Control de dengue, Zika y Chikungunya sin riesgos para el medio ambiente

En un reciente newsletter sobre biotecnología encontramos una noticia breve, con pocas líneas, que pretendía promocionar los beneficios de la ingeniería genética. Era un refrito que había sido tomado de la página web Nigeria Circle News. La noticia decía:

Brasil libera mosquitos genéticamente modificados para combatir enfermedades

Un nuevo lote de mosquitos genéticamente modificados fue lanzado en Brasil para combatir enfermedades transmitidas por mosquitos como el dengue, la Zika y la Chikungunya.

Los mosquitos transgénicos contienen la bacteria Wolbachia que interfiere con la reproducción de nuevos descendientes, erradicando así la población y la propagación de enfermedades.
(…)
Alrededor de 2 millones de mosquitos OGM están destinados a ser liberados a finales de 2018.

Dado que pensamos que era una buena noticia para difundir, nos pusimos a profundizar la cuestión en las instituciones participantes en la liberación de los mosquitos y, al consultar las fuentes originales, quedamos sorprendidos de la cantidad de errores que cometió el redactor en tan poco espacio.

La realidad: Los mosquitos liberados no son individuos genéticamente modificados a los cuales se les introdujo el gen de la bacteria Wolbachia. Son individuos infectados con la bacteria a los cuales no se les modificó la cadena de ADN. Tampoco los mosquitos infectados interfieren en la reproducción de la descendencia ni reducen la población de mosquitos.

Mosquito Aedes aegypti
Mosquito Aedes aegypti

Experiencias en Australia han demostrado que los mosquitos de la especie Aedes aegypti infectados con la bacteria Wolbachia reducen la transmisión del dengue, la Zika y la Chikungunya. La descendencia conserva la infección de la bacteria por lo que los hijos también tienen reducida la capacidad de transmitir estas enfermedades. La infección con la bacteria se transmite de generación en generación.

Además, para tener una mejor idea de las dimensiones de esta acción de liberación de mosquitos, digamos que no está previsto liberar 2 millones de mosquitos a fines de 2018 en Brasil. A esta fecha la población humana beneficiada en Brasil se ha estimado que será de 2,5 millones de personas, residentes en ciertas áreas de Río de Janeiro, para lo cual se están desarrollando instalaciones para criar hasta 10 millones de huevos de mosquitos … por semana!!.

Mosquito transmisor del dengue
Mosquito transmisor del dengue

Quisimos comenzar la difusión de esta buena noticia mostrando como hasta en sencillas cuestiones científicas o tecnológicas hay que estar alerta con lo que se lee en internet.

La liberación de mosquitos para combatir enfermedades en Brasil es parte de un programa mundial que se inició en 2011 en Australia.

Se trata del ‘World Mosquito Program (WMP)’, iniciativa sin fines de lucro que trabaja para proteger a la comunidad mundial contra las enfermedades transmitidas por mosquitos. Es dirigido desde la Universidad de Monash en Melbourne, Australia.

Hasta agosto pasado se lo conocía como el ‘Programa Eliminar el Dengue: Nuestro Desafío’, pero atento a que se encontró que también se controlaba Zika y Chikungunya, se prefirió renombrarlo con una denominación más abarcativa.

Después de años de investigaciones de laboratorio en Australia donde se comprobó que los mosquitos de la especie Aedes aegypti infectados con la bacteria Wolbachia tienen reducida la capacidad de transmitir el dengue, comenzó el programa en el norte del país en 2011.

Este programa ha experimentado una expansión significativa operando hoy en 10 países. En América Latina, los países asociados son Colombia y Brasil. Los siete restantes países son: India, Indonesia, Sri Lanka, Vietnam, Fiji, Vanuatu y Kiribati.

Países que han implementado el programa
Países que han implementado el programa

El método constituye una alternativa autosostenible, pues en el cruce con mosquitos silvestres, la hembra infectada transmite la bacteria a sus hijos y, naturalmente, la Wolbachia se perpetúa en las generaciones futuras. De esta forma, las liberaciones de mosquitos son hechas durante un período de tiempo en una determinada localidad, no siendo necesarias continuas liberaciones después del establecimiento de la población de mosquitos Aedes aegypti infectados en el área.

La Wolbachia es una bacteria que se la encuentra naturalmente en numerosos insectos. Está presente en hasta un 60% de las especies de insectos, incluyendo algunos mosquitos. Sin embargo, Wolbachia no se la encuentra en el mosquito Aedes aegypti.

Wolbachia es un agente bacteriano seguro para los seres humanos, los animales y el medio ambiente. Se han llevado a cabo dos evaluaciones de riesgo independientes, las cuales dieron una calificación ‘insignificante’ de riesgo global (la calificación más baja) para la liberación de mosquitos con Wolbachia.

El método de la Wolbachia no implica modificaciones genéticas, ni en Aedes aegypti ni en la Wolbachia, no provocan la supresión del mosquito, sino la sustitución de una población que transmite dengue, Zika y Chikungunya por otra que no ofrece riesgo a la población humana.

Con el tiempo, el porcentaje de mosquitos que transportan Wolbachia crece hasta que permanece alto sin necesidad de liberaciones adicionales.

La ventaja única del método Wolbachia del WMP es que además de ayudar a proteger a las comunidades humanas de enfermedades transmitidas por mosquitos como Zika, dengue y Chikungunya, no se plantea un riesgo para los ecosistemas naturales.

Más información del programa entrando en la web del World Mosquito Program (WMP).