Alimentando borregos con plástico

El polietilentereftalato (PET) es un polímero plástico con un alto grado de termoplasticidad, lo cual lo hace apto para ser transformado mediante procesos de extrusión, inyección, inyección-soplado y termoformado. Entre otras cualidades, presenta alta resistencia al desgaste, buena resistencia química, es reciclable y ha sido aprobado para envases y otros productos que deban estar en contacto con alimentos.

Se lo utiliza cada vez más en envases para bebidas gaseosas, agua mineral, aceite, bebidas isotónicas, vinos, detergentes, productos de limpieza, salsas, condimentos, productos químicos, plaguicidas, films, blisters … y la lista sigue en forma extensa.

Si bien una de las mejores cualidades de este polímero es que se trata de un material plástico reciclable lo que no afectaría a la salud humana, parecería que es necesario buscar nuevas alternativas de reciclado ya que el porcentaje de este plástico que se vuelve a aprovechar es muy bajo en relación a la producción global.

Así a los autores del siguiente trabajo se les ha ocurrido usar el PET triturado como sustituto de la fibra en dietas para borregos. El PET es biológicamente inerte si es ingerido y no se ha encontrado actividad mutagénica o carcinogénica. Tampoco es de esperar que en el rumen de los animales se produzca una degradación significativa de este material.

Envases de polietilentereftalato molidos y su función como sustituto de fibra en la dieta de borregos

Autores: Mario A. Cobos-Peralta (1), Miguel A. Mata-Espinosa (2), Marcos Pérez-Sato (3), David Hernández-Sánchez (1), Ronald Ferrera-Cerrato (4)
(1) Ganadería – Campus Montecillo. Colegio de Postgraduados, Montecillo, Texcoco, Estado de México, México.
(2) Unidad Regional Universitaria Zonas Áridas. Universidad Autónoma Chapingo. Carretera Gómez Palacio-Ciudad Juárez, Bermejillo, Durango, México.
(3) Unidad Académica de la Escuela de Ingeniería Agrohidráulica, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Puebla, México.
(4) Edafología – Campus Montecillo. Colegio de Postgraduados. 56230. Montecillo, Texcoco, Estado de México, México.
Publicado en Revista Agrociencia, volumen 45, Nº 1, 2010.

El objetivo fue evaluar la eficiencia productiva, fermentación ruminal y concentración de bacterias y protozoarios del rumen de treinta borregos machos (Suffolk×Corriedale) por el agregado de 100 y 200 g de envases de PET triturados (provenientes de botellas que habían sido usadas y previamente lavadas) por kg-de MS en la dieta.

Las conclusiones fueron que las botellas ya usadas de PET trituradas en dietas para rumiantes puede ser una alternativa para reciclar este desecho. Los envases de PET triturados, como sustituto de fibra o material inerte, pueden reemplazar entre 50 y 100 % del rastrojo de maíz. Los autores recomiendan no exceder los 100 g de PET por kg de MS de alimento ya que la dispersión en el ambiente del plástico es menor.