Uso de leche para el control de oídio en gerbera

La gerbera es la quinta especie entre las más usadas en el Mundo como flor de corte; luego de la rosa, el clavel, el crisantemo y el tulipán; y también tiene frecuente aplicación en los jardines.

El género es Gerbera spp. y cuenta con unas 30 especies conocidas. La principal es Gerbera jamesonii; la cual fue cruzada con Gerbera viridifolia para obtener la mayor parte de los ejemplares comerciales, los que corresponden a Gerbera hybrida.

La ‘flor’ es una inflorescencia muy vistosa de diversos colores del tipo ‘capítulo’; similar a la inflorescencia del girasol, ya que ambas especies están comprendidas en la misma familia botánica (Asteraceae).

Entre las principales enfermedades que la afectan se encuentra el oídio, producido por el hongo Erysiphe cichoracearum. Dado que generalmente los viveros utilizan invernaderos para producir las plantas, esta enfermedad fúngica se agrava por la mayor temperatura y humedad relativa del ambiente.

Para su control existen numerosos fungicidas químicos pero es importante buscar opciones alternativas amigables con el medio ambiente. Ya existen antecedentes del uso de la leche entera sin procesamiento (‘in natura’) para el control del oídio en cucurbitáceas, plantines de eucaliptos y rosales, por lo que también se la ha experimentando para el caso de la gerbera.

En el siguiente ensayo se probó leche ‘in natura’ con y sin el agregado de aceite vegetal como coadyuvante y dos fungicidas químicos.

Uso do leite de vaca in natura no controle de oídio na cultura da gérbera

Autores: Mônica Jasper; Maristella Dalla Pria; Andressa Andrade e Silva
Del Departamento de Fitotecnia e Fitossanidade, Universidade Estadual de Ponta Grossa, Ponta Grossa, PR, Brasil.

Tratamientos evaluados:

1.- Leche natural, 8 % sin aceite vegetal
2.- Leche natural, 8 % con aceite vegetal
3.- Leche natural, 16 % sin aceite vegetal
4.- Leche natural, 16 % con aceite vegetal
5.- fungicida chlorothalonil (nombre comercial: Daconil)
6.- fungicida fenarimol (nombre comercial: Rubigan)
7.- fungicida azoxystrobin (nombre comercial: Amistar) con aceite vegetal
8.- Testigo

Los resultados indicaron que el uso de la leche asociada a un aceite vegetal como coadyuvante ofrece un control total, al igual que el uso de azoxystrobin. No obstante el fungicida mostró ser fitotóxico por lo que debe descartarse y los dos tratamientos con leche más aceite tienen el inconveniente que se debe lavar las plantas con agua y un detergente para la adecuada presentación comercial.

El fungicida fenarimol mostró una cierta superficie afectada por el oídio pero no difirió estadísticamente de los anteriores tres tratamientos ya mencionados y la presentación comercial fue la adecuada.

Los restantes tratamientos (leche sin aceite y chlorothalonil) lograron un menor control de la enfermedad aunque redujeron la incidencia de la misma significativamente en relación al testigo. Además el chlorothalonil también demostró ser fitotóxico.

La leche al 16% sin aceite sería el tratamiento recomendado si se busca algo totalmente amigable con el medio ambiente, que sin llegar a un control total, reduce la incidencia de la enfermedad a un 20% del testigo sin tratamiento.

Este ensayo demuestra que se está caminando por la buena senda en el sentido de que es posible la reducción de agroquímicos. Resta que nuevos ensayos detecten algún coadyuvante de la leche que también se degrade luego de su aplicación.