nutrientes que a ésta le sirven.

Según la micorriza utilizada, se producen cambios en los exudados radicales que pueden incrementar la absorción de agua y asimilación de nutrientes, especialmente el fósforo y elementos menores, lo que va en el sentido de favorecer el crecimiento del vegetal. Esto también puede otorgarles a las plantas mejores condiciones para la supervivencia y mayor resistencia a enfermedades al mejorar el estado general de la misma.

En el siguiente artículo se describe un ensayo de la inoculación de micorrizas en cultivos de pepino manejados a campo.

Effect of mycorrhiza application on plant growth and nutrient uptake in cucumber production under field conditions

Autor: I. Ortas del Departamento de Ciencias del Suelo, Facultad de Agricultura, Universidad de Çukurova, Adana, Turquía

Durante cuatro temporadas se inocularon plantas de pepino; primero con los hongos Glomus mosseae y Glomus etunicatum, los cuales son conocidos ampliamente por su actividad micorrícica, y luego también se inocularon con hongos nativos del género Glomus  recolectados de una granja maicera (en Turquía).

Las plántulas de produjeron en semilleros en invernaderos donde se las inoculó y luego, al transplantarlas a campo, fueron reinoculadas.

Se buscó evaluar el nivel de la colonización micorrícica de las raíces, la supervivencia de las plántulas, el crecimiento de las mismas y el rendimiento.

Además del correspondiente tratamiento control sin inoculación, se agregó un ensayo con fertilización con fósforo.

Las conclusiones del autor son:

  • La inoculación de HMA aumentó significativamente la supervivencia de plántulas de pepino, la producción de frutos, y las concentraciones foliares de P y Zn; también fue efectivo en el establecimiento de la simbiosis en raíz y dio como resultado un mayor crecimiento de las plantas y un aumento de la cosecha.
  • La eficacia relativa de cada uno de los inóculos probados no fue consistente, ya que varió según el año del ensayo, aunque las plantas micorrizadas siempre
    crecieron mejor que las plantas no inoculadas.
  • El resultado más relevante para los productores fue el aumento de la supervivencia de las plántulas.

El autor no le dá mucha importancia al aumento del rendimiento; sin embargo, en un gráfico que presenta en el artículo muestra que en todos los años todos los hongos produjeron mayor rendimiento por unidad de superficie. Si bien no realiza un análisis de los resultados del rendimiento para determinar su significación estadística, la visualización directa del gráfico muestra que en varios casos el aumento del rendimiento debe haber sido de un 50%.

El aumento del rendimiento, tal vez se debe a la mayor cantidad de plantas en el terreno que llegan a la cosecha, dado que el primer ensayo mostró que en el tratamiento control sobrevivieron el 29% de las plántulas transplantadas, mientras que de las inoculadas sobrevivieron alrededor del 80%.