Uso de melones de descarte como forraje

La actividad frutihortícola se caracteriza por generar porcentajes de descarte en su producción que pueden llegar a niveles significativos. Encontrarle aplicaciones a estos desechos que permitan rentabilizarlos es el desafío para mejorar la ecuación económica de cada actividad.

En el caso del melón, por ejemplo, la preparación para la venta de una caja ‘de primera’ para exportación, seguramente exigirá dejar en el campo o en el empaque cantidades importantes de melones para poder entrar en el standard de la clasificación buscada. Deberán ser desechados los frutos deformes, con un color que no corresponde a la variedad, muy grandes o muy chicos, sin el punto de madurez adecuada o dañados por insectos, sol, frío o enfermos. Si se pretendiera abastecer al consumo interno, la selección será más flexible con un descarte menor.

Los frutos descartados no solamente no tienen ningún valor de venta, sino que además generan un costo adicional por el procedimiento que se debe llevar a cabo para eliminarlos.

Les acercamos un ensayo donde se probó el uso de frutos de melón de descarte para alimentar corderos.

La dieta testigo estaba conformada por maíz partido (29% materia seca – MS), harina de soja (26,5% MS), torta de algodón (3% MS) y heno de pasto elefante (40% MS). El maíz partido fue reemplazado en el 30, 60 ó 100% por melón fraccionado en trozos de 2-3 cm2.

Características de carcaça de cordeiros Morada Nova alimentados com diferentes níveis do fruto-refugo de melão em substituição ao milho moído na dieta

Autores: Roberto Germano Costa (I); Cláudio Adriano Correia de Lima (II); Ariosvaldo Nunes de Medeiros (I); Guilherme Ferreira da Costa Lima (II); Carlo Aldrovandi Torreão Marques (III); Neube Michel dos Santos (IV)

(I) Universidade Federal da Paraíba – UFPB, Bolsista do CNPq
(II) Empresa de Pesquisa Agropecuária do Rio Grande do Norte – EMPARN
(III) Universidade Federal do Piauí-UFPI, Campus de Bom Jesus-PI
(IV) Agência Estadual de Vigilância Sanitária – AGEVISA/PB e Doutorando do Programa de Doutorado Integrado em Zootecnia – PDIZ/UFPB
Todos de Brasil.

Publicado en Revista Brasileira de Zootecnia, vol.40 no.4, abril de 2011

Los corderos de raza Morada Nova tenían un peso vivo inicial de 15 kg y contaban con 6 meses de edad. Fueron confinados en forma individual y sacrificados cuando llegaron a los 26 kg.

La sustitución de maíz por frutos de melón en las dietas de los corderos no ocasionó diferencias significativas en el peso del cuerpo vacío, en el peso de la canal fría o caliente, ni en el rendimiento biológico. Tampoco hubo diferencias en los cortes comerciales (cogote, costillar, paleta, lomo y pierna) ni en las concentraciones de músculo, hueso y grasa.

La conclusión de los autores es que no se encontró una diferencia cuantitativa en la canal de los corderos ocasionado por el cambio del tipo de dieta, por lo que se trata de una alimentación alternativa que debe recomendarse atento al valor económico de los melones de desecho.

Un comentario en “Uso de melones de descarte como forraje

Deja un comentario