Alimentación de corderos con estiércol

El estiércol es un problema en las granjas intensivas ya que desecharlo por parte del granjero no siempre es algo sencillo para que no afecte el medio ambiente.

Revisando la bibliografía sobre el aprovechamiento del estiércol, la mayor parte de lo escrito está referido a su uso como abono para mejorar tierras agrícolas y luego le sigue la posibilidad de lograr biogás mediante biodogestores.

Ultimamente también se está experimentando con una alternativa diferente que es usar el estiércol como alimento de animales rumiantes.

El objetivo es dar una solución a las cuestiones ambientales que originan las deyecciones sólidas, junto con la posibilidad de mejorar los costos de los productores, especialmente de los pequeños, que podrán lograr un ingreso extra convirtiendo en carne o leche estos desechos.

Les traemos un ensayo realizado en México y publicado en el Italian Journal of Animal Science, Vol 9, No 1 (2010):

Use of different kind of silage dairy cattle manure in lamb nutrition

Autores: José Luis Bórquez (1), Juan Manuel Pinos-Rodríguez (2), Sergio Segundo González (3), Ignacio Domínguez (1), Ricardo Bárcena (3), Germán Mendoza (4), Mario Cobos (3)
(1) Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Universidad Autónoma del Estado de México, DF, México
(2 )Instituto de Investigación de Zonas Desérticas, Universidad Autónoma de San Luis Potosí, México
(3) Colegio de Postgraduados en Ganadería, Montecillo, México
(4) Departamento de Producción Agrìcola y Animal, Universidad Autónoma Metropolitana, Xochimilco, México

El ensayo consistió en ensilar estiércol fresco de una granja lechera y luego darlo como alimento mezclado con melaza, subproductos de panadería y/o sebo. El estiércol se ensiló en ochenta y un micro-silos donde fue procesado y compactado con una herramienta de hierro. Los micro-silos consistieron en tubos de PVC de unos 2,5 kg de alimento c/u, y fueron almacenado al aire libre (23 ºC) durante el periodo de fermentación de 30 días.

Para alimentar los corderos experimentales (cinco corderos Suffolk con cánulas en el rumen), el ensilado del estiércol se mezcló con agua, rastrojo de maíz molido, melaza, subproductos de panadería (galletas y pan blanco) y/o sebo; con lo cual se obtuvieron 33 combinaciones de estos alimentos, lo que llevó a que 27 tratamientos fueran evaluados.

Se comprobó que el ensilaje fresco de estiércol ofrecido a los corderos junto a subproductos de panadería fue la mejor opción ya que el ensilaje fue de una calidad aceptable (en pérdidas, aceptabilidad, pH y textura), sin ningún tipo de afectaciones negativas sobre el consumo, la digestión de nutrientes y la excreción de N.

Dado que el objetivo del estudio fue explorar los efectos ruminales del ensilaje de deyecciones ganaderas en los corderos, no se llevó adelante un estudio económico. Sin embargo, existen antecedentes que indicarían que el resultado económico de ensilar estiércol sería negativo en relación al ensilaje de maíz. No obstante, los autores plantean la posibilidad que esta técnica le pudiera servir a los pequeños productores que carecen de alimentos para sus animales en ciertos momentos de sequía.

Los autores también indican que existen diferentes preocupaciones de seguridad sanitaria asociadas con el uso de estiércol como ingrediente de los alimentos para animales. Se presenta un riesgo potencial de que el estiércol cuente con residuos de patógenos microbianos, drogas u otras sustancias químicas que puedan ser perjudiciales a la ganadería y finalmente a los seres humanos. Por lo tanto recomiendan que deberían existir leyes en los distintos países que regulen específicamente el uso del estiércol en la alimentación animal.

Deja un comentario